Black Swan (2010)

black_swan_xlgBlack Swan

País: Estados Unidos
Año: 2010
Director: Darren Aronofsky
Género: Thriller sicológico
Duración: 103 min.
Elenco: Natalie Portman, Vincent Cassel, Mila Kunis, Barbara Hershey, Winona Ryder
Música: Clint Mansell

Cerrando nuestro ciclo dedicado a Darren Aronofsky, Natalie Portman y su incursión en la danza para protagonizar “Black Swan”.

Aronofsky casi toca el año 2010 con “Black Swan”. Luego de revitalizar su carrera de la mano de “The Wrestler”, a través del retrato íntimo de la vida de  un luchador venido a menos, nuevamente se vale de una actividad física para construir un desarrollo de personaje intenso y evocador de sensaciones por medio de la interpelación corporal: Nina, y el mundo del ballet, en medio de la puesta en escena del clásico de Tschaikovsky “El Lago de los cisnes”.

Nina (Natalie Portman) es una joven bailarina, dedica por completo a su oficio, estricta y disciplinada. Gracias a su talento y exquisita técnica, logra adjudicarse el papel principal en la nueva versión que su compañía realizaría de “El Lago de los Cisnes”, interpretando tanto el papel de la princesa Odette, el cisne blanco, como la bruja Odile, el cisne negro. La responsabilidad de Nina al asumir el papel es múltiple: por un lado revitalizar la alicaída compañía de danza a cargo del director Thomas Leroy (Vincent Cassel); probar a su madre, ex bailarina, su valía frente al constante acoso y sobreprotección; reemplazar a la bailarina principal de la compañía Beth MacIntyre (Winona Ryder); y por sobre todo, interpretar ambos cisnes, tan distintos entre si en cuanto a la emocionalidad requerida para cada interpretación.

La exigencia de esta empresa demanda mucho mas de las cualidades innatas de la frágil y delicada Nina, perfecta para la pulcritud y pureza del cisne blanco, pero carente de la pasión y arrojo necesarios para interpretar el cisne negro. La presión del papel , en tanto objeto de deseo como también de rechazo, se materializa en Lily (Mila Kunis), nueva compañera de Nina en la obra, y que ante las dudas que presenta la protagonista en su performance, es designada como su reemplazante. La amenaza directa que representa Lily, encarnando los atributos del cisne negro, termina siendo además el motivo de transformación en Nina, desatando sus pasiones y deseos ocultos, en un proceso no ajeno de trabas y contradicciones internas, dejando heridas patentes en la vida de la dulce bailarina, en un juego que evoca por momentos el suspenso, el erotismo y la narración poética para desembocar en el escenario bajo el aplauso del respetable ante la puesta en escena de la obra.

black_swan_2

Nuevamente veremos en Black Swan las obsesiones mas comunes de Aronofsky. Personajes solitarios, traumados y carentes de algo, entrampados en un camino sin salida siempre descendente hacia la derrota o bien a la gloria, dependiendo del prisma desde el cual se vea: la cruda y desgarradora realidad, o la elegía romántica creada por el director en esta suerte de ficción paralela al drama.

La tragedia de Nina tiene relación con el miedo y la necesidad de enfrentarlo. Miedo a salir de su zona de confort, dejar atras la disciplina sofocante, la represion materna, la contención sexual, la técnica por sobre la pasion. Y a su vez la obligacion a la que se ve sometida para transformarse, tanto externa (la del director de la obra y Lily como su reemplazante) como subjetiva (el despertar del deseo sexual y la liberación, iniciado tambien por Thomas y Lily). La delicada flor se mueve durante toda la película en la delgada linea que separa el negro del blanco, y en la medida que el cisne negro aparece parte de ella termina muriendo, literalmente. La perfección y rigor del personaje, y la competencia latente, implica en gran medida el sacrificio de su propia persona, tanto en lo físico como en lo emocional, y que tiene como descenlace la “muerte” del cisne blanco, bajo el aplauso del público extasiado.

Los éxitos de Black Swan son muchos, partiendo por la taquilla, siendo la pelicula de Aronofsky que mas ha recaudado (329 millones de dolares, costando solo 13 millones). La lluvia de nominaciones y premios, coronados por el Oscar a Natalie Portman, confirman la confianza de la crítica especializada en Aronofsky y su impecable grupo de trabajo, en donde destacan siempre Clint Mansell y en especial Matthew Libatique, como director de fotografía, uno de los puntos altos de este trabajo que en general se muestra de forma impecable en sus elementos técnicos. A pesar de los buenos comentarios, el largometraje es de los mas divisorios de la filmografía de Aronofsky, generando amor inmediato, u odio profundo. Y es que por un lado la cinta puede ser vista como carente de sustancia, cayendo en los recursos efectistas a los cuales ya estamos acostumbrados con Aronofsky.

New-Black-Swan-Pictures-black-swan-33046666-604-403Mas allá de las odiosidades, “Black Swan” es un bello ejercicio cinematográfico que invita al espectador a la entrega. Si la invitación es aceptada, el viaje a traves de la montaña rusa de emociones personificadas en los cisnes de Nina se dará de forma natural, y despertará  las pasiones mas viscerales (la escena lésbica de Natalie Portman con Mila Kunis es de lo mas erótico y provocativo en la historia reciente de Hollywood). En este sentido, la película es incluso mas física que The Wrestler, empujada por la fuerza interpretativa de Natalie Portman, y su relación con los personajes del film (Thomas, su madre y Lily). Las metaforas y simbolismos, esa relación pecaminosa entre la realidad y la ficcion tan propia del cine de Aronofsky que utiliza como recurso estilístico, entra en cliches que solo funcionan bajo el transito anteriormente descrito, bajo el impacto físico de la danza como manifestación del cuerpo, y la lucha expresada como contradiccion interna, entre la candidez e ingenuidad del cisne blanco, muriendo lentamente ante la irrupción abrasadora y violenta del cisne negro.

Y si…con “Black Swan” Aronofsky roza la gloria, siendo nominado en los Oscar tanto a mejor director como a mejor película, quedando en el camino ante Tom Hooper y “The King Speech” (en un año donde también destacaron contemporáneos de Aronofsky como Fincher y Nolan). Pero el premio final para Aronofsky fue justamente entrar al círculo top de directores en Hollywood junto a los ya mencionados Fincher, Nolan, entre otros , pasando de promesas en la década de los 90, a realidades luego de años de trabajo duro.

Doce años transcurrieron desde “Pi” hasta “Black Swan”; doce años y cinco películas para ganarse un nombre en lo alto de la industria y así poder asumir riesgos bajo el respaldo y colchón de productoras que ciegamente lo avalan en sus delirantes proyectos, y que incluso le permiten tener su primer gran fracaso crítico (Noah) sin ver mermada mayormente su reputación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s