The Theory of Everything (2014)

Una nueva entrega en el Festival Wikén llega con The Theory of Everything, la conmovedora biopic de Stephen Hawking.

TheTheoryOfEverythingPoster-01

Es 1963 y la película nos sitúa en los alrededores de la Universidad de Cambridge, cuando un grupo de jóvenes se dirigen raudos a una fiesta, entre ellos está un joven Stephen Hawking (Eddie Redmayne). Una vez en la fiesta, Stephen no puede dejar de notar la presencia de Jane Wilde (Felicity Jones), quien al igual que él, cursa sus estudios en la universidad; él en astrofísica, ella en literatura. Luego de este encuentro, más que concentrarse en encontrar el tema con el que llevará su tesis doctoral, Stephen se enfoca en su relación con Jane, donde todo parece ser miel sobre hojuelas.

Sin embargo, y como empezamos a ver los espectadores, las funciones motoras de Stephen comienzan a complicarse, hasta que luego de una accidental caída, recibe un diagnóstico que sepultará todas las esperanzas de un posible futuro con Jane: Stephen tiene una enfermedad conocida como “enfermedad de Lou Gehrig” y su doctor no le da más de dos años de vida, pues su movilidad se debilitará de manera progresiva, dejándolo completamente inmóvil. A pesar de esto, Jane no claudica y contra todas las posibilidades, además de las negativas de Stephen, decide continuar la relación, llegando al matrimonio que ambos habían esperado antes del diagnóstico.

Mientras los movimientos de Stephen se debilitan, su mente parece funcionar cada día más rápido y de manera brillante, luego de comenzar a trabajar en torno al estudio de los agujeros negros y su implicancia en la creación del universo. Todo su alrededor lo insta a seguir trabajando y a hacer su vida normal, a pesar de la inminente inmovilidad física que lo aqueja.

La familia Hawking comienza a crecer, pero luego de tres embarazos, Jane comienza a sentir la necesidad de su propio desarrollo personal e intelectual, el que debió dejar de lado para hacerse cargo de sus tres hijos y de su marido enfermo. Y es que si bien, nada ha sido impedimento para Stephen el destacarse en el mundo de la ciencia, si sentirá que su condición se convertirá en el más grande obstáculo para continuar en la vida de su esposa.

ttoe

Basada en el libro de la propia Jane Wilde Hawking, “Travelling to Infinity: My Life with Stephen”, la película cuenta con una de las actuaciones más potentes que podremos ver en esta temporada de premiaciones. Desligándose del continuo rol de “jovencito de la película” al que Eddie Redmayne nos había acostumbrado (por ejemplo, en Les Miserables), el actor británico se lleva toda la responsabilidad de la película y no decepciona en ningún minuto. Es conmovedor ver la capacidad del actor de interpretar todas las fases y el progreso de la enfermedad de Lou Gehrig, de ver como parte como un hombre a todas luces sano, hasta verlo en la silla de ruedas; incluso los momentos en que el personaje debe utilizar el simulador de voz para comunicarse, la interpretación sigue siendo impecable.

Quien no se queda atrás en interpretación es Felicity Jones, en el rol de Jane Wilde Hawking, entregando los momentos más encantadores en la pantalla, pero también sabiendo traspasar al espectador su constante preocupación y angustia. De no tan destacados roles anteriores, podríamos decir que la encarnación de Jane Wilde vino a conseguirle una consolidación a Jones, quien ha recibido las mejores críticas por su interpretación, llegando a tener una nominación a los Globos de Oro y considerandose como fija candidata al Oscar como actriz secundaria.

La banda sonora a cargo de Jóhann Jóhannsson también supo fijarse como un elemento transversal a través de la amplia línea de tiempo que se trata en la película, siendo clave en aquellos momentos más emotivos para el espectador, dentro de la historia.

Si bien, al tratarse de una biopic y de la historia de un personaje tan destacado a nivel mundial (galáctico y universal) como lo es el profesor Hawking, The Theory of Everything sabe utilizar cada momento como algo nuevo, como algo que sorprende y como algo que emociona y conmueve; además de posicionar a la de Eddie Redmayne como una de las mejores actuaciones e interpretaciones del 2014, y en el candidato favorito a llevarse cuanta estatuilla dorada se tenga que repartir en las próximas semanas.

Anuncios

2 comentarios

  • Diego Peña Verdugo

    Concuerdo con la apreciación. La actuación de Eddie Redmayne es excelente; no sólo logra interpretar las fases de la enfermedad de forma destacadísima, demostrando su gran capacidad de adecuación y desarrollo de un personaje; sino que, en mi opinión, realiza el trabajo más importante que debe hacer un actor: lograr que su personaje conmueva, se sienta natural y trascienda al público.

    Para mi, más que la historia, la película son las actuaciones.

    Saludos,

    Me gusta

  • Pingback: Las mejores películas de 2015 | REVIUS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s