Tom Holkenborg – Mad Max: Fury Road (2015)

Caratula

Finalmente Junkie XL, a.k.a. Tom Holkenborg, hizo una banda sonora de la que vale la pena comentar. Hablamos del soundtrack que más ha dado de qué hablar en el último tiempo, generando alabanzas de las cuáles no teníamos, al menos en mi parte, antecedentes. Si tuviese que verme obligado a comparar su éxito con otros trabajos reconocibles, diría que el soundtrack de “Mad Max: Fury Road” ha generado cinco veces más alabanzas de forma transversal (público que conoce o no de soundtracks) que las que recibió el trabajo de Zimmer en Interstellar el último tiempo. Un gran triunfo en la carrera de Junkie XL, a quien, por ejemplo, hemos criticado fuertemente por la destrucción del trabajo de Tyler Bates que hizo en “300: Rise of an Empire”.

Una gran sensación queda con el trabajo de Holkenborg al salir del cine. Quizás (y sin darnos cuenta) estamos frente a una banda sonora que consolide, para siempre, un nuevo reinado de los soundtracks mas bien electrónicos. Composiciones más clásicas y orquestales siempre habrá, sin dudas, pero “Fury Road” parece haber llevado esta nueva especie del género a otro nivel. Por eso, si bien ha dado que hablar como Interstellar, el trabajo de Junkie XL puede pasar al tiempo como otros clásicos modernos y no tanto (varios trabajos de John Williams, “Réquiem for a Dream” de Mansell, por nombrar algunos). Así como los war boys de Miller piden, al momento de sacrificarse, que seamos sus testigos, Holkenborg parece haber hecho una fuerte declaración para quedar en la historia por mucho tiempo. Las alabanzas no son injustificadas, y los que ya hayan visto “Mad Max: Fury Road” estarán absolutamente de acuerdo con nosotros.

La gracia de la bandas sonora de Mad Max radica en que precisamente Holkenborg dio al trabajo de Miller nueva vida, entregando el soundtrack que justamente necesitaba para su intención de revivir la franquicia 30 años después de “Mad Max Beyond Thunderdome”. Sin el trabajo de Holkenborg, “Mad Max: Fury Road” pudo fácilmente convertirse en otra película de persecución y muchos efectos especiales. Junkie XL aporta a dicha persecución un ritmo adecuado a lo incansable de la ambición de Immortan Joe, además de otomad26rgar intimidad a la relación de Furiosa con Max (“My Name is Max”, por ejemplo).  Holkenborg y Miller hacen un trabajo integral. Al hacerles este comentario, básicamente lo que quiero exponer es que Holkenborg musicaliza perfectamente los dos motivos de la película que a la vez son la gran estructura del disco: canciones de batalla y huida, versus pausas necesarias con canciones más sensibles.

A continuación analizaremos la versión CD del soundtrack, con  17 pistas. Deben tener claro, en todo caso, que existe una versión extensa con 9 pistas más que la versión original. Esta versión sólo la pueden encontrar en Mp3, por lo que recomendamos bajarla.  Además de las nuevas pistas, tiene otras que son extensiones del CD, por lo que se transforma en una experiencia totalmente distinta de escuchar. Como ya parece tradición, nuestros amigos de Mondo entregan también una versión alternativa del disco (cuyo original es de Water Tower Music, de WB). Pueden ver acá el increíble trabajo del sello discográfico de Austix, TX, con una edición de vinilo con carátula intercambiable.

Muchas fuentes de inspiración aparecen al escuchar “Fury Road”. Por ejemplo, y como dijimos en la crítica de la película, “Survive”, la canción de entrada, recuerda mucho a Shutter Island cuando esta utilizaba “Passacaglia – Allegro Moderato” para aportar tensión. Pueden leer en extenso lo que dijimos sobre el film el día de su estreno en este enlace. Además, hay mucho de Hans Zimmer, uno de sus grandes referentes y con quien ha trabajado en conjunto en muchos proyectos, uno de los cuales será “Batman v Superman: Dawn of Justice”. Por eso, muchas canciones usan la percusión de forma bastante similar a lo que fue la última entrega de Superman (en especial deben escuchar “Claw Trucks” ya al final del disco). A mi juicio, todas estas referencias y muchas otras son el resultado de Holkenborg respetando el trabajo de los primeros compositores de la trilogía (Brian May y Maurice Jarre), adoptando además lo nuevo en cuanto a sonidos desde 1985.

