Kingsman: The Secret Service (2015)

kingsman

Basada en el comic de Mark Millar y Dave Gibbons, “Kingsman: The Secret Service” es la nueva película del director Matthew Vaughn, remezclando el espíritu de las antiguas películas de espías de los 60’s y 70’s, pasándolo por el filtro de estilo y ultra violencia del cine moderno. Acompáñenos a comentar!

Como dijimos, esta película es una adaptación del comic “The Secret Service”, creado por el prolífico -y polémico- escritor escocés Mark Millar, quien ha sido uno de los regalones de Hollywood a la hora de adaptar sus propiedades en películas en esta “edad de oro” de las adaptaciones de comics, contándose entre ellas “Wanted”, las 2 películas de “Kick-Ass”, así como las próximas “Fantastic Four” (basado en el trabajo de Millar en “Ultimate Fantastic Four”) y “Captain America: Civil War” (Millar también fue el autor de “Civil War”, el megaevento de Marvel).

Sin embargo, “Kingsman” sólo toma prestado del comic la idea general de una agencia de espías y de una relación mentor-aprendiz, así como la “obra gruesa” de la trama y algunos de sus personajes y situaciones, alterando todo lo demás para reflejar un poco la particular visión del director Matthew Vaughn (quien ya había trabajado con Millar en “Kick-Ass”), creando todo un nuevo mundo -recurriendo muchas veces al uso de estereotipos- para poder contar una historia.

Quizás este último punto resulte relevante porque “Kingsman” es una película que se disfruta más si uno sabe a lo que va y no trata de sobreanalizarla, especialmente en cuanto al componente político (pese a lo someramente tratado que se encuentra en la película), que de cierta forma refleja las visiones personales de Vaughn y Millar -y que hemos visto regularmente en la obra de ambos-, a saber, el exaltamiento del individualismo y los logros personales, la desconfianza en las estructuras de poder establecidas: los gobiernos, el estado, los políticos y los grandes capitales económicos; así como la confianza en la existencia de alguna asociación de pro-hombres para restablecer el orden social. Son temas que hemos visto en “Wanted”, en “Kick-Ass”, en “X-Men: First Class” (dirigida por Vaughn), y es un componente importante de “Civil War”, y que como dijimos no están ausentes en “Kingsman”, pero que mayormente sólo condimentan la trama y no se trata de declaraciones de principios sustanciales en la película, lo que le de cierta forma le juega a favor a la película, porque el tratamiento de este componente no resiste mucho análisis si se empieza a tratar más a fondo. De nuevo, no es que el componente ideológico per se -pese a lo menor de su aporte- no sea una alternativa válida para el director y los escritores, ciertamente lo es y están en su derecho; pero es algo que conviene más pasarlo por alto para disfrutar la película, principalmente porque el sustento ideológico se cae a pedazos solo si se comienza a hilar un poco más fino.

Kingsman

Ahora bien, como dijimos, si se abandona el vago componente ideológico de la película, lo cierto es que quedamos con un filme entretenido, dinámico, altamente estilizado y que de cierta forma se siente como un balde de agua fresca en el mar de películas de acción, que normalmente se conforman a ciertos cánones sobre lo que vende en materia de acción según como cambien los tiempos.

Esto en gran parte se logra gracias a la ya mencionada mezcla de sensibilidades entre las películas de espías inglesas de los años 60’s y 70’s (las referencias a Bond, así como su influencia, son más que notorias, a la vez que se nota también la influencia de “The Avengers” -la serie inglesa, no los personajes de Marvel-, y de “The Man from U.N.C.L.E.” -la serie norteamericana de espías que, incidentalmente, tendrá una adaptación fílmica este año de la mano de Guy Ritchie, antiguo colaborador de Vaughn-), combinándolas con acción estilizada y moderna y un filtro de violencia excesiva y gráfica que dejaría a Tarantino orgulloso; pero además, un punto fuerte -y sorpresivo para muchos- en la película es la actuación de Colin Firth como Harry Hart/Galahad, uno de los dos personajes principales de la película -siendo el otro su protegido, Gary “Eggsy” Unwin (Taron Egerton)-. El de Firth es un nombre que normalmente asociamos más a películas dramáticas o a dramones sentimentales ambientados en la Inglaterra decimonónica, por lo cual terminamos gratamente sorprendidos por su actuación en esta película en su rol de espía internacional -de cierta forma canalizando lo mejor del Bond de Sean Connery, pero dotándolo de suficientes elementos propios, los cuales sumados al carisma innato de Firth, lo convierten en un gran personaje y en el motor de la película durante sus primeros 2 actos-.

