House of Cards – Season 3 Review

Netflix viene en racha con sus series, y hace algunos meses se estrenó la tercera temporada de lo que es probablemente su serie insignia: House of Cards. El formato de Netfilx de estrenar todos los capítulos de una vez nos obliga a cambiar un poco el formato de nuestra cobertura, y en esta ocasión comentamos la temporada completa, analizando todo los que nos dejan las nuevas andanzas de los Underwood.

Está temporada fue a todas luces marcadamente distinta de las dos anteriores, y es imposible que sea de otra forma cuando Frank finalmente llego a su objetivo. Es verdad, lo primero que nos deja en claro está temporada es que Francis tiene baja popularidad, le quedan solo un año y meses de gobierno y tiene escaso apoyo de ambos partidos como para ganar una reelección, por lo cual Francis tiene mucho trabajo que hacer si quiere ser más que sólo un pie de nota en la historia de EE.UU, pero eso no cambia el hecho que habiendo llegado a la cima, el margen de maniobra para maquinaciones y asesinatos se ha reducido considerablemente. La serie aprovecha este cambio de ritmo en la vida de los Underwood para hacer un fuerte giro en el enfoque de la serie, pasando del juego político al drama personal. Está temporada se sustenta en la humanidad de sus personajes, sus desarrollos y las relaciones entre ellos, dejando de lado un poco los tinglados y manipulaciones, y sobre todo, irónicamente, quitándole por primera vez el control a Francis.

Antes de ahondar más en los Underwood y los personajes más enredados en sus telarañas, debemos empezar con lo que es el enfoque del primer episodio de está tercera temporada, y la historia tal vez más tangencial a la principal de esta temporada: la recuperación de Doug. Tal vez una de las más grandes sorpresas, es que efectivamente Doug Stamper no estaba muerto, “solamente” herido de gravedad con daño motriz. Esta historia y este primer episodio, sería la primera gran señal de que la temporada estaría enfocada en la humanidad de sus personajes, ya que pasaríamos gran parte del estreno, y de la temporada, viendo la doble crisis de Doug de ser excluido por los Underwood además de lidiar con su obsesión con Rachel.

La historia de Doug definitivamente fue una de las que más se robo las luces está temporada, porque se enfoca en un personaje con mucho tiempo de pantalla que hasta ahora no había tenido verdadera agencia propia, siendo siempre utilizado por Frank, y finalmente tuvimos la oportunidad de verlo por su cuenta. Vulnerable, quebrado física y mentalmente, y desamparado por la persona que siempre le ha dado dirección, pudimos ver una persona profundamente susceptible a adicciones y obsesiones quien sabe que está perdido pero no sabe como recuperarse sin excluir a Frank de su vida. Su recaída en el alcohol como consecuencia de la muerte de Rachel fue de lo más impactante en cuanto a desarrollo de personaje está temporada considerando el tiempo que llevaba sobrio. Nos permitió ver a Doug en su peor momento, y tal vez por eso fue tan importante que vimos quien lo levantó fue su hermano, Gary Stamper (Kelly Aucoin), no Frank. A pesar de eso, Doug siguió tramando vías de volver al lado de Frank, eventualmente utilizando la confianza ganada con Heather Dunbar (Elizabeth Marvel), para socavarla en el momento preciso. Finalmente, cuando Doug logra ese posicionamiento, le toca atar el último cabo suelto de los problemas de Frank: Rachel en verdad está viva. Esto cierra una maravillosa trama de introspección de un personaje que hasta ahora solo lo conocíamos como la mano derecha de Frank Underwood, porque Doug teniendo la oportunidad de dejar libre a Rachel, y mentirle a Frank para satisfacer sus demandas, decide matar a Rachel, pero por lo que uno siente como necesidad propia, no demanda de Francis. El final de esta trama no sólo nos da un momento de alto impacto más parecido a lo vivido en las primeras dos temporadas, si no además permite darle un giro al personaje de Doug y cerrar una temporada de desarrollo de personaje que hace que el Doug Stamper del Chapter 39 sea muy distinto al que conocimos en el Chapter 27.

