Arrow S03E18: “Public Enemy”

arrow 3x18

La presión de Ra’s al Ghul se hace insostenible, mientras que Oliver se vuelve el hombre más buscado de Starling City. Todo esto y más en uno de los mejores capítulos de Arrow hasta la fecha.

Luego de ver “Public Enemy”, claramente podemos decir que este capítulo ya se encumbra en lo más alto de lo que nos ha dejado la serie hasta ahora, ciertamente en el top 5 de sus mejores capítulos -y si me apuran, quizás en el top 3-. No sólo por ser el punto álgido y que marca el climax de lo que han sido esta tercera temporada (de paso dejando una hoja de ruta que podemos seguir hasta los erráticos inicios del actual ciclo, para darnos cuenta sobre como siempre hubo un plan maestro y como cada pieza cae en su lugar en este rompecabezas), pero además por traer de vuelta tramas que han estado presentes en la serie desde su primera temporada, y haciéndolo no sólo en la narrativa presente, pero también en los flashbacks, dotándolos de un sentido renovado de importancia que no habían tenido desde el mid-season finale.

También se encumbra en la cima por la forma en que balancea la seriedad y el drama de la trama principal de Oliver y el resto del Team Arrow siendo acechados tanto por la Liga de Asesinos como por el departamento de policía de Starling City, con una trama un poco más liviana -pero no por eso menos importante, considerando las consecuencias que puede tener-, como la es la de Ray Palmer y Felicity, con el elemento extra del retorno a la serie de Charlotte Ross como Donna Smoak, la madre de nuestra hacker favorita.

Pero además el capítulo es importante por su gran sentido de grandilocuencia -algo que Arrow siempre ha tenido, pese a estar constreñido a un presupuesto para TV de un canal “menor” de cable (no tiene los presupuestos de HBO por ejemplo)-, que se ve representado -y amplificado- no sólo por la escala de los recursos con los que cuenta Ra’s al Ghul (y los extremos a los que está dispuesto a llegar con tal que Oliver acepte su oferta), pero además por el despliegue que realiza la policía de Starling City, en su cacería humana comandada por el capitán Lance -un Paul Blackthorne que se roba el episodio, y que se mandó una actuación que para varios merece premio-, en parte ejerciendo su labor policial -luego de que Maseo, haciéndose pasar por Oliver, asesinara a la alcaldesa de la ciudad-, pero también impulsado por su deseo de venganza y de buscar un cierre a todo lo ocurrido recientemente, particularmente la muerte de Sara y la brecha de confianza entre él y el vigilante, más aún luego de que el propio Ra’s al Ghul se le aparece para revelarle lo que el mismo Lance -seguramente de forma inconsciente- siempre supo, o nunca quiso ver: que Oliver Queen era The Arrow.

95ac45b595ad152b16889aa2c60dea62

Como dijimos, es Paul Blackthorne la figura que, en general, sostiene este episodio, principalmente actuando como la fuerza motora del mismo, y es la intensidad en su actuación -misma que siempre está presente, pero que muchas veces es pasada por alto, debido a su rol secundario en la serie-, la que termina por vender completamente no sólo la ira, el deber y la desesperación de un hombre que se siente traicionado en su confianza, en su orgullo, y en sus relaciones familiares. En ese sentido, la conversación que tiene hacia el final con Oliver, cuando este último se entrega como último motivo para salvar al Team Arrow -y no permitir que Ra’s al Ghul gane la partida-, es reflejo perfecto de la descarga del huracán emocional que ha sentido, no sólo por los secretos que normalmente Oliver suele guardar de todo el mundo, pero además por, quiéralo Lance o no, ser un factor importante en su familia. Bien sea como novio de Laurel, por llevarse a Sara en el Queen’s Gambit -y ser causa indirecta de que ésta llegara a la Liga de Asesinos, lo que en consecuencia, llevaría a que Merlyn utilizara a Thea para asesinarla-, por su retorno a Starling, incluso culpándolo de meter a Laurel en el mundo del vigilantismo. “¿Cuándo decidiste que sabías qué era lo mejor para mi familia?“, le dice Lance a Oliver, antes no sólo de bofetearlo por su respuesta, pero además de increparlo por todo el daño colateral que su misión por salvar la ciudad ha traído, y hay que decirlo, cuesta no ponerse -al menos un segundo- del lado de Lance.

