Still Alice (2014)

KIMMY_StillAliceSTILL ALICE

País: USA
Año: 2014
Director: Richard Glatzer, Wash Westmoreland
Género: Drama
Duración:101 min.
Elenco: Julianne Moore, Alec Baldwin, Kate Bosworth, Kristen Stewart
Música: Ilan Eshkeri

Hoy comentaremos Still Alice, protagonizada por la conocida y siempre bella, Julianne Moore, quien ganó la estatuilla dorada a Mejor Actriz por dicha interpretación.

La cinta basada en la novela homónima de Lisa Genova, nos cuenta la historia de Alice, una Doctora en Lingüística y Profesora en la Universidad de Columbia, dueña de una vida activa tanto en lo laboral, social y familiar. Está felizmente casada con el padre de sus tres hijos, quienes ya son adultos, y su estatus económico es bastante acomodado. Todo parece ir perfectamente normal, pero Alice sospecha que algo no anda bien consigo misma, y nadie mejor que ella para conocerse, no solo por la inteligencia que la destaca sino porque notamos que el personaje interpretado por Julianne Moore goza de un alto equilibrio mental y emocional; además de una pequeña necesidad de control sobre sí y su familia. Tras una visita al neurólogo, comienzan los exámenes médicos que finalmente arrojaran que padece un Alzheimer prematuro y genético.

En un comienzo la negación de su marido, el impacto en sus hijos al saber que su madre les puede haber heredado aquella mortal enfermedad, la reacción de la familia completa al enfrentarse a una patología sin cura, y por sobre todo Alice, viendo su vida escurrir como arena por sus dedos, perdiendo el control de sí. todo esto podemos ver en la cinta del recientemente fallecido director Richard Glatzer.

La película expone una enfermedad de la cual sabemos poco en lo médico, pero que es mundialmente conocida por sus terribles consecuencias: destruye por completo no solo a la persona sino que también a su familia. Que no se haya caído en un sentimentalismo barato se agradece, no hubo momentos cursis y si bien tuvo algunas frases que pueden ser cliché, estas pasan desapercibidas pues todos los otros elementos fueron bien trabajados, jamás hubo un abuso de la emocionalidad y eso permite que el mensaje de dolor llegue lo más puro posible al espectador. Es muy fácil caer en este tipo de artilugios pensando en que de este modo la película pueda ser popular, pero en este caso el trato con que se perfiló la enfermedad fue de respeto, y por ello la gente que está directa o indirectamente afectada por la enfermedad puede verla sin pensar que se está ridiculizando el padecimiento, puede sentirla propia e incluso conectarse emocionalmente con la historia.

La actriz que protagoniza el filme, que no pudo ser mejor elegida, logra transmitir la fuerza de una mujer inteligente e independiente, que ama a su familia y su trabajo. La facilidad de Moore para llorar siempre ayuda en este tipo de papeles pero su dolor casi no tuvo lagrimas físicas en este personaje, supo representarlo de una forma magistral dando cuenta de los años de experiencia que trae bajo su cuerpo y alma, su brillante y prolija trayectoria hace tiempo la venían haciendo merecedora de todos los premios en el mundo del cine. Sin duda una de las mejores actrices del mercado estadounidense, que nos mostró en esta ocasión como una mujer de 50 años consolidada y segura de sí misma se fue vaciando, pues a medida que transcurre el filme vemos su deterioro psicológico y físico.

Como contrapartida tenemos a la joven actriz Kristen Stewart, quien tras varios pasos en falso en una carrera conocida mundialmente por su participación en la saga Twilight, aprovecha una oportunidad para brillar. La verdad, la interpretación no nos termina por convencer pues no creemos que su talento sea innato, pero valoramos que ha mejorado bastante desde sus roles iniciales y en este caso, logra hacer un buen trabajo, aunque sea solo al final de la película.

El resto del elenco es adecuado y logra plasmar las distintas reacciones que surgen en una familia cuando llega el Alzheimer, la negación, el intento de pragmatismo, el sentimentalismo, y otra serie de abanicos emocionales que van dando el realismo al drama tanto personal como familiar.

La música acompaña un relato que fue bien planteado, crudo, y desolador, pues sabemos el irremediable final que depara, con un climax que llega a cualquier corazón, y que finalmente construyen una buena película sobre esta enfermedad, cuya relevancia está en ayudar a concientizar, respetar y a estar atentos en cuanto a  los estragos de este padecimiento, ya sea desde el rol del paciente, padre, pareja, hijos o amigos.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s