Mientras Doug sufría con sus fantasmas del pasado y del presente, Frank debe lidiar con la dura realidad de ser presidente y ver cambiar drásticamente su panorama. Una de las críticas a las primeras dos temproadas de House of Cards, es que por momento el camino de Francis a la presidencia se sentía como un videojuego sin jefes finales; era todo demasiado fácil y sin contratiempos. El enfoque de las primeras dos temporadas estaba en la manipulación y escenas de impacto (i.e. asesinatos de Zoe y Russo, beso entre Meechum y los Underwoods), pero el camino de Frank a la cima siempre se veía despejado porque sus maquinaciones, engaños y crueldades siempre triunfaban. En esta tercera temporada ese es el mayor cambio porque la serie introduce dos importantes personajes que complican su vida política y personal: Heather Dunbar (Elizabeth Marvel) y Victor Petrov (Lars Mikkelsen).

Heather Dunbar es en un principio el antítesis de Frank: una política con principios, honesta y que intenta hacer las cosas respetando las normas, leyes y la constitución. A diferencia de lo mencionado de las primeras dos temporadas, las maquinaciones y manipulaciones de Frank se ven doblemente socavadas: porque se autoevidencian como falsas frente a alguien como Heather que puede jugar el juego político de manera “limpia” y porque el puesto de presidente, irónicamente, le quita el piso a Frank; ya no puede hacer lo que quiera. Tal vez el mejor ejemplo que ofrece está temporada de sus cambios es cuando Frank se apropia de manera dudosa de fondos de la FEMA (agencia de emergencias en EE.UU).  Esto permite que Frank le de a Estados Unidos un ejemplo de como puede funcionar su paquete de trabajo AmWorks, pero con alguien como Heather Dunbar al frente, más que nunca se expone la dudosa manera que opera Frank, y su responsabilidad como presidente hace que él mismo sea el que termina matando su propio paquete de trabajos. Las manipulaciones y maniobras de Frank ya no funcionan como antes, y esto de cara a la carrera por la presidencia de 2016 hace que por primera vez en la serie sintamos que no todo es color de rosas para Francis; existe la seria posibilidad que pierda todo.

Es que está temporada no sólo nos deja en claro que Frank puede perder todo su poder político, también puede perder la única parte de su vida que lo hace más humano frente a nuestros ojos: su matrimonio. Aquí es clave la introducción de Victor Petrov, quien a diferencia de Heather es una especie de espejo de Frank (además de ser una obvia representación de Vladimir Putin), y lo enfrente a alguien que opera como él: al borde de la ley y hace lo que siente que tenga que hacer para cumplir sus objetivos. La combinación de Vladimir y Heather hacen que Frank se vea ante un escenario político tan difícil, que empieza a repercutir en su vida privada, y la dupla de oro del poder, Frank y Claire, finalmente empiezan a sufrir grandes rupturas en su matrimonio.

Sin duda para muchos uno de los aspectos más interesantes de House of Cards es el matrimonio de los Underwoods, Tenemos un político inescrupuloso, asesino, mentiroso, con tintes de tirano que ama tanto a su mujer como a su matrimonio, a pesar de que mutuamente se han sido infiel y de que su vida gira en torno al poder de Frank. Es el lado más humano de Francis, y está temporada finalmente lo exploramos a fondo. Gracias a la aparición de Thomas Yates (Paul Sparks) logramos ver más que nunca lo importante que es Claire para Frank no como su aliada de poder, pero como su esposa. Frank expresa que se siente inadecuado e insuficiente para Claire, mostrando una vulnerabilidad que no habíamos visto nunca, y tal como dice Yates, cuando Frank habla de Claire terminan las mentiras y los engaños. Tal vez uno de los mejores momentos de la temporada es cuando después de varias peleas y discusiones, vemos el momento en que los Underwood renuevan sus votos de matrimonio, la mejor muestra de que hay algo más allá del poder y la política que hace feliz a Frank. Francis Underwood parece un poco más humano.

