Community S06E01: “Ladders”

community-ladders-speakeasy

Lo imposible se hizo realidad y volvimos a un año más de “clases” a Greendale Community College, con el retorno de nuestra comedia favorita, todo por obra y gracia de Yahoo. Comentamos el season premiere y analizamos si la espera -y el retorno- de Jeff, Annie, Abed y cía. de verdad valió la pena.

No deja de ser complejo para cualquier serie el tener que -literalmente- reiventarse al comienzo de cada temporada, a la vez que intenta mantener aquellos elementos o parte de la fórmula que sirvió para encantar a una fanaticada fiel durante mucho tiempo. Por lo mismo, eso es suficiente mérito ya de por si para alabar el trabajo que han debido hacer en Community ya desde la tercera temporada (aunque ahí su comienzo fue más una extraña broma musical autoprofética), y que se ha hecho evidente en las siguientes temporadas: en la cuarta, con el despido de Dan Harmon y todos los cambios que ocurrieron en el “año de la fuga de gas”; en la quinta, con la salida de Chevy Chase y la anunciada partida de Donald Glover, además del retorno en gloria y majestad de Harmon; y ahora en la sexta, con una serie que pasó en un lapso de meses de la cancelación, a ser revivida gracias a Yahoo y a su sistema de streaming con el cual, como tantos otros, quieren competirle a Netflix -y en menor medida a Amazon y Hulu-, y que cuenta con nuevos integrantes en su elenco y con aire renovado y de confianza en sí misma que, curiosamente, no veíamos desde la tercera temporada.

Este último punto es de capital importancia porque, al menos tras el season premiere de 2 episodios, queda la sensación que Community está de vuelta de gran forma, pero de una manera en que la serie, “es lo mismo pero no es igual”; y no se trata sólo de la partida de Yvette Nicole Brown del elenco -debido a problemas de salud de su padre en la vida real-, pero además de todos los cambios -y la libertad creativa adicional- que significa el rescate de la serie por parte de Yahoo (lo que además obedece a una lógica detrás de potenciar el sistema de streaming de la compañía), sirven para generar una atmósfera donde Community se siente en esencia la serie que hemos amado desde su primera temporada (y ciertamente el humor y las bromas siguen igual de efectivas y divertidas como siempre), pero a la vez hay un ambiente distinto que hace que la serie se sienta distinta. Y es algo completamente razonable, es decir, es literalmente imposible esperar que la serie fuera lo mismo que en sus primeras temporadas, más si tomamos en consideración no sólo el paso del tiempo, pero que 3 de sus 7 personajes principales han abandonado la serie por variados motivos.

Quizás por estos motivos es que la serie decide comenzar su nueva temporada meses después del final de la quinta, pero sin realizar un cambio mayor en la dinámica y las personalidades de los personajes en sí. Muchas veces vimos antes que los inicios de temporada nos presentaban a los personajes quizás en otro lugar -mental o emocional- del que habían terminado el ciclo anterior (a veces sin mayor explicación), por lo que los primeros capítulos se volvían una curva de readaptación, a la vez que volvíamos a explorar qué es y qué significaba para ellos Greendale. La decisión acertada en esta ocasión fue mantener a Jeff (Joel McHale), Annie (Alison Brie), Abed (Danny Pudi), Britta (Gillian Jacobs), Sr. Chang (Ken Jeong, el hombre que dijo que quiere quedarse de forma vitalicia en Community) y el Dean Craig Pelton (Jim Rash), en aproximadamente el mismo estado en el que se encontraban al fin de la temporada pasada. Claro, ha pasado agua bajo el puente, pero luego de literalmente salvar Greendale, el grupo central de la serie ya está en un punto en que han aceptado que su universidad comunitaria es más que una casa de estudios de dudosa reputación, pero un verdadero hogar para ellos (en el caso de Britta, literalmente, considerando que ahora vive en una carpa en el estacionamiento de Greendale, a la vez que “mantiene” -expresión que usamos de forma muy generosa- el negocio de Shirley). Ya todos son parte de Greendale, y tras haberlo salvado y haber encontrado su lugar en el universo, las cosas están en un estado aparentemente ideal para ellos.

