Arrow S03E09: “The Climb” (mid-season finale)

arrow-the-climb-0261b-114473

 

Se revela el misterio tras el gran asesinato de la temporada, a la vez que Merlyn exhibe sus verdaderas intenciones, y Oliver se enfrenta con Ra’s al Ghul, en un nuevo capítulo de Arrow que nos deja con un cliffhanger de aquellos.

“Cliffhanger” es tomarse libertades para hablar un poco de lo que ocurrió en el capítulo, no porque el capítulo no terminara con uno -lo hace, y vaya qué cliffhanger-, sino un poco para hacer el juego con la caída de Oliver desde un risco, literalmente, luego de su “juicio por combate” contra la mismísima “Cabeza del Demonio”, Ra’s al Ghul. Y lamentablemente para nuestro héroe, todo pareciera indicar que mordió el polvo luego de ser derrotado por el líder de la Liga de Asesinos.

Ahora bien, con independencia de lo mucho que le gusta dar teasers a Stephen Amell en sus cuentas en distintas redes sociales, lo cierto es que todos damos por hecho que, cuando la serie vuelva el 21 de enero, Oliver de alguna forma se salvará (considerando que está Ra’s al Ghul en la mezcla, las alternativas no son pocas), pero por el momento, y con el futuro incierto y más de un mes para especular, lo cierto es que Arrow nos regaló un gran mid-season finale (que sigue la línea de calidad que la serie suele entregarnos en cada evento importante), en una grandiosa hora de televisión que de paso, vino a darle sentido y a unificar varios hilos de la trama que, hasta antes de este episodio, se habían percibido un tanto dispersos, demostrando que, al final, había un plan maestro luego de todo.

Y el plan maestro no podía ser de otro más que de Malcolm Merlyn, lo que prueba que el retorno de John Barrowman a la serie traía más que su simpatía y carisma inherentes, esto ya que, como supimos, fue Merlyn quien articuló gran parte de los eventos de esta temporada, partiendo por el sorpresivo asesinato de Sara.

Pero la particularidad del asesinato fue que Malcolm no tuvo que ensuciarse las manos, ya que mediante el uso de la droga en base a una planta que se puede conseguir en Corto Maltese, coartó a Thea para que fuera ella quien diera los irregulares disparos que terminaran con la vida de la menor de las hermanas Lance. Esta revelación puso término no sólo a la especulación respecto a quién era el verdadero asesino de Canary, sino además a uno de los misterios de los últimos episodios -y que había formado parte de los teasers de este capítulo-, nos referimos al hecho de que el ADN que Felicity pudo rescatar de la flecha -y enviar a S.T.A.R. Labs- pertenecía a alguien de la familia Queen.

Y era aquí donde recaía la genialidad del plan de Merlyn para deshacerse no sólo de Oliver, pero de la Liga de Asesinos sin tener que mover -metafóricamente- un solo dedo. Usar a Thea para asesinar a Sara agitaría a la Liga, personificada por Nyssa al Ghul; obviamente Ra’s no iba a permitir que alguien le faltara el respeto así a la Liga y buscaría retribución, y Malcolm sabía que Oliver llegaría hasta las últimas consecuencias con tal de proteger no sólo a Starling City, sino que a su hermana, aún si esto significaba asumir la culpa por sus acciones (pese a que Ra’s al Ghul y el retornado Maseo Yamashiro -ahora bajo el nombre de Phantom- saben que no fue él quien causara la muerte); y Merlyn sabía que todo esto no haría más que poner en curso de colisión a las 2 partes de las cuales él intenta escapar y vengarse, por lo tanto, si Oliver lograba derrotar a Ra’s al Ghul, la Liga de Asesinos sería una preocupación menos ya que su deuda de sangre quedaría saldada; y si Ra’s derrota a Ollie, al menos es un dolor de cabeza menos para Merlyn, además de tener su venganza contra el hombre que lo venciera -parcialmente- en la primera temporada.

n11

Pero esta revelación de las intenciones maquiavélicas de Merlyn no sólo es notable por el gravitas que John Barrowman le imprime a su rol, pero además porque al hilar y hacer calzar la narrativa de la temporada, nos presenta inmediatamente con 2 interrogantes: ¿Creerá Oliver que efectivamente fue Thea la asesina? y ¿Cómo zafará Oliver de esta?

Respecto a la primera pregunta, el capítulo juega nuevamente con la relación de Oliver con su familia, y la forma en que la serie constantemente nos muestra que este elemento es tanto una fuente de fuerza como de debilidad para Ollie, incluso inclinando la balanza hacia el último parámetro, considerando cuantas veces el confiar, primero en su madre, luego en su hermana, ha terminado generándole dolores de cabeza. En ese sentido, las observaciones que realizan Diggle, Felicity y Roy no pueden ser más acertadas, aún cuando Oliver sea -inicialmente- demasiado ciego para ver la evidente verdad presente.

