Walk The Line (2005)

Walk-The-Line-walk-the-line-2631561-1024-768Esta semana repasamos “Walk the Line”, la biopic basada en la vida del gran Johnny Cash, su vida de tragedias y desventuras, y su especial relación con June Carter.

I keep a close watch on this heart of mine
I keep my eyes wide open all the time
I keep the ends out for the tie that binds
Because you’re mine, I walk the line

J.R. Cash por nacimiento, “Johnny” por adopción -y obligación-, la vida del “hombre de negro” estuvo marcada desde su infancia por la tragedia, cuando su hermano Jack fallece producto de un accidente con una sierra eléctrica, lo que generaría una sensación de culpa inmensa en Johnny (Joaquin Phoenix), en parte alimentada por un resentimiento irracional -catalizado por la ingesta de alcohol-, por parte de su padre (Robert Patrick).

La música siempre fue una válvula de escape, alimentada por el cancionero religioso de su madre (Shelby Lynne) y por una radio donde, desde su granja en el sur rural de Estados Unidos, Johnny disfrutaba del country y el gospel, particularmente de la música de la familia Carter, íconos del folklore norteamericano, y especialmente de la interpretación de la pequeña June Carter (Reese Witherspoon). La fascinación de Johnny por esta chica y por la música, sería algo que se mantendría durante toda su vida, y el niño de ese entonces, en un país sumido en el caos de la Segunda Guerra Mundial, no sospechaba que estaría casi destinado, no sólo a conocer y enamorarse -peligrosa y casi obsesivamente de aquella chica-, sino a tener junto a ella un intenso y álgido romance, y compartir el éxito y el fracaso que conlleva una vida entregada a la música.

“Walk the Line”, película del 2005, dirigida por James Mangold (“Girl, Interrupted”, “3:10 to Yuma”, “The Wolverine”), nos lleva entonces en un recorrido por la vida de Johnny Cash, tomando como un hito más que relevante la ya icónica presentación que Cash, acompañado de June Carter y su banda, realizaran en 1968 en la prisión de Folsom, en California, EE.UU., que marcaría un antes y un después en la figura de Cash y en su imagen y mito casi como un “santo de los caídos”. Desde este punto, la película nos muestra en retrospectiva la vida del músico desde su infancia rural, su paso por el ejército de EE.UU. (donde, como dato anecdótico, Johnny Cash sería el primero en comunicar la noticia del fallecimiento de Joseph Stalin), y toda su carrera musical para cerrar el círculo y volver a la prisión de Folsom.

tumblr-lnv2forsbn1qlcb8eo1-500-jpg

La película, basada en dos autobiografías del propio Cash, decide centrarse particularmente durante el tiempo que abarca su metraje, no sólo en la exitosa carrera musical del “hombre de negro”, sino que además -y en lo que la convierte en una historia de amor-, en la relación entre Cash y June Carter.

Como dijimos, desde su infancia y juventud en el ejército, Cash idolatraba a June -3 años mayor que él-, figura lejana que figuraba en su música, sus revistas y su imaginación. Obviamente la sorpresa para Johnny sería un tanto mayúscula cuando, ya éste dedicado a su carrera musical, podría conocer a la joven cantante que en su show realizaba una mezcla particular de comedia y música. De más está decir que la química entre ambos sería instantánea, no bien contaban con la dificultad que tanto él como ella se encontraban casados, y tenían hijos con sus respectivas parejas.

Este punto sería central durante el desarrollo del filme, ya que en paralelo a la forma en que surge y se desarrolla esta relación central, también somos testigos de la difícil relación entre Johnny y su entonces esposa Vivian (Ginnifer Goodwin). Ambos habían mantenido un romance a distancia en la época en que Cash servía en la fuerza aérea desplegado en Alemania, y posteriormente se casaron. Pero mientras Johnny se dedicaba -sin éxito- a ser un vendedor puerta a puerta que albergaba deseos de fama en el mundo de la música, Vivian anhelaba una existencia tranquila, con un trabajo estable, viviendo cerca de su familia. Este conflicto sería central, no sólo porque como pronto veremos, el amor (o más bien, el enamoramiento) entre ambos no duraría mucho, y serían las convenciones sociales de la época -y la presencia de la hija común- lo que haría que dicha unión perdurara en el tiempo.

