The Flash S01E22: “Rogue Air”

rogue-air7

Con una sensación de “dos capítulos por el precio de uno”, “The Flash” se adentró en territorio de fin de temporada con su penúltimo episodio.

A lo largo de esta temporada que ya se acerca a su fin, hemos dicho en reiteradas oportunidades que, en el cada vez más vasto océano de adaptaciones televisivas de superhéroes, “The Flash” es la serie más osada en cuanto a su aproximación al material de origen y al cómo traspasarlo a “live action”. O sea, venimos de un capítulo donde nuestro héroe combatió contra un súper gorila con habilidades psíquicas, qué más típico de los comics que eso.

Lo anterior es digno de elogiar por cuanto de a poco ha ido quedando atrás la mentalidad de que todas las adaptaciones de superhéroes deben ser necesariamente “aterrizadas”, algo que funciona bien con la trilogía de Batman de Nolan o en “Arrow”, pero que no se aplica a todas las propiedades. “The Flash”, por su propia naturaleza, no es sólo un show más liviano y más optimista, pero además necesita nutrirse de esos elementos más exagerados y propios de la narrativa gráfica para efectos de contar de mejor forma la historia que su producción quiere relatar.

Importaba sacar a colación estos temas debido a que “Rogue Air”, el penúltimo capítulo de la primera temporada de la serie protagonizada por Grant Gustin, es probablente lo más cercano que hemos tenido a la sensación experimentada al leer un comic durante este ciclo (lo que es mucho decir considerando la fidelidad con que el formato episódico de la serie se presta para facilitar la adaptación). Ahora bien, lo anterior tiene consecuencias mayormente positivas, así como una que otra negativa, que bien vale la pena tratar al momento de analizar el capítulo.

the-flash-122-1-600x440

Partiendo por las negativas, quizás la más importante tiene que ver con el material del capítulo en relación a la duración del mismo. Y es que si hubo un problema con el episodio que estamos comentando es el hecho de que quedó corto de minutos, lo que finalmente le restó un par de puntos a un capítulo realmente notable.

Los más afectados con esta falta de tiempo fueron, curiosamente, el mayor gancho publicitario del episodio: los primos Amell, Stephen y Robbie, cuyos personajes -Arrow y Firestorm- acudieron a la llamada de auxilio de Barry para poder enfrentarse con Reverse Flash, en lo que fue una excelente (aunque demasiado breve) pelea, tras la cual los tres héroes pudieron derrotar al villano proveniente del futuro. De nuevo, fue una gran aparición de esta proto-Liga de la Justicia que lamentablemente se vio coartada por el poco tiempo que le destinó el capítulo, independientemente de que el verdadero “pay-off” de todo esto llegará recién en el final de temporada, ahora que Barry por fin logró capturar a Wells, con un poco de ayuda de sus amigos.

Curiosamente ahí donde los “súper amigos” tuvieron menos tiempo en pantalla, no ocurrió lo mismo con los súper villanos, ya que subvirtiendo las expectativas en torno a la trama del capítulo (al menos en base al material promocional), la trama principal de esta semana corrió por cuenta de un inesperado “team-up” entre el Team Flash y Captain Cold (marcando la segunda presencia esta semana de un personaje que formará parte del nuevo spin-off, “DC’s Legends of Tomorrow”).

fla122a0026bjpg-8e4c32_624w

El catalizador para esta tregua vino, era que no, por cortesía de Wells, ya que su plan maestro involucraba poner nuevamente en marcha el acelerador de partículas, lo que llevaba aparejado el enorme problema que significa la presencia de 5 metahumanos atrapados en el interior de la improvisada prisión que el Team Flash ha mantenido durante la temporada: Peek-a-boo, Weather Wizard, The Mist, Rainbow Rider y Deathbolt. Ante las seguras muertes de los villanos, y ante la imposibilidad de la policía y la fiscalía por procurar un traslado a una locación segura, Barry llega a la brillante conclusión de que la única opción es mover a los villanos a Lian Yu, la isla donde Oliver Queen viviera parte de su transformación para convertirse en el vigilante que es hoy, y donde adicionalmente funciona una prisión especial de A.R.G.U.S. para súper villanos, en la cual residen Deathstroke y Captain Boomerang.

Para lograr el traslado, y tras conseguir la ayuda de la agencia estatal por sus contactos con Lyla Michaels (la esposa de Diggle), hace falta una escolta que asegure la movilización, y aquí es donde entra Leonard Snart, ya que ante la imposibilidad de los “conductos regulares” para colaborar, la desesperación lleva a Barry a “pactar con el diablo”, incorporando a Cold -y a su hermana Lisa “Golden Glider” Snart- a la dinámica del Team Flash para llevar a cabo la mudanza.

