[De la Viñeta a la Pantalla] 10 Razones para ver “The Flash” + Los mejores comics del 2014.

The-Flash

 

En Revius le comentamos el por qué darle una oportunidad a las aventuras televisivas del corredor escarlata. Además, aprovechamos el espíritu de fin de año para comentar -y recomendar- los mejores comics del 2014.

Hace poco más de un año escribimos una columna similar a la de esta oportunidad, aunque en aquella ocasión lo hicimos para recomendar “Arrow”, justo en el momento en que la serie se iba al hiato de invierno boreal, tras un gran mid-season finale que había introducido al llamado “Arrowverse” no sólo el concepto de súper poderes, pero además a un nuevo personaje que ampliaría su mundo, en la figura de Barry Allen, interpretado por Grant Gustin.

Por lo mismo, resulta relevante cuando terminamos el 2014 recomendar el spin-off de Arrow, “The Flash”, encabezado y protagonizado por el mismo Gustin en el rol del “hombre más rápido del mundo”, destacando además su importancia y significado para el universo televisivo de DC Comics que se construye en las pantallas de The CW, y qué mejor momento para hacerlo que el aprovechar el hiato de la serie hasta enero, para darle la oportunidad a quienes aún no la ven para ponerse al día.

Además, y tal como hicimos el 2013, vamos a aprovechar esta ocasión para mencionar lo más destacado en materia de comics del año que ya se nos va, recomendado por el panel de expertos (?) de Revius.

