Punch-Drunk Love (2002)

punch_drunk_love

Luego de utilizar numerosos repartos en Boogie Nights y Magnolia, a la hora de grabar Punch-Drunk Love, Paul Thomas Anderson decide regresar a la modalidad utilizada en su debut fílmico en Sydney y le vuelve a otorgar el centro de la historia a un protagonista masculino, rodeado de un pocos personajes. Y aunque la fórmula puede parecer sencilla, a los pocos minutos nos damos cuenta que Anderson una vez más se las ha ingeniado para dejarnos sumidos en una más de sus complicadas historias.

“He needs me”

Amanece en una ciudad y encontramos a Barry Egan (Adam Sandler), solitario como intentará estar siempre, en su escritorio. No logran pasar tres minutos y la vida de Barry se verá testigo de un extraño accidente de tránsito, seguido del abandono de un piano -un harmonio, para ser más específicos- justo a las afueras de su lugar de trabajo. Casi inmediatamente después y con los primeros rayos de sol de la mañana, hace su aparición una mujer, ansiosa por dejar su auto en el taller adjunto al trabajo de Barry. Como aún no son horas de abrir, Barry Egan envestido con su llamativo terno azul queda a cargo del auto. Un nuevo día de trabajo comienza y Barry llama la atención de sus compañeros por el inusual uso de su terno azul, pero así como comienza un nuevo día, también comienzan las constantes e insoportables llamadas de las hermanas de Barry, las que además de interrumpir con su jornada de trabajo, también sacuden el sensible y nervioso carácter del joven Barry, quien no hace más que prometer que asistirá a una cena familiar aquella noche. En la dichosa cena, sus ánimos se ven abrumados por la aún más fuertes, posesivas y burlescas personalidades de sus hermanas y termina por explotar, atacando un ventanal y pidiendo ayuda psiquiátrica a uno de sus cuñados que ejercía como dentista.

Luego del fallido encuentro familiar, Barry descubre una “trampa” para conseguir millas de viajero al comprar grandes cantidades de productos Healthy Choice, millas de viaje que ni siquiera tiene pensado en utilizar en su vida. Pero ya volveremos a aquello. Esa misma noche, también se da comienzo a uno de los mayores conflictos a los que Barry se deberá enfrentar: en su soledad, decide llamar a una línea telefónica sexual, pero el sexo telefónico parece ser lo último en la mente de nuestro protagonista, quien claramente solo busca sentirse acompañado, sin imaginar las consecuencias que esta llamada tendrá en su vida; la telefonista que lo atiende comienza a amenazar y extorsionar a Barry si es que no le da el dinero que necesita. Mientras es acosado en su trabajo por la telefonista, una de las hermanas de Barry lo visita junto a una compañera de trabajo, Lena Leonard (Emily Watson), quien no será otra que la mujer del día anterior, ansiosa por dejar su auto en el taller, pero también ansiosa por querer conocer al solitario y nervioso Barry Egan.

Empecinado por mantener a Lena en su vida, Barry lucha contra todos los obstáculos y situaciones que se le interponen: la extorsión y ataque de la línea telefónica comandada por “The Mattress Man” (Philip Seymour Hoffman), el canje de las miles de millas acumuladas con sus cupones de Healthy Choice y el intento de sus hermanas de interferir con su vida; todo esto y más, sumado a sus propios miedos, inseguridades y demonios internos convertirán a Barry Egan en la persona que siempre buscó ser.

pdl-piano

“He Really Needs Me”

Insistimos en que la premisa pareciera simple, pero con Anderson, ninguna historia lo es. La personalidad antisocial del personaje de Sandler se comienza a explicar de a poco: crecer como único hombre, en una familia dominada por sus hermanas quienes lo hicieron toda la vida el blanco de sus burlas, hicieron de Barry Egan el hombre tímido que es hoy.

