Game of Thrones S05E08: “Hardhome”

Hardhome

“Winter is Coming”. Como bien dijera Stannis Baratheon en el capítulo anterior, aquellas no son sólo las palabras de la casa Stark, es un hecho ineludible cuya proximidad se avecina y sus efectos cada vez se hacen más palpables en Westeros.

Qué más evidente para reforzar el punto anterior que los acontecimientos de “Hardhome”, el capítulo que comentamos en esta ocasión, el cual no sólo se configura como el punto más alto de esta temporada, pero además como uno de los episodios más destacados de toda la serie.

Obviamente el “elefante blanco” en la habitación es la gran batalla de los últimos 10 minutos (y en general toda la segunda mitad del episodio), entre el “Pueblo Libre” y la Guardia de la Noche contra el ejército de no-muertos de los White Walkers. Dicha gresca de proporciones épicas es sin lugar a dudas la mejor confrontación a esa escala que la serie ha hecho hasta ahora, dejando atrás la batalla de Blackwater y la del Castillo Negro. Algo que no es fácil de decir, no sólo por la calidad de dichos combates (y sus respectivos episodios), sino además porque la serie lo logra en un capítulo sin sacrificar desarrollo de personajes, e incluso compartiendo tiempo en pantalla con otros personajes, todo lo cual contribuye a elevarlo como uno de los mejores de la serie.

Adicionalmente, tanto en lo que ocurre en la locación que le da título al capítulo, como en las demás tramas, continúa la sucesión de temas que se han prolongado durante la temporada: las alianzas difíciles pero necesarias, el deber de confrontar la verdad y el peso de los hechos, y el verdadero significado de la humanidad -indudablemente el tema central del octavo episodio-.

Hardhome-4

Al hablar de alianzas difíciles, lo primero que se viene a la mente es lo ocurrido entre la Guardia de la Noche y los Salvajes, pero hay mucho más que ésto en el episodio. Bien sea el extraño momento de comunión entre la pobre Sansa y TheonHediondo en torno a lo que han sufrido en manos de Ramsay (y a lo que verdaderamente ocurrió con Bran y Rickon), o las dos conversaciones entre Tyrion y Daenerys -que a su vez hacen eco a otras alianzas por conveniencia-, la serie nos demuestra que en esta nueva etapa en la historia de Westeros, tras la devastación ocasionada por conflictos que aún no terminan, la unión hace la fuerza, y así lo han debido entender nuestros personajes, lo quieran o no.

Quién mejor que Tyrion Lannister para entender la importancia de este concepto. No sólo por la forma en que se vivió su auge y caída en el poder en King’s Landing cuando era Mano (subrogante) del Rey, sino porque nuevamente se encuentra en una posición en la cual su habilidad para formar alianzas -y por qué no, para jugar el “juego de tronos”- le salvaría la vida, al negociar su nuevo cargo como consejero de Daenerys, cimentando un acuerdo Lannister-Targaryen que no se veía desde la época en que sus respectivos padres gobernaban los 7 reinos, previo a la rebelión de Robert Baratheon. “Dos hijos terribles de dos padres terribles” podrán decir para justificar su situación, pero bien sabemos nosotros que tanto el personaje de Peter Dinklage como el de Emilia Clarke se parecen más a sus respectivos progenitores de lo que les gustaría admitir.

Crear alianzas no sólo importa para efectos de adquirir y conservar el poder, pero además habla de la importancia de enfrentar el peso de las circunstancias. Además, refuerza el punto que la serie ha intentado hacer durante toda la temporada sobre lo relevante que es el concepto de “humanidad” en un mundo plagado de conflictos como el de la serie.

GOT16unnamed

Así, bien sea Sam explicándole a Olly que el Pueblo Libre también son humanos, Tyrion queriendo ver qué clase de soberana era Daenerys, la enfermedad de Ser Jorah, o la propia Cersei tratada inhumanamente por el clero, el capítulo no escatimó en recursos narrativos para exponer desde diversos puntos de vista la importancia de la humanidad, fuera en su favor, o bien tomando su ausencia como un castigo merecido por años de no haberla tomado en cuenta (Cersei, te estamos mirando).

Lo anterior es un punto capital, no sólo por ser parte del desarrollo de los personajes y por actuar como corolario del recorrido de la serie hasta ahora, sino además porque la “humanidad”, tal como el Muro que protege la Guardia de la Noche, es un concepto que separa a todos nuestros personajes -y sus diversos grados de moralidad- de entes que derechamente se caracterizan por su falta de ella: los White Walkers.

