Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D. S02E14: “Love in the Time of HYDRA”

Edward-James-Olmos-is-Robert-Gonzalez-in-Agents-of-SHIELD

 

Ward y la Agente 33 retornan a la serie, mientras Skye se adapta a su vida -y guantes especiales-, y conocemos más detalles sobre el “Verdadero S.H.I.E.L.D.”.

Son tantas las cosas y cambios que han pasado en la serie desde que retornara del hiato hace unas semanas, que de pronto nos habíamos olvidado que no sabíamos realmente qué había pasado con Ward y la Agente 33 luego de la confrontación en Puerto Rico que terminó con Whitehall muerto, y el otrora agente de S.H.I.E.L.D. herido de gravedad tras recibir un par de tiros por parte de Skye.

Lo anterior demuestra, en parte, lo mucho que ha mejorado la serie no sólo por la evolución del elemento HYDRA, pero también por la forma en que la introducción de los Inhumans a la mezcla ha añadido gran parte de la emoción a los últimos episodios, de paso catapultando al show al frente del universo fílmico de Marvel (resaltando, al mismo tiempo, su alza de calidad, así como actuando como voto de confianza al trabajo de la serie, en algún momento tan cuestionado).

Sin embargo, esta multiplicidad de tramas que, en general, la serie ha sabido balancear bien hasta ahora, ha significado que obviamente hay algunas que se deben priorizar, dejando de lado otras que no aportarían tanto -al menos en apariencia-. Esto ocurre con el caso de lo ocurrido con Ward y la Agente 33. Y hay que decir que, realmente, al menos no se echaban tanto de menos, principalmente debido a que, en el caso de esta última, su función siempre fue la de un personaje accesorio para mover la trama -o darnos buenas escenas de acción, como la de May vs May-; mientras que en el caso de Ward, si bien desconocíamos qué había ocurrido con él, hace bastante que no se siente instrumental hacia la trama -independiente de lo mucho que su giro hacia la villanía le ha ayudado como personaje-, por lo cual, sorprendió un tanto el retorno de ambos, más considerando que este capítulo -que estuvo mejor que el de la semana pasada, sin ser nada extraordinario- trajo a ambos personajes de vuelta a la serie con una nueva trama, que los pondrá seguramente en curso de colisión con Coulson y cía. durante los 8 episodios restantes.

agents-of-shield-128080

El poster especial de esta semana vino cortesía de Annie Wu

Luego de una escena inicial con muchos tintes de Pulp Fiction, Ward y 33 logran secuestrar a un científico que pueda ayudar a la ex-agente a reparar la nano máscara facial que tantos problemas le ha dado desde que resultara dañada por May. Luego de conseguir su objetivo -y atar cabos sueltos-, Ward le ofrece su ayuda a 33 para poder tratar de recuperar su antigua identidad, yendo tras la única persona con vida capaz de poder “facilitar” dicha información -y de paso, poder ejercer un poco de retribución por todo lo sufrido-: Sunil Bakshi, la antigua mano derecha del “kraken” Whitehall, quien se encuentra bajo la custodia del general Talbot desde hace un par de capítulos.

Por cierto, resulta interesante la relación entre ambos ex-agentes de S.H.I.E.L.D., no sólo por la forma en que ambos se complementan (que en parte se debe al gran trabajo tanto de Ming-Na Wen como de Chloe Benett al tener que actuar como si la Agente 33 fuera ellas, debido a la máscara), pero además por la forma en que se puede explorar la relación de Ward con las mujeres de su vida -reciente-, en base a la habilidad de la máscara para presentar distintos rostros según la ocasión.

Dice mucho de Ward el hecho que se sienta tan a gusto estando junto a una mujer que, literalmente, se encuentra vacía de toda personalidad y bagaje personal, luego de haber sido sometida al tratamiento “Fausto” utilizado por Whitehall. Así, mientras la Agente 33 prueba utilizar los rostros tanto de May como de Skye para generar algo en Ward y poder avanzar una posible relación; el personaje de Brett Dalton debe enfrentarse justamente a su experiencia reciente con May y Skye -de forma subrogatoria gracias a la Agente 33-, y de cierta forma darse cuenta -o más bien, hacernos ver a nosotros los espectadores- que el asunto con May fue netamente sexual -y como parte de su fachada mientras trabajaba para HYDRA-, mientras que sus sentimientos hacia Skye están, aparentemente, superados, todo desde el momento que Skye le disparara en el mid-season finale (ahora bien, considerando que estamos hablando de Ward, no sabríamos si realmente creerle en este punto, más si nuestras sospechas en torno a lo que quiere hacer con la Agente 33 resultan correctas).

¿Y qué es lo que quiere conseguir Ward? No lo sabemos bien, pero en una aventura que trajo de vuelta los elementos de espionaje a la serie, ambos ex-agentes se infiltran en una base de la fuerza aérea (demostrando, de paso, lo inoperante que puede llegar a ser Talbot) para llevarse a Bakshi, lo que utilizan no sólo para, después de mucho conflicto, devolverle a la Agente 33 su rostro original y su identidad (Kara Lynn Palamas, ex-agente de S.H.I.E.L.D.), pero además para someter al propio Bakshi al tratamiento Fausto. ¿Con qué fin? No creemos que sólo sea para vengarse de él por lo ocurrido con Kara, ya que se trata de Ward, debe haber un propósito más siniestro detrás de sus acciones; como seguramente también lo existe detrás de su relación con Kara, no sólo porque no creemos que Ward haya superado a Skye, pero además porque es más que obvio el enamoramiento por parte de la chica, mismo que no parece ser replicado por Ward, que seguramente se está aprovechando de esta atracción, sumado a la forma en que él ha “moldeado” a 33 el último tiempo, para poder conseguir algún motivo ulterior. Sólo el tiempo lo dirá.