Angustiante. Este bien podría ser uno de los adjetivos más correctos para definir la personalidad de esta película, que cobra vida por si misma conforme Barry va enfrentándose a sus más profundos temores y obstáculos que le pone la vida y el guion de Paul Thomas Anderson.

Con una banda sonora compuesta por el músico Jon Brion (siendo esta la segunda colaboración con PTA, luego de Magnolia), nos enfrentamos a momentos que en la cotidianidad serían tan simples como observar a Barry intentar hablar con Lena, pero que con los arreglos musicales de Brion se convierten en los momentos más tensos y angustiantes que tengamos el gusto -o disgusto, tal vez- de presenciar. Lo que se logra con esto, es finalmente transmitir al espectador la soledad y desesperación con las que nuestro protagonista se ve constantemente agobiado, además de lo insoportable que puede convertirse su entorno. Dato rosa del soundtrack: la canción “He Needs Me“, utilizada en la película, corresponde a un remix hecho por Brion de la canción del mismo nombre, interpretada por la actriz Shelley Duvall (The Shinning) para la película Popeye (1980).

Sabemos que cuando alguien nos recomienda ver una película con Adam Sandler como protagonista, la mayoría de nosotros somos reticentes a ver una comedia donde el gritón desadaptado termina por quedarse con la chica de sus sueños (Drew Barrymore, de preferencia), pero con Punch-Drunk Love esta recomendación no podría ser más afortunada. Es un gusto ver como el actor que nos ha acostumbrado por décadas a repetir una y otra vez el mismo personaje, fue capaz -hace 12 años- de darle vida a un personaje tan sorprendente y sobrecogedor como Barry Egan, con una actuación que llegó a recibir una nominación al Globo de Oro. Por su parte, Emily Watson como Lena Leonard hace correctamente su trabajo como el principal motor de las acciones que tomará Barry durante la película, entregando el factor de paz y tranquilidad al personaje de Sandler. Mientras que en el sector antagonista tenemos a Philip Seymour Hoffman, uno de los principales y más recurrentes colaboradores con PTA mientras vivía, como un turbio empresario que tras su tienda de colchones esconde el turbio negocio de llamadas y telefonistas sexuales; a pesar de que las principales interacciones con el mundo de Egan son por teléfono, el personaje de PSH se las arregla para complicar la ya acomplejada vida de Barry, utilizando el matonaje en todo el sentido de la palabra.

Punch-Drunk Love nos deja con “un mundo de sensaciones“, como bien diría el fallecido Sandro. Sensaciones de necesidad, desesperación, vacío y frustración, cada vez Adam Sandler en la piel de Barry Egan pierde el temple y sucumbe a sus peores debilidades. Pero también sensaciones de esperanza, ternura y tranquilidad por cada vez que la película pareciese tomar una dirección menos llena de angustia y cada vez que la pantalla se llena de luz, como adelantándonos que la vida del protagonista está a punto de cambiar.

Hemos dicho que con Paul Thomas Anderson nada es simple, por mucho que las premisas así lo suenen. Esta vez, con Punch-Drunk Love, se dedica a explorar el amor, un ámbito presente en sus demás trabajos, pero casi siempre dejado en un rol más secundario. Tan inusual es ver el amor de pareja desde la mente de PTA, que podemos considerar esta, su cuarta película, como un experimento en su filmografía, mas no así como una mera anécdota. Punch-Drunk Love rescata al amor, posiblemente el sentimiento más universal de todos, pero nos lo muestra con todos sus detalles y vivido por una persona tan desamparada emocionalmente como Barry Egan, por muy torcido que esto pueda parecer. Y hace que, aunque sea por una hora y media (su trabajo de menor extensión), consigamos sentirnos casi tan desamparados como Barry, pero con la esperanza de que, así como lo hace la pantalla cada vez que Lena aparece en escena, todo se vuelva a iluminar. Nada más no llamen a ninguna línea telefónica turbia y asegúrense de guardar las millas de viaje suficientes.

Recuerde revisar la cobertura a la carrera de Paul Thomas Anderson aquí.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s