Daenerys hablaba en el capítulo de “romper la rueda” -en referencia al ciclo de la alternancia en el poder en Westeros-, y ciertamente no fue azaroso que en un capítulo con este concepto, la serie decidiera mirar hacia sus inicios, particularmente a las escenas iniciales de su primera temporada, para reencontrarnos con EL enemigo con el cual deben lidiar los habitantes de Westeros (y por extensión, aquellos que están en Essos): un mal ancestral -una fuerza de la naturaleza si se quiere-, con números inagotables a su disposición, y que no están preocupados de las rencillas de poder o del “juego de tronos”, sino que derechamente, cual plaga de langostas, vienen a consumir todo a su alcance (de paso, aumentando su número).

Personajes como Cersei, TheonHediondo o Arya pueden lidiar con el tema sobre la pérdida de la humanidad y la identidad como lo han hecho durante toda la temporada, tratando de comprender -ellos y nosotros- el valor de este concepto a la luz de su ausencia, sea por castigo, necesidad o acto de autoridad. Otros como Jorah Mormont o la familia Bolton se prestan para tratarlo desde un punto de vista de la percepción que los terceros tienen sobre ellos y su falta, real o aparente, de humanidad. Como “herramientas” ayudan a la audiencia a entender mejor el concepto de humanidad, lo que ayuda a fortalecer el conflicto que se produce con la presencia de los White Walkers, caracterizados tanto por la forma en que reducen a sus víctimas a una expresión de inhumanidad, cual es, la no-vida; pero además porque, el mero hecho de que sus filas se compongan de cadáveres reanimados es un constante recordatorio de lo que significa la falta de ella. “I’m not asking you to forget your dead. I’ll never forget mine” le decía Jon Snow a Karsi (Birgitte Hjort Sørensen), resumiendo a la perfección el argumento en cuestión.

Game-of-Thrones-Hardhome-Jon-Snow

Importa hablar de la figura del personaje de Kit Harington, no sólo por la forma en que se ha perfilado como el personaje más importante de la actual temporada, sino además porque como nunca en este capítulo demostró que efectivamente sabía algo, bien fuera en su discurso hacia los líderes del Pueblo Libre tratando de convencerlos que cruzaran el Muro con él por su propia salud, o liderando la carga contra los White Walkers para salvar a la mayor cantidad de gente posible (y limitar las pérdidas). Mucho se criticó en su momento a Jon Snow como un personaje demasiado pasivo y reactivo en sus tramas, por lo cual es un deleite verlo hacerse cargo con propiedad del rol aumentado que ha tenido que jugar en esta temporada: el de un líder reluctante, convencido de estar en lo correcto en su accionar, y atormentado tanto por el peso del mando como por la falta de apoyo de gran parte de sus subordinados.

Y así es como finalmente llegamos a la épica confrontación ocurrida en Hardhome. Un nuevo triunfo para la serie, no sólo desde el punto de vista audiovisual, sino que también fue una victoria narrativa propiamente tal, logrando durante toda la segunda mitad del episodio contar un arco particular, el cual se puede disfrutar tanto como una continuación del hilo de la serie, como de forma aislada, teniendo en la batalla final un climax espectacular que pone término a lo que ya era una excelente episodio.

Son varios los elementos que le permiten a esta confrontación elevarse hacia lo más alto de la serie, pero dentro de todos estos (muchos ya mencionados), ciertamente queremos destacar uno que nos llamó poderosamente la atención: la incertidumbre.

508_promo_stills_4001477621

Volviendo a hacernos cargo del desgastadísimo debate en torno al material de los libros y el de la serie, parte importante en los éxitos narrativos de “Hardhome” se relaciona justamente con esto: no se trata sólo de una instancia en la cual los cambios respecto del material de origen funcionaron a la perfección, sino además de una oportunidad donde todos, sin importar la familiaridad con el material que sirve de base o no, fuimos tomados de forma desprevenida tal como le ocurriera a las fuerzas unidas del Pueblo Libre y la Guardia de la Noche, sorprendidos todos por lo que se avecinaba.

La incertidumbre además importa no sólo por adentrarnos en este terreno sin explorar y con mucha novedad por el cual transita actualmente la serie, sino además porque le entregó a la batalla al final una ventaja por sobre otras grescas a mayor escala que hemos visto a lo largo del show. Mientras que, tanto en Blackwater como en Castle Black, todos sabíamos más o menos qué esperar sobre los desenlaces de las batallas (con independencia de si hubieran leído o no los libros); no podíamos decir lo mismo sobre lo que ocurría en Hardhome, lo que ayudado por la sensación de desesperación en las huestes comandadas por Jon y Tormund, contribuyó a la perfección al momento de ejecutarse la batalla.

