Avengers: Age of Ultron (2015)

La más reciente película del universo fílmico de Marvel, y uno de los eventos cinematográficos del año, ya está aquí y en Revius comentamos todo al respecto.

 dwV6BZ2Avengers: Age of Ultron

País: USA
Año: 2015
Director: Joss Whedon
Género: Acción, Superhéroes
Duración: 02:22 hrs.
Elenco: Robert Downey Jr., Chris Evans, Chris Hemsworth, 
Scarlett Johansson, Mark Ruffalo, Jeremy Renner, Samuel L. Jackson,Cobie Smulders, James Spader, 
Elizabeth Olsen, Aaron Johnson,
Paul Bettany, Claudia Kim, Andy Serkis, Don Cheadle, Anthony MackieLinda Cardellini, Julie Delpy,
Thomas Kretschmann, Idris Elba, Hayley Atwell, Stellan Skarsgard.
Música: Brian Tyler, Alan Silvestri, Danny Elfman.

N.d.R: Esta reseña contiene algunos spoilers menores de la trama de la película. Más adelante publicaremos un post distinto y separado para discutir la trama spoileríficamente.

“Evento” es una palabra más que adecuada para partir hablando de “Age of Ultron”, la más reciente producción de Marvel Studios y que viene a coronar la fase 2 de su universo fílmico, habiendo ya transcurrido 10 películas, 3 series de televisión, 5 cortometrajes y 31 comics que funcionan como tie-ins.

Es importante hablar de “evento” no sólo por el acontecimiento per se que significa esta película (o por tratarse de uno, si no el más, importante estreno fílmico del año -moleste a quien le moleste-), sino también porque, utilizando la acepción clásica que vemos en los comics, “Age of Ultron” también funciona como un “evento” desde ese punto de vista, es decir, un gran crossover entre los personajes de Marvel que no sólo pone término a los acontecimientos y al desarrollo de personajes que vimos a lo largo de las películas individuales, sino que además comienza a nivelar el campo de juego en anticipación a lo que será “Infinity War”, el magno evento de 2 partes que coronará la fase 3 del MCU (y que de cierta forma marcará un hito de cierre de las historias que se iniciaron el 2008 con el primer filme de “Iron Man”).

Lo anterior importa porque, no bien “Age of Ultron” no es un blockbuster vacío ni mucho menos (en gran mérito gracias a Joss Whedon, su director y escritor), sí abandona gran parte del desarrollo de personajes que estuvo presente en la primera Avengers, en favor de contar una historia más oscura y grandilocuente, de cierta forma continuando la tendencia de la fase 2 en cuanto a tratar temas más “profundos” (ciertamente la película enuncia muchas interrogantes, incluso filosóficas, a lo largo de su desarrollo -con independencia de que no todas son resueltas, o lo sean a golpes-). Así, el metraje se desmarca de los diversos filmes individuales, dejándoles a ellos la labor de delinear los personajes y sus motivaciones, actuando “AoU” como una extensión de dichas tramas, enlazándola en la gran narrativa de la película y su sucesión de set-pieces, para relatar el conflicto central del filme, que pone justamente a los “héroes más poderosos del planeta” contra un poderoso enemigo creado por ellos mismos, o específicamente por Tony Stark/Iron Man (el fenomenal Robert Downey Jr., que sigue siendo la gran estrella del show) y por Bruce Banner/The Hulk (Mark Ruffalo): la inteligencia artificial conocida como Ultron (un James Spader que dota de particular carisma y humor oscuro al villano de turno, además de las obligatorias referencias a la cultura pop -porque Whedon-).

avengers-age-of-ultron-collage

¿Qué lleva a Stark y Banner a tomar la determinación de crear a Ultron? La película comienza con una gran escena de acción en la ficticia nación europea de Sokovia, donde existe una fortificada base de HYDRA comandada por el Barón Wolfgang von Strucker (Thomas Kretschmann), en la cual se realizan múltiples experimentos científicos en robótica, inteligencia artificial, armamento y súper poderes. Lo anterior es gracias no sólo a la recolección de restos del ejército Chitauri luego de la batalla de New York, pero además al estar HYDRA en poder del cetro de Loki, lo que les da poder para realizar lo anterior, e incluso experimentar en humanos, como es el caso de los gemelos Pietro y Wanda Maximoff (Aaron Taylor-Johnson y Elizabeth Olsen), posteriormente conocidos como Quicksilver y Scarlet Witch.