Pero una vez que, ayudado por el delicioso monólogo malvado de Merlyn -y la ayuda visual que proporciona, teniendo video que muestra el momento exacto en que Thea asesina a Sara-, de pronto todas las piezas caen en su lugar y Oliver se da cuenta de la forma en que Malcolm Merlyn los utilizó a él y a la Liga para enfrentarlos entre sí, así como el dilema en que se encuentra: si no es él quien asume la culpa, Ra’s al Ghul desatará todo el poderío de su organización contra Thea.

Es por esto que Ollie decide asumir todo y cargar con el peso de la verdad, enfrentandose en un juicio por combate contra Ra’s al Ghul. Decisión que, al comenzar el capítulo, ya fue adoptada ya que de forma similar a como hizo el mid-season finale de Flash, este episodio de Arrow no sólo las hace de especial navideño, pero utiliza -en doble jornada- los flashbacks, no sólo para seguir mostrando lo ocurrido con Oliver en Hong Kong, pero para mostrar las 48 horas anteriores al duelo de Oliver contra Ra’s al Ghul, y poder exponer todo lo que hemos hablado hasta ahora y permitirle a la audiencia tomarle el peso al plan de Merlyn.

Pero además gran parte de este episodio, que exuda un aire de melancolía desde su primera escena, es el de reflexionar en torno a los temas presentes durante la temporada. No sólo la muerte de Sara, pero además la “entrega del testamento” entre las hermanas Lance, lo que se ve ayudado por la presencia de Alex Kingston quien retorna a la serie en su papel de Dinah Drake, la madre de Laurel y Sara, quien intuye la muerte de su hija menor y motiva a Laurel a obtener venganza en nombre de la familia (lo que, si analizamos la primera escena del capítulo entre Thea y Laurel, ciertamente ya nos está situando en un duelo entre ambas que tarde o temprano ocurrirá).

Pero quizás el tema más presente en el capítulo es el nuevamente reflexionar respecto a la importancia de Oliver Queen en el gran esquema de las cosas y la necesidad de su existencia, en el marco de la dualidad Oliver-Arrow. Mal que mal, con el crimen en retirada, las cosas bien con la policía y la ciudad, parecería que la personalidad de “Arrow” es la necesaria, considerando que Oliver propiamente tal no sólo está entregado completamente a su labor de héroe, pero ya no tiene una empresa que controlar -cortesía de Ray Palmer, de quien hablaremos más en un rato-, y su absorción de la vida heroica lo ha llevado incluso a alejar el amor de su vida, como lo han sufrido él y Felicity, aún cuando lo que más querría nuestro héroe es estar junto a la hacker (como nos lo recuerda no sólo su confesión del episodio, pero además los flashes que pasan ante sus ojos luego de ser derrotado por Ra’s al Ghul).

631Pero quizás la gracia de todo, y haciendo eco de las palabras que Barry le dijera a Ollie la semana pasada -en torno a su capacidad de inspirar y hacer salir el bien en las personas, más como Oliver Queen que como Arrow-, es que la “muerte” de Oliver quizás es la muerte de su identidad de vigilante como “Arrow”, y de la forma en que asumimos Oliver se salve de esta (seguramente los “Lazarus Pits” saldrán a colación), será el renacimiento lo que enviará a nuestro héroe en una nueva etapa de su viaje, y como bien lo dice su monólogo al comienzo de cada capítulo, el poder aspirar a ser alguien y algo más que Oliver Queen o que el vigilante de Starling City (desde ya sugerimos algo como… Green Arrow).

Y así es como completamos el círculo y volvemos al tema del que hablamos al comienzo, la juicio por combate entre Oliver y Ra’s, y la victoria de éste último, ante las miradas de Nyssa y de un retornado Maseo (los flashbacks aún no han resultado del todo capitales esta temporada, pero tener un elemento de estos en el presente, hace que de pronto valga la pena reexaminarlos en dicha función, pensando en qué habrá ocurrido en los últimos 6 años para los Yamashiro). Pero obviamente quien se roba todas las miradas es Matt Nable como Ra’s al Ghul, y no nos referimos sólo al hecho de que se requiere alguien realmente imponente para igual -e incluso opacar- a Stephen Amell (y no hablamos sólo de la musculatura que tantos elogios le procura), pero además al gravitas y la intensidad que Nable imprime a su personaje.

Y de nuevo, no deja de ser curioso porque como dijimos en su momento, esta nueva versión de Ra’s al Ghul es una que se ve bastante más terrestre o mundana si se compara con la prestancia del personaje en los comics, o con la interpretación de Liam Neeson en la trilogía de Batman de Christopher Nolan; pero que el temple calmo y la “cotidianidad” de la interpretación de Nable no los engañe, porque en él confluyen una especie de ira contenida, y el reflejo del paso de siglos de combate al mando de la Liga, que no sólo permite acallar a cualquier persona cuando él habla, sino de inspirar un respeto y casi admiración que es al mismo tiempo brutalidad pura, en una interpretación que como dijimos, es distinta al resto, pero no por eso menos efectiva (si no, que lo diga Oliver, después de la paliza recibida).

