Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D. S02E09: “…Ye Who Enter Here”

marvels-agents-of-shield-ye-who-enter-here_article_story_large

Una carrera contra el tiempo para encontrar la misteriosa Ciudad, la reaparición de un enemigo, múltiples hermanos y sueños extraños en un nuevo capítulo de Agents of S.H.I.E.L.D., a continuación.

…Ye Who Enter Here“, cuyo título hace referencia a la inscripción sobre las Puertas del Infierno en “La Divina Comedia” de Dante Aligheri, es esencialmente un capítulo transicional. Esto no es, a priori, una cuestión negativa: dichos capítulos son necesarios para avanzar la trama, mover las piezas del tablero y dejarlas en la posición adecuada para cambiar el status quo mediante un evento importante o generar un status quo nuevo que tenga diferencias con el anterior. Es, en otras palabras, una herramienta. “…Ye Who Enter Here” cumple exactamente dicha función: deja la mesa servida para el “midseason finale” (o “winter finale“, como la cadena ABC lo llama en particular) de la próxima semana. Y lo hace de excelente manera, con un dinamismo que ayuda a que las diversas tramas del episodio no se estorben mutuamente y, de nuevo, manifestando la confianza en sí misma que por tanto tiempo la eludió durante sus inicios.

El capítulo comienza de una forma poco ortodoxa, con Skye corriendo desesperadamente (llevando puesto un vestido floreado) a través de los vacíos pasillos de la actual base de S.H.I.E.L.D. mientras clama por sus compañeros sin recibir respuesta. Un sueño con tintes de pesadilla. Luego recibe visiones de Coulson y May abandonando tristemente a una bebé: una recreación simbólica de su propio abandono a esa corta edad, sustituyendo a sus propios padres por las dos figuras familiares más cercanas que posee (Coulson, la autoridad mayor/su padre; May, su “oficial de supervisión”/su madre) mientras suena de fondo una melodía. Todo conduce a una misteriosa caja plateada que Skye toma en sus manos y comienza a padecer de los mismos efectos que produciría tomar el Obelisco/Diviner. El sueño termina.
La dirección de dicha secuencia rompe con el estilo generalmente “plano” de la serie y le permite realizar tomas y ocupar efectos un tanto inusuales. Si bien se agradecen los intentos del director Billy Gierhart de generar una atmósfera distinta, creo que se queda un poco corto: el sentido onírico y confuso del sueño podría haber sido incluso más, si se hubiera enfocado un poco menos en la reacción de Skye y más en lo irracional en sí del sueño. En el mismo sentido, Chloe Bennet no es una actriz de gran calidad pero sí ha mejorado bastante en relación a cómo empezó; su desesperación resulta un tanto forzada pero nada que sea realmente dañino para el producto final. En general, fue una apuesta arriesgada visualmente que, si bien no dio precisamente en el blanco, de todas maneras logra distanciarse de la norma dentro de la serie y ello resulta valioso.

El resto del capítulo se basa principalmente en la misión de encontrar la entrada a la Ciudad señalada por el mapa que Coulson y los otros inyectados con GH-325 tallaban constantemente y de allí derivan las tramas secundarias: en primer lugar, evitar que Raina (que se encontraba en Vancouver) sea capturada por HYDRA. Los sucesos en Vancouver nos permiten reencontrarnos con los Koenig, los “hermanos” interpretados por el gran Patton Oswalt y que le imprimen un sello de comedia y liviandad a un capítulo más enfocado al drama en el resto de las historias. Nunca es mal momento para recalcar los buenos elementos que posee la serie y el papel recurrente de Patton Oswalt es claramente uno de ellos. Ojalá siga apareciendo a lo largo de lo que resta de la temporada.
Asimismo, la secuencia de Vancouver reintroduce a la mujer-antiguamente-conocida-como-Agente-33 (simplemente “Agente 33” de aquí en adelante), ahora con la “máscara” de May permanentemente adosada a su rostro debido a que la verdadera May le propinó un fuerte shock eléctrico durante su pelea en “Face My Enemy” y sobrellevando una horrible y gran cicatriz debido a dicho incidente. La Agente 33 y los esbirros sin nombre de HYDRA están a la caza de Raina no precisamente para eliminarla, sino para utilizarla en su beneficio: al poder tomar el Obelisco/Diviner en sus manos sin sufrir las horribles consecuencias que otros menos afortunados (como Isabelle Hartley) sufrieron, sin duda Raina es pieza clave para los planes de HYDRA de entrar a la Ciudad y, en específico, al “Templo” al que el mencionado artefacto parece conducir. Allí es donde entra en juego un pequeño team compuesto por la verdadera May, Lance Hunter y Skye, apoyados por Sam y Billy Koenig, para evitar que Raina vuelva a caer en las manos de HYDRA.