Otro aspecto donde se nota la influencia positiva que la incertidumbre tuvo en la pelea fue en los constantes cambios de ritmo y de volumen de la amenaza en cuestión. La densa y helada niebla que protegía al ejército de los muertos contribuyó a esta sensación, pero también lo hizo la forma en que fue planeada la batalla por parte de la producción. Partiendo por un grupo -aparentemente- reducido de no-muertos, el cual fue aumentando exponencialmente durante la batalla, todo mientras hacían su aparición los White Walkers propiamente tales, observando de forma espectral sobre sus caballos y comandados por su propio líder, lo que hacía que las apuestas se apilaran en contra de Jon y cía. con cada segundo que transcurría.

El aspecto técnico del combate obviamente es algo que vale la pena destacar, bien se trate de los grandiosos efectos utilizados para los White Walkers, los no-muertos y el gigante Wun Wun, la coreografía de la pelea en sí, o la hermosa forma en que fue filmada –lo que nos regaló secuencias como ésta-, todo lo cual ayudó al resultado final, plagado de momentos que nos tenían en el -real y metafórico- borde de nuestros asientos: la primera aparición del ejército, la supervisión de los White Walkers, Jon y Tormund peleando mano a mano, el bloqueo de la empalizada con un trineo, la lucha entre Juanito Nieve y uno de los caminantes que culmina con la victoria del bastardo de Ned Stark gracias al uso de su espada de acero Valirio, Wun Wun blandiendo un tronco encendido para repeler a los invasores, o todo el arco de Karsi.

I live, I die, I live again

I live, I die, I live again

Ésta última, debutante en el show, sirvió además para ilustrar varios puntos favorables que enaltecieron aún más este episodio (y particularmente la batalla): el énfasis en el desarrollo de personajes entre toda la acción, y el hecho que el foco de la batalla no fuera sólo Jon Snow. Karsi tuvo un mejor arco en 25 minutos de lo que muchos personajes -menores y mayores- han tenido a lo largo de toda la serie, y su presencia, junto a la de Tormund, Wun Wun, o el líder de los Thenn, sirvió tanto para la sensación general del conflicto, como para relevar un poco a Jon de la responsabilidad de la batalla, a los ojos de la audiencia (más considerando que todos dábamos por hecho que el Lord Comandante salía vivo de ésta).

Al final de la gresca, el resultado estaba a la vista: más que una batalla, se trató de una masacre, lo cual sólo contribuye a aumentar los números a disposición del Rey de los White Walkers (cuyo nombre no spoilearemos para aquellos que aún lo desconocen), quien concluye el episodio con un gesto desafiante, tanto hacia Jon y los sobrevivientes, como hacia la audiencia, al alzar sus brazos no sólo en señal de victoria, pero como una muestra de poder mientras reanima los cuerpos de los caídos en combate, todos nuevos súbditos bajo su comando. De cierta forma también contribuye como un mensaje hacia la audiencia y aquellas voces que consideraban que la actual temporada había estado demasiado lenta o falta de eventos de capital importancia como los ciclos anteriores. Casi un “are you not entertained?”, canalizando a su Maximus Decimus Meridius interno.

The cold never bothered me anyway...

The cold never bothered me anyway…

Cerrando tanto el capítulo como la reseña, quedó en el aire una sensación no sólo de renovada excitación e interés ante lo que el futuro depara para la serie -más tras una temporada irregular como la actual-, pero además una de término de un arco en la serie, casi como si nos aproximáramos al comienzo del fin, lo que de cierta forma se siente apropiado si consideramos que el invierno ya se cierne sobre Westeros.

Si a esto le sumamos la forma, literalmente “in your face”, con la cual este episodio nos hizo sopesar las temáticas tanto de la temporada como de la serie en general, no resulta exagerado considerar a “Hardhome” más que un solo triunfo para ambas en conjunto, sino que además una suerte de “milestone” o punto de inflexión de cara a lo que depara el futuro. Esto es reforzado cuando consideramos que, después de tanto tiempo, por fin se hizo sentir con toda su fuerza la presencia del gran enemigo que hemos venido esperando desde la primera temporada, por lo cual los desarrollos a futuro serán interesantes: salvo Jon Snow y los personajes que lo rodean, nadie más a ambos lados del Mar Angosto sabe lo que se avecina. La serie ha trabajado las últimas dos temporadas por una sensación de convergencia al apurar y depurar ciertas tramas, uniendo lo que hasta ahora se veía inconexo, y por lo mismo, será interesante contemplar el efecto que lo ocurrido esta semana tendrá en las demás tramas de ahora en adelante, más cuando la humanidad misma está en riesgo, una verdad que pronto se volverá tan ineludible como el hecho que el invierno se acerca.

