Batman: Mask of the Phantasm (1993)

BATMAN: MASK OF THE PHANTASM 
País: EE.UU
Año: 1993
Directores: Eric Radomski, Bruce Timm 
Género: Acción - Superhéroes - Animación 
Duración: 76 minutos.
Elenco: Kevin Conroy, Mark Hamill, Dana Delany, Hart Bochner,
Stacy Keach, Arleen Sorkin
Música: Shirley Walker.

Para hablar de “Batman: Mask of the Phantasm”, se hace necesario referirnos, en primer lugar, al show que dio lugar al nacimiento del filme. Nos referimos obviamente a “Batman: The Animated Series”.

 Nacida como producto de la primera película de Batman de Tim Burton, y producida en paralelo con “Returns”; “Batman: The Animated Series”, creada por las mentes maestras de Paul Dini, Bruce Timm, Eric Radomski y Alan Burnett, pronto se ganaría su lugar en la historia, al crear la que sin lugar a dudas es la mejor adaptación de cualquier tipo y en cualquier medio, de una historia de superhéroes.

Claramente dice mucho respecto a la influencia y calidad de la serie no sólo el hecho de que constantemente figura en los rankings de mejor serie animada de la historia (peleándole la cima a The Simpsons), sino además el normalmente ser tratada como “la biblia” de Batman, por variados escritores y dibujantes de comics (sin ir más lejos, el equipo creativo actual de Scott Snyder y Greg Capullo la han tratado así en múltiples ocasiones).

Historias serias y maduras, excelente calidad de animación, el diseño de personajes clásico, estilizado, simple y detallado de Bruce Timm, la forma en que capturó la esencia de la Gotham noir y art deco de Burton, son sólo algunos de los diversos motivos que elevaron este show al panteón de las series animadas.

 Pero quizás el mayor y más importante aporte de la serie consistió en la manera de destilar la esencia misma de los diversos personajes que pululan Gotham -héroes y villanos-, presentando versiones icónicas y atemporales, en algunos casos reinventando personajes y llevándolos a alturas nunca antes vista (Clayface, Mr. Freeze), en otras oportunidades inventando otros que alcanzarían un éxito insospechado (Harley Quinn, el ejemplo por excelencia). Si a lo anterior sumamos el trabajo de Andrea Romano como directora de voces, y el increíble elenco de la serie (Kevin Conroy y Mark Hamill son, por excelencia, las voces perfectas de Bruce/Batman y el Joker), no es difícil comprender por qué esta serie generó el impacto que tuvo.

batman_mask_of_the_phantasm

La serie animada contó con varios productos relacionados y derivados: no sólo tuvo 2 series que actuaron como secuelas, pero además fue responsable de lanzar el universo animado de DC -afectuosamente conocido como “Timmverse”-, lo que nos condujo a series como “Superman: The Animated Series”, “Static Shock”, “Batman Beyond”, “Justice League” y “Justice League Unlimited”. Adicionalmente, la serie tuvo varias películas surgidas como material complementario, entre las que se cuenta justamente la que comentamos el día de hoy: “Mask of the Phantasm” de 1993, y que cuenta con la particularidad de haber sido la única de todas en haber sido estrenada en el cine.

Si bien los hechos de “Phantasm” tienen lugar en la continuidad de la serie, la producción optó por crear una historia y un villano originales, lo que les permitiría no sólo distinguirse de las películas de Burton, pero además contar con cierta libertad para delinearlo, así como para fijar sus diversas dinámicas con el microcosmos de Gotham. Es así como nace la idea de introducir en el filme a Andrea Beaumont (Dana Delany), la inteligente, fuerte y atractiva hija de un aproblemado empresario (Stacy Keach) que termina cavando su propia tumba tras hacer negocios con la mafia. La peculiaridad de Andrea reside en que este personaje, tras un fugaz encuentro con Bruce Wayne en el cementerio, pronto se volvería en el amor de su vida, influyendo en los años formativos del hombre que a la postre se convertiría en Batman.

 La película opta por la inteligente decisión de dividir su narrativa en 2 partes, las cuales obviamente están relacionadas y reverberan entre sí: en el presente Batman debe lidiar tanto con el retorno de Andrea a Gotham, como con la aparición de un misterioso vigilante apodado “The Phantasm” que está asesinando capos de la mafia e inculpando al cruzado enmascarado; mientras que en el pasado, se nos presenta el auge y caída de la relación entre Bruce y Andrea, y cómo ésta influyó en su decisión de convertirse en Batman.