fla106a0037bjpg-89c116_960w

  1. UNIVERSO COMPARTIDO: Como mencionamos previamente, “The Flash” forma parte del llamado “Arrowverse”, que comparte con “Arrow” en las pantallas de The CW (recordemos que WB/DC Comics han seguido el camino opuesto a Marvel, separando sus películas de las series de TV, y estas mismas series entre ellas según su canal de emisión, para entregar libertad creativa a cada una). Esto resulta importante porque “The Flash” se nutre de lo generado por Arrow, no sólo en cuanto a la experiencia de ya 3 años del equipo de producción, pero además tomando prestados personajes de la otra serie para generar una sinergia y una sensación de familiaridad y de formar parte de un todo más grande, que es algo que se agradece y que le otorga una sensación de importancia al show en el gran esquema de las cosas. Es cosa de mirar el grandioso crossover de 2 partes entre ambas series para comprender el por qué.
  2. SE PUEDE DISFRUTAR POR SÍ SOLA: No bien el punto anterior es algo que quienes seguimos ambas series agradecemos (y de verdad, no podemos si no recomendarles encarecidamente que también vean Arrow), lo cierto es que “The Flash” es una serie para la cual no se requiere conocimiento previo, ni de lo ocurrido en Arrow (hechos que generalmente son explicados de forma adecuada cuando corresponde, de tener injerencia en Flash), ni de comics en general, haciendo que en cuanto a series -y particularmente a adaptaciones de superhéroes respecta- “The Flash” sea un show bastante accesible para toda clase de público, así como un punto de entrada ideal al gran universo de DC Comics (y a su miriada de adaptaciones televisivas).
  3. ENTRETENCIÓN Y DIVERSIÓN: Mucho se ha hablado y escrito los últimos años respecto a la forma en que se ha popularizado -y usado hasta el hartazgo- la fórmula “grim & gritty” para realizar adaptaciones de súper héroes, bajo la excusa de otorgar un manto de “veracidad” al material (véase la trilogía de Batman de Nolan para el máximo exponente), tendencia de la cual ni siquiera las más alegres adaptaciones de Marvel escapan totalmente. Y si bien The Flash también trata de “aterrizar” sus conceptos bajo una capa de súper ciencia, lo cierto es que, en cuanto a adaptaciones se trata, esta serie no tiene miedo de abrazar todo su bagaje cultural y herencia extraída de las viñetas para presentarnos un show realmente entretenido sobre un personaje que realmente disfruta de su rol como protector de las ciudades gemelas de Central y Keystone, así como el poseer habilidades súper humanas, lo que es una bocanada de aire fresco ante las constantes adaptaciones donde todo es una carga para el protagonista -hay personajes para los cuales eso funciona, pero no tiene por qué ser el común denominador-. The Flash es una serie que además se caracteriza por un buen sentido del humor -sin ser comedia-, y de tener varios personajes y actores aptos para dicha tarea, lo que la posiciona como un show que si bien es más liviano que Arrow, funciona como su complemento perfecto.
  4. GRANT GUSTIN: Como protagonista de la serie, Gustin realmente se ha apoderado del rol de Barry Allen, dotándolo no sólo de un carisma y una personalidad mitad inspiradora y mitad adorable, pero además ha encarnado a la perfección las características que han hecho de Flash uno de los personajes más icónicos salidos de los comics. Así como hemos alabado hasta el cansancio la forma en que Matt Ryan se ha apropiado del rol de John Constantine en su serie, lo mismo podemos decir de Grant Gustin respecto de Barry Allen.
  5. EFECTOS ESPECIALES: Así como siempre mencionamos que existía una época en que las películas no podían aproximarse realmente a los conceptos fantásticos que vemos mes a mes en los comics, también podíamos decir lo mismo -y no hasta hace mucho- de las adaptaciones televisivas, lo que nos llevó durante varios años a presenciar algunas que dejaban mucho que desear en este apartado. Y es un punto que vale la pena destacar, porque The Flash es una serie que realmente sobresale en la materia, presentándonos efectos a la altura de los poderes y personajes que semana a semana pululan por Central City; y lo mejor es justamente la calidad de los mismos efectos, en muchos casos sobrepasando a varias películas en la materia, lo que no deja de ser importante si se considera que The CW es un canal “chico” de cable en EE.UU, pero el compromiso y presupuesto que entregan WB/DC no hacen más que reforzar la confianza que se tiene en la serie.
