What we do in the shadows (2014)

wwditskeyart



What we do in the shadows.

Año: 2014.
Directores: Jermaine Clement y Taika Waititi.
Género: mocumental, comedia. 
Guión: Jermaine Clement y Taika Waititi.
Elenco: Taika Waititi, Jermaine Clement, Rhys Darby, 
Jonathan Brugh, Cori Gonzalez-Macuer, Stu Rutherford. 
Música: Plan 9.
Cinematografía: Richard Bluck, D.J. Stipsen.
País: Nueva Zelanda, Estados Unidos.
Duración: 85 minutos. 

Una de las comedias más comentadas del año se presentó en el Festival Cine UC. Los invitamos a revisar “What we do in the shadows”, la mejor película neozelandesa del año.

En Wellington, Nueva Zelanda,  en una abandonada casa de estilo gótico, viven 4 vampiros. Sí, leyó bien. De forma “mocumental”, acompañamos teóricamente a un grupo de documentalistas que han tenido acceso a su casa con el objeto de ver cómo se preparan para participar en el evento del año:  “The Unholy Mascarade”, una fiesta donde se junta todo el mundo tenebroso de Wellington. Nuestro grupo de amigos es “liderado” por Viago (Taika Waititi), de 379 años. Refinado y delicado, busca coordinar el grupo y es quien opera como mediador entre los vampiros y los cineastas.  Segundo al mando está Vladislav (Jermaine Clement), de 862 años, más experimentado y romántico, es pervertido, torturador y esclavista, pues arrastra, como refleja su edad, ideas de la Edad Media. Luego está Deacon (Jonathan Brugh), quien con “sólo” 183 años, es el joven rebelde del grupo, quien rompe las normas y desafía incluso a Petyr (Ben Fransham), quien con más de 8000 años, es el veterano del grupo. Su apariencia de demonio le impide salir al mundo exterior, por lo mismo, es el vampiro más solitario y aislado del grupo. Como vemos, es un grupo de roomates como cualquier otro. Ya llevan varias vidas humanas juntos, aunque para ellos han sido pedazos pequeño de la propia. Un álbum fotográfico que los muestra por todas las décadas, en todas las fiestas posibles, nos comprueba que son un grupo que habita entre nosotros hace mucho tiempo.

La película es de entrada cómica, en especial, por la forma en que los vampiros deben realizar su vida cotidiana. Como no pueden ver la luz del día, su jornada empieza cada día a las 6 de la tarde. Es Viago quien despierta a sus compañeros, y aprovecha de presentarlos ante las cámaras. Inmediatamente nos presentan a Jackie (Jackie Van Beek), la sirviente humana de Deacon, y quien asiste a cambio de la promesa de vida eterna.  Es ella quien los surte de todas sus necesidades, en especial, de invitados a su casa para que formen parte de un “festín”. Esto porque la vida del vampiro es muy difícil. Primero, porque son verdaderamente atemporales, y la apariencia física no es lo suyo. Difícilmente conquistaran gente son sus vestimentas, pese a que ellos se consideren los más guapos del eventos (necesario, pues son carnada y trampa a la vez). Pero quizás el mayor problema es la imposibilidad de entrar a un establecimiento sin ser invitados. Parte de su naturaleza les obliga a exijir que sean los anfitriones quienes abran las puertas, lo que hace que no sean muy bienvenidos en la noche de Wellington, salvo uno que otro local administrado por vampiros.

