Annie Hall (1977)

annie-hall-pictures-387

Alvy (Woody Allen), en un monólogo en que habla de sí mismo, su identidad como judío, el psicoanálisis y sus concepciones culturales respecto al amor, intenta explicarse y explicarnos por qué su relación con Annie Hall (Diane Keaton) ha terminado. Es inevitable, al hablar de algo tan amplio y discutible como el amor, hablar de uno mismo, y en esta película Alvy Singer habla de sí mismo mucho tiempo.

Inseguro, reflexivo y muy racional, Alvy utiliza el humor para explicar todo de sí. Desde su nerviosa forma de ser anclada desde la niñez, por haber vivido debajo de una montaña rusa, y ser el hijo del encargado de los autos chocadores, hasta los estereotipos de su ascendencia judía. También de su existencialismo militante, y las inquietudes que desde pequeño le trajo saber que el universo se expande al punto de que el día en que se rompa, ninguna de las grandes crisis de la humanidad será relevante, ni recordada. Todo se perderá como lágrimas bajo la lluvia, diría un famoso androide años después.

Tras exponerse como personaje, y en el contexto fantástico que tiene una película cuyo narrador-personaje rompe la cuarta pared en reiteradas oportunidades (e “invitaciones” a filósofos a criticar la comprensión de su obra de un acalorado sujeto que lo criticaba en la fila del cine), se introduce la relación de Annie y Alvy en distintos estados. En su apojeo, langostas mediantes, en su desenlace, una vez que Annie se transforma en una nueva versión de Alvy, y en su concepción, que viera lugar en una cancha de tennis, y el paseo posterior, gentileza de una discreta conductora como era el personaje de Diane Keaton.

Annie Hall es un personaje a simple vista muy liviano, pero complejo. Desde antes de conocer a Alvy está consciente de su “salto” a la gran ciudad de New York. Participa de un club, va a terapia, y está intimidada por la onda intelectual del newyorkino, que podemos ver en la admiración que siente por Alvy desde el comienzo, nunca mejor explicados que por los subtítulos de intenciones reales que utilizó Allen para sincerar a sus dos personajes. Por otro lado, Alvy no siente un flechazo de Annie. Siendo sinceros, sus motivaciones frente a esta chica son netamente carnales, y su falta de personalidad ayuda a que su compleja forma de ser no tenga un rival en el papel. Todo esto cambia, claramente, en el transcurso de la relación, cuando Alvy de una manera u otra intenta transformar a Annie en una extensión de sí mismo, desde motivándola a la lectura de autores existencialistas, hasta recomendándole cursos universitarios.

En medio de la relación de Alvy y Annie, conocemos las relaciones anteriores del comediante. Su primera esposa, una candente mujer que no generaba nada en Alvy, y la segunda, una mujer que no podía alcanzar el orgasmo.  Con Annie al principio todo es distinto, porque le ofrece relajo de su tormentosa forma de ser. Relajo a toda prueba, incluso fumando marihuana cuando tenían sexo.

06_copy4_original

Una vez que Annie se muda con Alvy, la relación se complica, sumado al acercamiento de ella a un profesor universitario. La culpa, según ella, era de Alvy, por nunca tomarse en serio la relación, a pesar de que él alguna vez le mencionó que sentía por ella mucho más que amor. Finalmente ambos terminan su relación, y Alvy se enfoca, como buen sujeto ultra-reflexivo, a buscar las razones, y el sentido final del amor, graficado en una escena en que le pregunta a los extraños de la calle al respecto, terminando en una escena animada en que él se ve a sí mismo de forma animada en una versión de Blancanieves, mientras Annie era la Bruja Malvada.

Finalmente, y como buen sujeto ultra-reflexivo, termina culpando al resto de su crisis. Intenta volver a tener parejas, pero nada funciona al igual que con Annie. Una noche ella le pide que mate una araña (!), lo que los hace reconciliarse brevemente, y en una escena hermosa en que ambos asisten a un terapeuta, la falta de sexo de Alvy y la alta frecuencia de sexo de Annie, que era la misma, escenifican el quiebre definitivo de la pareja, que se daría en un viaje a California, una broma recurrente en la película sobre el desprecio y las caricaturas sobre la costa oeste del país. Alvy, tras conocer que Annie estaba con el productor musical que había conocido en ese mismo viaje a Los Angeles, decide atacar por última vez con una proposición de matrimonio, pero ella declina, y Alvy termina chocando el auto que había rentado, recordándonos el juego que administraba su padre en la feria donde vivían.

Al final de la película, Woody Allen acepta el origen de su película: él mismo. El personaje que interpreta el autor termina creando una obra sobre las relaciones amorosas, pero cambia el final, con ambos viviendo felices para siempre. Ambos se reúnen amistosamente una última vez, y Alvy concibe, entre broma y broma, la gran conclusión de la película, de que el amor es tan absurdo, irracional y loco, como necesario. Como aquel cuyo hermano creía que era una gallina, y lo conservaba porque necesitaba los huevos.

La película mezcla la inocencia del personaje de Annie Hall, la seriedad estética de la fotografía de Gordon Willis, un trabajo muy dinámico de edición (para permitir que todos los trucos argumentativos funcionen) y un guión increíble (y altamente citable), que dejan esa sensación de que no estamos viendo una comedia propiamente tal. Annie Hall habla más que del amor, del fin del amor. De los argumentos y las emociones. De esa idea de amor que muchos tienen, y la fuerza transformadora del amor. Para mí, la Annie Hall del final es Alvy. Y como Alvy dijo al en su monólogo inicial, la relación iría al fracaso, porque él nunca entraría a un club donde lo tuviesen a él como miembro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s