  6. LOS ROGUES: Si bien la serie ha utilizado con éxito el formato de “Villano de la Semana” que popularizara Arrow, también ha plantado semillas de la aparición en la serie de “The Rogues”, el grupo de villanos y archienemigos de Flash, pero que tienen la particularidad de regirse por un peculiar código de conducta, de ser en general villanos “blue collar”, y tener una hermandad que es única a esta galería de villanos y que cuesta ver en otros lugares. Hasta ahora la serie nos ha presentado a Weather Wizard, y nos deleitó con la interpretación de Wentworth Miller como Captain Cold (en uno de los castings más perfectos de los que tengamos memoria en una adaptación de comics), y de a poco comienza a formar a este particular grupo de villanos, con las inclusiones en la serie de Heatwave, Golden Glider y otros personajes para el retorno tras el hiato, lo que ciertamente se prestará para arcos interesantes en el futuro de la serie.
  7. UN MISTERIO CENTRAL DE AQUELLOS: Si los Rogues no fueran suficientes para generar entusiasmo, la serie ha creado un misterio realmente intrigante centrado en la figura de Reverse Flash, el asesinato hace 14 años de la madre de Barry, y el rol del enigmático Harrison Wells (el encantador Tom Cavanagh). Súper poderes y viajes en el tiempo además condimentan la mezcla de un arco central que, si hemos de suponer, no bastará con una sola temporada para ser resuelto.
  8. JOE WEST: Si Arrow tiene en Felicity Smoak (interpretada a la perfección por Emily Bett Rickards) a su arma secreta, en cuanto a su aporte a la trama, a ser los ojos de la audiencia y a aportar la liviandad y humor para mantener el equilibrio entre el Team Arrow, para el caso de The Flash, dicho rol cae en el Detective Joe West, encarnado por Jesse L. Martin. El padre adoptivo de Barry es normalmente el personaje que genera las reacciones emocionales más grandes en la audiencia, además de presentarnos grandes momentos al ver a un tipo normal que se ha esforzado por criar solo a 2 hijos, tener que enfrentarse de pronto con metahumanos, súper poderes y todas aquellas cosas “imposibles” en las cuales Barry creía y él se negaba a aceptar, todo ayudado por la capacidad de Martin para hacernos reír o emocionarnos casi instantáneamente cada vez que está en pantalla.
  9. REVERENCIA POR EL MATERIAL ORIGINAL: Si bien, como en toda adaptación, hay cambios que a veces se vuelven necesarios, lo cierto es que The Flash es bastante fiel a la historia y el pedigree del personaje creado por Robert Kanigher, John Broome y Carmine Infantino en 1956. Además, siguiendo con la tendencia de Arrow, la serie se nutre de casi todos los rincones del universo DC para entregarnos nuevos personajes semana a semana y rendirle un gran homenaje tanto a los diversos personajes que han aparecido en la serie (Caitlin Snow, Cisco Ramón, Iris West, Firestorm, Plastique y muchos otros), así como a los creadores que les dieron vida e imaginaron a dichos personajes en primer lugar, todo lo cual es un plus especial para los más fanáticos.
  10. PERSONAJES FEMENINOS FUERTES Y CARISMÁTICOS: Así como muchas veces alabamos en Arrow el hecho de tener personajes femeninos fuertes y variados como Felicity, Thea o las hermanas Lance, The Flash continúa dicha senda, lo que se ve representado semanalmente en los papeles de Danielle Panabaker como Caitlin Snow y de Candice Patton como Iris West, quienes rápidamente se han posicionado como fan favourites y algunos de los mejores personajes en debutar la reciente temporada, entregando cada una caracterizaciones distintas, pero que se complementan y que son un verdadero aporte para la serie, siendo de paso verdaderos personajes que han evolucionado favorablemente durante los primeros 9 episodios, y no estereotipos o “recortes bidimensionales” como a veces ocurre con otros shows. Por lo mismo, la inclusión al elenco durante el retorno de la serie de personajes como Linda Park o Lisa Snart no hace más que entusiasmarnos al respecto.

