Stranger Than Fiction (2006)

Parte comedia-romántica, parte fantasía y parte drama, Stranger than Fiction de Marc Forster esconde tras sus tintes livianos una película inteligente con una bien construida historia romántica.

Harold Crick (Will Ferrell) es un agente del servicio de impuestos internos (IRS) de EE.UU., cuya plano, monótono y planificado día a día es interrumpido al escuchar una voz que narra todos los eventos de su vida a medida que suceden. Harold trata de ignorar la narración, hasta que la voz anuncia que un pequeño e inocuo acto llevaría a su muerte inminente. Creyendo que está loco, Harold acude a un psiquiatra, pero descartando esta posibilidad, se junta con un experto en literatura, Jules Hilbert (Dustin Hoffman) quien lo ayuda a buscar al posible narrador y escritor en base a las descripciones de Harold.

Cuando Jules y Harold se dan por vencido de encontrar este narrador, Jules le recomienda a Harold que viva, y siguiendo este consejo, Harold  logra anhelos que tenía desde niño, se conecta con la gente que lo rodea y rompe la monotonía y aislación en la que vivía. Esta transformación es creíble por la sorprendente actuación de Will Ferrell. Ferrell, conocido por su ridiculez y su habilidad de hacer reír, impresiona al manejar casi a la perfección un personaje tan caricaturizable, dándole credibilidad con una actuación honesta, simple y creíble, que ni en los momentos más livianos de Harold utiliza su histrionismo como muleta. La película complementa bien esta actuación utilizando varios recursos, como efectos visuales que grafican como Harold contaba cada paso o cada cepillada, para mostrar la evolución del personaje de una persona altamente estructurada a alguien que simplemente disfruta la vida.

El verdadero corazón de la evolución de Harold como personaje, y en consecuencia de la película, es su relación amorosa con Ana Pascal (Maggie Gyllenhaal): una rebelde pastelera a quien debe auditar por evasión de impuestos. La relación es una clásica combinación de dos personalidades absolutamente contrastantes: él es rígido, inflexible y programado, ella liberal, anti-sistema e independiente. A pesar de ser una premisa trillada, funciona muy bien porqué Gyllenhaal logra complementar bien la actuación de Ferrell, y entre los dos hay una química creíble, que es ayudada por un guión simple pero eficiente que no intenta ser empalagoso ni exageradamente cursi. El inicial disgusto entre ambos y brecha comunicacional, es cerrada orgánicamente por conversaciones y casualidades que nunca se sienten forzadas ni exageradas. Es un éxito de Forster y de la película el lograr presentar a las audiencias una relación amorosa nacida de circunstancias improbables de una manera natural y bonita.

Lamentablemente, estos grandes hilos temáticos, la transformación de Harold y su amor con Ana, son empañados por la misma mecánica fantástica que los permite nacer: la narradora que controla el destino de Harold. La trama de Karen Eiffel (Emma Thompson), la escritora que sin saberlo está escribiendo el destino de Harold, no logra conectarse fluidamente con la trama principal. Emma Thompson interpreta de buena manera a la amarga y aislada escritora quien escribe la vida de Harold, pero es desperdiciada en una trama secundaria que se siente inconexa del resto del filme. La búsqueda de Karen por terminar con su bloqueo mental de la mano de su ayudante Penny (Queen Latifah), intenta mostrar al espectador el proceso creativo que resulta en una buena historia, pero termina distrayendo de la relación de Harold con Ana, y la evolución e introspección de Harold. Además, hay que decir que Queen Latifah no aporta nada como la ayudante de Karen, y termina debilitando aún más este aspecto de la película. Lo débil de esta trama secundaria hacen que la película por momentos se sienta dividida en dos, pero por suerte es remediado por un final que conecta ambos aspectos, de manera algo imperfecta, pero en esa imperfección logra una meta-narrativa inesperada e interesante.

Es fácil descartar a Stranger than Fiction por lo extraño que resulta ver el nombre de Will Ferrell en un papel dramático, o por la aparente ridiculez de la premisa, pero el ignorar esta película por esto sería perder la oportunidad de ver una filme que cuenta una simple pero potente historia de un hombre que mediante el amor y la introspección, logra cambiar su vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s