El 2014, ¿buen o mal año para el cine chileno?

Revius aborda desde su perspectiva, el debate que divide al mundo del cine chileno tras el 2014. ¿Fue un buen o un mal año para los largometrajes nacionales?

10386380_503410703122833_8518478695377863119_n

Cuando el Consejo Nacional de la Cultura señaló que la cifra de espectadores en salas nacionales, en cuanto a las películas chilenas, había llegado el 2014 a su número más bajo desde 2010 (582.246), las opiniones fueron devastadoras. Se trataba del año donde, por una parte, se lanzaba la mayor cantidad de cintas nacionales en la historia (42), pero que no obtenía los resultados en venta de entradas que se esperaba. Una lástima, sin dudas, pues el 2014 pasará a ser recordado, con el tiempo, como uno de los años más esplendorosos del cine chileno en cuanto a contenido. Bien lo sabemos que nosotros, que ampliamente discutimos qué películas incorporar y qué películas dejar fuera de nuestro ranking de las mejores 15 películas chilenas del 2014.

Sin dudas, el 2014 será un año de lecciones. La más importante del año es la entrada en vigencia en plenitud del programa “Chile Territorio de Cine”, que estrenó 9 películas. El sentido país del programa permitió a los directores y productores negociar como gremio, obteniendo beneficios y figuración que de otra forma nunca habrían tenido. Así, lograron importantes cuotas en las salas de multicine, salas que, nos guste o no, es a la que debemos aspirar. El aporte cultural valioso que realizan las salas independientes como Normandie, Cine Radical o Cine Arte Alameda no debe quitarnos del foco principal: el cine chileno necesita masividad, y eso, lo otorgan las salas que están en el mall. #ChileTerritorioDeCine llevó cine chileno, además, a aquellas regiones del país donde largometrajes nacionales se ven poco, mal y nunca. Al menos una sala por región recibía los estrenos del programa de Cinema Chile Distribución.

Otro punto a favor es el gran avance del género documental. El Festival FIDOCS (que este año pasa de junio a septiembre) siempre lleva la pauta en esta materia, pero pensemos el éxito que tuvo este género en otros festivales, como “La Once” de Maite Alberdi o “Escapes de Gas” de Bruno Salas en SANFIC o “El Parra Menos Parra” de Jorge Catoni en In-Edit Nescafé. “Propaganda”, del Colectivo MAFI, fue una producción de una calidad técnica pocas veces vista en Chile, lo que le permitió ganar reconocimientos en un sinnúmero de Festivales. El rol de la educación fue también clave el 2014. Muchas producciones importantes venían siendo directamente proyectos de titulación de las escuelas de cine nacionales. Con mayor o menor éxito, el Festival Cine//B es la gran vitrina para los proyectos de la Escuela de Cine, mientras que otras escuelas como la de la Universidad del Desarrollo y Mayor presentaron excelentes proyectos de egreso (“Volantín Cortao” y “Raíz”, respectivamente).

Por su parte, se probaron distintas formas de difusión. Propaganda, por ejemplo, buscó aprovechar el espacio del internet, poniendo la película en línea de forma libre, exigiendo un aporte voluntario. Otros optaron por intervenciones en las calles como lo hizo la gente de “Volantin Cortao”. Vale señalar que esta película, en una medida muy excepcional para el medio, fue presentada en el canal I-Sat la semana pasada, en algo que esperamos se replique. “Aurora” de Rodrigo Sepúlveda, llegó a ser trending topic en Chile el el HashTag #YoAdoptoAurora, y así, los ejemplos suman y siguen. Al menos por ingenio, nos nos hemos quedado.

Matar a un hombre - rodaje en plena naturaleza

Pero el 2014 debe ser recordado como un año para sacar lecciones. Partiremos hablando de los productores y encargos de difusión. Muchas veces nos pasaba que al comentar películas que se estrenaban en Festivales, nos poníamos en contacto con la producción y nos respondían que no tenían afiche o trailer. Creo que esto va de la mano con dignificar su profesión y entenderla que está sujeta, en muchos aspectos, a las reglas del mercado. ¿Cómo podemos ayudarlos nosotros, si no están aplicando reglas mínimas de comercialización? Al final todo es un problema de enfoque. El equipo del club de la comedia (“Fuerzas Especiales” llevó más gente que todo el resto de las producciones nacionales), Kramer, los hermanos Badilla, siempre tendrán buenos números en cuanto a boletos cortados. El tema no va por contenido, parece, sino por difusión. Por entender, además, lo que el público chileno quiere ver, sin tener que renunciar por eso a materia prima y calidad en escena. En ningún caso queremos que las películas de las cuáles hablamos se parezcan a las que venden más entradas, todo lo contrario. Sólo queremos que recojan el guante de aquello que hacen bien, en especial en cuanto a difusión. Nunca está de mas un buen tour por los medios, una buena campaña en redes sociales, una buena propuesta visual en afiches, etc.

