Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D. S02E10: “What they become” (mid-season finale)

marvels-agents-of-shield-kyle-maclachlan_article_story_large

La fase 3 del universo fílmico de Marvel no parte hasta Ant-Man, pero Agents of S.H.I.E.L.D. nos dio una probada de lo que se viene en un explosivo mid-season finale, de la mano de la revelación de la verdadera identidad de Skye y su padre.

Skye, Skye, Skye… ¿O deberíamos comenzar a llamarte Daisy?

Uno de los grandes misterios con los cuales siempre jugó Agents of S.H.I.E.L.D. era la misteriosa identidad del personaje de Chloe Bennet, quien desde su primera aparición en el piloto de la serie nos dejó bastante en claro que jugaría un rol importante en el futuro del universo Marvel, no bien técnicamente nunca entendíamos bien el por qué. Muchas veces a lo largo de la cambiante primera temporada, nos preguntamos realmente cuál era la importancia de Skye, de la mano de cuestionamientos a la forma en que la serie -y sus personajes- le otorgaban quizás más importancia de la que se podía apreciar a primera vista.

Pero a medida que la trama avanzaba hacia el terreno supernatural, y que comenzaba a darnos pistas sobre el “gran” universo Marvel, todo desde la aparición del misterioso extraterrestre azul que resultaría ser un kree –como teorizamos en su momento-, y la forma en que se relacionaba con Coulson y Skye, de pronto parecía que las puertas de algo más comenzaban tímidamente a abrirse, particularmente para el caso de la hacker, a la vez que comenzamos a teorizar –con el final de la temporada anterior– si acaso la serie se aprontaba a introducir a los inhumans, y qué pistas nos podían dar al respecto la misteriosa Raina y el padre de Skye.

Salto al presente y no sólo ya contamos con la confirmación que los Inhumans tendrán una película que formará parte de la fase 3 del universo fílmico de Marvel, pero además, gracias a Agents of S.H.I.E.L.D. y su segunda temporada, y particularmente el mid-season finale, tenemos la confirmación clara que los Inhumans ya están aquí, años antes de su debut fílmico, y no sólo eso, sino el saber que tanto Skye y Raina forman parte de ellos.

Y esto es así ya que “What they become” nos confirma de forma expresa las identidades de Skye -en este caso el de Daisy Johnson, aka, Quake-, y su padre, “El Doctor” –Calvin Zabo, aka, Mister Hide-. De paso, la madre de Daisy resultó justamente ser una miembro de los inhumans, con la habilidad para no envejecer, como vimos hace un par de semanas en el octavo capítulo, antes de ser brutalmente asesinada por Whitehall, en el nombre de HYDRA.

4266960-1377499932prejpg-3ba121

Pero quizás lo más importante que se puede sacar en limpio respecto a la introducción de los inhumans en la serie es el hecho de que, por primera vez desde su inicio, Agents of S.H.I.E.L.D. ha pasado a ser una serie proactiva y ya no reactiva, por lo que -independiente de la buena calidad exhibida en general hasta ahora-, por fin se siente propiamente una parte importante en el gran esquema de las cosas del universo Marvel, lo que no nos podría poner más contentos, ya que esto significa que los ratings deberían repuntar, apoyados por este nuevo factor; mismo factor que permite una forma más sencilla de introducir y digerir conceptos como el de los inhumans, más arraigados en materia propiamente de comics y de ciencia ficción que quizás otros conceptos utilizados hasta ahora que, no bien ficticios, no se sienten tan descabellados que el prácticamente hablar de alienígenas ancestrales.

Entrando directamente a analizar el capítulo, comenzamos directamente tras el cliffhanger del anterior, con las consecuencias del accidente de Mack, y de la orden dada por Whitehall de derribar el “bus”. Tras una genial maniobra por parte de May para salvar el día, la acción vuelve a Puerto Rico, donde se desenvolvería el resto del capítulo. Esto debido no sólo a que todos los equipos de S.H.I.E.L.D. han confluido en la capital San Juan -lugar donde se encuentra la ciudad oculta cuyo mapa obsesionara a Coulson-, sino que además, teniendo a Raina y a Skye en su poder, HYDRA también se encuentra ahí para de una vez activar el poder del obelisco -o “diviner”, según su preferencia- y utilizar lo que se encuentra dentro de él.