Realmente esperamos que esta lista les sea de utilidad para convencerse de darle una oportunidad a “The Flash”, uno de los mejores debuts televisivos del 2014, y que se prepara para un 2015 que pinta más que bueno. Y no olviden de revisar y comentar nuestras reseñas de la serie.

The-Flash-Title-Card2

Los Mejores Comics del 2014

 

  • Batman: Scott Snyder, Greg Capullo, Danny Miki, Fco y una miriada de estrellas invitadas continúan regalándonos mes a mes el mejor comic de DC de los últimos años, reinventando al caballero oscuro para tiempos modernos y dotándolo de nuevas características y sensibilidades que han establecido a Snyder y Capullo dentro del selecto grupo de los mejores equipos creativos en trabajar en las aventuras del hombre murciélago. El 2014 nos deleitaron y asombraron con el final de “Zero Year” -la actualización del origen de Batman-, mientras que en “Endgame” trajeron de vuelta al Joker para una nueva y letal confrontación entre ambos icónicos personajes.
  • Hawkeye: Clint Barton y Kate Bishop continúan sus aventuras y desventuras bajo los lápices y la pluma de Matt Fraction, David Aja, Annie Wu y el resto del equipo creativo, en lo que fueron los últimos números del mejor comic publicado por Marvel los últimos años, y que este 2014 nos regaló dos historias de aquellas de las que se habla por años: “L.A. Woman” (el punto cúlmine de las aventuras de ese perfecto ser humano llamado Kate Bishop), y el galardonado #19, la historia contada únicamente con lenguaje de señas, en un triunfo de la narrativa gráfica y de la inclusión en el año que nos deja.
  • Saga: Si se le puede poner un apelativo al 2014, podemos decir que fue el año en que Image “ganó”, ya que la editorial especializada en historias creator owned terminó de consolidar su etapa moderna llena de vientos de cambio y renovación a la oferta tradicional de DC y Marvel, además de terminar de sacarse el manto de haber sido una de las precursoras de lo “extremo” en los 90s. Y el mejor exponente de esto es la magna obra de Brian K. Vaughan y Fiona Staples, que mezcla las sensibilidades y temas de fuentes tan variopintas como Star Wars, Game of Thrones o Flash Gordon para entregarnos un progresivo e íntimo relato familiar, y una historia de amor de aquellas, entre Alana y Marko, sus protagonistas. A estas alturas “Saga” ya es todo un clásico contemporáneo.
  • Ms. Marvel: Relanzar una heroína para una nueva generación y hacerse cargo del legado de un héroe anterior no es cosa fácil, y tener como protagonista a una adolescente musulmana de New Jersey de ascendencia pakistaní pareciera una tarea más que difícil. Pero en las manos expertas de G. Willow Wilson y Adrian Alphona, la historia de Kamala Khan se convirtió en un ícono, no sólo de la apertura hacia la tan necesaria diversidad -y a dejar atrás la homogeneidad- en los comics de superhéroes, pero el hacerlo de una forma entretenida, rompiendo cánones y pasando a la delantera en cuanto a los contenidos que las audiencias contemporáneas esperan del medio. Ms. Marvel no es sólo una joya en cuanto a la oferta mensual de Marvel, además es el comic más vendido de la “casa de las ideas” en plataformas digitales, lo que nuevamente demuestra el cambio y la evolución del medio y las audiencias en los últimos años, lo que es algo más que bienvenido.
  • The Multiversity: Probablemente nadie más que el supermago de los comics, Grant Morrison, podría haber emprendido la tamaña tarea -que le tomó alrededor de 8 años- de mapear las diversas tierras paralelas que componen el multiverso de DC Comics, y decidir contar en torno a ellas una historia de destrucción, pero también de heroísmo, sacando a relucir las características de los diferentes personajes de DC -y sus versiones en tierras paralelas-, para unir a 52 tierras, incluyendo el mundo real en el cual habitamos nosotros, en una sola magna historia que finalmente no es más que un homenaje grandilocuente no sólo a la historia de DC, pero a la narrativa gráfica como medio, rescatando todos sus valores y el impacto cultural que ha tenido desde el siglo XX, y defenderla y validarla como el medio artístico que es. Acompañado de algunos de los mejores dibujantes, entintadores y coloristas del mundo, Morrison crea historias que, en su individualidad, son pieza de estudio obligada, pero que además -y pese a nutrirse de casi 80 años de continuidad-, se sienten de alguna extraña manera accesibles para el público general que quiera dar sus primeros pasos en este fantástico mundo.