Una medida útil y fácil de implementar puede consistir en concentrar mas estrenos a comienzos de año. En julio consultamos la información publicada en La Tercera, y películas como “Las Analfabetas” ya llevaban 10.000 espectadores. Esperar hasta fin de año es esperar luchar con el blockbuster gringo, y eso nunca va a resultar. Iron Man o la enésima secuela de los vengadores nos destruirá a todos. El tomar la pantalla en marzo es útil y productivo. No hay período más lento en cartelera que ese, y si lo piensan, directores extranjeros como Wes Anderson el 2014 (un hollywodense pero no blockbuster) y recientemente Neill Blomkamp el 2015, se beneficiaron de la medida.

La celeridad también es importante. “Matar a un hombre” fue estrenada cuando ya circulaba en internet. Si bien fue la película chilena más exportable del año (nuestra representante en los siempre necesarios Oscar’s), quienes manejan la película deben ser conscientes de estar apuntando a un segmento muy específico. Ese segmento, por lo general, no gusta de esperar, por lo que el gran “target” de espectadores ya la había visto para cuando fue estrenada con bombos y platillos en el patio de TVN. Es hora también que los productores nacionales re-piensen la estrategia de recorrer festivales durante 2 años para luego estrenar en su tierra, pues lo único que hacen, si la película es buena, es incentivar el pirateo. Pasó con Boyhood, por ejemplo, donde Chile fue el último país en el mundo donde fue presentada, estando en internet por lo menos hace 8 meses en excelente calidad.

Un aspecto a considerar debe ser la proyección de las películas en televisión abierta. No tenemos cifras, pero no cuesta imaginar que el mercado de DVD’s, para el cine chileno, es inexistente. Siendo honesto, si 1.000 personas ven una película, ¿cuántas comprarán el disco? Aunque sea a trasnoche, si tuvimos 42 lanzamientos el año pasado, entonces no estamos tan lejos de tirar una película chilena a la semana en un determinado canal. Son medidas casi utópicas en el escenario de hoy, lo sabemos, pero si todo el gremio negocia junto, ¿por qué no podemos pedir lo imposible? Además deben hacer convenios con los grandes festivales de verano. Por ejemplo, el Festival #Wiken de El Mercurio, que se presenta en la explanada del Parque Bicentenario con 2.000 personas cada noche y siempre entradas agotadas, no tuvo ninguna película chilena este 2015.

Finalmente, debemos apoyar a quienes difunden nuestro nombre y crean identidad nacional. Vergonzoso es el hecho que Alejandro Jodorowsky no haya recibido apoyo nacional para “La Danza de la Realidad”, logrando que una película que se graba en lugares tan propios como Tocopilla y Santiago recorra el mundo con otras banderas. En este sentido, la política tiene que venir del Estado. No sólo hablamos de recursos, que los entrega, aunque pocos. Quizás no es tan loco establecer una discusión legislativa sobre cuotas. El gremio musical acaba de obtener una importante victoria, logrando que se establezca un mínimo de un 20% de música compuesta o interpretada por músicos chilenos. Personalmente creemos en Revius que el camino legislativo debe funcionar siempre a última ratio. Pero incorporar, a estas alturas, ciertas medidas de “paternalismo” cinematográfico donde se le imponga al privado presentar “X” películas nacionales a un precio de beneficio, no parece una locura.

Pablo Larraín. Berlinale. Foto- AFP

En conclusión, el público chileno desperdició una gran oportunidad ver cine del bueno. Volvemos a invitarlos a ver nuestro ranking de lo mejor del cine chileno el 2014, para convencerlos que nos hemos convertido en un país de exportación de cultura, y no estamos profetizando en nuestra propia tierra. Pero el debatir lo que estamos debatiendo nos confirma que si nuestros productos sólo los medimos en “tickets vendidos”, estamos y estaremos siempre al debe, al menos hasta que haya un cambio cultural importante en nuestros espectadores. No obstante, el 2014 será recordado como un año exitoso en todas las otras categorías. Premios, calidad visual, temática, modelos de difusión, presencia en medios, y una larga lista de etc.,

El desafío a 2015 es claro: mantener calidad y aumentar la venta de entradas. El escenario se ve favorable, porque el público chileno ya está expectante por muchas películas. Algunas de las grandes producciones que se anuncian tocan temas latentes en la sociedad chilena. Pensemos, por ejemplo, en “Allende en su laberinto”, de Miguel Littin (Dawson, Isla 10), o “El Bosque de Karadima”, de Matías Lira, cuyo trailer fue viral en redes sociales como nunca habíamos visto. A esa lista debemos incorporar aquellas producciones que han sido ampliamente reconocidas en festivales internacionales. Hablamos de nuestros dos ganadores de Osos de Plata en el reciente Festival de Berlín, Pablo Larraín (“El Club) y Patricio Guzmán (“El botón de Nácar”). Todo está preparado para que el 2015 sea inolvidable.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s