Batman Begins (2005)

BATMAN BEGINS
País: EE.UU.
Año: 2005
Director: Christopher Nolan
Género: Acción - Superhéroes - Suspenso
Duración: 141 minutos.
Elenco: Christian Bale, Michael Caine, Liam Neeson, Katie Holmes,
Gary Oldman, Cillian Murphy, Tom Wilkinson, Rutger Hauer, Ken Watanabe,
Morgan Freeman
Música: Hans Zimmer, James Newton Howard. 












Remontémonos momentáneamente al año 2005 y al panorama al cual se enfrentaba el reboot de Batman que comentamos hoy. No bien algunas joyas del género como “X-Men 2” y “Spider-Man 2” habían sido estrenadas ante gran éxito -crítico y financiero-, lo cierto es que estábamos en un punto complejo, y a la postre de inflexión para lo que serían las películas basadas en comics.

Lo anterior se debe en parte a que estábamos ante un panorama de decadencia en calidad y estancamiento de ideas respecto a este genero (en una época pre-Marvel Studios y universos compartidos), donde eran los personajes de la “casa de las ideas” cuyos derechos estaban en otros estudios aquellos que luchaban por el dominio en la pantalla grande.

En la vereda del frente, y pese a tener bajo su alero los derechos de todos los personajes en la basta biblioteca de DC/Vertigo, Warner Bros tampoco aprovechaba bien dicha ventaja. En parte debido a su foco en adaptaciones literarias y de fantasía épica (las exitosas películas basadas en la trilogía de “El Señor de los Anillos” por un lado, y la serie de adaptaciones de Harry Potter por otro); pero principalmente debido a la debacle que significó para el estudio y sus filmes de DC, la segunda mitad de los 90s y la primera de los 00s.

Warner no sólo había logrado arruinar la franquicia de Batman -al punto de volverla “tóxica”- luego de entregarla a Joel Schumacher tras la partida de Tim Burton, sino que además llevaba más de una década tratando de promover un nuevo filme de Superman (atorado en el “development hell”). Si a lo anterior le sumamos la bastardización de personajes y fracasos -comerciales y críticos- de “Steel”, “Catwoman” y “Constantine”, claramente el panorama no era alentador.

2005-batman-begins-2_0

Tras la broma para la cultura pop que habían significado “Batman Forever” y “Batman & Robin”, WB/DC llevaban años tratando de reiniciar a Batman como franquicia, de paso devolviéndole parte de la dignidad extraviada bajo las luces de neón y los batipezones. Intentos y proyectos abundaron y fracasaron (de hecho, escribimos al respecto hace un tiempo, particularmente centrados en Darren Aronofsky), pero finalmente, y tras mucho deambular, el estudio decantó en un promisorio y emergente cineasta inglés que había impactado al mundo con “Memento”, y ya se integraba al sistema de estudios con la inquietante “Insomnia”: un tal Christopher Nolan, el director que a la postre merecíamos y necesitábamos.

Puede darse por sentado a estas alturas, pero la forma en que Nolan revolucionaría el género con “Begins” no sólo ayudaría a su legitimación ante los ojos de la audiencia y gran parte de la crítica, sino que -para bien o para mal- levantaría muchos imitadores que intentarían de aplicar la fórmula realista y “dark & gritty” de Nolan a distintos tipos de propiedades y personajes, de cierta forma volviéndose el arquetipo de lo que hoy en día son las historias de origen para el cine.

 Lo anterior se debe no sólo a la forma en que Nolan amalgamó diversas fuentes e historias de Batman (principalmente “Year One”) para presentar un producto acorde a los tiempos, sino que además contó con la confianza, en parte derivada del riesgo y la desesperación de WB por revitalizar el personaje, para relatar una historia profunda, psicológica y eminentemente humana, todo bajo el manto que las películas de superhéroes otorgan, gracias a su fuerte carga de simbolismo.