Obviamente este es el punto en que diversas agendas, muchas arrastrándose desde la primera temporada, comenzarán a confluir: por un lado está Coulson y S.H.I.E.L.D., quienes no sólo deben salvar la vida de Mack, pero además destruir el templo para evitar que HYDRA lo use, y además, rescatar a Skye; está HYDRA, con Whitehall a la cabeza, buscando acceder finalmente a los secretos de la tecnología kree que llevaban siglos en la tierra; está Ward, actuando por su cuenta, motivado por querer aparecer como el bueno ante Skye, reuniéndola con su padre y cumpliendo su promesa; obviamente está el padre de Skye, quien quiere recuperar a su única familia y cobrar venganza contra Whitehall por la muerte de su esposa; y finalmente está Raina, quien por fin ve al alcance de sus manos el potencial evolutivo superior que ha estado buscando -bajo órdenes de diversos empleadores- desde la temporada anterior.

Con las piezas en el tablero, y los ingredientes en la mezcla, sólo faltaba revolver para generar una reacción, la que en este caso sería explosiva. Partiendo por la ya mencionada reunión entre Skye y el Doctor, o más bien, entre Daisy y Cal, que ciertamente fue una escena que, pese a lo extraña de la situación, fue realmente emocional para ambas partes. Particularmente digno de destacar, como hemos hecho toda la temporada, es la actuación del gran Kyle MacLahlan como Mr. Hyde, quien ha sido el MVP del actual ciclo de la serie por lejos, dotando a su rol esa cualidad perfecta entre tristeza e ira, y generando grandes cambios -que nunca llegan a la sobre actuación- cuando oscila entre Calvin y Hyde. Independiente de todas sus acciones censurables y el rastro de muertos que dejara en su camino -atrocidades todas que él admite-, finalmente MacLahlan vende en su interpretación un hombre desesperado por arreglar su pasado y reunirse con su hija a toda costa, sin importarle los daños que cause. En el fondo, alguien que actúa creyendo estar en lo correcto, un verdadero villano.

Obviamente gracias a Ward, Cal pudo reunirse con su hija, ante lo cual nada parecía anteponerse entre él y la segunda parte del plan, vengarse de Whitehall. Claro, si no fuera porque su propia impulsividad al verse Daisy amenazada por el Kraken terminaría pasándole la cuenta, y dejándolo a merced de HYDRA, y a él, Skye y Ward como prisioneros de un Whitehall que hace tiempo había descifrado la verdadera identidad del “Doctor”, por lo cuál se aprestaba a realizar en su hija los mismos experimentos que había hecho en su esposa. Todo esto obviamente, antes de que Coulson y los suyos llegaran para salvar el día.

ADRIANNE PALICKI, NICK BLOOD

Luego de reagruparse, Coulson y los suyos se habían dividido las tareas para salvar el día: mientras Phil, May, Hunter y Mockingbird iban a rescatar a Skye, correspondía a Fitz-Simmons y Trip tratar de rescatar a Mack, y de paso, instalar las bombas para destruir el templo (tarea que cumplirían utilizando trajes hazmat para no sufrir el mismo destino que el pobre Mack).

Mientras armados con antorchas y detonadores manuales, parte del equipo colocaba bombas; el resto se encargaba de atacar e interrumpir a Whitehall en el momento que se disponía a practicarle una vivisección a Skye. Pronto toda la confrontación ocurriría entre S.H.I.E.L.D. y HYDRA, momento que Mr. Hyde utilizaría para escapar y tratar de cobrar su venganza contra Whitehall. Aunque el padre de Skye no contaba con que sería Coulson quien se adelantaría -salvándole la vida de paso-, despachando a Whitehall de 3 certeros balazos y robándole a Cal su venganza, cosa que el hombre no tomaría muy bien, ya que se enfrascaría en una pelea con Coulson, que terminó con el pobre director de S.H.I.E.L.D. al borde de morir, si no fuera por la intervención de Skye -que, de paso, venía de un gran momento en el cual, se encarga de darle 4 más que merecidos disparos a Ward, que si bien no lo matan, si lo dejan mal herido, por lo cuál escapa del lugar en compañía de la Agente 33, quien aún porta la máscara dañada con el rostro de May-.

Pero obviamente las cosas no terminarían ahí, ya que ese comodín que es Raina seguía libre, y había aprovechado toda la confusión para adentrarse en el templo y descubrir de una vez el secreto del obelisco. Tras ella, iría Skye -en parte también motivada por las palabras de su padre, y el deber de conocer su verdadero origen-, y aún más atrás, venía Coulson tratando de salvar a la chica. Por la otra entrada, Trip debe descender a petición de Coulson para desactivar las bombas y tratar de encontrar a Skye. Todos confluirían en un salón y un pedestal, y quedarían Skye, Raina y Trip dentro del lugar, mientras Coulson se enfrentaba a un Mack aún fuera de sí.