  • Batgirl: Es difícil discutir el carácter de ícono cultural de Barbara Gordon como personaje, pero ciertamente el 2014 fue el año en que el personaje se terminó de consagrar de diversas maneras, bajo distintos equipos creativos, pero siempre manteniendo un estándar de calidad que muchos se quisieran. Mientras que en la etapa encabezada por Gail Simone, vimos a una Bárbara que sacaba a relucir lo mejor de ella -y por extensión, de los demás- en sus momentos más complejos y trágicos; el advenimiento del equipo creativo de Cameron Stewart, Brendan Fletcher y Babs Tarr trajeron de vuelta la diversión, a la vez que llevaban a Bárbara tanto a sus raíces, como a un mundo moderno obsesionado con la cultura pop, el internet y la moda, de la mano del comentado rediseño del personaje -probablemente el mejor en un 2014 plagado de actualizaciones brillantes de trajes de superhéroes como los de Spider-Woman y Spider-Gwen-. Puntos extra para el número especial de septiembre en el marco de “Future’s End”, el cual sirvió no sólo como despedida de Gail Simone, pero además como un retorno -breve, pero importante- de Cassandra Cain, Stephanie Brown y la debutante Tiffany Fox al manto de Batgirl, formando una verdadera liga en un concepto que, esperamos, DC no abandone.
  • Seconds: Es difícil lanzar una nueva obra cuando tu trabajo anterior generó tantos elogios y creó semejante impacto en la cultura pop. Pero tras años desde el final de Scott Pilgrim, Bryan Lee O’Malley lanzó el 2014 “Seconds”, una novela gráfica que relata la historia de Katie, una chica que obtiene la habilidad para arreglar errores cometidos en su pasado, si los anota y consume unos hongos mágicos. Obviamente el abuso de esta habilidad, y las relaciones que Katie construye trabajando como mesera en el restaurant que le da título a la obra entregan gran material en un comic que tiene el estilo, las sensibilidades y referencias que hemos venido a esperar de O’Malley, pero que se siente más maduro y trabajado que Scott Pilgrim.
  • Sex Criminals: Por segundo año consecutivo, la obra creada por Matt Fraction y Chip Zdarsky debe ser, probablemente, el mejor comic del año (al menos así los premios lo avalan). La forma en que el equipo creativo mezcla humor y drama es realmente ejemplar, especialmente para contar una historia cargada de sexo (desde todo punto de vista), que no es más que una historia “coming of age” centrada en la relación y los problemas personales de Suzie y Jon, con el añadido de sus poderes para congelar el tiempo cada vez que tienen un orgasmo. Sex Criminals es una historia divertida y emocional que se conecta con la audiencia, que refleja a la perfección muchas dificultades de pasar por la crisis del cuarto de siglo y de la forma en que la sociedad actual interactúa, para bien o para mal, con el sexo.
  • The Wicked + The Divine: El dúo dinámico de Kieron Gillen y Jamie McKelvie volvieron con todo el 2014, con una obra que incorpora varias de sus sensibilidades ya establecidas en trabajos como “Phonogram” y “Young Avengers”, mientras cuentan la historia del “panteón”, compuesto por un grupo de dioses que cada 90 años reencarnan en cuerpos jóvenes, para posteriormente morir tras 2 años. Es un estudio detallado del impacto de las celebridades, la música y la cultura pop como religión moderna, todo embellecido no sólo por el hermoso arte de McKelvie, pero por un misterio central atrayente, una gran protagonista que sirve como los ojos del espectador a este mundo fantástico, y un énfasis importante en la diversidad -tanto racial como sexual-, que ha sido parte de las banderas de lucha de Image Comics el último tiempo.
  • Lumberjanes: Otra editorial que se ha sabido reinventar el último tiempo ha sido Boom Studios, quienes apelan a un público más amplio y de todas las edades no sólo con excelentes adaptaciones de material de Cartoon Network (véase Adventure Time y Samurai Jack más abajo), pero con historias originales, y para el caso de Lumberjanes, poniendo un énfasis con un equipo creativo compuesto sólo por mujeres, liderado por Noelle Stevenson, Brooke Allen, Grace Ellis y Shannon Watters, que le imprime una visión original y más que necesaria en el mundo de los comics a la historia centrada en el grupo de scouts compuesto por Jo, April, Molly, Mal y Ripley -las lumberjanes- quienes pasan un verano acampando en un misterioso complejo veraniego y revelando sus enigmas.
  • Andre the Giant – Life and Legend: Esta novela gráfica obra de Box Brown es una de esas joyas que de la nada aparecen cada año y terminan tomando el mundo del comic por sorpresa. En este caso, un comic plagado de melancolía casi palpable que relata la particular biografía de Andre the Giant, insigne luchador muerto prematuramente, y de quien se cuentan múltiples historias, las cuales son exploradas en este comic.
