Batman vs Robin (2015)

BATMAN VS ROBIN
País: EE.UU
Año: 2015
Director: Jay Oliva
Género: Acción - Superhéroes - Animación 
Duración: 80 minutos.
Elenco: Stuart Allan, Troy Baker, Kevin Conroy, Robin Atkin Dowes, 
Grey Griffin, Sean Maher, David McCallum, Jason O'Mara,
"Weird Al" Yankovic
Música: Frederik Wiedmann.

Siguiendo la tendencia contemporánea de DC de adaptar clásicos modernos de su basta librería de comics, es que llegó este año el estreno de “Batman vs Robin”, filme que no se contenta con adaptar una sola historia, sino que trata 4 de los más recientes y aclamados comics de la editorial, centrados en el “caballero de la noche” y el mundo que lo rodea.

Efectivamente, no bien resulta evidente al mirar la carátula que el foco principal del filme es “The Court of Owls”, la seminal historia de Scott Snyder y Greg Capullo que inició el relaunch de Batman el 2011, hay más de lo que aparenta a primera vista en el filme. Esto debido a la inclusión de elementos basados en diversas historias modernas, a saber: “Born to Kill” (el primer arco del relaunch de “Batman & Robin”), “Batman in Bethlehem” (el icónico número #666 de Grant Morrison, que nos presenta a la versión futura de Damian) y “Talon” (infravalorada serie que nace como spin-off de “Court of Owls”).

La mitología de Batman usualmente es maleable y la evolución constante a través del tiempo permite diversas y variadas interpretaciones, a veces disonantes entre sí, pero que tienen sentido en el gran esquema de las cosas si se les analiza como un todo. Pese a esto, y de forma lamentable, “Batman vs Robin” termina mordiendo más de lo que puede tragar, debido a que al abarcar tantas y tan variadas historias, cuesta unificarlas coherentemente en un todo orgánico.

Y no es que no lo intentaran, ya que se nota que el equipo liderado por el director Jay Oliva y el emblemático guionista de comics J.M. DeMatteis, de verdad mostraron un buen entendimiento y apreciación por el material de origen, lo que se ve reflejado en la genial primera mitad de la película. Sin embargo, bien sea por problemas en unificar el material en un todo cohesivo, o bien por las limitantes propias del formato (como el tiempo estándar de 80 mins para películas animadas de DC), terminan quedándose cortos en el esfuerzo, lo que se ve reflejado en la apurada segunda mitad, donde la película deviene en más forma que fondo.

batrobin-750x400

Como continuación directa de la mediocre “Son of Batman” (adaptación de “Batman and Son”), historia que nos introdujo a Damian Wayne (Stuart Allen), el hijo de Bruce (Jason O’Mara) y Talia Al Ghul, “Batman vs Robin” nos deja caer en la acción tiempo después de los eventos de dicho filme.

El foco de conflicto obviamente es la relación entre padre e hijo, la cual es alimentada no sólo por el haberse conocido ambos recientemente, pero además por el choque entre sus personalidades, tan disímiles y a la vez tan parecidas. Damian quiere probarse responsable y digno de la confianza de su padre, pero su tendencia a revertir a las enseñanzas impartidas por su madre y abuelo lo ponen en curso de colisión con un Bruce que, pese a haber tenido diversos escuderos, no sabe lo que es realmente ser un padre, más de la noche a la mañana, por lo cual desconfía, y mucho, de Damian.

Tras agregar un incidente más a la lista de desavenencias, esta vez tras un genial y tétrico enfrentamiento contra Dollmaker (un casi irreconocible “Weird Al” Yankovic), el abismo entre padre e hijo se haría más hondo, no sólo por la falta de confianza mutua, sino por la aparición de un misterioso asesino enmascarado que se hace llamar “Talon”, quien literalmente tienta a Damian para que se le una en el lado oscuro.

Mientras el asesino trabaja mentalmente para que Robin abandone a Batman, el propio caballero oscuro se encuentra ocupado siguiendo pistas que lo llevan a revelar el misterio de los diversos Talons, así como del siniestro grupo para el cual trabajan: La Corte de los Búhos.

vlcsnap-2015-03-31-20h16m17s85

Enraizada tanto en el mito como en la historia que rodea a Gotham, la Corte de los Búhos es una sociedad secreta conformada por muchos de los más poderosos y acaudalados hijos e hijas de la ciudad, quienes manejan la urbe desde las sombras. Tras un tiempo de ausencia, la Corte ha regresado a imponer su ley en una ciudad que creen se les ha escapado de las manos, especialmente debido a la presencia de Batman y la clase de villanos que su hogar ha generado y atraído.

De esta forma, Bruce, acompañado por su fiel compañero Nightwing (Sean Maher), deberá combatir arduamente no sólo para salvar Gotham una vez más, sino que para no lograr perder el corazón y alma no sólo de su ciudad, sino que de su hijo.

Como dijimos, la película actúa en varios frentes para tratar de unificar diversas historias en un todo coherente. En este esfuerzo destacan particularmente el centro emocional del filme, así como la acción. Respecto a lo primero, obviamente la relación entre Damian y Bruce está bien lograda, especialmente el conflicto entre ambos, teniendo toda la profundidad y sutileza de la que carecía “Son of Batman”.

La acción es el plato fuerte de la película, ayudad por el gran ojo que tiene Jay Oliva para ella, habiéndolo demostrado no sólo en filmes animados anteriores de DC, sino que en series como “Young Justice”, e incluso en filmes live action (Oliva fue el encargado del storyboard y de planificar las secuencias de acción de “Man of Steel”).

En la vereda del frente, los elementos negativos se basan primordialmente en la poca coherencia de las historias dispares del filme, particularmente durante su segunda mitad, a la cual además le habría venido bien unos 15 minutos extra que le otorgaran mayor fluidez, así como la capacidad de ordenar su narrativa y de dar mayor importancia a ciertos personajes cuyos arcos son apresurados, perdiendo así influencia y capacidad de asombro (el gran ejemplo corresponde a la revelación de quién era la mente maestra detrás del plan de la Corte).

34557

Respecto a los aspectos técnicos, estos son mayormente de primer nivel. La animación, salvo un par de cuadros muy específicos en algunas secuencias, es de primer nivel, y hace lucir bien no sólo a las escenas de acción, sino que a los diseños del actual diseñador de cabecera de los proyectos animados de DC: Phil Bourassa, quien en este filme matizó un poco el estilo más exagerado que había utilizado últimamente, acercándolo un poco a lo que era su labor en “Young Justice”.

Lo anterior también se ve ayudado por la gran banda sonora del compositor alemán Frederik Wiedmann, quien toma algunos de sus sonidos característicos que patentara con la banda sonora de “Green Lantern: The Animated Series” (que le valiera nominaciones en los Annie y los IFMCA) y los acomoda con la influencia del trabajo de Hans Zimmer y James Newton Howard en la trilogía de Christopher Nolan.

“Batman vs Robin”, pese a no ser una gran película, es una más que digna exponente de los filmes animados de DC, y ciertamente es una gran mejora respecto de lo que “Son of Batman”. Lo anterior se puede enmarcar además en el progreso que demuestra la reestructuración del departamento de animación de WB tras la salida y posterior retorno, de Bruce Timm, el gran arquitecto del universo animado de la compañía. Es de esperar que el progreso continúe con el próximo filme en esta historia, que será “Batman: Bad Blood”, a estrenarse el próximo año, y que introducirá a 2 personajes fan favourites: Batwoman y Batwing.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s