Todo esto se ve complicado más aún considerando que Vivian nunca apoyó demasiado los sueños de Johnny; pero cuando Cash logra la fama, las cosas se volverían aún más difíciles. No era sólo la distancia que provocaban las giras y el éxito, era la desconfianza y la falta de apoyo por parte de Vivian, las cuales se hacían palpables en las letras de los éxitos de Cash, las cuales desde su comienzo no sólo contaban con un contenido social importante (elemento que, lamentablemente, se ve opacado y apocado en la película, en favor del tratamiento de otros temas), sino además por letras dedicadas al desamor, muchas de las cuales expresaban los sentimientos que Johnny tenía hacia su entonces esposa.

Pero donde Johnny no encontraba consuelo en su esposa, si lo hacía en la música, en June -con quien su atracción y simpatía inicial, evolucionó en una amistad-, pero principalmente en las drogas, el sexo y el alcohol. Mal que mal, la “vida del rock star” fue inventada justamente por los pioneros en la materia: el propio Cash y sus compañeros de sello y gira, Jerry Lee Lewis, Carl Perkins, Roy Orbinson y el Rey, Elvis Presley. Así entonces la película enfocaría la evolución en la vida y carrera de Johny Cash desde estos frentes, mostrando su constante -e in crescendo- dependencia de sustancias que lo hicieran sentirse mejor consigo mismo, a la vez que intentaba mantener sus inseguridades y proyectar una relación amorosa con una June Carter que no estaba exenta de problemas y siempre bajo el ojo público, bien fuera por su palmaré musical, como por sus líos amorosos (y la forma en que la cambiante sociedad norteamericana de post-guerra aún miraba con malos ojos al divorcio como solución a contratos maritales donde abunda la infelicidad).

Joaquin Phoenix and Reece Witherspoon

La historia sentimental que presenta “Walk the Line” es una fundada en una faceta del amor más obsesiva, de cierta forma represiva, y que normalmente no es invitado habitual a las películas que tratan del tema. Es un amor crudo y casi visceral, como el que siente Johnny por June, avivado no sólo por lo infeliz que resulta el músico estancado en un matrimonio sin objetivos ni claridad, pero además por una sensación casi de destino, como intuyendo que el que June se cruzara en su camino era una señal casi divina de que debían estar juntos, después de años de admiración hacia su figura cuando sólo podía contemplarla a la distancia como parte de sus sueños de éxito en el mundo de la música.

Por su parte, lo que siente June por Johnny es amor, pero de una forma distinta, casi reprimida, no sólo por la falta de inhibiciones de Cash, sino además por la moral cristiana imperante en Estados Unidos en aquella época -más aún en el sur del país-, pero asimismo por la degeneración que Johnny sufre a lo largo de los años y su cada vez mayor dependencia del alcohol y las drogas. June prefiere optar en un momento por un segundo matrimonio que le de tranquilidad, más que “jugárselas” por un Johnny a quien proyecta -acertadamente- en una espiral autodestructiva que no habría de terminar bien para ambos, aún a sabiendas de que dicho matrimonio no terminaría bien -como ocurre-.

Pero finalmente, de alguna extraña forma, sería el amor lo que los mantendría juntos, aún cuando pelearan entre sí, se distanciaran necesariamente, y cada uno tuviera que enfrentar diversos problemas en cada caso: las adicciones y el desmoronamiento de su matrimonio en el caso de Johnny, el retiro parcial y los problemas amorosos en el caso de June. Y de la misma forma terminarían atrayéndose el uno con el otro, casi como polos opuestos, lo que iría en el beneficio, primero de ambos -con la revitalización de sus respectivas carreras, cuando ya había comenzado la década de los 60s-; y posteriormente de un Johnny Cash que tuvo que tocar fondo con su divorcio, el distanciamiento de sus hijas, los problemas económicos y el pasar tiempo en prisión, para poder ser rescatado por una June que, de alguna forma u otra, terminó no sólo ofreciéndole una nueva oportunidad en la vida a Johnny, pero además actuando como un ángel que lo salvaría de una muerte casi segura.