COM_602_JoelMcHale_PagetBrewster_JL_0087

Pero como algo debía cambiar -y habían asientos en la mesa del grupo que había que llenar-, la serie procede a introducir nuevas dinámicas en sus primeros episodios, comenzando en el primero por la introducción a la serie de Francesca “Frankie” Dart, aka, “the new Shirley” (Paget Brewster, a quien ya habíamos visto en Greendale la temporada pasada, pero realizando otro papel). Su presencia se justifica luego que se derrumbara el techo de la cafetería de Greendale debido a una sobrecarga de frisbees acumulados durante 40 años, desde que en los 70’s, un tal Leonard Rodríguez lanzara el primero que se quedaría atrapado en el techo (gran momento el flashback al ritmo de “Sweet Emotion” de Aerosmith, y que lleva referencia a Blade Runner incluida).

Como la reparación del techo era algo que el comité “Salvemos Greendale” debía haber solucionado -pero no hizo porque se cayó la estrella de papel-, el Dean contrata a Frankie Dart como asesora, para que con su ayuda no sólo se pueda solucionar el problema de la cafetería, pero además continuar con la optimización de la Universidad. Las decisiones que toma Frankie (reducción de costos, supresión de beneficios, prohibición de consumo de alcohol y la eliminación de clases “superfluas” como la que le da el título al episodio, “Ladders”), claramente no caen bien entre el resto del grupo, lo que sumado a su incorporación como “la nueva Shirley” (pese a usar el asiento de Pierce), genera roces entre los personajes, quienes no sólo no se acostumbran a lo seria, autoritaria y “normal” personalidad de Frankie, pero además a su intrusión en la dinámica del grupo. En el fondo, no es más que otro de los tantos meta comentarios de la serie, esta vez en cuanto a la reacción que sus fans pueden tener con la llegada de nuevos personajes.

Jeff, Annie y Britta esperaban que fuera Abed quien lograra, por el solo hecho de ser Abed, que Frankie se fuera de Greendale, pero cuando se sorprenden al ver que ahora su amigo estaba del lado de la recién llegada, deciden formar un comité secreto para, a su forma, preservar Greendale como era. Y obviamente las primeras medidas irían por el lado de construir un bar secreto en el sótano de la cafetería donde, todos vestidos a la usanza de la época de la prohibición, podrían no sólo emborracharse (para volver a la “normalidad” y escapar de las estrictas reglas de Frankie), pero además reunir dinero para mantener a flote el negocio de Shirley (luego de que Britta, como es costumbre, lo “britteara”). Pronto, el nuevo bar -al cual se accede pidiendo el “especial” en la tienda de Shirley- es la sensación de Greendale y uno de esos secretos que, a la vez, son bien y mal guardados.

Por su parte, un Abed que se encontraba trabajando con Frankie tras las desavenencias con sus amigos, lograría descubrir el bar, y encontrar que prácticamente todo el mundo en Greendale confluía en aquel lugar (como lo atestigua la presencia del jefe de conserjes, Bob Waite, en un gran e inesperado cameo de Nathan Fillion). Esto genera que Abed se reconcilie con sus amigos, adopte pronto la moda y la forma de hablar de los años 20’s, y se quede todo el día de fiesta, lo que claramente no sería pasado por alto por Frankie al día siguiente, quien acompañada de “policías”, destapa la operación y comunica que el único motivo de la existencia del bar era porque ella lo había permitido, para permitirle limpiar el comité de oposición y poder mejorar Greendale como ella quería. Sin embargo, al ver que habían involucrado a Abed en todo, fue un punto intransable, por lo cual decide poner fin al bar secreto.

a4bd7980-c9b2-11e4-9c29-079e40523015_Community602EP1_Ladders

Ahora bien, la preocupación de Frankie por Abed parecía ser genuina, sin embargo su forma de verbalizarla, al expresar que Abed no era capaz de saber lo que hacía, dejó en evidencia todos los prejuicios de la asesora hacia Abed, dejando en claro que lo había estado utilizando y que la supuesta incapacidad -a falta de mejor término- que ella veía en él, funcionaba mejor cuando ella lograba redireccionarlo hacia algo útil, que dejándolo ser una persona normal y estar con sus amigos. Obviamente esto indigna no sólo a Abed, pero a todo Greendale, y cuando las excusas de Frankie -así como sus intentos por realizar comentarios ingeniosos o realizar excentricidades (como todos en Greendale)- fracasan, decide abandonar el campus, para la algarabía de todo el mundo.

