The Dark Knight Rises (2012)

THE DARK KNIGHT RISES
País: EE.UU, Inglaterra.
Año: 2012.
Director: Christopher Nolan.
Género: Acción - Superhéroes - Suspenso.
Duración: 165 minutos.
Elenco: Christian Bale, Gary Oldman, Tom Hardy, Joseph Gordon-Levitt,
Anne Hathaway, Marion Cotillard, Morgan Freeman, Michael Caine, 
Aidan Gillen, Matthew Modine, Ben Mendelsohn, Burn Gorman,
Cillian Murphy, Juno Temple, Liam Neeson.
Música: Hans Zimmer.

Decir que el hype y las expectativas eran altas antes del estreno de “The Dark Knight Rises”, es verdaderamente quedarse cortos ante la envergadura de lo que despertó el capítulo final en la trilogía de Batman dirigida por Christopher Nolan y protagonizada por Christian Bale. Tan así que, de hecho, cuesta recordar un caso en el corto o mediano plazo en que una película despertara tanta expectación en el público, lo que es testimonio no sólo del trabajo de Nolan y cía en estos filmes, pero también de la popularidad de Batman como ícono de la cultura pop.

Lamentablemente, dicha cantidad de hype puede ser una poderosa arma de doble filo. Y si bien la calidad en general de la película es innegable, lo cierto es que en ella abundan detalles y decisiones cuestionables que terminan hiriendo el resultado final de la película, tiñendo negativamente el legado del cierre de la trilogía, de forma mayor de la que hubiera ocurrido de no mediar el exceso de expectación.

 Tampoco ayudó mucho a la recepción el hecho de haber sido antecedida por “The Avengers”, filme mucho más colorido y optimista en su foco, y que terminó de establecer lo que sería el reinado de Marvel Studios en los años venideros.

De nuevo, todo lo expuesto anteriormente no significa que “Rises” sea un mal filme per se (como muchos han querido hacer ver), todo lo contrario, ya que estamos ante una cinta épica, portentosa, altamente emocional, dotada de hermosa fotografía y grandilocuentes escenas de acción, y que es todo un logro fílmico en sí.

Por lo mismo, el foco de esta reseña residirá tanto en establecer claramente y criticar los mayores problemas del fime, como en tratar de restablecer y reivindicar el dañado legado del filme, para lograr al final del día de poner en balance los distintos elementos de la película.

Bane-the-dark-knight-rises-30411120-2560-1600

Ambientada 8 años luego del final de “The Dark Knight”, “Rises” retoma la narrativa dejada abierta al final de dicho filme, en torno a la muerte de Harvey Dent y a Batman asumiendo la culpa, todo con tal de no perder con el Joker la lucha por el alma de la ciudad, y permitiendo además que no se destruya el legado del fiscal de distrito en su lucha contra el crimen organizado; a la vez que trae de vuelta elementos que quedaron en el tintero desde los albores de la trilogía.

El panorama al comienzo del filme evidencia los cambios por los que pasó Gotham en el lapso de tiempo entre las últimas películas: con Batman ausente, Bruce Wayne se volvió un recluso en su propio hogar, preso por el dolor de la muerte de Rachel y aquejado tanto por las secuelas de sus años combatiendo el crimen como por su fracaso en un proyecto de energía renovable, luego de que se descubriera que podía ser convertido en un arma. Mientras tanto, Gotham vive una época de prosperidad luego de aprobarse el “Acta Dent”, lo que ha permitido combatir el crimen organizado y “limpiar” la ciudad, todo sustentado en la mentira establecida por Batman en torno a la figura y obra de Harvey Dent, y que ha sido perpetuada temporalmente por el Comisionado Gordon, en un hecho que lo atormenta a diario.

 La calma se ha asentado en Gotham y la ciudad ha prosperado, a la vez que viejas heridas parecen sanar, y los antiguos “héroes de guerra” como Gordon van en retirada. Sin embargo, pronto se haría presente una nueva fuerza en la ciudad que viene no sólo a levantar el velo y destapar las mentiras que han sustentado el status quo de la ciudad los últimos años, pero además para cumplir finalmente con una amenaza profética que se hiciera en “Batman Begins”.

