Mr. Kaplan (2014)

Con mucho recorrido y muchas expectativas anoche presenciamos “Mr. Kaplan” en el Festival de Cine de Las Condes. Dirigida por Álvaor Brechner y protagonizada por nuestro compatriota Héctor Noguera, les invitamos a leer lo que Revius puede decir al respecto.

POSTER_KAPLAN_ESPAÑA

Recientemente nominada a mejor película iberoamericana en los Premios Goya, anoche fue el turno de observar la gran carta de presentación del Festival de Cine de Las Condes: “Mr. Kaplan”. Nuevamente el Rosedal del Parque Araucano estaba repleto por un público ansioso por disfrutar esta vez de la película que representa a Uruguay en la pre selección de los premios de la Academia 2015. Esto porque no será hasta el 26 de marzo cuando se estrene comercialmente en nuestras pantallas el largometraje de Alvaro Brechner y que protagoniza nuestro compatriota Héctor Noguera, quien no pudo ocultar la emoción de presentar su nueva película ante su público y conocidos.

Noguera interpreta a Jacobo Kaplan, un judío de origen polaco, que avanzado en edad, debe empezar a asumir que a sus 76 años no tiene una gran historia que contar. En el fondo la tiene, pues debió huir de Europa siendo muy joven ante el asedio nazi, pero lo que busca es una dónde lo increíble del relato no se construya en base a la supervivencia sino en base a un acto heroico que sea digno de contar por cientos de años. Con la licencia de conducir ya retenida y con la presión de sus hijos para que tome un estilo de vida acorde a su vejez, decide iniciar lo que él entiende una “operación internacional” pero que a ciencia cierta se sustenta en un rumor, que consiste en aprehender a un supuesto nazi que tiene una vida de retiro en una playa de Uruguay. Para ello, contrata a Wilson Contreras (Nestor Guzzini), un borracho y cómico ex policía (expulsado de la institución por un caso de corrupción del cual no fue parte y por honradez no acusó a los responsables), quien lo acompañará más para pasar el rato que por estar apoyando la causa judía.

kAPLAN

Como bien dice el afiche, la ventura es bastante quijotesca. Jacobo comienza a enfrentar castillos que él mismo construye, moldeando cada una de la información que recopila a la interpretación que esté más acorde con sus intereses y teoría. Así, construirán una investigación que tiene mucho y poco de seriedad a la vez, porque “Mr. Kaplan” juega muy bien el peligroso juego que separa la comedia del drama. Todos los temas en la historia no son para la risa. La vejez de Jacobo, la impunidad de los nazis, los problemas familiares de Wilson, y esto sólo por nombrar algunos. Sin embargo, no era difícil ver espectadores que no podían soportar la risa sentados al lado de otros que, como yo, observamos la aventura (y grito de auxilio de Jacobo) impresionados. Por eso, es muy difícil catalogarla pero fácil admirarla. Guzzini juega a la perfección el papel cómico, mientras Noguera viene a ser la pausa de quien toma la afrenta como personal. Una historia que se articula principalmente en base a dos increíbles actuaciones.

Es en este punto que nos gustaría detenernos. Siempre que una película se sustenta en un personaje tan protagónico como Jakobo hay un riesgo. Ese personaje puede hastiar o simplemente no convencer. Este riesgo era mucho más alto cuando tenemos a un chileno interpretando a un uruguayo, pero Brechner buscó por 2 años un actor que calzara perfectamente con su historia. Por lo mismo, esta barrera fue claramente superada por Brechner y Noguera. Ambos son capaces de construir un personaje seductor y cautivador capaz de mantenernos interesados en su misión los 95 minutos de película. ¡Si incluso parece judío en lo físico! Si bien “Mr. Kaplan” está en carrera por grandes premios, el gran ganador de la noche es Noguera, quien no tiene que convencernos a nosotros los chilenos, pero que saldrá ahora al mundo mostrando todo su talento.

Si bien hay cosas que no nos convencieron, como el tratamiento del desenlace cuando descubrimos la vida del “nazi”, lo cierto es que “Mr. Kaplan” logra todo lo que se propone. Es además, muy autocrítica. Plantea lo absurdo del discurso judío (el abuso de un pueblo durante 4000 años) cuando se lo enrostran a una joven de 19, que aún no define su propia historia. Sin grandes pretensiones dramáticas, busca ser una película de un interesante ritmo donde te identifiques con la historia y disfrutes de un buen momento. Eso, lo logra con creces. “Mr. Kaplan”, en síntesis, es una increíble adaptación de “El Salmo” del colombiano Marco Schwartz y que fácilmente nos incorpora a esta aventura que nos remonta a un cómico Montevideo de finales de los 90’s. Se agradece la oportunidad que da Las Condes de observar películas que, de otra forma, simplemente no llegarían o debiésemos esperar 2 meses para verla.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s