what-we-do-in-the-shadows

Precisamente Jackie invita a dos personas que odia a la casa de Viago y compañía una noche. Una de ellas, fue una compañera de colegio que hizo bullying, mientras que el otro, un ex novio del que no guarda buenos recuerdos. Se trata de Nick (Cori Gonzalez-Macuer), quien pese a sus intentos, es atacado furtivamente por Petyr, en una de sus esporádicas y ocasionales apariciones. Un par de meses después, el grupo se enteraría que Nick se convirtió en vampiro y no fue devorado por Petyr, gracias a que bebió sangre de él. Sólo en Wellington y luchando con su nueva naturaleza, busca incorporarse al grupo de 4 a través de ideas frescas y nuevas.  Su personalidad es bienvenida por algunos, pero odiada por otros. Pero si hay una medida que cuenta con el apoyo total, es la inclusión de Stu (Stu Rutherford), su mejor amigo humano y sinceramente, una muy buena persona. Stu es la antítesis del grupo. Bastante nerd, trabaja con ingeniero de software, y acerca a los vampiros al mundo moderno en el cual viven pero del cual no son parte.  ¿Se imaginan lo que es explicar google a un vampiro? Bueno, ese es uno de sus aportes. Además de mostrarles la belleza de ver salir el sol a través de Youtube, o varias ideas bastante simples pero increíbles. Es entonces Stu quien logra que Nick se incorpore al grupo, pero por poco tiempo.

En todo grupo sólo puede haber un chico rebelde, y eso marca la distancia entre Deacon y Nick. Una cómica aparición de “El Condor Pasa” nos muestra las primeras divisiones del grupo debido a Nick, quien se presenta ante quien puede como un vampiro, y no uno cualquiera, sino como el que actuó en “Crepúsculo”. Eso es romper con un elemento esencial en la vida de los vampiros actuales: la clandestinidad. Y los resultados son evidentes. Un día Petyr muere a causa de la intromisión de un cazador de vampiros. Sí, también existen.  El cazavampiros llegó a la casa por culpa de Nick, quien le dio ingenuamente su e-mail en búsqueda de amigos, lo que terminó significando que Nick fuera desterrado y humillado de una forma muy peculiar, pese a que todos los miembros originales preferirían que Stu no los dejara.

what_we_do_shadows_int_05

Así, pasan los meses con un grupo reducido a sólo 3 vampiros, cuando llega la invitación al evento del año, el cual, como aventuramos, reúne a vampiros, brujas y zombies. Hablamos de “La Mascarada Diabólica”, que se realizará el 6 de junio (6) a las 6 de la tarde para toda la comunidad de difuntos de Wellington.  El invitado de honor será “la bestia”, el peor enemigo de Vladislav, y cuya leyenda siempre le antecede. Esta es una oportunidad donde se reencuentran con Nick y Stu (Nick podía llegar con un invitado, pero sin especificar que debía ser humano), pero que está marcada de otras sorpresas. “La bestia” no es un monstruo como imaginamos, es simplemente la ex novia de Vlad, Pauline Ivanovich. Una mujer de armas tomar que rápidamente se ocupará de humillar a Vlad, y comunicar a todo el mundo que Stu, un ser humano, estaba presente esa noche.

Como comedia, los mensajes de “What we do in the shadows” son obviamente débiles. Quizás el que destaca es que ser vampiro no es tan increíble como parece. De entrada, debes ver morir a todos quienes estimas. Está confinado a un mundo de encierro, donde no puedes ver el sol, y debes compartir con gente tan difícil como zombies, brujas y hombres lobo.  Por eso Stu es tan bienvenido. De forma más potente que Nick, que en el fondo, es vampiro, Stu aporta es cuota de “humanidad” que ellos carecen. Les permite gozar de las cosas simples de la vida, como comunicarse o disfrutar de la naturaleza. Por lo mismo, natural es que nuestros 3 héroes y Nick decidan defender a Stu de un desenlace fatal en la fiesta, con mediano éxito, como deberán descubrir ustedes.

“What we do in the shadows” debe ser la película más inteligentemente cómica que hemos visto en mucho tiempo. El vestuario, el guión, las situaciones que construyen, muestran que una idea absurda puede construir  una gran, gran, película. La idea de hacerlo “mucmental” es buenísima, y reconocimiento de ello debemos dárselo a Viago y Vladislav, quienes aparte de ser los más cómicos, son los directores de este proyecto. Un proyecto que el Festial Cine UC se la jugó por traer, y que debe ser muy reconocido. Les recomendamos mucho que puedan verla apenas puedan, si ya no lo hicieron.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s