Desde su primera escena en el asalto al avión (filmado en su gran mayoría con efectos prácticos), el Bane de Tom Hardy se perfila como un enemigo que pondrá a prueba a Batman tanto física como mentalmente, las que siempre han sido características típicas del villano desde su concepción por parte de Chuck Dixon, Doug Moench y Graham Nolan en 1993. El Bane de Hardy no sólo hace olvidar a la patética versión que vimos en “Batman & Robin”, pero además no tardaría en ingresar al panteón de los grandes villanos del cine, gracias a su astucia, portento físico y a una peculiar voz que no dejaría indiferente a nadie (amada por muchos, repudiada por otros).

Quizás un peldaño por debajo del Joker de Ledger, la actuación de Hardy sin lugar a dudas se convertiría en uno de los puntos altos del filme, no sólo por el increíble trabajo físico, o por la astucia y particular sentido del humor del personaje, sino además porque el inglés demuestra su talento y calidad actoral en un rol que limita su rango de expresiones faciales debido a la máscara del personaje, lo que lo hace depender de su lenguaje corporal, el cual es aprovechado al máximo para deleitarnos con un rol que, durante largos pasajes, demostró ser superior a aquel del protagonista (como suele ocurrir con los buenos villanos).

wallpaper-batman-38

El plan de Bane para hacer cumplir el destino de Ra’s al Ghul es uno tanto o más intrincado que aquellos del Joker en el filme anterior, demostrando un nivel de planificación que se remontaba años atrás, debido a la labor de su asociada en dicha tarea, quien se preocupó de allanar el camino para la llegada del enmascarado a Gotham. Nos referimos obviamente al papel de Marion Cotillard como “Miranda Tate”, aka, Talia al Ghul.

Sí, tiramos el spoiler inmediatamente, primero, porque debe ser uno de los más pobres y mal escondidos plot twists del último tiempo (cuesta encontrar a alguien medianamente interesado en la película que no lo supiera o no lo viera venir desde antes); y en segundo lugar, debido a que este personaje es uno de los puntos débiles de la película. No se trata sólo de lo paupérrima de la actuación -especialmente en la escena de su muerte-, lo que llama poderosamente la atención, considerando que Cotillard ha sido galardonada con el Oscar, el Globo de Oro y el BAFTA por su trabajo en otros filmes.

Como dijimos, es un papel que no sólo es errático y mal actuado, sino que además prácticamente le falta solo el letrero luminoso que diga “plot twist”. Y si bien su tiempo en pantalla es menor en comparación con otros personajes, lo pivotal de su rol y su presencia en escenas clave, termina debilitando la película.

Ahora bien, el personaje de Cotillard tampoco es completamente culpable de los problemas del filme, no bien tiene un grado importante de injerencia, es producto de un guión que cuenta con problemas evidentes, tanto en el ritmo y estructuración de la historia, como en la ambigüedad respecto a la interpretación y sentido de la historia. Obviamente éste último punto es completamente subjetivo y queda en el fuero interno de cada uno, pero es innegable que, cuando uno de los elementos que más se critican en el filme es el mensaje que los hermanos Nolan y David Goyer intentan dar, especialmente cuando se considera a la cinta como una crítica a los movimientos sociales, usándolos Bane como una excusa para incitar el caos contra el 1% y esconder su plan oculto para destruir Gotham, manipulando al pueblo de la ciudad.

Con independencia de que Christopher Nolan trata de abordar los filmes con imparcialidad, abstrayéndolos de elementos políticos -en sus propias palabras-, lo cierto es que el mensaje está ahí, lo más seguro que de parte del trabajo de David Goyer, quien usualmente se caracteriza no sólo como un guionista que es “hit and miss”, sino además por su visión más conservadora de la sociedad, lo que va de la mano con ciertas interpretaciones y visiones de Batman (sin ir más lejos, la de Chuck Dixon, creador de Bane).

Lo dicho anteriormente sirve para explicar el por qué la recepción y percepción de la película ha tendido a menguar con el paso del tiempo, de paso opacando los aspectos positivos que, en este filme, sobrepasan a los negativos. Sin lugar a dudas se trata de una situación peculiar y pocas veces vista, respecto a lo divisiva y polarizante que puede resultar la interpretación de una película (más cuando esta no recibe “mixed reviews”).

catwoman-the-dark-knight-rises-movie-hd-wallpaper-2560x1600-4729

 Girando ahora hacia los múltiples aspectos positivos del filme, bien vale la pena partir por las actuaciones. Habiendo ya alabado a Bane hace un rato, corresponde ahora hacer lo mismo con varios de los personajes de la película. Mientras Christian Bale mantiene su solidez como Bruce/Batman, en este filme vemos además un lado más complejo y sombrío del personaje, especialmente con sus ansias de muerte, así como su sensación de doble fracaso: como Batman tras asumir la culpa por la muerte de Dent, y como Bruce Wayne, tras no haber podido continuar su proyecto de energía renovable. Bale presenta una caracterización atormentada como debe ser, vendiéndonos de gran forma el declive de su personaje.