Los Vengadores -Iron Man, Hulk, Steve Rogers/Captain America (Chris Evans), Thor (Chris Hemsworth), Natasha Romanoff/Black Widow (Scarlett Johansson) y Clint Barton/Hawkeye (Jeremy Renner, el MVP de la película)- salen airosos del lugar, mas el encuentro de Tony con Wanda lo deja profundamente marcado, ya que debido a los poderes de manipulación mental de ésta última, el siempre ingenioso Stark recibe una visión de un futuro donde la devastación ha consumido a la Tierra y los Vengadores han muerto tras fracasar en su misión, todo por su culpa. Esto lo lleva a aprovecharse de las capacidades del cetro de Loki (y del poder que alberga, cortesía de una de las Infinity Stones) para crear un nuevo tipo de inteligencia artificial, que no sólo les permita adelantarse a los problemas y amenazas (similar al programa de los helicarriers en “Captain America: The Winter Soldier”), pero que además haga innecesaria la misma existencia de los Vengadores, debido al uso de la “Iron Legion” de Tony (lo que no es más que una extensión de la trama de “Iron Man 3”), logrando de esta forma no sólo mayor eficiencia en la protección de la Tierra, pero además evolucionando su labor justiciera, incluso permitiéndole soñar con la paz mundial. Así es como nace oficialmente Ultron.

Ahora bien, si algo nos ha enseñado “Frankenstein” de Mary Shelley es el hecho que en situaciones así, la creación siempre termina volviéndose en contra de su creador, al igual como se cuestiona constantemente la naturaleza del “monstruo” y a quién corresponde realmente dicha denominación, al creador o a la obra. Es justo lo que ocurre en la película luego que tras su “nacimiento”, Ultron decide declarar la obsolescencia de los Vengadores -y por extensión, de la raza humana-, no sólo atacando a nuestros héroes durante su fiesta (escena que hemos visto hasta el hartazgo en los trailers -sí, es donde intentan levantar el martillo de Thor-), pero llevando a cabo su plan, reclutando con falsas promesas a los hermanos Maximoff y utilizando lo que dejó HYDRA, así como el vibranium que el traficante Ulysses Klaw (Andy Serkis, en un tie-in con Black Panther) ha logrado extraer, robado desde Wakanda.

De esta forma la película establecerá su escala global, a la vez que nuestros héroes tendrán que dividirse entre América, Europa, Asia y Africa para luchar contra un villano casi omnisciente, dotado de incontables cuerpos -en constante evolución y con la capacidad de saltar entre ellos gracias al internet- y realmente obsesionado con llevar a cabo su cometido: bien sea la extinción de la raza humana, o la “evolución” de la vida en el planeta -así como la suya propia, lo que llevará eventualmente al nacimiento del segundo MVP de la película, The Vision (Paul Bettany)-.

Obviamente estas escenas son importantes no sólo por sus set pieces (con varias de las mejores escenas de acción que hemos visto en el último tiempo, todas impecables desde el punto de vista visual), pero además porque constituyen el corazón de una película increíblemente entretenida, emocionante, vertiginosa y dotada de los diálogos y el humor que hemos sabido esperar de un Joss Whedon que se mantiene sobre la “cresta de la ola” durante todo el filme, no bien hay momentos donde pareciera que la abundancia de personajes -que incluyen además de todos los mencionados, a viejos conocidos como Nick Fury (Samuel L. Jackson), Maria Hill (Cobie Smulders), a la debutante Dra. Helen Cho (la actriz koreana Claudia Kim), así como cameos de War Machine (Don Cheadle) y Falcon (Anthony Mackie), y varios otros roles secretos que no desclasificaremos en esta oportunidad, como lo son los papeles de Linda Cardellini y el cameo glorificado de Julie Delpy-, le pasara la cuenta al filme. Es difícil, incluso para un tipo acostumbrado a grandes elencos como Whedon, poder balancear tanto personaje, aunque afortunadamente los momentos en que la trama se siente más dispersa por estos motivos terminan siendo subsanados y enrielados durante el transcurso mismo de la película.