Quizás lo más importante durante esta trama (además de la siempre bienvenida presencia de Wentworth Miller y sus ice puns), son los conflictos morales que giran alrededor de las decisiones de Barry, tanto la estupidez -palabras de Joe- de hacer un trato con Snart, como aquel conflicto que ha rondado durante toda la temporada alrededor de mantener una prisión ilegal para metahumanos en S.T.A.R. Labs, marcando éste último la pauta del capítulo.

Claro, al final del día Barry terminó siendo presa de su propia desesperación, de la cual Captain Cold se aprovecharía para no sólo conseguir que se eliminaran todos sus registros que estaban en poder de las diversas agencias gubernamentales, pero además para liberar a los demás metahumanos, quienes de ahora en adelante quedan en deuda con Snart tras haberlos salvado, lo que indudablemente llevará a un incremento en las filas de los Rogues durante la segunda temporada.

“Rogue Air” fue un gran episodio que nos regaló excelentes escenas de cara al final, a la vez que también fue presa de su propia ansiedad y expectativas, al tratar de incorporar demasiados elementos en el mismo espacio de tiempo de un capítulo regular, lo que a la postre le jugaría un poco en contra. Queda un capítulo para el final de lo que ha sido una grandiosa temporada, y será interesante ver qué ocurre con Barry y su duelo con Eobard Thawne, ahora que el villano se encuentra bajo custodia de nuestros héroes.

Notas al cierre:

  • La trama de Iris y Eddie se terminó esta semana tal cual como su relación, luego de que el policía decidiera acabar el romance tras haber sido influenciado por el material del futuro que su descendiente le exhibiera, tomando conciencia de que la final “él no se quedaba con la chica”. De todas formas, se siente un buen término para esta trama, y que le permite mayor independencia a los personajes involucrados.
  • Relacionado con lo anterior, no deja de ser curiosa la posición de incertidumbre en la que quedó Eddie de cara a la segunda temporada, y no sería raro esperar alguna sorpresa en el final.
  • Ninguna “ice pun” superará a Captain Cold pidiendo en el bar una bebida helada mientras hace sonar en la rockola “Cold as Ice” de Foreigner.
  • Cisco y Golden Glider, ¿lo shippeamos o no? Discuss.
  • Llegamos a un punto en donde la falta de medidas de seguridad -o de cerrojos en las puertas- en S.T.A.R. Labs ya es un mal chiste.
  • La mayor -y mejor- referencia del capítulo ocurrió durante el transporte de los prisioneros, los cuales serían pasados a buscar por A.R.G.U.S. a una antigua base de Ferris Air, la cual fue cerrada luego de que uno de sus pilotos de prueba desapareciera. A estas alturas, la presencia de Hal Jordan/Green Lantern en el Arrowverse es cuestión de tiempo, lo que igual tiene sentido, mal que mal, de un universo “aterrizado” como el que vimos en la primera temporada de Arrow, de a poco hemos ido viendo elementos fantásticos como los metahumanos, elementos místicos como los pozos de Lazaro (o la posible participación de Constantine de la cual se ha hablado esta semana luego de la cancelación de la serie), e incluso elementos de súper ciencia como el viaje en el tiempo -que tendrá un lugar central en el spin-off-; por lo mismo, tiene sentido que el espacio sea la próxima frontera (e incluso, no sería una mala forma de conectarse con la serie de Supergirl).
  • A propósito de metahumanos: RIP Deathbolt, we hardly knew ya.
  • Wentworth Miller ayudó a varios sujetos a escapar de prisión, ¿dónde habremos visto eso antes?
  • Nerdgasm nivel “over 9000” al ver a Reverse Flash sacar su traje del anillo.
  • Las flechas que Ollie utilizó para detener a Thawne contenían nanotecnología desarrollada por Ray Palmer, otro a quien nos habría gustado ver en este capítulo.
  • A propósito de Oliver, no nos quedó claro en qué lugar de la línea de tiempo de “Arrow” tuvo lugar este episodio (suponemos antes del capítulo de la semana pasada). Lo que sí nos quedó clarto es que dejaron la mesa servida para lo que será el rol de Barry como invitado en el final de temporada de Arrow.
  • Siguiendo con “estrellas invitadas”, en el final de temporada de Flash debutará Ciara Renée en su papel de Hawkgirl.
  • El capitán Singh se casó -fuera de cámara- con su novio y están de luna de miel.
  • Cisco descubrió que la silla de ruedas de Wells sí cumplía un propósito -además de engañar a la gente-, ya que en su interior hay una batería especial que le permitía a Wells/Thawne recargarse (lo que tiene sentido considerando que vimos cómo su velocidad le falló en el pasado). Además, es más que seguro que la clave para que Barry se vuelva más rápido pasará por el aprovechamiento de esta fuente de poder.

flash-rogue-air-capitulo-22-iris-y-flash

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s