Es curioso que ligado a la historia de introspección de Frank y Claire, que es uno de los puntos altos de la temporada, también está ligado algunos de los puntos más bajos o cuestionables de la temporada. Es razonable que a pesar del amor y el entendimiento que siempre ha habido entre Frank y Claire, de que el poder de uno es de ambos, eventualmente Claire quisiera más. Es razonable que haya querido ser embajadora y  que quiera posicionarse hacia roles mayores que simplemente ser la esposa del presidente. Incluso humaniza a Frank, el hecho que él haya aceptado, a pesar de tener la soga al cuello, que Claire fuera embajadora y que la nombrará a la Frank, en contra la voluntad del senado, todo por hacerla feliz. Lo que no se siente coherente es que después de que Claire pierda su credibilidad por actos propios que la pintan como incompetente (i.e. sus respuestas emocionales en el senado y ante Petrov), sobre todo desde la perspectiva Underwood, de alguna manera resienta a Frank por las decisiones que se ve forzado a hacer. Da la impresión que había una mejor manera de sintetizar este eventual encontrón entre la ambición de Francis y la agencia de Claire, sin dañar tanto la imagen de la primera dama. Con el público del lado de Frank, y al hacer ver incompetente a Claire, la serie corre el riesgo que el personaje de Claire se desmorone, lo cual sería lamentable siendo que hasta ahora había sido uno de los mejores personajes de la serie.

Se entiende que el cambio de enfoque a lo humano resulte en menos momentos de impacto visual, lo cual en parte se agradece, pero también cabe decir que le falto un poco de “punch” a la temporada. Todo lo que vivieron Frank y Claire no termina de cerrar de la manera que la serie pretendía, y  de alguna manera la “sorpresiva” decisión de Claire de abandonar a Frank no se siente suficientemente poderosa. En parte esto es porque si bien ya conocíamos la dinámica de los Underwood, estábamos conociendo su química, y esto es abruptamente cortado por la serie de eventos que llevan a su quiebre. Esto lleva a que cuando Frank le grita a Claire recordándole quien es el que realmente tiene el poder y “vale algo” en la relación, se sienta como un punto de no retorno, un climax; resultando en que la salida de Claire de la Casa Blanca se sienta más como parte del desenlace, lo que lo convierte en un punto un tanto extraño para cortar la trama. Eso sí hay que notar que será interesante ver los efectos que este quiebre tendrá sobre Frank, presentando una oportunidad interesante para que por primera vez Francis cuestione el costo de todo lo que ha sacrificado y si realmente valdrá la pena, sobre todo considerando que aún puede perder la presidencia y quedarse sin absolutamente nada de valor para él. Es imposible dejar de mencionar que a pesar de que aún hay temas por explorar y preguntas por resolver, se siente que estamos llegando al fin de lo que pueda ofrecer en narrativa interesante la serie, y no sería ni una sorpresa si la cuarta o la quinta temporada son la temporada final.

Como un todo la tercera temporada se sintió más substanciosa que la segunda, y le dio profundidad a una serie que la necesitaba. Los personajes principales se mostraron más humanos que nunca, y le dieron la oportunidad a que el maravilloso elenco de la serie brillará. Para algunos el drama humano y político se puede sentir un tanto vacío, y extrañaran los momentos de alto impacto o “shock” que entregaron la primera y segunda temporada, pero otros agradecerán el profundizar la caracterización de los personajes y sus relaciones a pesar de algunos tropiezos y algunos baches en la narrativa.

Quedará en suspenso hasta la cuarta temporada el efecto que tendrá en la serie y en Frank el inminente quiebre de su matrimonio y el desenlace de la carrera presidencial 2016. Hasta entonces: *Toc toc*

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s