Lo que vendría luego sería el corolario de todo lo que se venía construyendo hasta ahora: Raina colocaría el obelisco en su lugar, el cual se abriría y dejaría expuesto su contenido -cristales terrigen-, los cuales activarían la conocida niebla terrigen, la fuente de activación de los poderes de los inhumans, dicha niebla sometería a Skye y Raina al proceso de terrigenesis que despertaría sus habilidades. El pobre de Trip intentaría detener los cristales, pero en el acto de hacerlo, terminaría entrando en contacto con ellos, lo que le causaría la muerte de la misma forma que la sufrieron aquellos sin genes inhumanos que tomaban contacto con el obelisco. Realmente fue lamentable la muerte del personaje de BJ Britt, porque terminó siendo una baja de la expansión de la serie en la segunda temporada, y así fue como un personaje que se perfilaba como una buena versión de Ward y que tuvo un gran final del ciclo anterior, quedó relegado a un rol terciario tras las llegadas de Mack, Hunter y Morse, por lo que su lamentable muerte cumplió con el factor de impacto en el capítulo.

Impacto para nosotros y para Daisy, o Quake, ya que justo despierta del proceso de terrigenesis para presenciar la muerte de Trip, lo que activaría sus poderes para causar terremotos usando su mente, dejándonos en un cliffhanger de aquellos, ya que todo el templo parece derrumbarse gracias a sus poderes especiales.

Agents of S.H.I.E.L.D. continua su marcha triunfal con lo que ha sido una gran segunda temporada, que ha mantenido y crecido desde el game changer que fuera Winter Soldier, y ha construido un gran show que mejora semana a semana, y por fin se siente parte integral del universo Marvel. La serie vuelve en marzo del 2015, así que recién ahí sabremos qué pasó finalmente; en el intertanto, podremos disfrutar desde enero de Agent Carter, que ocupará el lugar de S.H.I.E.L.D. en la programación por 7 semanas -y que obviamente comentaremos en nuestra página-.

Notas al cierre:

  • Una de las mayores pistas que muchos usaron para adivinar que Skye era en verdad Daisy Johnson era el hecho que, en el recientemente lanzado comic de S.H.I.E.L.D. que tiene lugar en la continuidad oficial de Marvel, se produjo el debut en los comics de May y Fitz-Simmons, pero no había mención alguna a Skye, lo que indicaba que se trataba de un personaje preexistente.
  • A propósito de inhumans, ¿Quién será realmente Raina? Lo poco que la vimos tras surgir de la terrigenesis, notamos el hecho que ahora tenía garras en sus manos, sus ojos características felinas y ciertos pelos que parecían bigotes de gatos. ¿Se tratará de una nueva versión de Tigra? Tendremos que esperar hasta marzo para saber la verdad.
  • Siguiendo con los misterios pendientes ¿Cuál será el secreto que Bobbi y Mack no quieren que Hunter se entere, y que asumimos se relaciona con el pendrive que el personaje de Adrianne Palicki trataba de ocultar?
  • Otro más ¿En qué consiste el “protocolo theta” que Coulson ordenara a uno de los Köenig poner en marcha si acaso las cosas salían mal en Puerto Rico?
  • El misterio de los Köenig se mantiene también, aunque el comentario -en broma- que uno de ellos le hiciera a Trip, quizás esconda un poco más y nos de razón a los que creemos que se trata de varios Life Model Decoy.
  • La banda sonora es un elemento un tanto menor y que muchas veces pasa desapercibido en esta serie, pero en este capítulo Bear McCreary realmente se lució, particularmente en la escena final.
  • A propósito de escenas finales, antes de los créditos tuvimos un teaser de lo que se viene en materia de inhumans, ya que vimos un personaje que contaba con su propio obelisco, comunicarse con otros ya que alguien había “despertado”, por lo que debían encontrarlo. Y para rematar, el sujeto en cuestión no tenía ojos, lo que nos hace creer que se trataría de Reader, uno de los inhumans, en su debut live action.
  • “I wanted it to be perfect. I had plans. Those little almond cookies. Flowers, maybe?”
  • “Best day ever.”
  • “Join S.H.I.E.L.D. Travel to exotic distant lands. Meet exciting, unusual people. And kill them.”
  • tRIP

137749_1644_pre3

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s