BatmanBegins

Gran parte de la técnica de Nolan se radica en su capacidad para utilizar sus historias como herramientas para analizar ciertos conceptos, los cuales terminan nutriendo en diversas cantidades a los personajes de su historia. En el caso de “Batman Begins”, lo que Nolan realiza es un estudio acabado tanto del miedo como del simbolismo, la forma en que ambos muchas veces van de la mano, y la forma en que las personas se sobreponen a sus miedos (“why do we fall Bruce?”) y los transforman en elementos de fortaleza y símbolos en sí mismos.

Bajo este prisma, tiene mucho sentido que Nolan tomara al “caballero de la noche” como el arquetipo bajo el cual realizar este ejercicio psicológico, considerando la forma en que Batman se desenvuelve en la película; de la misma forma cobran sentido y generan sinergia la elección de los villanos presentes en el filme -El Espantapájaros y Ra’s al Ghul-, cada uno encarnando uno de los grandes temas del filme, y que además representan la confianza de Nolan en utilizar personajes que, si bien eran mayormente conocidos, no eran los más icónicos en la galería de Ciudad Gótica.

Adicionalmente, Nolan humanizó y complejizó tanto a Batman como a Bruce Wayne, devolviéndolo al Olimpo de la cultura pop y revitalizando al personaje de una forma que permeó a todos los estratos y medios en los cuales aparecía, sintiéndose su influencia en los comics, series animadas y videojuegos.

19

Otra forma con la cual Nolan revitalizó la franquicia -y el género- es desde el punto de vista de la estructura narrativa, iniciando el filme en “in media res” y utilizando una serie de flashbacks no lineales a diversos puntos en la vida de Bruce Wayne que nos permitían comprender no sólo el origen propiamente tal de esta versión de Batman, sino que mostrarnos la evolución del personaje luego de su partida de Gotham en busca de justicia en lugar de venganza, sin saber por dónde empezar.

Así, adoptando un enfoque reflexivo, el cineasta nos permite comprender el pasado de Bruce Wayne y su atormentado presente, a la vez que entrega los elementos para proyectar lo que sería su futuro, mediante la introducción de elementos y temas que marcarán su trilogía.

De ahí en más, Begins se convierte en una película que combina magistralmente la acción dinámica con el estudio de personajes, mientras seguimos la forma en que Batman surge y entierra a la personalidad de Bruce Wayne (ahora una fachada más que un individuo), a la vez que aprende a dominar el miedo -el suyo y el de los demás-, y los convierte no sólo en un arma para combatir el crimen, la corrupción y llevar de vuelta la justicia a su atormentada ciudad, transformándose de un hombre perdido en busca de venganza, en un símbolo y una leyenda, lo que es un tema trascendental que atraviesa toda la trilogía.

33-Batman-Begins

Como hemos dicho, Nolan consolidó su carrera emergente con esta película y pulió sus herramientas narrativas -en cuanto a la forma y el fondo de sus historias-, mas todo lo anterior no habría sido posible de no ser por el talentoso elenco reunido (de paso, iniciando su tradición de contar con cierto grupo de actores para sus películas).

De más está decir lo acertada que resultó la decisión de castear a Christian Bale, quien se convirtió prontamente en el Batman de toda una generación. Y si bien su conocida -y parodiada- voz cuando portaba el traje ha sido objeto de burlas, lo cierto es que Bale hizo suyo el personaje y lo dotó no sólo de un portento físico nunca antes visto, sino además de suficientes capas de profundidad, particularmente cuando debe actuar como Bruce Wayne, demostrando a la perfección tanto el daño y la angustia emocional, como la dualidad en constante conflicto en su figura, especialmente cuando se trata de dilucidar cuál es la verdadera identidad de su personaje y cuál es la máscara. Como dijimos con anterioridad, Nolan se inclina por creer que Bruce Wayne se quedó atrás en los Himalayas y fue Batman quien retornó a Gotham en busca de justicia, siguiendo un poco las palabras de Rachel al final de Begins (y confirmándolas con el epílogo de “The Dark Knight Rises”).