Y con independencia del claro estado de alteración emocional, considerando todo el daño -físico y psicológico que los últimos años han significado para Lance-, lo cierto es que, el hombre tiene puntos que no son fáciles de contestar desde el lado de Oliver, al menos no a priori. Obviamente que todo el bienestar y todo lo que Oliver ha hecho por Starling -detener a Merlyn (y evitar parcialmente una catástrofe que pudo haber sido mayor), exponer la “adquisición” y toda la red de corrupción en el empresariado, derrotar tanto a Sebastian Blood como a Deathstroke, ayudar a detener a Brick-, todos son hechos relevantes que demuestran el compromiso de Oliver con su ciudad, y con el bien mayor que emprende en su cruzada heroica que, como sabemos, ya va mucho más allá de rectificar los errores que cometiera su padre, incluso llegando a inspirar a otras personas -pese a que Oliver muchas veces no lo note, como le dijera en su momento Barry Allen-, a tomar sus armas -proverbiales y reales- para llevar sus propias luchas, ciertamente iniciando una era heroica.

Pero todo esto también tiene un lado negativo, y los costos en que ha debido incurrir -monetarios, físicos, psicológicos y en torno a las vidas perdidas- han sido enormes y múltiples. El debate “huevo-gallina” en torno al rol de los superhéroes, y si son ellos la causa de los villanos y los cada vez mayores problemas -o viceversa- no es uno nuevo, y difícilmente lo vamos a solucionar nosotros en este momento (mal que mal, Arrow no es la única serie que lidia con este debate, tanto Flash, Gotham y Agents of S.H.I.E.L.D. -en la vereda del frente-, han tratado este tema de alguna u otra forma en sus actuales temporadas). Pero independiente de lo poco pacífico que pueda ser tratar de llegar a un punto de consenso, no se puede quitar peso a las palabras pronunciadas por Lance. Obviamente éstas iban cargadas con un componente emocional importante cuyo objetivo era no sólo expresar una realidad que, a juicio del policía, Oliver ha pasado por alto como si se tratara de un juego y las vidas de los demás no fueran más que fichas descartables; pero que también claramente se trataba de palabras que, como si fueran flechas, estaban cuidadosamente ideadas para herir a Oliver. Y en este punto, no podemos culpar a Lance, especialmente tras todo lo que ha pasado. Independiente de qué tan acertado o equivocado esté en su percepción -más considerando que ignora todo el juego de poderes y la lucha entre Oliver y Ra’s al Ghul, causada de alguna u otra forma por Merlyn-, lo cierto es que había una importante cuota de verdad en las palabras de Lance, lo que se enmarca a la perfección con el tema general del episodio.

“No sabes lo poderosa que puede ser la verdad” le decía Mei -la hermana gemela de Shado, tal cual especulamos en su momento- a Oliver en el pasado, luego que éste le contara lo que había ocurrido con su hermana y su padre en la isla de Lian Yu, como forma de agradecimiento por permitirle la oportunidad de cerrar un capítulo doloroso de su vida, luego de 3 años ignorando el paradero de su familia, y estas palabras terminarían resonando en Oliver hasta el presente. E independiente de su afición de guardar secretos -pensando en la protección de otras personas-, finalmente el propio Oliver sabe que la verdad es importante, como se lo dice directamente a Roy -y por extensión al resto del Team Arrow-, luego de entregarse a Lance y de haber hecho un trato que le otorga inmunidad al resto de sus asociados, en parte porque Ra’s le torció la mano llegando al punto en que decir la verdad es preferible, no sólo para proteger a sus seres queridos, pero también para un último intento de no caer en la tentación de tomar el lugar de la cabeza del demonio, o de darle en el gusto al líder de la Liga de Asesinos. En este caso la verdad no sólo libera -al resto del Team- de responsabilidad, a cambio de la caída de Oliver, pero también lo libera -temporalmente- de la carga que significa tener que confrontar a Ra’s al Ghul. Pero al final esta frase también resonaría hacia el final pensando en las palabras de Lance, y la cuota de verdad en ellas, por algo calan profundo en Oliver, por el poder inherente al concepto de verdad. Quizás por eso también Oliver termina entregándose, no sólo por ser la ultima ratio, pero también porque -como parte de su habitual tanda de auto recriminarse-, quizás anticipa que la verdad es que su cruzada, independiente del bien que ha hecho, también le ha costado mucho, a él y a su ciudad.

