Fantastic Four (2015)

Fantastic Four 2015 poster.jpg
Fantastic Four
País: EE.UU.
Año: 2015.
Director: Josh Trank
Género: Cómics-Súper héroes
Duración: 100 minutos
Elenco: Miles Teller, Michael B. Jordan, Kate Mara, Jamie Bell, Toby Kebbell Reg E. Cathey.
Musica: Marco Beltrami, Phillip Glass

¿Porqué costará tanto hacer una buena película de los Cuatro Fantásticos? La película dirigida por Josh Trank nos creaba ilusión de que al menos pudiesemos ver una adaptación decente del primer equipo de súper héroes creado por Stan Lee y Jack Kirby, pero debido a una tormentosa producción y varias cuestionables decisiones creativas Fantastic Four es candidata a las peores películas de cómic de la historia.

La película relata, de manera casi eterna, los orígenes del equipo de súper heroes. Basado en el origen del universo Ultimate de Marvel, Reed Richards (Miles Teller) a una corta edad, junto a su amigo Ben Grimm (Jamie Bell), ha llegado ad-portas de descubrir el viaje inter-dimensional. Apoyado por el investigador Franklin Storm (Reg E. Cathey), sus hijos Sue Storm (Kate Mara) y Johnny Storm (Michael B. Jordan) y conjunto al amargado genio Victor Von Doom (Toby Kebbell), Reed logra construir una versión a escala real de su transportador interdimensional. Cuando Reed, Johnny, Victor y Ben atraviesan sin autorización el portal, se ven involucrados en un accidente en el “Planeta Cero”, ellos más Sue Storm sufrirán drásticos cambios a sus cuerpos que los transforman en los Cuatro Fantásticos y Doctor Doom.

Era una arriesgada apuesta tomar el tono más ligero de los cómics y adaptarlo a una historia más humana, dramática y con un ambiente más pesado, pero la apuesta no falla por su intención si no por su pésima ejecución. Con un prologo y primer acto que dura casi una hora y durante el cual literalmente no pasa nada, la película rápidamente se vuelve tediosa. El prometido desarrollo de personajes desaprovecha a grandes actores como Miles Teller, Kate Mara y Reg E. Cathey que son reducidos a una característica básica como lealtad, amargura o ambición. Lo único destacable, pero no necesariamente rescatable, de esta interminablemente larga introducción es las terroríficas transformaciones corporales que sufren Reed y los demás, que con mejor, y tal vez menor CGI, hubiese logrado el cometido de exponer a la audiencia los horrores de lo que sufren los personajes.

De allí la película salta inexplicablemente un año en el futuro, donde ya todos los cuatro fantásticos están aclimatados a sus nuevas habilidades y están siendo estudiado por el gobierno. No sólo no hay tensión, más allá de un trillado y mal ejecutado intento de mostrar a los cuatro fantásticos como deshumanizados a meras armas, si no que el lapso narrativo daña aún más el ritmo de la película ralentizando la más aún. Si una de las grandes críticas a Age of Ultron fue el abuso de escenas de acción y escenas explosivas, Fantastic Four se va al otro extremo. A pesar de ya tener pleno uso de sus poderes, no vemos más que un par de situaciones en las cuales los Cuarto Fantásticos uan sus poderes, y se sienten más como una “demo” que parte de una película terminada. Lo más cercano que tenemos a algo de movimiento y demostración de habilidades más esperables de una adaptación de un cómic como Fantastic Four es una corta y decepcionante  escena entre Reed y unos militares, y posteriormente la Mole. Esta escena también tiene la característica de ser una de las pocas que ocurre fuera de un laboratorio o de un pasillo, ya que otro gran problema de la película es el abuso del mismo set interior, la base militar donde fueron trasladado los jóvenes después del accidente.

Cuando las cosas no parece que podían ser peor, viene el irrisoriamente malo tercer acto. Después de casi 70 minutos donde nunca se logra crear una narrativa coherente, todo es abruptamente acelerado hacía un caótico final. No sólo Dr. Doom resulta ser un irrealista, monótono y poco interesante villano (y extremadamente mal diseñado), simplemente nunca tiene un verdadero objetivo más que dar una razón para que Sue, Johnny, Ben y Reed se junten y trabajen como equipo. Pero incluso en este intento falla la película. Después de no tener ni un solo momento donde los cuatro fantásticos si quiera tengan un atisbo de intento de combinar sus habilidades y trabajar en equipo, milagrosamente después de un intento fallido (que representa 5 minutos de una escena de acción extremadamente corta y decepcionante), logran trabajar de manera cohesiva perfecta terminando con el peligro y llevando la película a un escabroso final.

Todo lo anterior tal vez pudo ser muy distinto. No es necesario estar muy integrado en el mundo de las noticias cinefílas para darse cuenta que esta película tuvo un turbulento desarrollo y producción. Los descarados errores de continuidad, como el cambiante color de pelo de Kate Mara y la inconstante cantidad de cabello facial de Miles Teller, son signos inequívocos de la cantidad de escenas que fueron re-filmadas en post-producción. Una etapa que además fue ejecutada sin la supervisión de Trank, ya alejado del proyecto. Esta tormentosa producción, combinada con el abuso de CGI y dudosas decisiones creativas desaprovechan un buen elenco y una idea diferente que pudo resultar en una buena película. En cambio, el resultado fue Fantastic Four: candidato fijo a los Razzies y posiblemente, a un infame lugar en la historia como una de las peores películas de cómics en llegar a la pantalla grande.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s