Los 80 S07E09: “Vender Son Palabras Mayores”

Los_80_presentacion

Emotivo noveno episodio de “Los 80” en su cuenta regresiva para el final. Todos los detalles del destino de la relación entre Juan y Ana, y el misterio de la muerte que marcó a Félix en Revius.

Nos quedamos con las ganas. Tendremos que seguir esperando  para resolver el misterio de la visita de  Félix al cementerio y el evento traumático que lo marcó en su adolescencia, ya que tan pronto apareció la misteriosa mujer que anunciamos la semana pasada de acuerdo a los avances de este capítulo, el sociólogo raudamente escapa del cementerio, como si hubiese visto un fantasma. Ofuscado en su auto, se mira al espejo sin reconocerse; sin encontrarse. Este capítulo se aleja del misterio de Félix para dar paso al conflicto entre Juan y Ana, en un plan eminentemente nostálgico y regalándonos una escena para la posteridad.

5_4

EL GRAN PASO DE ANA Y MATEO

Ana y Mateo, dentro de todas las turbulencias del último tiempo, viven cierto momento de tranquilidad y vida familiar, junto a Paulina y Anita. Las niñas se llevan de los mas bien, lo cual pone contentos a ambos padres que ven como de cierta forma han formado una familia. Por esto mismo Mateo cree que con Ana ya están preparados para dar el siguiente paso en su relación: vivir juntos. La idea para Mateo parece perfecta, teniendo en cuenta que Félix esta con su padre, y Martín y Claudia ya están grandes como para irse del nido familiar. La soledad ha calado profundo en Ana desde que inició su relación con Mateo por lo cual la idea no parece disgustarle. Sin embargo  su casa es el símbolo de que aún existe una familia a pesar de las circunstancias, y por supuesto no quiere contradecir la voluntad de sus hijos en caso que tal idea les moleste, así como también le complica la opinión de Juan en esta nueva aventura. La pareja de todas formas lo toma como una opción y quedan de hablarlo.

Mientras, en el departamento de Juan se reúnen los machos de la familia para ver el partido de vuelta por un cupo al mundial de futbol de Italia 90 entre Brasil y Chile, en el mítico Maracaná. Ezequiel, Martín, Félix y Bruno, se reúnen a la espera de Juan, quién disfrutaba de las bondades del Cajón en compañía de su polola, Alejandra. Justo en momentos que Juan regresaba a su hogar se produce una de las tantas vergüenzas deportivas de nuestro país: el bullado maracanazo del Cóndor Rojas, acompañado de la postal de Patricio Nazario Yáñez dedicándole saludos a la parcialidad carioca. Papelón de toda una nación que en masa se agolpó a las afueras de la embajada de Brasil en Chile para dar rienda suelta al racismo de mala calaña arraigado en nuestra paupérrima cultura provinciana. Félix, aleonado por su amigote Axel, se suma a la tontera colectiva y concurre a la sede diplomática para descargar su rabia ante lo que en ese momento parecía una de las tantas trampas de la mafia FIFA, dirigida en ese entonces por el brasileño Joao Havelange favoreciendo a la canarinha, cuya presencia se presume en cada cita mundialista. El mismo Félix que hasta hace un año trabajaba codo a codo con Sybilla en el comando del “No” para acabar con la dictadura, hoy mostraba su lado mas recalcitrante y fascista. Triste destino del personaje.

38_5

Un pequeño paréntesis. La semana pasada mencionamos la decisión de Petita de abandonar a Don Genaro, renuncia que el almacenero no se tomó muy en serio. Sin embargo, esta semana Petita lo vimos en su nuevo trabajo, no muy lejos del negocio de abarrotes de Don Genaro, ya que se traslada al salón de belleza de Don Milton. Todos los miedos del defensor número uno de Pinochet se hicieron realidad, y ve como su querido ex ayudante hoy se desempeña con soltura en el mundo de la peluquería, con la aprobación y complacencia de su nuevo jefe, en el cual no confía y ve solo segundas intenciones. Prejuicioso el caballero, que por leso y orgulloso quedo solo, sufriendo las consecuencias dolorosas de llevar su negocio sin la ayuda física de su querido Petita.

