Terminator: Genisys (2015)

TERMINATOR: GENISYS
País: EE.UU.
Año: 2015.
Director: Alan Taylor.
Género: Acción - Ciencia Ficción.
Duración: 125 minutos.
Elenco: Arnold Schwarzenegger, Emilia Clarke, Jai Courtney, 
Jason Clarke, Matt Smith, J.K. Simmons, Byung-hun Lee.
Música: Lorne Balfe.

“Viejo, pero no obsoleto”. Las palabras pronunciadas por el modelo T-800 encarnado por el gran Arnold Schwarzenegger en varias instancias durante la duración del metraje bien podrían utilizarse para discutir en torno a la carrera de su estrella, cada vez más cerca de su séptima década, pero aún mostrando los mismos bríos -pese a las limitaciones físicas- para aproximarse a sus papeles, en un tema al cual se le saca provecho en la película que hoy comentamos.

“Terminator: Genisys” (o “Génesis” como llegó a Latinoamérica) no sólo es el más reciente reboot/secuela de una franquicia que vio mejores tiempos durante los 90’s (como ocurre con la reciente “Jurassic World”), sino que, al igual que el mencionado filme, se nutre de las películas anteriores de la saga para entregar un interesante ejercicio de nostalgia plagado de fan service que si bien es un filme aceptable y mucho más digno de lo que se esperaba (lo que no era muy difícil considerando que la antecedían la mediocre “Rise of the Machines” y la horrible “Salvation”), es altamente irregular, poniendo un tanto en tela de juicio si vale la pena continuar a futuro con la serie o no (debate para nunca acabar respecto a esta franquicia).

Ahora bien, los problemas del filme ciertamente no pasan por su estrella principal, esto debido a que AHNOLD brilla al dar vida nuevamente a su personaje más icónico, trayendo de vuelta no sólo su portentoso físico, pero su particular interpretación que calza con lo robótico del T-800. Schwarzenegger tiene por lejos las mejores escenas (la pelea entre su yo “actual” y el de 1984 es por lejos el mejor momento del filme) y líneas del filme -incluyendo el clásico “I’ll be back”-, por lo cual verlo en pantalla, claramente disfrutando cada segundo, es un bálsamo, especialmente considerando lo tediosas que resultan las escenas donde no está presente.

landscape-1428935780-terminator-genisys-arnold-smile

“Pops”, como afectuosamente es apodado su personaje por Sarah Connor (Emilia Clarke, evocando lo suficiente a Linda Hamilton para sentir que estamos ante el mismo personaje, pero a la vez distanciándose un buen tramo para no ser una copia o una imitación), es nuevamente un T-800 enviado desde el futuro, esta vez por una figura misteriosa con el objetivo de proteger a Sarah durante su niñez de los ataques provocados por Skynet, la inteligencia artificial que desencadenara la guerra entre humanos y máquinas. Así, Pops se encargó de criar a Sarah y de instruirla militarmente, lo que genera un salto directo a la Sarah Connor de Terminator 2, bypasseando a la temerosa y timorata mesera del primer filme, y dejándonos inmediatamente con la heroína de acción.

Lo anterior nos “sorprende” a nosotros (en lo que no fue spoileado por los trailers) y también a quien es, de facto, el protagonista de la película: Kyle Reese, encarnado por un Jai Courtney que es, por amplio margen, el eslabón más débil del filme. Tras un prólogo que se siente un tanto innecesario, Reese es enviado al pasado por el futuro salvador de la humanidad, John Connor (un más que correcto Jason Clarke), para proteger a su madre en el año 1984 del ataque desesperado de Skynet. Sin embargo las reglas del juego han cambiado, no sólo por el vínculo entre Pops y Sarah, sino además porque la línea de tiempo se vio modificada tanto en el pasado -con un T-1000 interpretado de gran manera por Byung-hun Lee- como en el futuro (ojo con el rol de Matt Smith), por lo que Reese debe lidiar no sólo con sus expectativas respecto a lo que encontraría en los 80s, pero además con las memorias de una vida en una línea de tiempo paralela que él no recuerda haber vivido.

Ante este misterio, Reese intentará entenderse con Sarah y el T-800, a la vez que evitan a los asesinos cibernéticos de Skynet y logran dar con una forma para acabar de una vez por todas con la malvada inteligencia artificial.

terminator-genisys-script-matth-smith-character-620x350

Como dijimos hace unos párrafos, hay muchas similitudes entre “Genisys” y “Jurassic World” respecto a la aproximación que ambos filmes toman del material original: mucha reverencia -y referencias- a las “estrellas” de sus sagas (en este caso, la recreación de escenas de Terminator 1 y 2, así como varios easter eggs y personajes de dichos filmes), a la vez que se remezclan elementos tratando de rejuvenecer la franquicia. En este caso, el director Alan Taylor (“Thor: The Dark World”, “Game of Thrones”) demuestra su ojo privilegiado para la acción, construyendo elaboradas, divertidas y espectaculares set pieces sobre las cuales descansa el ritmo vertiginoso del filme -aunque en su mayoría no presentan nada completamente original (salvo la pelea entre Arnold joven vs Arnold viejo)-; sin embargo, es en las escenas más “humanas” donde Taylor se queda corto, fracasando en aquellos momentos en que James Cameron brillaba, especialmente en “Judgment Day”.