La diversión y el caos vuelven a Greendale, así como el alcohol y las escaleras, elementos que juntos prueban ser una mala combinación, lo que genera un accidente en que tanto Annie como el profesor del curso de escaleras terminan heridos. Ante el caos, los daños y potenciales demandas, el Dean y los demás se dan cuenta que necesitan a una persona seria y centrada en la Universidad para que les ayude a revertir la situación y devolver un poco el orden, por lo cual Jeff y Abed van en busca de Frankie, y tras un montaje de disculpas (uno de los tantos geniales montajes que utilizó este episodio), la convencen de que regrese a Greendale.

Así fue el retorno de Community, en un capítulo bañado por un aire de “es lo mismo pero no es igual”, que si bien aún no reposiciona la serie a la grandeza que ha tenido en sus mejores momentos (los que sabemos, son muchos), si parte con el pie derecho este nuevo ciclo, con un muy buen capítulo que realiza la tarea de readaptar Greendale, sus personajes -y por extensión, a nosotros- a este nuevo año bajo el control de Yahoo. Sinceramente esperamos lo mejor.

Notas al cierre:

  • Bienvenidos al retorno de nuestra cobertura sobre Community. Luego de haber pasado por todos los estados del duelo, según el modelo Kübler-Ross, luego de que se anunció la cancelación de la serie (donde incluso le dedicamos una editorial y un capítulo del podcast), de verdad es un alivio poder comentar nuevamente las idas y venidas que ocurren al interior de Greendale Community College.
  • A propósito de Greendale, esta temporada la serie volvió a filmar en exteriores, algo que no ocurría -si no nos falla la memoria- desde la segunda temporada. Se notan ya los beneficios que trajo Yahoo.
  • El “cliffhanger” del final, con Garrett espiando al grupo, para posteriormente recibir una mirada de desaprobación de Leonard, es algo que seguramente dará frutos durante el resto de la temporada.
  • Shirley se fue a Atlanta a cuidar a su padre enfermo, y a trabajar como cocinera para un detective, algo a lo que Abed se refiere como “un spin-off”. Por lo mismo, gran toque el cerrar el capítulo con una promo falsa sobre un posible “spin-off” de Community, donde Shirley resuelve crímenes junto a un detective en silla de ruedas (THE BUTCHER AND THE BAKER). Además, fue un simpático cameo de Yvette-Nicole Brown, a quien esperamos ver algún día de vuelta, posiblemente en la profética “película” que debería seguir a la sexta temporada.
  • De todos los montajes que nos regaló el capítulo, por lejos el mejor fue el de Abed enviando los famosos mails a la tal Diane, así como sus constantes cambios de vestuario -lo que claramente no cayó bien en Frankie-.
  • Aparentemente Jeff es el único que ha visto y podido encontrar el holograma de Pierce.
  • Nuestra querida Rachel sacó mención en este capítulo, como parte de los misterios de Greendale y de la serie, sumado a aquellos como “cuando conseguirán sus diplomas” o “de dónde sacan dinero los personajes para vivir”.
  • “I’M AS HIGH AS HELL AND YOU’RE ABOUT TO GET SHOT” (hace tiempo que esa canción no aparecía en la serie).
  • La serie sigue sin saber bien qué hacer con Señor Chang, pero cada aparición de Ken Jeong siempre nos regala oro puro (de paso, supimos que a Chang le gusta Pokémon y perder el tiempo en reddit y 4chan).
  • La destrucción y reconstrucción de la cafetería de Greendale en el capítulo tiene una causa práctica, cual es, ahora la serie se graba en otros estudios y se debieron reconstruir varios sets, entre ellos el de la cafetería, razón por la cual se decidió destruir la antigua dentro de la trama.
  • En el bar secreto hay una foto de Dan Harmon, con la leyenda “do not serve this man”.
  • “Like tears in rain…”
  • “I took an informal survey of how Greendale was recieved and three themes emerged: Weird, Passionate and Gross. Now you want to hang on to that grouping, in marketing its what we call the ‘Good Belushi’.”
  • “If I have to start drinking in the men’s room, the score in my head has to change from Trent Reznor to Johnny Cash doing Trent Reznor.”
  • “Living fart from the butt of a lesser God”

ladders

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s