Boyhood (2014)

La vida de un niño y su familia a lo largo de 12 años. Los sueños que pueden o no cumplirse, las penas, las malas decisiones, las consecuencias y los intentos por mejorar.

Mason (Ellar Coltrane) es un niño de 6 años que vive con su madre (Patricia Arquette) y su hermana (Samantha). En la escuela suele distraerse y pasar más tiempo mirando por la ventana que escuchando a sus profesores y compañeros. Es curioso y crea sus propias explicaciones sobre cosas como el ciclo de vida de las avispas. Su padre (Ethan Hawke) se fue a Alaska y su madre tiene un nuevo novio, ella trabaja y los cuida pero lo que gana no es suficiente para mantener el hogar, por lo que, decide volver a la universidad para poder terminar su carrera y aspirar a un mejor futuro para su familia. Este es el primer cambio de casa para Mason, es la primera vez que deja a sus amigos. Se van a vivir cerca de su abuela para que esta los pueda cuidar mientras su mamá trabaja y estudia.

Este es el punto de partida de una historia que transcurre durante 12 años y que está llena de detalles como las marcas en la puerta de la casa con la evolución de la estatura de Mason y Samantha (Lorelei Linklater), los paseos en bicicleta con los amigos por el barrio, la mamá leyéndoles Harry Potter y la Cámara Secreta, Mason viendo Dragon Ball Z o jugando Game Boy, el compartir la pieza con el hermano, dormir en camarote y pelear constantemente por tonteras.

A lo largo de los años vemos las diversas relaciones amorosas fallidas de su madre, el más extremo de los casos con un marido alcohólico y violento, además, de hermanastros que quedan en el olvido. También presenciamos el proceso de acercamiento del padre, quien quiere estar la mayor cantidad de tiempo posible con ellos y enterarse de lo que les sucede aunque no los pueda ver todas las semanas. Su padre también se encarga de mostrarnos la visión de un estadounidense que está totalmente en contra de la guerra con Irak y que involucra a sus hijos en la campaña de apoyo a Obama, aunque años más tarde termine casándose con una mujer de una familia conservadora y, prácticamente, se convierta en un republicano y religioso hombre.

Es complejo escribir sobre Boyhood y mantener la objetividad porque tiene tantas interpretaciones como espectadores, a cada uno nos mueve de una manera distinta pues depende de los recuerdos que tenemos de la infancia. Para los que tenemos padres jóvenes es especialmente doloroso ver el viaje de la madre de Mason, una mujer que queda embarazada a temprana edad y, como consecuencia, no tienen la oportunidad de disfrutrar tranquila de cosas tan simples como ir al cine o salir a comer sin preocupaciones. Pasó de ser la hija de alguien a la madre de alguien. Vemos su esfuerzo por terminar su carrera de Psicología, obtener un Master y un trabajo como profesora universitaria y, a la vez, siempre estar presente para sus hijos. Vemos la pena en sus ojos cuando Mason deja el hogar porque se va a la universidad, al entender que él ya no la necesita de la manera en que lo hacía en su niñez. En ella hay tristeza y frustración porque siente que todo terminó y ahora sólo queda su funeral. Pensaba que habría mucho más en la vida.

Boyhood es un viaje a nuestra propia infancia porque, de cierta forma, todos somos Mason. Tuvimos clases con transparencias, escuchamos rumores sobre profesores, esperamos con ansias el nuevo libro de Harry Potter, especulamos sobre futuras películas de Star Wars, jugamos fútbol con nuestro papá, descubrimos el porno y nos cortaron el pelo cuando no queríamos. Cuando el papá le regala a Mason The Black Album y le dice que no existe el beatle favorito porque juntos es cuando lograban balance perfecto, se me hizo imposible no recordar los fines de semana en que mi papá ponía los cassettes de The Beatles. Tampoco pude evitar pensar en el momento en que mi mamá me describió el Tapestry de Carole King como un disco lleno de magia, algo parecido le dice el padre cuando escuchan Hate It Here de Wilco.

Mason descubre la fotografía como forma de expresión y es uno de sus profesores el que le aconseja ser más disciplinado y trabajar duro si quiere llegar lejos, porque nada obtendrá con talento si este no va acompañado de esfuerzo. Muchos tuvimos momentos similares con alguien que se detuvo a ver nuestro talento en algo y nos dio un empujón para seguir adelante. Esto es lo mismo que hizo la madre al decirle a un constructor inmigrante que era inteligente y que debería seguir estudiando, años después se encuentra con él y ve los resultados positivos de que le hiciera caso.

Mason se enamora y también sufre las decepciones comunes del amor pero no se detiene. Conversa con las mujeres y les pone atención (un consejo que le ido su padre), es así como junto a una chica que conoce recién llegado a la universidad, llega a la conclusión de que es erróneo el famoso lema que dice disfruta el momento. En realidad, es el momento el que nos atrapa a nosotros, porque aunque parezca que en la vida de Mason no suceden grandes cosas, la verdad, es que pasa de todo en pequeñas dosis. Los sueños que pueden o no cumplirse, las penas, las malas decisiones, las consecuencias y los intentos por mejorar. Como dijo John Lennon en Beautiful Boy: “La vida es lo que te sucede mientras estás ocupado haciendo otros planes”.

No es la primera vez que se muestra a un personaje a lo largo del tiempo, lo hizo mucho antes François Truffaut en varios filmes y también lo realizó el mismo Richard Linklater con la trilogía romántica que comenzó en 1995 con Antes del Amanecer y, claro, es probable que tenga una obsesión con el paso del tiempo y el crecimiento pero es una inquietud que nos ha beneficiado a todos al poder vernos representados en la pantalla grande como nunca antes. Permitiéndonos ver el paso los años en otros y que se vea tan real como un documental. Boyhood es una máquina de recuerdos guiada por la música que también nos acompañó a nosotros desde 2002 y también los cambios en la tecnología (videojuegos, televisores, celulares) que se sentían tan sutiles mientras sucedían. Es ver cómo envejece una familia y cómo Mason se transforma en alguien con convicciones propias. Es ver triste a tu mamá porque ya no vives con ella, porque ya no dependes de ella. Es darte cuenta que el tiempo pasa y nada volverá a ser como antes. Es un filme sobre la vida de un niño en Texas pero con el que hasta una niña que creció en Santiago se puede sentir identificada.

Todo indica que Boyhood ganará los premios más importantes de esta temporada: guión, dirección, película y actriz de reparto por el impecable trabajo realizado por Patricia Arquette (algo que no es una sorpresa para los que vimos Medium). Es probable, que Richard Linklater obtenga con este filme todo lo que se le negó con la trilogía de Antes del Amanecer. Ese viaje que parece haber estado relatando el futuro de Mason, al conocer a una chica francesa en un tren camino a Viena. Más vale tarde que nunca.

 Trailer:

Anuncios

7 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s