Fury (2014)

Brad Pitt vuelve a lucirse en un nuevo drama bélico. Los invitamos a comentar “Fury”, malamente traducida en nuestro país como “Corazones de Hierro”, del director David Ayer.

879e0000c53291ed16f98b2d0dec1424d67dadf7

Todos quienes hayan tenido la “suerte” de ver “Fury” antes de su estreno comercial esta semana, deben necesariamente coincidir conmigo. Se trata de un guión repetido hasta el cansancio, pero que sin embargo, de la forma que lo presenta Ayer, se vuelve en extremo entretenido, convirtiéndose en una excelente película. Esta es simplemente la verdad y el resto sería llenar hojas con comparaciones sutiles para buscar un elemento que diferencia en esencia a Fury con todo lo que hemos visto antes. “Corazones de Hierro”, como ridículamente la tradujeron acá, es la típica película de guerra norteamericana. Cambias aviones o soldados de a pie por tanques, y tienes la fórmula exitosa. Esa fórmula que se construye con el ideal norteamericano de “leave no man behind”, y que consiste en la siguiente estructura modelo: un soldado que no sabe qué hace en la guerra (tiene la personalidad totalmente opuesta), que es asignado a un Sargento duro y riguroso (con frialdad para matar), pero que termina siendo el único que sobrevive (quien menos se espera), aprendiendo lecciones del Sargento que antes odio, luego de una heroica batalla. Ese es, en breves palabras, todo el guión de “Fury”. Todo lo que se añade es simplemente un poco mas de sal a una receta exitosa. La multiculturalidad de los miembros del tanque, la interacción con los alemanes, y una que otra muerte de personajes desconocidos, no desvirtúan un guión que per se es muy expreso en sus intenciones.

Logan Lerman (The Perks of Being a Wallflower) interpreta al soldado raso Norman Ellison. De profesión mecanógrafo, no tiene experiencia militar cuando es enviado como asistente de conductor y ametrallador al “Fury”, el tanque comandado por el Sargento Don “Wardaddy” Collier (Brad Pitt). Ya su apodo lo dice todo. Se trata de una leyenda en lo que a guerra se refiere. Altamente respetado incluso por los soldados de mayor rango, Collier se caracteriza por su frialdad. Por lo mismo, no recibe de buena manera al reemplazante de su último compañero caído, en especial en una época en que los tanques norteamericanos eran altamente superados por los alemanes en retraída. Así, de cierta forma, si bien el avance de los aliados era irrefrenable por Europa, lo cierto es que existía un frente en que estaban (y seguirían siendo) claramente superados. Ese era el frente de los tanques. Ya en su primera intervención a bordo del Fury, Collier obliga a Lerman a asesinar sangre fría a un soldado alemán que se había rendido. Era la suerte de bautizo del novato, quien se opuso tajantemente, pero quizás un paso necesario de todo quien espera sobrevivir en una batalla de este tipo. El resto del equipo del Fury es Boyd “Bible” Swan (Shia LaBeouf), Trini “Gordo” García (Michael Peña) y Grady “Coon-Ass” Travis  (John Bernthal). Juntos, son la verdadera carne de cañón de las tropas, pues su tasa de éxito era altamente menos probable que la de las demás ramas del ejército. Con el miedo de un éxito poco probable, enfrentan cada ciudad y aldea como bandera de lucha pero con la frente baja con humildad.

fury-movie-wallpaper-11

La pregunta que surge entonces es, ¿qué hace a “Fury” tan interesante? Quizás el factor más determinante sean las actuaciones de un elenco que verdaderamente se luce. Brad Pitt ya nos tienes acostumbrados a grandes presentaciones, pero el resto del equipo es que verdaderamente sorprende. En especia Shia LaBeouf, quien deja de lado todos los prejuicios que de él nos construimos principalmente en la saga Transformers, entregando una actuación verdaderamente sobresaliente. Por lo mismo, su presencia se vuelve mucho más relevante que la anécdota de haberse extraído dientes para hacer más real su personaje. Lo mismo puede decirse de John Bernthal, quien se saca la careta de “Walking Dead”, quizás el único rol que le conocemos, entregándonos de excelente manera del loco sádico de cada cuadrilla.

Se agradece también las escenas bélicas. No estamos acostumbrados a ver secuencias de batallas de tanques. Ayer nos muestra, sin temor a desacreditar a los norteamericanos, la torpeza pero poder de una de las armas más icónicas del mundo moderno. En efectos especiales, no se escatiman recursos, por lo que las escenas de guerra son altamente convincentes, al igual que los escenarios de destrucción que deja el avance norteamericano en cada ciudad que arrebata de las manos a los Nazi. Otro de los aspectos notables es la banda sonora de Steven Price. Si bien se asemeja mucho a su trabajo anterior en “Gravity”, aporta mucho en acción y emoción, en especial la canción Norman. El trabajo de Price fue, para nosotros, uno de los 25 mejores soundtracks del año 2014 en la categoría “películas comerciales”.

Fury_review_article_story_large

Lo malo, como ya dijimos, son los clichés. “Corazones de Hierro” es de esas películas en las cuales no debes criticar nada del guión para que no pierda coherencia. ¿En verdad esperan que creamos que 5 soldados norteamericanos decidieron enfrentarse a 300 alemanes bien armados? La mitología dejemosla a los griegos. También parece innecesario el final. Tras la batalla donde Collier y compañía dan digno enfrentamiento a los alemanes, Lorgan decide escapar por la escotilla inferior del tanque, haciéndose pasar por muerto. Justo, vaya casualidad, es descubierto por un joven soldado alemán muy parecido a él, quien decide no denunciarlo a su patrulla, y conseguir camino. Acá se esconde una fuerte crítica del guión, pues Lerman, una vez prueba la sangre y siente el conflicto con suyo (con la muerte de la chica alemana con quien ridículamente forma una relación en 5 minutos), se “vende”. Rápidamente se convierte en un letal asesino, dispuesto, como decíamos, a asesinar a 300 alemanes a sangre fría. El soldado alemán joven que lo perdona, en cambio, parece abandonar la guerra sin tranzar sus ideales, sin apretar el gatillo cuando más fácil le era y mayor reconocimiento podía tener.

La jugada de las productoras nacionales de atrasar la presentación de “Corazones de Hierro” 3 meses, justo una semana después de las nominadas a los Óscars, no resultó. “Fury”, justamente, no recibió nominación a estatuilla alguna. No pretende ello, sin embargo. Tan poco pretende ser un thriller de guapos galanes que van a una guerra con un destino fatal. Es, simplemente, una muy buena película que cuenta la historia de siempre de las guerras, pero de una forma que se vuelve totalmente interesante, y que agrada mucho. Les recomendamos ver su presentación en pantalla grande, para disfrutar todos los efectos especiales de Ayer en su nuevo proyecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s