mad-max-fury-road-trailer

El tema principal del disco es presentado en “Escape”. Esto marca el soundtrack y el guión. “Fury Road” es una película de fuga, de escape. Por eso es lógico que la primera huída de Max (Tom Hardy), al interior de la ciudadela, tenga un tema musical idéntico a la huída fuera de ella. La ciudadela es liderada por Immortan Joe (Hugh Keays-Byrne), un increíble líder en la montaña que funda su poder en su inagotable fuente de agua, material con el que controla a su pueblo y mantiene relaciones comerciales con Gas Town and Bullet Farm. Líder mezclado con deidad, pues se considera el camino más directo a Valhalla. Por eso, “Immortan’s Citadel” nos dice, con su título primero, que la ciudad es de él, mientras que con su sonido, nos ratifica el poder divino que Joe dice ostentar. El evento que están celebrando es la salida del convoy liderado por Imperator Furiosa (Charlize Theron), una de las personas de confianza de Joe, encargada de llevar el agua a los pueblos vecinos a cambio de armas y petróleo, todo lo que puedes necesitar en esta sociedad distópica. Su salida, musicalmente, ya tiene un nuevo ritmo. Si bien la canción sigue siendo “Immortan’s Citadel” (ella dura casi 9 minutos), el sonido es totalmente distinto. Holkenborg nos vuelve a señalar lo que será la música del “road”: la forma en que el soundtrack acepta el camino que optará tomar Furiosa y nadie en la ciudadela espera. Dentro de la carga, lleva a las 5 novias de Immortan Joe, con la idea de traicionarlo y llevarlas a salvo al “Green Place”.

Acá radica el principal motivo de la persecución. Immortan Joe no sólo decide partir tras Furiosa porque le robaron algo que le es valioso (mujeres guapas y fértiles para su legado). Parte tras Furiosa también porque es la primera vez que recibe un golpe.  Arriesgando todo su imperio, prepara sus vehículos de persecución (incluido uno muy musical y especial del que hablaremos después) y parte tras ella, personalmente y con sus war boys. Uno de ello es el débil Nux (Nicholas Hoult), un war boy enfermo que está aprovechándose de la sangre que puede darle Max como donante universal. La salida de este grupo, marcada por la increíble persecución, es precisamente con “Blood Bag”, a mi juicio, la mejor del primer tema de persecución. Nos presenta de gran manera el rol que tendrá la percusión en el soundtrack y el necesario ritmo de batalla que debe darse a las fuerzas de Joe. Es, a la antigua, la encargada de llevar las tropas a la batalla. Bastante rústica, muestra lo tozudez de un grupo lanzado por recuperar algo que no les reporta beneficios, y dispuestos a todo por hacer un sacrificio que los acerque a Valhalla (Witness me!). Es en esta escena que aparece por primera vez el guitarrista misterioso, pero insistimos, de su vehículo y de él hablaremos después. “Spikey Cars” y “Storm is Coming” nos muestran por completo el espectro musical de este primer acto, que termina en el accidente de Nux y Max en la persecución una vez entran a la tormenta de arena. Recuerdo que en la sala, miré el reloj y dije: “llevamos 30 minutos de acción sin descanso”. ¡Y hablamos recién del primer momento de la película! 30 minutos de los mejores efectos especiales y la mejor música. Sin embargo, un silencio y una pantalla negra nos invitan a seguir.

Mad_Max_drum_truck

Los invitamos entonces a seguir revisando el soundtrack con el acto de persecución número 2 (y ahorrarnos el acercamiento de Max con Furiosa y las novias). Esto porque además, el soundtrack y la película se toman una necesaria pausa para tener un segundo aire con la entrada de Furiosa y compañía al cañón. Max se termina integrando al equipo de Furiosa principalmente porque, como bien sabemos,el enemigo de tus enemigos es tu amigo. Max y Furiosa se vuelven aliados y hermanos por las circunstancias (“Brothers in Arms”). Además pueden adoptar posición de ataque más que de evasión. Creo que este motivo hace que la música, más centrada ahora por lo angosto (literalmente) del escenario en Max y Furiosa que en Joe y compañía, adquiere notas que podríamos perfectamente identificar con un soundtrack de un film de superhéroes. “Brothers in Arms” es, en lo personal, mi favorita, y tiene mucho del tema de Batman en la trilogía de Nolan. Nada curioso por la relación con Zimmer de la cual halamos, pero también por la forma que la escuela del alemán entiende que debe ser la música en escenas de persecución.