photo

Y así es como finalmente llegamos a Roy, aka, “Lil’ Hoodie”, y su gran sacrificio al final del capítulo, decidiendo él cargar con la culpa, vistiendo de verde y saliendo al paso de la caravana que llevaba a Oliver, para entregarse a la policía. Obviamente es un sacrificio importante que hace por su mentor, el hombre que de cierta forma lo encaminó en la vida -no sin dificultades-, y que le entregó a Roy una misión y un propósito del cual carecía, además de ser el hermano del amor de su vida. De ciertas formas el sacrificio del personaje de Colton Haynes es un acto de penitencia, por aún sentir remordimientos por el policía al que asesinó la temporada pasada estando bajo la influencia del Mirakuru (y en ese sentido, es un gran foreshadowing el momento en que Roy, tras escapar de la cacería de la policía gracias al poder de su parkour, comenta que por un momento le habría gustado haber sido atrapado para pagar por sus crímenes), y este acto penitente nos lleva, nuevamente, al tema de la verdad como arma. En este caso, la verdad de Roy es que su lugar está en Starling -ante la alternativa que Thea ofrece de largarse ambos de la ciudad por un tiempo-, y su verdad además está compuesta del convencimiento de deber pasar tiempo en prisión por su crimen de hace un año, pero también está radicada en su lealtad hacia Oliver, la que finalmente lo motiva a tomar la caída por él y asumir toda la culpa, al cierre del capítulo.

La verdad como elemento conductor del capítulo incluso se sintió en su trama más liviana, la de Felicity y Ray, particularmente en la forma en que éste último debía enfrentar el conocimiento de que el flechazo que recibió de parte de Maseo -originalmente dirigido a Felicity-, le causó un coágulo que en cualquier momento podría provocarle una trombosis. Ante esto, un tratamiento experimental con nanobots -que claramente será utilizado en el futuro para explicar el momento en que eventualmente The Atom deje de ser un pastiche de Iron Man, y pase a tener los poderes de alterar su tamaño que siempre han caracterizado al personaje-, administrado por Felicity -sin que el hospital se entere-, ayudada por su madre, para salvarle la vida a Ray. Pero también la verdad -por incómoda que sea- está ahí, cuando Ray confiesa su amor por Felicity, y ésta no lo retribuye de vuelta. Su madre la conoce, sabe que ella tiene sentimientos por Oliver, y ante la disyuntiva frente ella, eventualmente tendrá que decidirse por uno -de nuevo, ahí también estará su verdad-.

Arrow se toma un parón de una semana antes de su retorno -en un publicitado capítulo donde sabemos que morirá un personaje principal-, por lo que tenemos tiempo suficiente para prepararnos emocionalmente de lo que seguro será un gran golpe -y de paso para hacer apuestas sobre quién morderá el polvo-, y nos dejó con un gran capítulo para reflexionar, y que no sólo demostró todas las fortalezas que la serie ha exhibido en sus 3 temporadas, pero que es un verdadero “game changer” de cara a lo que será no sólo la recta final de la temporada, pero también los ciclos venideros.

Notas al cierre:

  • La revelación de que Shado tenía una hermana gemela fue un tanto barata, pero no nos quejamos mucho, no sólo por lo bien ejecutada -y el retorno a la relevancia de los flashbacks-, pero también porque más Celina Jade siempre es bueno.
  • Cómo no bancar a Nyssa al Ghul si su respuesta estándar para justificar casi todo lo que hace es “soy la hija del demonio”.
  • De la boca de Felicity sabemos que, aparentemente, Ray Palmer conoce de memoria TODOS los capítulos de Doctor Who. También estamos al tanto que el personaje de Brandon Routh es un hombre de muchos recursos, pero cuesta creer que se los sepa todos, considerando que hay varios episodios perdidos de los cuales no existe registro audiovisual alguno, o sólo existen en dañadas cintas de audio sin video. Nuestra suspension of disbelief tiene límites.
  • A propósito de Doctor Who, nunca está de más recordar que 2 ex-alumnos de la serie están en el elenco de Arrow: John Barrowman como Malcolm Merlyn, y las apariciones ocasionales de Alex Kingston como Dinah Drake, ex-esposa de Quentin Lance, y madre de Dinah Laurel y Sara. Todo con el agregado de que Arthur Darvill se sumará al nuevo spin-off como Rip Hunter, siempre hay espacio -y tiempo- para el elenco de Doctor Who (y no ocultamos que hay varios otros actores que nos gustaría ver en la serie).
  • “Deathstroke”, el cap. 18 de la segunda temporada, también resultó ser un game changer de la forma en que lo fue “Public Enemy”, coincidentemente, también el decimoctavo episodio de su ciclo. Y sí, “Deathstroke” también es uno de los mejores episodios de la serie, y de su temporada, en lo alto del segundo ciclo junto con “The Promise” y “City of Blood”.
  • Por cierto, otra cosa que especulamos la semana pasada también resultó ser verdad. La muerte de Deathshot se debió a que oficialmente el personaje pasó a formar parte de aquellos que la serie no puede utilizar, debido a su aparición -encarnado por Will Smith- en la película del Suicide Squad.

Para cerrar, el trailer de lo que serán los próximos 5 capítulos de la serie:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s