avengers-age-of-ultron-trailer-hulkbuster

Como dijimos, ante semejante número de personajes, la película se las ingenia para darle a todos momentos para brillar, particularmente a aquellos Vengadores que no tienen una franquicia propia de películas, para de cierta forma ponernos al corriente y ver un poco más de desarrollo; en contraste con aquellos como Iron Man, Captain America y Thor que si bien también tienen grandes momentos, en general son en las grandes escenas, dándole así más espacio a los demás. En este sentido resalta la figura del Hawkeye de Jeremy Renner, no sólo porque ahora por fin habla (las bromas que hacen referencia a su estado durante la película anterior abundan) haciendo gala de su particular sentido del humor (los fans del comic de Matt Fraction saldrán felices respecto al tono de su diálogo), pero además demostrando un punto que muchas veces es pasado por alto, en torno al qué hace un tipo con arco y flechas en un equipo con verdaderos dioses. La respuesta no sólo es uno de los mejores momentos de la película, sino que además permite apreciar a Clint Barton bajo otra luz, ya que al final del día no sólo resulta ser el Vengador más importante, sino aquel que tiene mucho más que perder cuando las cosas no andan bien.

En contraste con Hawkeye están las figuras de Thor, quien luego de entrar en contacto con Scarlet Witch, experimenta visiones que lo hacen tomarse un desvío absolutamente innecesario en la trama que lo lleva a reencontrarse con el Dr. Erik Selvig (Stellan Skarsgard en su cuarta aparición en el universo Marvel) y explorar el significado de sus visiones, en escenas que sirven más como preámbulo para “Thor: Ragnarok” e “Infinity War” que como aporte directo a “Age of Ultron”-; y de Black Widow y Hulk, quienes brillan en sus momentos individuales (particularmente el trauma de Banner post-control mental de Scarlet Witch -que lleva a la pelea con Iron Man en Sudáfrica-; así como el trauma de Natasha, también tras su encuentro con Wanda, que la hace revivir su pasado en el programa “Red Room” de la U.R.S.S.). Lamentablemente no se puede decir lo mismo sobre su relación, un tema que ha sido promocionado en los trailers, pero que no sólo no aporta mucho a la trama de la película, sino que además se siente demasiado súbito e inesperado como para generar algo de interés -más allá de las cautivantes comparaciones entre ambos y cómo se consideraban a sí mismos “monstruos”, por motivos distintos-.

Otro punto donde la película queda al debe es en su banda sonora, ya que el trabajo de Brian Tyler (el compositor de cabecera de la fase 2, tras musicalizar “Iron Man 3” y “Thor: The Dark World”) no estuvo a la altura de Alan Silvestri (de quien se mantiene el tema característico de los Vengadores), muchas veces palideciendo la banda sonora, no sólo con la de otras películas, pero también en cuanto a lo bombástico y fenomenal en el apartado visual del filme.

Al final del día, “Avengers: Age of Ultron” es una gran y entretenida película de la que seguramente nadie saldrá decepcionado, por su mezcla de acción y corazón, gran uso de sus personajes -salvo una que otra excepción-, algunas de las mejores escenas que nos ha regalado Marvel a lo largo de 11 filmes y que finalmente se siente no sólo como un “evento” -por los motivos ya expuestos-, sino además como la carta de despedida de Joss Whedon de este universo que ha ayudado a solidificar desde sus primeras instancias y que le permitió consagrarse como director fílmico (no vamos a venir a descubrir aquí su talento en al área televisiva), para tras este filme entregar las llaves del reino a los hermanos Russo -y en menor medida a James Gunn-, que tras el éxito de “Winter Soldier” (por lejos la mejor película de Marvel) tendrán la responsabilidad de entregarnos no sólo “Civil War”, pero además las 2 partes de “Infinity War”.

Independiente de algunos inconvenientes y problemas con la trama -y sus múltiples personajes-, así como con algunas interesantes interrogantes filosóficas que no son resueltas del todo, lo cierto es que “Avengers: Age of Ultron”, si bien no es el filme perfecto que algunos esperaban, logra mantenerse a la altura de las expectativas y entregarnos un blockbuster con corazón, temas interesantes en el aire y dejándonos con anticipación a lo que deparará el futuro de la forma en que sólo Marvel Studios ha sabido hacerlo (y para eso, qué mejor que la ya tradicional escena de mitad de créditos).

Anuncios

10 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s