  • She-Hulk: Uno de los apelativos que se le pueden dar al 2014 en materia de comics perfectamente puede ser “el año de Charles Soule”, ya que el escritor y abogado no sólo se mantuvo escribiendo una cantidad enorme de comics para distintas editoriales (antes de firmar contrato de exclusividad con Marvel), muchos de los cuales están en nuestra lista (ver Swamp Thing y Red Lanterns más abajo). Y entre todo este trabajo, fue “She-Hulk” la joya de la corona, gracias a su trabajo con Javier Pulido y Kevin Wada para, en la vena de “Hawkeye”, contar una historia centrada en Jennifer Walters, y en su vida profesional como abogada -aprovechando la experiencia en la materia de Soule-, más que en sus hazañas heroicas, las cuales palidecen ante las hazañas jurídicas de la prima de Bruce Banner, acompañadas de un simpático elenco de personajes.
  • The Sandman Overture: Pese a las constantes demoras en su publicación -lo que le ha restado algo de impacto-, la precuela de “The Sandman” de manos de Neil Gaiman y J.H. Williams III nos entregó 3 fantásticos números durante el 2014, que continúan no sólo con la narrativa increíble de Gaiman relatando la historia de Morfeo/Dream of the Endless y de como terminaría prisionero hasta los eventos de la serie original, pero además cuenta con el que debe ser el mejor trabajo de la carrera de Williams -lo que es mucho decir-, generando paisajes oníricos, abstractos y fantásticos como no se habían visto en mucho tiempo, siendo todo un deleite visual y acompañando a la perfección a Gaiman.
  • Pretty Deadly: En un año que ha sido descrito como aquel en que el feminismo conquistó la narrativa gráfica -como lo atestiguan muchas de las obras en nuestra lista de lo mejor-, pocas escritoras personifican la importancia de la apertura de los comics hacia nuevos mercados y hacia mayor inclusión y mejor representación que Kelly Sue DeConnick, y entre todos sus proyectos exitosos y de excelente calidad como “Captain Marvel”, o el recientemente lanzado “Bitch Planet”, ninguno destaca tanto como “Pretty Deadly”, no sólo respecto a su historia, pero también en el apartado visual gracias al increíble trabajo de Emma Ríos, en una historia que combina elementos de terror y de westerns, de realismo mágico y brutalidad, todos centrados en la figura de Deathface Ginny, la hija de la mismísima Muerte.
  • Wytches: Scott Snyder y Jock trajeron los peores miedos a la humanidad de vuelta en la historia de terror más celebrada del año, centrada en la mitología que rodea a las brujas. Pero el elemento adicional está dado por la existencia de las verdaderas brujas, seres etéreos y casi elementales que viven en los bosques, y que eran veneradas por las brujas que se han popularizado en la cultura pop -y que fueron las que sufrieron la persecución de diversas instituciones religiosas-. Entre medio de esta mitología, una historia sobre los miedos primordiales y primigenios de la humanidad, así como una historia de familia y la relación entre padres e hijos, en un comic que genera una atmósfera sofocante y verdaderamente terrorífica.
  • Rat Queens: Si metemos World of Warcraft, la mitología de Tolkien y de Lovecraft, Bridesmaids y una buena dosis de feminismo en una juguera, seguramente el producto que obtendríamos se aproximaría a Rat Queens, la historia de Hannah (una maga elfa rockabilly), Violet (una guerrera enana hipster), Dee (una clériga humana atea) y Betty (una ladrona hobbit hippie), quienes viven múltiples aventuras en una tierra fantástica, defendiendo su hogar de diversas amenazas, todo condimentado con buenas dosis de humor, sexo, sarcasmo, drogas, alcohol y profanidad. Rat Queens es escrito por Kurtis J. Wiebe y sus primeros 8 números fueron dibujados por Roc Upchurch, quien dejó el título tras tener problemas de violencia intrafamiliar, para ser reemplazado por el gran Stjepan Sejic desde el 2015.
  • Menciones Honrosas: Gotham Academy, Trillium, The Wake, Adventure Time, Samurai Jack, Wonder Woman, Little Nemo: Return to Slumberland, Batman Eternal, Justice League, Red Lanterns, Swamp Thing, Green Arrow, Aquaman, Superman, Storm, X-Factor, Uncanny X-Men, Edge of Spider-Verse, Moon Knight, Sensation Comics feat. Wonder Woman, Teen Titans: Earth One, Black Widow, Tiny Titans: Return to the Treehouse.

Para terminar, nos despedimos con un saludo navideño de parte de Carlos Valdés y Tom Cavanagh, parte del elenco de The Flash:

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s