Quienes también brillan con luces propias en el metraje -como en gran parte de la filmografía del director inglés- son los personajes secundarios, y de más está decir que Michael Caine como Alfred, Morgan Freeman como Lucius Fox y Gary Oldman como Gordon otorgan no sólo el balance necesario sino que cada uno, de alguna forma, funciona como complemento y reflejo a lo que Bruce Wayne y Batman representan. Los 3 personajes además no sólo elevan todas las escenas en que están -y a sus participantes, especialmente a los puntos débiles del filme (cof cof, Katie Holmes, cof, cof)-, sino que otorgan cierta liviandad a la trama, liberando tensiones y otorgando respiros con sus comentarios humorísticos. Muchas veces se ha acusado a Nolan de ser un cineasta frío y cuyas películas carecen de humor y emoción, lo que no puede ser algo más alejado de la realidad, como bien lo demuestra este trío de actores -especialmente Michael Caine, quien es por lejos el corazón emocional de la trilogía-.

Respecto a los villanos, tanto el infravalorado Cillian Murphy como Liam Neeson aportan el gravitas necesario a sus actuaciones, cada uno aportando una faceta distinta y opuesta a Bruce en cuanto a las dualidades en los temas principales de la película: miedo y simbolismo. Ahí donde Murphy aporta una calma sospechosa y una personalidad trastornada como Jonathan Crane; Neeson se luce con el enigma, autoridad y dualidad de su Henry Ducard/Ra’s al Ghul, en lo que no sólo fue un interesante plot twist cuando el filme recién se estrenó, sino que hizo aún más creíble sus amenazas y la escala de su plan por destruir a la corrompida Gotham.

lead_960

Otro punto que bien vale la pena destacar es el magistral uso de la acción por parte de Nolan. Si bien sus filmes anteriores no estaban faltos de suspenso y emoción, lo cierto es que la acción realista a gran escala que se volvería uno de los tantos sellos del director fue perfeccionada en “Begins”, incluyendo la predilección del cineasta por realizar la mayor cantidad de efectos prácticos posibles, para sumar puntos en materia de verosimilitud.

En este sentido, destacan particularmente dos escenas: la enigmática introducción de Batman ante Falcone y sus hombres en los muelles; y el escape de Arkham luego del segundo enfrentamiento con Crane. Lo interesante no son sólo lo bien logradas de las escenas, o la forma en que canalizan momentos icónicos de los comics; sino el hecho que se trata de secuencias donde la acción está puesta en servicio de la trama, reflejando los dos grandes hilos conductores del filme.

Así como la acción se volvería imperecedera, lo mismo ocurriría con la inmortal banda sonora del filme (y por extensión, de la trilogía). Las composiciones de Hans Zimmer y James Newton Howard no sólo alcanzarían ribetes épicos por sí mismas, sino que nos harían olvidar momentáneamente el ya icónico tema de Batman compuesto por Danny Elfman (ese que suena ahora mismo en tu cabeza), y que nos acompañara tanto en los filmes de Burton como en la tremenda serie animada de Bruce Timm. Adicionalmente, inspiraron una ola de imitadores de la misma forma en que “Begins” se transformó en el template para largometrajes de esta naturaleza.

En resumen, “Batman Begins” no sólo fue el reboot más exitoso de una franquicia del cual se tenga recuerdo, sino que fue una película que marcó época y que se volvería uno de los filmes más influyentes de los próximos 10 años, aún cuando dichos efectos sólo se harían palpables luego del término del trabajo de Nolan con Batman -lo que, en gran medida, se debe a la forma en que “The Dark Knight” eclipsó al primer y tercer acto de la trilogía-.

Begins reivindicó tanto a la figura de Batman como a WB/DC; consolidó y vistió de capa al cine de superhéroes de cara al vendaval que sería Marvel Studios en los años venideros; y principalmente cimentó la carrera de Christopher Nolan como, probablemente, el director más influyente de la década. El propio hecho que “Begins” fuera la última de sus películas en que Nolan no tendría crédito de productor habla por sí mismo, atestiguando la manera en que el oriundo de Londres daría con la piedra filosofal para realizar blockbusters “de autor” (para bien y para mal).

Anuncios

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s