El personaje de Colin Firth, nombre clave “Galahad” es integrante de una agencia independiente de espionaje internacional con sede en Inglaterra, conocida como “Kingsman”. Formados tras el fin de la Primera Guerra Mundial, los agentes de Kingsman -liderados por “Arthur” (Michael Caine)- han protegido al mundo de diversas amenazas, todo gracias a su independencia de los gobiernos y los poderes terrenales de turno, lo que de cierta forma ha sido la clave de su éxito. Mayormente compuestos por miembros de la clase alta y la aristocracia inglesa, esta agencia de espionaje se enfrenta a una nueva amenaza en la figura de Valentine (Samuel L. Jackson), un emprendedor multimillonario de internet quien, acompañado de su “henchwoman” Gazelle (la bailarina Sofia Boutella, quien es ciertamente el personaje revelación de la película), ha cocinado un elaborado plan de dominación mundial que involucra la destrucción de gran parte de la raza humana, salvando a los líderes mundiales, celebridades y figuras de influencia para repoblar un nuevo mundo y de esta forma “salvar” al planeta del calentamiento global, mediante un control forzado de la población.

Este plan exagerado -digno de los villanos de Bond de antaño- es uno de los motores de la película, y el hecho que moviliza a la agencia Kinsgman. También es el hecho que servirá para unir los caminos de “Galahad” y Eggsy, luego que la muerte de uno de los agentes de Kingsman, “Lancelot”, haga necesario un reemplazo. Eggsy llama la atención de Galahad debido a que años antes, lo que vemos durante el prólogo de la película y su gran secuencia de títulos, el padre de Eggsy había sido un recluta de Kingsman, quien había fallecido en servicio protegiendo a sus compañeros en una misión, la cual era liderada por Galahad. Esto crea un vínculo entre ambos, alimentado tanto por las ansias de Galahad de enmendar su error y poder reivindicar y reparar a Eggsy por la valentía de su padre, como por los deseos de éste último por ser alguien más en la vida, siempre coartados por él mismo, su familia o su entorno (aquí es donde se ven algunos de los estereotipos que mencionamos previamente, en la forma en que la película presenta a la clase trabajadora inglesa).

movies-kingsman-the-secret-service-02

De esta forma la película, antes del climax del último arco, divide su narrativa entre los esfuerzos de Eggsy por pasar a ser parte de Kingsman, todo en un programa de entrenamiento dirigido por “Merlin” (Mark Strong, el equivalente a “Q” en esta agencia), donde Eggsy se enfrentará a diversos jóvenes -todos de origen aristrocrático-, no sólo para ganarse su lugar, sino además por las obvias diferencias entre el origen de Eggsy y el de los demás competidores (lo que es parte de un “experimento” de Galahad por probar que un Kingsman y un verdadero caballero es tal no por su origen, sino por su acciones). La otra gran trama de la película obviamente es la investigación que la agencia realiza de las actividades de Valentine, para tratar de descubrir su rol en el secuestro de figuras públicas a nivel mundial y cuáles son sus verdaderos planes.

Sin adelantar más sobre la trama -que en general es bastante directa, y con muchos guiños a la historia de Bond-, bien vale la pena reiterar lo que ya hemos dicho hasta ahora: “Kingsman” es una película entretenida y dinámica, bastante rápida -pese a durar más de 2 horas-, plagada de acción -con algunas de las mejores escenas que hemos visto en el último tiempo-, mucho humor, y en general una sensación de estilo y diseño característica, en iguales cuotas homenaje y originalidad, que generan un gran producto sin mayores pretensiones que presentar una película divertida, ideal para ver en el cine con amigos y distraerse por un rato.

Para terminar, una nota crítica, no sobre la película necesariamente, pero sobre Fox -su estudio- y las distribuidoras que la trajeron a Latinoamérica. Esto porque una de las escenas más comentadas -y celebradas, desde el punto de vista de la acción-, de la película es una que tiene lugar en el interior de una iglesia (que pertenece a uno de estos típicos grupos religiosos racistas que existen en el sur de EE.UU.), en la cual se produce una carnicería que deja corta la pelea de Beatrix Kiddo con los Crazy 88 en “Kill Bill”. Lo particular de esta escena es que fue censurada para el mercado de América Latina, para evitar supuestos conflictos con grupos religiosos, lo que ciertamente es un horrible caso de censura -sea que haya sido idea de Fox o de las distribuidoras-, quienes limitan la libertad e integridad creativa de la película -en una escena que no tiene mayor contenido crítico o filosófico-, optando por ponerse el parche antes de una eventual herida y dotar de mayor influencia a una institución anquilosada. Es realmente una lástima que el filme sufriera de esta clase de censura (más considerando que está plagada de otras escenas que pueden resultar aún más controversiales -especialmente en su último acto-, las cuales pudimos ver en toda su “gloria”), y esperamos que esto no trate de sentar un precedente preocupante que nos devuelva a épocas donde la censura cinematográfica en el continente -y particularmente en Chile- era pan de cada día.

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s