Siendo honestos con el director, la culpa es compartida, ya que el peso de esas escenas lamentablemente recae en un Jai Courtney que no sólo es increíblemente blando y monótono en su interpretación, pero además carente de todo tipo de carisma, lo que se nota -de forma impactante- aún más al compararlo tanto con Arnold Schwarzenegger como con Emilia Clarke, lo que obviamente repercute en la relación entre los personajes, nunca vendiéndonos completamente la atracción entre Sarah y Kyle, por ejemplo.

Por lo mismo, resulta casi incomprensible que sea Courtney el motor de la trama, no sólo porque sus coestelares tienen más talento (sí, Arnold incluído) y presencia escénica, sino porque son inherentemente personajes más interesantes, especialmente esta “nueva” Sarah Connor. La crítica anterior se profundiza cuando tomamos en cuenta el hecho de que Kyle Reese actúa hasta cierto punto como los “ojos” de la audiencia ante esta nueva línea de tiempo, sin poder nunca generar una conexión con el público. De hecho, la breve presencia -no más de media hora- del ganador del Oscar, J.K. Simmons, genera más empatía y conexión con la audiencia que todo lo que haga Courtney a lo largo de las más de 2 horas de duración del metraje. De verdad que cuesta entender la cantidad de oportunidades que se le han dado al actor para ser un nuevo “rostro” del cine de acción, cuando en todas sus películas termina con resultados similares.

hr_Terminator_Genisys_4

Pasando a los aspectos técnicos, la película cumple con creces con el estándar visual y de audio que se espera de una película de acción hoy en día, lo que se agradece en las escenas de acción. Particularmente destacable resulta la ya mencionada pelea entre los dos T-800 con la cara de Schwarzenegger, ya que el trabajo de los efectos visuales es increíblemente bueno, particularmente al presentarnos al Arnold de 1984 en el peak de su físico.

Sobre su banda sonora, no amerita mucho comentario, ya que el trabajo de Lorne Balfe cumple con acompañar a las escenas del filme de forma adecuada. Lo que sí se puede destacar es el hecho de volver a darle prominencia al clásico tema de “Terminator 2” compuesto por el infravalorado Brad Fiedel (que a su vez es una reversión del tema que él mismo compusiera para la primera película), el cual hace tiempo que era el tema “de facto” de la franquicia. Balfe no alcanza los niveles de Giacchino en “Jurassic World” en cuanto al uso (reuso) y reverencia de la composición original, pero tampoco era necesario que lo intentara.

NEtI504TaocYww_1_b

Al final del día, “Terminator: Genisys” es una película irregular, aunque aceptable y más que digna, lo que de alguna manera le suma méritos considerando el nivel nulo de expectativas que existían a su alrededor, logrando incluso inyectarle nuevos aires a la franquicia. El dinamismo y la acción ciertamente son sus elementos fuertes a la hora de sacar balances, así como el retorno en gloria y majestad de Arnold Schwarzenegger como parte de los nuevos aires que actualmente disfruta su carrera, ciertamente presentando un caso más que robusto en torno a la relevancia del actor en los tiempos -y el cine- moderno.

De todas formas, es una lástima que la película no se centrara en sus elementos fuertes (Arnold y Emilia Clarke), en lugar de hacerlo en un Jai Courtney que, nuevamente, demuestra lo poco capacitado que está para ser rostro de una franquicia, o para llevar a cuestas una película en general. Lo inerte de su actuación no sólo le juega en contra al ritmo dinámico del filme, pero además pone en evidencia y ahonda las deficiencias del guión y de la dirección de Taylor en este ámbito. Las comparaciones pueden ser odiosas, pero sacando a la palestra nuevamente a “Jurassic World”, dicha película ciertamente se supo sobreponer a la misma clase de problemas de guión y dirección debido no sólo al factor nostalgia (tan fuerte en ambos filmes), pero debido a que tenía un gran elenco y un excelente protagonista, lo que contribuye a que uno pueda hacer vista gorda o restarle importancia a los problemas y sencillamente disfrutar el espectáculo. Lamentablemente para “Terminator: Genisys”, Jai Courtney no tiene el carisma, talento o presencia de Chris Pratt, por lo que el actor australiano que debería ser el motor de la película, termina siendo peso muerto para sus coestrellas, afectando todo el engranaje de la maquinaria y repercutiendo en la forma en que las deficiencias se pueden pasar por alto o no y, por consiguiente, con el resultado final.

(Por cierto, ojo con la escena a la mitad de los créditos).

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s