Max y Furiosa logran escapar de este segundo enfrentamiento, dando espacio al momento más íntimo de “Fury Road”. En “Redemption”, aunque brevemente, Furiosa cuenta su historia. Ambos no se dan cuenta porque Max es un hombre de pocas palabras (menos que Bane, lo que era difícil), pero el espectador rápidamente sabe que nuestros 2 personajes principales buscan redimirse. Y nadie podría musicalizar una intención tan honesta sino de forma íntima, como lo hizo Holkenborg, con instrumentos de cuerda dignos de lo mejor de Max Richter. Pero si bien “Redemption” es un tema bastante corto, eso también debe entenderse en la lógica de lo que prepara: el tema de las muchas madres. “Many Mothers” (que se repite claramente en “My Name Is Max”, “Mary Jo Bassa” –madre de Furiosa- en la versión extendida), nos entrega música muy tranquila cuando constatamos el fracaso del plan de Furiosa. Por momentos recuerda, por ejemplo, lo mejor de las canciones íntimas de Pearl Harbour (bodrio de película pero tremendo soundtrack) o Atonement (de Dario Marianelli). El piano, sutil, que suena en el encuentro de las nuevas y viejas generaciones de mujeres, contrasta la alegría de las “Many Mothers” con la desazón de descubrir que el Green Place ya no existe y estas 5 mujeres serán las únicas aliadas que encontrará en su camino a lo desconocido. La operación retorno a la ciudadela, como única alternativa real de salvarse, marca el regreso de la música de persecución, y con ello, da inicio al último gran momento musical, que no comentaremos por respeto a la extensión de esta columna y por ser parte del tema persecución que ya hemos comentado, rescatando, en todo caso, la mencionada “Claw Trucks” cuando Max batalla sobre el camión de Furiosa.

5e25da37-61d7-44fd-a9a3-b2f5b8b5a791-620x372

Pero llegó el momento de comentar lo que todos hablan por redes sociales, el misterioso guitarrista en “Fury Road”. A bordo del Doof Wagon, el camión lleno de parlantes que dicta el ritmo de persecución, un personaje se roba todas las miradas. Es Coma-Doof Warrior (nadie sabe a qué viene el Coma, pero Doof hace referencia al beat electrónico). El encargado de llevar, junto a los 4 hombres de la percusión, a los war boys, se llama iOTA, quien ya había participado en otras grandes producciones como The Great Gatsby. Muy reconocido en su natal Australia, país de origen de la franquicia “Mad Max”, no dudó en postular al puesto cuando su agente llegó con una propuesta de audición en la cual se describió al personaje como una mezcla entre Keith Richards y un espantapájaro. Ojo, que existe una historia tras Como-Doof Warrior, por lo que una producción a futuro no es una locura. Tanto así que la máscara que utiliza corresponde al rostro de su madre decapitada, algo que suena brutalmente violento, pero que en el marco del mundo de George Miller es totalmente entendible.

Queda mucho por descubrir todavía del mundo de “Mad Max: Fury Road”. No hablamos de la secuela ya en planes (“Mad Max: The Wasteland”), sino de la esperada versión en Blu Ray donde George Miller exigió una versión en formato blanco y negro, y con la partitura de Tom Holkenborg totalmente aislada como única banda sonora. Quizás esa sea la oportunidad de admirar todavía más en plenitud el trabajo de Junkie XL. No es coincidencia que durante esta columna hablemos de tantas referencias en su música. Y acá queremos retomar una idea que comentamos al momento de reseñar la película. George Miller, y Tom Holkenborg en este caso, tenían 2 opciones al traer de vuelta a la vida, visual y musicalmente, a Mad Max. O mantener las ideas originales, o tomar como propio todo lo bueno que ha dado el cine del género en los últimos 30 años. La respuesta es la misma si hablamos del director o el compositor. Holkenborg nos entrega un soundtrack único, con referencias a lo mejor de los últimos años, logrando un resultado que, a nuestro juicio, perdurará en el tiempo. Mad Max volvió para quedarse.

Anuncios

6 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s