Porque al final, “Walk the Line” es una película que trata sobre las oportunidades, bien se trate de las que te da la vida para poder experimentarla -como ocurre con Johnny, al salvarse de morir junto a su hermano-; de aprovechar aquellas oportunidades para dedicarse a lo que uno quiere y tener éxito -como la carrera musical-; las oportunidades que otros te brindan para enmendar el rumbo y ofrecerte ayuda cuando la necesitas -y la fortaleza que implica el saber abandonar el orgullo y aceptarlas-; y las oportunidades que se presentan para el amor, bien sea para tenerlo en el momento adecuado, o bien para intentarlo una o mil veces hasta tener un final feliz, como ocurrió de alguna forma con Johnny y June, que luego de casarse, y de haberse conocido durante tantos años, se mantuvieron juntos hasta la muerte de ambos el 2003.

Finalmente, esta película ciertamente no sería lo mismo sin Joaquin Phoenix y, sobretodo, Reese Witherspoon, quienes realmente se apoderan de sus roles de una forma increíble, no sólo mostrándonos los conflictos internos de cada personaje, pero vendiéndonos en cada mirada, cada gesto, cada sutileza la relación entre ambos. Ciertamente también ayuda el hecho de que ambos actores cantaran y tocaran sus propios instrumentos en la película, y realmente acercándose a las figuras que estaban interpretando y, en algunos casos, sonando casi igual a los originales. Particularmente importante en esto como dijimos es la interpretación de June Carter que hace Witherspoon, no sólo porque es el centro emocional de la película, sino porque podemos ver en ella un dolor y una tristeza inherente en aquellos actos que la hacen darse cuenta del amor que siente por un hombre tan acomplejado y atormentado por sus propios demonios como Cash; además, la película resulta como un importante documento histórico, ya que contrario a la prolífica carrera de su esposo -y a los testimonios al respecto-, fue poco el material audiovisual que June Carter dejara en vida, por lo cual, la interpretación de Witherspoon tras estudiar detenidamente la historia, testimonios y material de June sirven de gran forma para reconstruir el período más complejo de su vida.

Para terminar, “Walk the Line” es una gran película, sostenida en gran mayoría por las tremendas actuaciones de sus protagonistas, que se centra en un particular período en la vida de Johnny Cash, y que termina convirtiéndose en un filme bastante inspirador, en cuanto a la forma en que un hombre pudo salir adelante con la ayuda del amor de una tremenda mujer, lo que le permitió reencontrar el sentido y el rumbo a su vida. No es un filme perfecto, y a ratos puede que el tono moralista moleste a algunos, así como el hecho de que la película opta por centrarse en los pasajes más polémicos de la vida de Johnny Cash, en lugar de mostrar más parte de su prolífico proceso creativo a fines de los 50’s y comienzos de los 60’s, o a sus cruzadas sociales que justamente lo llevaron a adoptar una postura sombría y el vestir de negro como un estandarte a favor de las reivindicaciones y contra la injusticia (lo que lo hizo simpatizar, entre otros, con los presos, quienes componían en gran volumen su fanbase -y que fue lo que lo motivó a tocar, primero en Folsom, y luego en otras prisiones alrededor del mundo-). Pero de todas formas, la película presenta de gran forma la parte más atormentada de la vida de un genio -muchas veces incomprendido- y, sobre todo, la gran mujer que le sirvió de sostén durante toda una vida.

Walk-the-Line-movie-stills-walk-the-line-13722988-1400-926

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s