Notas al cierre:

  • El capítulo de esta semana fue dirigido por Miguel Sapochnik, director de películas como “Repo Men”, además de varios episodios de “House M.D.”; y hay que decirlo, manejó con maestría el episodio, especialmente la batalla final, no teniendo nada que envidiarle a otros directores de momentos épicos en la serie, como Neil Marshall.
  • Rickon Stark, se acordaron que existías.
  • Pasó un poco desapercibido, pero el momento donde Sansa y TheonHediondo conversan y sólo vemos sus siluetas fue realmente notable.
  • Ramsay se mandó el “name drop” del capítulo, al decir “a feast for crows”.
  • La conversación entre Olly y Sam nos da a entender que hay más en las intenciones del pequeño mayordomo de Jon que sólo tratar de entender al Lord Comandante. Si ud. leyó los libros, sabrá hacia dónde estamos apuntando.
  • Sam sobre Jon Snow: “he always come back”. I see what you did there.
  • A Qyburn lo dejan pasar a ver a Cersei como si nada.
  • A propósito del maestre de cabecera de la Reina Madre, el hombre no sólo le informó de ciertos cambios en la estructura de poder en la Corte (como el retorno de su tío, Kevan Lannister, quien ahora es Mano del Rey), pero además la actualizó sobre su pequeño “proyecto personal”, el cual marcha según lo esperado. Referencia solapada, pero también se relaciona con el tema de la falta de humanidad.
  • Cersei se ganó un “MIRÁ DE QUIÉN TE BURLASTE, MIRÁ”.
  • Independiente de un cambio de nombres, las escenas de Arya en Braavos fueron casi un calco de los libros y, en general, un gran momento para el personaje.
  • Tyrion como consejero de Dany funciona, no sólo por el tema de alianzas necesarias, pero además porque como voz de la razón usualmente llega a los mismos puntos que Ser Barristan intentaba hacer, sólo que de una forma mucho más directa y convincente, lo que ciertamente le permite ser tomado en cuenta aún más por Dany.
  • Hagan desde ya sus apuestas en torno a qué tiene en mente Ser Jorah al decidir volver a combatir en las arenas: ¿De verdad espera reconquistar a Dany, o acaso busca una muerte “honorable” para poner término a su sufrimiento? ¿O quizás hay algo más siniestro en sus propósitos, considerando que el hombre padece de psoriagris? Considerando el tema en torno al concepto de humanidad, no parecería descabellado, considerando que la enfermedad terminará convirtiendo a Mormont en algo “menos” que un humano, y que él mismo ya tomó una decisión similar al decidir convertirse en un esclavo, recibiendo un tratamiento similar.
  • Entre la pérdida del vidriagón en Hardhome, y la escasez de espadas forjadas en Acero Valirio, no va a ser tarea fácil detener a los White Walkers.
  • Esta semana, los integrantes de Mastodon dijeron “presente” en la serie en un divertido cameo. Recordar que la banda aportó con uno de los temas del mix-tape de la actual temporada de Game of Thrones, aptamente titulado “White Walker”.
  • El “hombre delgado” al que Arya está realizando un seguimiento debe tener el peor modelo de negocios en todo Braavos.
  • Alguien más pensó que, considerando la conversación entre Jon y los líderes del Pueblo Libre, veríamos una araña de hielo entre el ataque de los White Walkers? Habría sido un lindo detalle.
  • Dentro de todos los momentos “OH SHIT” de la batalla, nos quedamos con el ejército lanzándose desde la cima de la colina, sólo para reanimarse y continuar su carga nuevamente. The stuff nightmares are made of.
  • Por cierto, Jon combatiendo al White Walker entre el hielo y el fuego fue un gran detalle, tanto por el simbolismo, como por el hecho que la serie encontró formas, en medio de una batalla épica, de entregarnos nuevas piezas de información.
  • Ian Whyte, el actor que dio vida a Wun Wun el gigante, no sólo ha caracterizado a todos los miembros de esta raza que han salido hasta ahora en la serie, pero además a varios White Walkers, e incluso, a Gregor “la montaña” Clegane, durante la segunda temporada.
  • “He did not trust that you would be wise enough to forgive him.”
  • “I fucking hate Thenns”

Hardhome_(episode)_

5 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s