La secuencia de la pelea entre Skye y la Agente 33 es otro de los momentos destacados del capítulo. La coreografía y dirección de las peleas dentro de la serie también es algo que ha mejorado respecto a lo mostrado durante la primera temporada y este capítulo no se queda atrás: sin llegar a ser derechamente brutal, al menos los golpes y patadas se sienten como que tuvieran “fuerza” y no tan solo una pantomima. Además, la pelea en sí sirve para mostrar en específico cuánto ha avanzado Skye como integrante de S.H.I.E.L.D. desde sus inicios como hacker-activista de Red Tide (¿alguien recuerda eso?). La aparición oportuna de Lance Hunter le salva el pellejo a Skye pero la inminente llegada de más refuerzos de HYDRA los obliga a retirarse sin hacerse cargo de la desvanecida Agente 33 (algo que les costará el pellejo más adelante).

Luego del rescate Skye y Raina tienen una conversación relativamente franca pero que a su vez sirve para darnos a nosotros (como televidentes) información respecto a la naturaleza del Obelisco/Diviner y cómo funciona, el comportamiento del padre de Skye, y la miseriosa Ciudad que todos andan buscando. Hay varias líneas que nos interesan: en primer lugar, menciona explícitamente a los Kree (lo que comprueba una las hipótesis que hemos mencionado desde la temporada anterior), quienes en los comics son los creadores de los “Inhumans“, algo a lo cual parece hacerse referencia oblicua durante el capítulo. A menos que sea un evidente caso de desorientación intencional por parte de los showrunners, todo parece indicar que veremos el debut de los inhumans (aunque quizás no con ese nombre) en la serie. Como dice Raina: “we’re human, Skye. We just have the potential to be more“.
Y, por supuesto, Raina también hace referencia a qué podría sucederle a aquéllos que “no son dignos” del poder del Obelisco/Diviner y que, sin embargo, intenten entrar a la Ciudad…

547e1ecbb77f1

La otra trama del episodio se refiere al equipo, comandado por Coulson, dispuesto a llegar a la única entrada sobre el nivel del mar que posee la Ciudad y que se encuentra en San Juan, Puerto Rico. Aquí observamos: la intención de Coulson por mantener alejada a Skye de la Ciudad por miedo a los efectos que podría producir en ella, la idea de demoler dicha entrada para evitar que HYDRA logre acceder a ella y cómo la metodología de Coulson difiere con la de Nick Fury, su inmediato predecesor como cabecilla de S.H.I.E.L.D. Pero el centro emocional del capítulo también se relaciona con esta historia y está dado por la relación entre Fitz y Simmons y cómo las cosas entre ellos han cambiado desde que Ward los lanzó hacia el océano en una cápsula cerrada.
Primero, Elizabeth Henstridge y Adrianne Palicki se lucen en una breve escena en la que Bobbi y Simmons hablan, no de forma menos incómoda (y especialmente dolorosa para Simmons) sobre lo que realmente pasó con Fitz y la necesidad de la honestidad y la confianza para reconstruir la relación. El pobre Fitz es relegado completamente a la “friendzone” (“all I wanted was my best friend back… I never thought of him as anything else“) pero al mismo tiempo, una parte integral de la vida de Jemma; es por eso que la situación actual, esa suerte de incómoda ley del hielo le resulta tan dolorosa.
Luego, Fitz y Simmons se ven casi forzados por las circunstancias a tener la conversación que ambos no querían tener pero que ambos sabían que era necesaria. Pero la conversación no era la misma para ambos; y así Jemma no alcanza a decir lo que tenía planeado, ya que Fitz le comunica su decisión de dejar el Laboratorio e irse a trabajar al garage junto a Mack. No se trata de renunciar, se trata de que Fitz no puede (ni mental ni emocionalmente) estar todo ese tiempo junto a Simmons: “I can work for you… I just can’t work with you. And… I think that’s what’s best.” Ni siquiera puede mirarla a los ojos. Gran trabajo de Iain de Caestecker y Elizabeth Henstridge, mostrándonos que el par más cliché de la primera temporada terminó convirtiéndose en uno de los elementos más cautivadores y emotivos de la segunda, con el mérito de que además no tiene mucho que ver con la “mitología” de la serie y del Universo Cinematográfico de Marvel. Simplemente drama humano, y de Caestecker con Henstridge han demostrado estar a la altura.