Acompañándolo se encuentran como siempre Lucius Fox, Alfred y Gordon. Morgan Freeman mantiene su buena racha en los filmes, mientras que Michael Caine termina de ratificar su estado como el corazón de la trilogía, especialmente en sus desgarradoras despedidas de Bruce, tanto al revelar su mentira sobre la carta de Rachel, como al final tras conocerse la “muerte” de Bruce, tras haber salvado la ciudad de la bomba de neutrones que Bane y Talia planeaban usar para obliterarla. La presencia del fiel mayordomo de la familia Wayne sí se ve reducida por exigencias del guión, lo que es lamentable porque más Alfred siempre es bueno.

Quien sí tiene bastante tiempo en pantalla es Gary Oldman, ya que de cierta forma, “Rises” es también una historia donde Gordon es el coprotagonista, considerando los efectos que el final de “The Dark Knight” genera en el comisionado de policía. Como nos tiene acostumbrados, Oldman no desentona en el papel, demostrando por qué su actuación ha pasado a la historia como la más icónica versión de su personaje (influyendo, de paso, en los comics).

Los que tampoco desentonan son los otros personajes nuevos: Robin John Blake (Joseph Gordon-Levitt), y Selina Kyle, aka, Catwoman (Anne Hathaway). Ambos son buenas adiciones a la saga: mientras el primero aporta su simpatía habitual como un oficial de policía que se convertirá en un importante aliado de Batman (y un simpático “name drop” al final), la segunda aporta una gran versión de Selina Kyle que, si bien no es tan emblemática como la de Michelle Pfeiffer, sí es mucho más cercana a la versión de la antiheroína a la que los comics nos tienen acostumbrados.

the-dark-knight-rises-bane-batman-2-610x343

 El apartado audiovisual es otro punto alto en la película -como en toda la filmofrafía de Nolan-. Wally Pfister vuelve a hacer de las suyas con la hermosa fotografía y cinematografía que complementa a la perfección las habilidades de dirección de Nolan, especialmente en las escenas de acción, bien sean épicas como el secuestro del avión, grandilocuentes como la batalla campal entre policías y mercenarios, o brutales como ambos duelos entre Batman y Bane -particularmente el primero, debido al juego de luces y sombras, así como la forma en que se nos presenta el emblemático momento en que el villano rompe la espalda del “caballero oscuro” tal como ocurriera en “Knightfall” (comic que, junto a “No Man’s Land”, sirven de sustento a la historia)-.

Quien también brilla es Hans Zimmer y su banda sonora, utilizando composiciones anteriores en la dosis justa, a la vez que introduce nuevos temas, donde destaca mucho el uso de percusión para expresar la brutalidad de Bane, y que tiene además en el canto “Deshi Basara” su pieza más característica, reutilizada en diversos temas y a lo largo de diversos pasajes.

Es mucho lo que se puede discutir en torno al valor de “The Dark Knight Rises” (no por nada le dedicamos un capítulo completo de nuestro podcast) especialmente sobre su significado, la interpretación de un guión que funciona a la perfección en cuanto a las escenas de acción, el desarrollo de personajes y sus momentos emotivos, pero que se cae en otras partes, lo que ayudado por algunos problemas de montaje, y por algunas decisiones cuestionables (la infame recuperación de Bruce luego de su fractura de espalda), generan un producto final en el cual, si bien lo positivo supera ampliamente a lo negativo, había mucho espacio para mejorar, lo que sumado a los niveles inhumanos de hype que habían en torno a la película, afectaron su impacto y recepción.

Críticas y hype al lado, se trata finalmente de una buena película que cierra de gran forma una de las más importantes trilogías de la historia del cine, responsable de marcar época, de establecer la carrera de Christopher Nolan como el cineasta más influyente de la década pasada, de relanzar el género de cine de comics y de otorgarle un gravitas y seriedad nunca antes vistos, todo lo cual contribuye de diversas maneras como hitos de todo lo que el cine puede ser.

Anuncios

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s