Wards2e14-1024x576

De vuelta en S.H.I.E.L.D., tuvimos un poco de desarrollo en torno a Skye/Daisy Johnson, principalmente en torno a las medidas que Coulson decide tomar respecto a ella, llevándolo a una casa de seguridad que Nick Fury tiene en una locación secreta, para efectos no sólo de entregarle a Skye un poco de tiempo para sí misma que le permita calmarse y poder tratar de controlar sus poderes (gracias a los guantes diseñados por Simmons), pero además porque -tras sugerencia de la misma Simmons, así como de May-, Skye no es capaz en el momento de ayudar y controlarse, y eso la convierte en un peligro para todos.

Más que eso -así como dar material para seguir aumentando la brecha entre Fitz y Simmons-, no tuvimos esta semana en el frente del S.H.I.E.L.D. de Coulson. Pero en cuanto al otro S.H.I.E.L.D., el autodenominado “real” o “verdadero”, las cosas ciertamente se tornan interesantes, luego de que el aún cautivo Lance Hunter conociera a la cúpula de aquel grupo, liderada por el agente Robert Gonzáles (el gran Edward James Olmos). Gonzáles lidera un grupo armado luego de la caída de S.H.I.E.L.D. que no sólo insisten en refundar la organización, pero además de distanciarla lo más que puedan de lo que era el S.H.I.E.L.D. bajo dirección de Nick Fury, amparándose en principios de transparencia y democracia como su fundamento, mismos que a sus ojos están siendo vulnerados por parte de Coulson y los suyos, a quien ven cada vez más parecido a Fury en cuanto a su accionar -y a su mantener secretos-, criticando fuertemente la obsesión de Coulson con extraterrestres y súperpoderes (en este sentido, las usuales quejas de Mack no son más que un proxy de lo que vociferan en esta otra facción de S.H.I.E.L.D.).

Gonzáles y los suyos, a bordo de su base móvil -que no es más que un portaaviones armado y equipado hasta los dientes, con recursos que ya se quisiera Coulson-, quieren derribar a la otra facción de S.H.I.E.L.D. y hacerlos responsables de mucho de lo que ha ocurrido hasta ahora, misma razón por la cual tenían a Mockingbird, Mack y la fallecida Hartley reuniendo información, para posteriormente usarla en su contra. Todo esto le es informado a un Hunter que decide tomar el asunto por sus manos y, tras una ayuda por omisión por parte de Bobbi Morse, logra escapar del portaaviones tras robar una pequeña nave. Esta situación lleva a Gonzáles a apurar su plan, por lo cual la misma Mockingbird se ofrece de voluntaria para ejecutarlo antes de que Hunter pueda comunicarse con Coulson, claro que ellos no contaban con que Coulson y May ya tienen a Mack bajo sospecha y saben que algo se aproxima.

La tensión entre ambas facciones de S.H.I.E.L.D. seguramente serán punto de conflicto en los capítulos restantes, sumándose -junto al “comodín” que es actualmente Ward- a la serie de tramas que acumula la serie.

Notas al cierre:

  • Hagan ya sus apuestas ¿Se dará vuelta la chaqueta Simmons y se unirá al “verdadero” S.H.I.E.L.D.? Considerando su distanciamiento cada vez peor, no sólo de Fitz, pero del resto del grupo, así como su lealtad y admiración por Bobbi Morse, no sería una idea descabellada.
  • Si bien los efectos de la máscara estuvieron ejecutados a la perfección, hubo muchas escenas en que las diferencias de cuerpos y físico eran demasiado aparentes que ni siquiera sobrevivían la “suspension of disbelief”. Cosa de ver cuando la Agente 33 se estaba haciendo pasar por uno de los soldados de Talbot -escapando, de paso, de la inspección que el Brigadier General hiciera de todo el personal femenino bajo su control-.
  • El agente Calderón, uno de los segundos al mando de Gonzáles, es encarando por el actor Kirk Acevedo, quien usualmente realiza el mismo papel en todas las producciones en que participa. Si comparamos a Calderón tanto con el personaje de Acevedo en The Walking Dead, como en Rise of the Planet of the Apes, las similitudes entre los 3 son más que evidentes.
  • Panqueques de calabaza, más motivos para seguir odiando a Ward.
  • Lance Hunter haciendo referencias a Harry Potter, otra cosa que cuesta creer.
  • Tuvimos la origin story de Lola, en un gran momento de simbolismo y unión entre Coulson y Skye, demostrando que el bueno de Phil ha sido mucho más padre para Skye en poco tiempo, de lo que su verdadero padre lo ha sido.
  • Simpática discusión entre Fitz y Simmons en torno a los poderes de Skye y sacando a colación a los Vengadores y sus poderes, además de demostrar de forma más que clara la visión de cada uno sobre la materia: Fitz ve a Skye con el potencial de ser tan fuerte como el Capitán América, mientras que Simmons la ve más como una amenaza como podría serlo Hulk (aún cuando Fitz le hace ver que Bruce Banner ha salvado el mundo muchas veces).
  • El poster de esta semana fue diseñado por la gran Annie Wu, uno de los grandes talentos emergentes de los comics. De verdad les recomendamos tanto su trabajo en “Hawkeye” junto a Matt Fraction, así como el nuevo título de “Black Canary” que lanzará en Junio para DC junto a Brendan Fletcher e Irene Koh.

1381990525jpg-dfec0b_624w

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s