Las tramas convergen cuando el equipo de Coulson logra dar con la entrada a la Ciudad y Mack se convierte en la primera víctima, siendo “poseído” por alguna extraña fuerza que le otorga fuerza y resistencia sobrehumana pero también lo vuelve en contra de sus aliados. La actuación de Henry Simmons, si bien no es sobresaliente en general, resulta bastante adecuada en esta situación: los gritos de dolor de Mack antes de su “transformación” son desgarradores. Coulson, Bobbi, Fitz y Simmons se ven en la obligación de detener a como dé lugar a un Mack completamente descontrolado. Tensa escena de combate (otra pelea que resulta gratificante en cuanto a su dirección) cuya carga emotiva se ve amplificada debido al creciente vínculo de Mack con Fitz, así como a su amistad/fraternidad con Bobbi. Nadie quiere estar en la situación de tener que detener a un ser querido de esa manera, y el nerviosismo de la escena lo refleja.
Al mismo tiempo, cuando Skye se da cuenta de que nada bueno puede suceder cuando alguien “no digno” del poder del Obelisco/Diviner intenta entrar a la Ciudad y trata de advertir a Coulson… son interceptados por Whitehall y HYDRA. El hecho de haber dejado desatendida a la Agente 33 en su momento les pasa la cuenta. Así, Whitehall les solicita “amablemente” que le entreguen a Raina; cualquier intento de defensa o negación significa la muerte y, para ello, les envía a un representante para obtener a Raina: un poco confiable sujeto llamado Grant Ward.

Pero Ward no solo va a llevarse a Raina con él: logra “convencer” a Skye de que lo acompañe para, por fin, reencontrarse con su padre. Destiny calls.

Observaciones varias:
El paraguas con tela invisible de Koenig es genial. Quiero uno.
-Tanto Sam como Billy Koenig dicen que el otro es más bajo.
-“Someone else having your face like that… it’s just creepy” -uno de los Koenig, justo antes de que apareciera el otro Koenig.
-“How many of you are there?” una pregunta hacia los Koenig que se repite durante el capítulo y respecto de la cual quizás nunca tengamos una respuesta en concreto.
-Sí, todos las anteriores son observaciones relacionadas a los Koenig. Se lo merecen.
-“May’s evil twin, formerly known as Agent 33” – Skye.
-“Someone get that girl a new flower dress” – Skye.
-Más tensión sexual entre Trip y Simmons. Probablemente los músculos de Trip logran tener ese efecto en las mujeres.
-Adrianne Palicki, como ya mencionamos, es un gran aporte al elenco, tanto en sus escenas dramáticas como cuando es requerida en combate. Ojalá sea parte regular del elenco durante la próxima sección de la temporada.
-¿Qué será “lo otro” a lo que se referían Mack y Bobbi en su conversación? Dudo que tenga que ver con un amorío entre ellos, considerando que Mack le dice que “su vida personal no le interesa” justo antes de eso. Hmm…
-La Ciudad no tiene nada que ver con el Triángulo de las Bermudas ni con Atlantis (¿alguna vez aparecerá Namor en las películas de Marvel?)
-Ward no le dispara a nadie al momento de llevarse a Raina y Skye. Esas no eran sus instrucciones. Whitehall ordena que el Bus sea derribado. ¿Qué sucederá en el próximo capítulo? Estaremos a la espera.

Anuncios

5 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s