Y sí, al hablar de siglos en el párrafo anterior no fue azaroso, ya que tomando una página de los comics -y distanciándose del aspecto más aterrizado de la trilogía de Nolan-, realmente todo nos da a entender que, al igual que su contraparte en las viñetas, este Ra’s al Ghul lleva siglos de vida en la tierra, probablemente gracias a los ya mencionados pozos de Lazaro. Y esto no proviene sólo de la especulación que hicimos cuando lo vimos emerger de una piscina en su primera aparición en la serie, pero además de cierta mención que le realiza a Oliver en torno a como su desafío era el más reciente, considerando que ya habían pasado 67 años desde su último juicio por combate. Y bueno, claramente ni la edad ni la apariencia de Ra’s (o de Nable) nos hacen creer que estamos ante un hombre de dicha edad, por lo cual, seguramente en los pozos de Lazaro recae no sólo su capacidad de permanecer joven, pero también, debe encontrarse ahí la clave que permitirá la recuperación de Oliver (y considerando su retorno, probablemente Maseo también tenga algo que decir).

Al final del día -y del capítulo-, “The Climb” se siente como un final muy satisfactorio a un primer arco que si bien en general fue bueno, tuvo constantes altibajos, pero que afortunadamente, gracias a este mid-season finale, nos encamina a hacia una segunda parte de la temporada que promete bastante, no sólo para saber realmente como se salva Oliver de todo esto (porque asumimos que se salvará), pero además saber qué pasará con Felicity y el resto del Team Arrow, qué esconden los planes no sólo de Merlyn, pero de Ray Palmer, el ascenso de Laurel como Black Canary, y el esperado retorno de Deathstroke a la serie. Hasta entonces, nos reencontramos tras el capítulo del 21 de enero.

Algunas notas al cierre:

  • Hablemos un poco de Ray Palmer y la gran revelación en torno a su adquisición de Queen Consolidated, esto debido a su interés en los planos del proyecto O.M.A.C. para transformarlos en su propio proyecto, nombre clave A.T.O.M., lo que ciertamente no sorprende a muchos, considerando la identidad superheroica de Palmer en los comics. Sus motivaciones sí para proteger a la ciudad son nuevas -considerando la muerte de su prometida-, así como aquellas para demostrar interés en Felicity. El carisma de Brandon Routh ciertamente vende el personaje, y sus constantes menciones a “achicar” cosas nos hacen creer que durante el próximo año, veremos a The Atom de forma propiamente tal.
  • Las noticias que lee Felicity se relacionan con el ataque de Reverse Flash en el mid-season finale de la serie hermana de Arrow. Buen detalle.
  • Buen detalle n° 2: los adornos de Oliver y Thea en el árbol se distinguen por la coloración verde (Ollie) y roja (Thea). Otro simpático detalle que nos hace creer que, más temprano que tarde, Thea se incorporará al Team Arrow como Speedy.
  • El que Oliver y Ra’s al Ghul pelearan a torso descubierto no fue sólo un elemento de fan service para la fanaticada del show, pero además fue un homenaje a la icónica pelea entre Batman y Ra’s al Ghul en el #244 de Batman.
  • A propósito de Batman, Ra’s al Ghul nos dice que nadie lo había retado a un duelo los últimos 67 años, así que sabemos que aún no ha llegado el momento de la confrontación contra Bruce. Esto va en la línea de no utilizar a Batman y Superman en la serie, pero de todas formas, con la presencia del propio Ra’s o de otros villanos de Batman como Harley Quinn, alguna pequeña mención al alter ego de Bruce Wayne no nos vendría para nada mal.
  • Stephen Amell es amigo de “nuestro” Pedro Pascal, y ya sabemos cómo les fue en sus juicios por combate a ambos.
  • Aparentemente Corto Maltese está en la costa atlántica de Sudamérica, cerca de Argentina y Uruguay, al menos según el mapa de Felicity.
  • De verdad queremos saber qué habrá pasado con los Yamashiro, que llevó a Maseo a unirse a la Liga y cambiar su nombre.
  • Por cierto, el que ahora Maseo se haga llamar “Phantom”, es una referencia al hecho de que en los comics, su espíritu reside como fantasma en el interior de “soultaker”, la espada encantada de Katana.
  • Nos quitamos el sombrero nuevamente por el equipo de peleas y de coreografía de la serie, porque esta semana realmente se lucieron.
  • “I can’t imagine there’s a man on the planet who would ever regret kissing you”.
  • “Why does this keep happening to me”

atom-2-4b096

2 comentarios

  • Estuvo bueno el capítulo, pero no concuerdo con uds. respecto a las escenas de acción. 1 – Cuando Arrow visita a Thea y ella se defiende, se ve un poco lenta y mecánica la coreografía.
    2 – Quería tomarme en serio y disfrutar la pelea entre Oliver y Ra’s, pero sinceramente, no pude. El doble de Matt Nable era demasiado notorio, claramente más musculoso, hasta estaba más bronceado, más alto, el pelo no cuadra, y la cara se le vio mucho, lo que acentuaba un poco en ridiculez cuando volvía a ser Matt Nable unos breves segundos… Mal ahí

    Me gusta

  • Pingback: The Flash S01E15: “Out of Time” | REVIUS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s