Particularmente interesante resulta su influencia, por cuanto viene a alterar el sistema controlado que Bruce creía sería su vida, desde aquel momento en que jura en la tumba de sus padres que dedicaría su vida a su memoria, combatiendo el crimen para evitar que otros sufrieran su mismo destino, renunciando así a una vida normal y a sus oportunidades de ser feliz. Es una perogrullada decir que Bruce Wayne es un tipo no sólo atormentado, sino con bastantes problemas psicológicos; por lo mismo, verlo enfrentarse y sanarse debido al amor de una mujer, sólo para posteriormente entrar en conflicto debido a la forma en que ésto interfiere con su oscuro plan de dedicar su vida a la misión de combatir el crimen, es material bastante profundo y fuerte, destrozando de paso esa errónea noción que piensa que los filmes animados son sólo cosa de niños.

IkU5j3p

Andrea es un personaje particularmente cautivador, no sólo por sus virtudes ya expuestas, sino además por la forma en que ella actúa como un paralelo a Bruce. Si en el pasado le devuelve la alegría de vivir al torturado millonario, sólo para tener que abandonarlo fugazmente tras amenazas de la mafia; en el presente, Andrea se acerca aún más al arquetipo de Batman, debido a que su retorno a Gotham y la súbita presencia de Phantasm no son casualidad.

Y es que si bien el filme juega constantemente con la posibilidad de que fuera Carl, el padre de Andrea, quien estaba bajo la máscara del fantasma (incluso utilizando al mismo actor para las voces), finalmente no se trataría más que una jugada maestra de despiste que ocultaba la verdadera identidad del nuevo vigilante: la mismísima Andrea, quien buscaba hacer pagar a la mafia por todo el daño que sus capos le habían ocasionado a su familia, no sólo forzándola a escapar y abandonar su compromiso con Bruce Wayne, sino que adicionalmente causando el fallecimiento de su padre.

Es aquí donde no sólo la película subvierte las expectativas gracias a la incertidumbre en torno a un personaje completamente nuevo, sino además porque Timm y cía se estaban guardando un as bajo la manga. O más bien, un Joker.

15d94ababf2a26237936bed5e1adb337

El uso del némesis de Batman en el filme resulta una jugada maestra, y no sólo por la increíble actuación de Mark Hammil que, tal cual Jack Nicholson y Heath Ledger, se roba cada escena en que está. Lo anterior también se atribuye al rol mismo que cumple su personaje en la película, a la vez que se nos revelan ciertos detalles alrededor de su propio origen, lo que siempre es interesante considerando lo nebulosas y cambiantes de dichas circunstancias (recordar que, si bien el incidente en Ace Chemicals hace tiempo se considera canon, nunca ha existido claridad respecto del pasado del personaje, ni sobre su verdadera identidad).

Evocando de cierta forma el rol de matón de la mafia de Jack Napier en “Batman” antes de volverse Joker, aquí también el “Príncipe Payaso del Crimen” contaba con asociados similares previo a transformarse. Con el elemento agregado que fue él quien, por orden de sus jefes, acabó con la vida del padre de Andrea.

Lo anterior importa no sólo para poner en curso de colisión a ambos personajes, sino porque, así como ocurre en los filmes de Burton, de cierta forma hace al Joker responsable parcialmente por la creación de Batman, debido a que fueron las amenazas de la mafia (que él debía hacer cumplir), lo que llevaron a los Beaumont a abandonar Gotham, dándole así el último empujón a Bruce Wayne para decidir portar la capucha.

De esta forma, “Mask of the Phantasm” construye una narrativa más que interesante, no sólo por lo profunda y oscura de su trama, sino por como altera sustancial y genialmente, elementos del canon clásico de Batman, enriqueciendo aún más la “caída” de Wayne y la asunción de Batman.

1993-batman-mask-of-the-phantasm-2

Acompañando a la gran trama, la película cuenta con la óptima calidad de animación de la serie, además de escenas de acción increíbles que ya se las quisiera cualquier otra película. Destaca particularmente el duelo con la policía en el edificio en construcción, no sólo por lo brutal y frenética de la acción, sino porque es imposible no pensar que debió haber influido en Christopher Nolan para la confrontación final con el Joker en “The Dark Knight”.

Otro gran aspecto a destacar es la banda sonora, compuesta por Shirley Walker. La compositora, colaboradora habitual de Danny Elfman, no sólo realizó la labor de adaptar los temas que el ex-vocalista de Oingo Boingo había realizado para los filmes de Burton, sino que se hizo cargo del sonido particular de Elfman y lo utilizó para musicalizar la serie animada y los filmes que la acompañan, siendo “Mask of the Phantasm” el punto más alto de su carrera, en sus propias palabras.

En conclusión, “Batman: Mask of the Phantasm” es una excelente pieza de cine animado que, nutriéndose del trabajo de un equipo de producción que elaboró una serie que bordea la perfección, logró continuar la senda del triunfo, reflejando a la perfección el material de origen, a la vez que introduce nuevos elementos y capas que han logrado quedar en la retina del público y de la cultura pop.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s