FÉLIX CONDICIONAL

Volviendo con Félix, llega al colegio contando a su grupo de amigos la gran hazaña realizada con Axel en la embajada brasileña. Producto de su acalorada y patriótica defensa a la selección se enfrasca en una discusión con un profesor, el cual se molesta al escuchar que su alumno le dice en su cara que sus opiniones son tonteras, y producto de eso el profesor lo ridiculiza delante de su curso comparándolo con un militar intolerante. Bala pasada para el joven Félix que al encontrarse con Axel le relata lo ocurrido. El zorrón más odiado de la tv chilena insta a Félix para con un bate destruir la preciada moto del profesor en cuestión, utilizando los recursos emotivos más básicos para convencerlo (“este profesor es un cagón igual que el hueón que se come tu mama”). La rabia se apodera de Félix y destroza la motocicleta, sin medir las consecuencias de sus actos. Y es que claro, el menor de los Herrera pasa a ser el primer sospechoso del ataque y es amenazado por el profesor e inspector del colegio que si  su apoderado no asistía con el dentro de los próximos días, en su calidad de condicional, sería expulsado.

Su amigo Axel le dice que no se preocupe,  que no es tanto problema. Sin embargo el joven Herrera ya ve la reacción de su padre al enterarse de su comportamiento. Justo cuando todo parecía perdido ocurre el milagro, y en un ataque de amistad mezclada con interés, su amigo Axel se echa la culpa y Félix queda libre de polvo y paja. Sorprendido, Herrera se acerca a su amigo para agradecerle, el cual muy relajadamente se jacta de su inmunidad debido al dinero de su padre y de la deuda que ahora Félix tiene con él. Quizás cuanto le costará este pequeño gran favor a Félix.

Ana por su lado se muestra más decidida a dar el gran salto. Luego de ser alentada por Nancy, y sentir el alcance de su soledad, decide consultar con sus hijos mayores sobre la opción de que todos juntos fueran a vivir con Mateo y su hija. Claudia claramente molesta se ofende con la propuesta, y Martín si bien más receptivo ante las necesidades de su madre también deshecha la oferta. Los dos cabros ya están grandes, y quieren empezar a desarrollar sus vidas fuera del alero familiar. Ana se decepciona pero también ve como uno de los obstáculos que la detenían para tomar la decisión se encuentra superado, y así mismo se lo hace ver Mateo, cuyo entusiasmo se ve acrecentado con el entusiasmo de Pauli, su hija. Pero Ana todavía piensa en Juan y el que dirá. Quiéralo o no, Juan Herrera seguirá rondando en su cabeza, por uno u otro motivo.

72_4

SE ARRIENDA

Y Juanito… tranquilo sin molestar a nadie. Como nunca el héroe de toda esta historia brilló por sus escasas apariciones. Salvo el final de este episodio, Juan en este episodio pasa inadvertido, mas allá de los momentos que Ezequiel se encarga de avivar cierto ego en él, al mencionar el supuesto interés de Ana por conversar con sus hijos y luego con Juan pensando en una próxima reconciliación. Pero Juan es categórico en señalar que su relación con Alejandra va en serio, y que no es una simple canita al aire, como menciona su compadre.

Finalmente el día llega. Ana y Juan se reúnen, éste último sin saber el motivo de la reunión. Amistoso encuentro en donde los recuerdos afloran de vez en cuando entre anécdotas sobre la familia denotando algo de nostalgia. Ana le comunica a Juan su idea de irse a vivir con Mateo, algo a la defensiva, esperando la arremetida de su exmarido, pero la reacción de Juan le sorprende enormemente, y en un gesto de madurez y entrega total le dice que si ella confía en Mateo y cree que es una buena persona no pondrá ni un problema en lo que ella decida, quizás queriéndole decir que no iba a luchar mas por recuperarla. La sorpresa de Ana amerita interpretaciones, desde admiración a su ex marido como también reproche por dejarla ir tan fácil. Y su sorpresa aumenta mucho mas al señalarle de golpe que algo tienen que hacer con la casa familiar, venderla o arrendarla. El símbolo de la familia Herrera que los ha cobijado durante toda una vida y que para nosotros es el lugar natural donde se desarrolla la serie, pasa de un día para a otro a ser parte del pasado y es puesta en arriendo, en una escena final (al son de “Amada Mía” de José Luis Perales) que mezcla un tanto de dolor con otro de nostalgia, al ver como ese querido lugar pasará ineludiblemente a otras manos. Juan y Ana parecen seguir con sus vida ya completamente separados, pero con un dejo de tranquilidad, sacándose cierto peso de encima. Así al menos podemos verlo en Juan, mirando al cielo, tendido en el pasto, recuperando cierta paz interior a la espera de Alejandra.

118_0

Finalizando el episodio, y después de pasar un día laboral bien como el ajo, Félix versión sociólogo, envía un correo a Sybilla para que se junten si es que aun se encuentra en Chile. Veremos si es que se vuelven a encontrar, mientras seguimos expectantes al misterio del cementerio. Tres capítulos mas y Los 80 dicen adiós de forma definitiva.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s