Arrow S04E01: “Green Arrow”

v

Entrar a un cuarto año no es fácil para ninguna serie. Lo anterior resulta aun más evidente para Arrow, considerando lo decepcionante que resultó el final de la temporada pasada, lo que de alguna forma “contaminó” al resto del ciclo, lo que llevó a muchas personas a pasar por alto todo lo bueno que vimos durante la tercera temporada, juzgándola únicamente por la última impresión que dejó.

Y de cierta forma hay justicia en dichas afirmaciones, más considerando la forma en que el segundo ciclo bordeó la perfección, lo que generaba una mochila difícil de llevar. Si a aquello le añadimos los problemas del final de temporada – y el arco final por extensión-, así como la gran recepción que tuvo tanto “The Flash” (su spin-off y compañero natural), como “Daredevil” (un intento más serio en la vereda de Marvel, que de cierta forma competía en tono y temas con la serie de DC); y lo cierto es que se generó un ambiente para que creciera ese aire de decepción que primó luego del final de temporada.

De esta manera, la tarea que tenía por delante la serie entonces era una de continuar su evolución, “corrigiendo el curso” respecto al recibimiento dividido que generó la temporada anterior, buscando reencantar a su público y reinventándose creativamente.

Afortunadamente, y si el season premiere sirve como indicador, este segundo gran acto de la serie (considerando las 3 primeras como un acto en sí) logra todo lo que esperábamos que la serie hiciera, de paso entusiasmándonos de cara a lo que nos depara la nueva temporada.

arrow-s04e01-green-arrow-1080p-mkv_20151008_071514-508

Una de las “promesas” de la nueva temporada es que se buscaría generar un tono un poco más liviano para la serie, obviamente sin perder de vista el hecho que el show es el hermano “serio” de “The Flash”. Lo anterior se hacía aún más relevante luego de la oscuridad generalizada de la temporada anterior.

Pues bien, desde sus escenas iniciales, la diferencia prometida se hace palpable casi de forma instantánea. No es que “Arrow” haya llegado a los niveles de liviandad de la serie protagonizada por Grant Gustin, pero de alguna forma se acercó a aquella atmósfera, sin descuidar los elementos que la hacen ser la serie que ha sido.

Lo anterior no significa necesariamente distanciarse de esa mezcla híbrida, en cuanto a su tono, que la serie ha sido, punto medio entre la trilogía de Batman de Christopher Nolan, y las películas de Spider-Man de Sam Raimi. Al contrario, de cierta forma marca una evolución necesaria, considerando que entre metahumanos y personajes sobrenaturales, hace tiempo que se perdió el “realismo” que primaba en la ya lejana primera temporada.

Esta evolución natural de la serie, ciertamente funciona como espejo a la evolución misma que ha tenido Oliver Queen en ella. Mucho se habló en cierto momento respecto a por qué el personaje de Stephen Amell no adoptaba inmediatamente el manto de Green Arrow, y lo cierto es que la serie nos convenció de gran forma de que era necesario que Oliver completara un viaje, de ser un asesino en una vendetta personal, a convertirse en un héroe capaz de salvar a una ciudad y de inspirar gente a levantarse en armas tras este ideal. “Green Arrow” pasó a ser un título que había que merecer, y a medida que la mitología de la serie se expandía y se abrazaban e incorporaban incluso los elementos más fantásticos de los comics, sabíamos que íbamos en esa dirección.

Al final el título de este capítulo, y el manto que Oliver finalmente adopta hacia el final del mismo, no son sólo recompensas para él, sino que de cierta forma lo son para la producción de la serie y para la audiencia que fue creciendo con el show, y que se encantó y fue aceptando progresivamente no sólo a estos personajes, sino que todo lo que ellos conllevaban, desde sus relaciones personales y conflictos, a aquellos elementos propios de los comics que ahora abundan en este universo. “The Flash”, “Vixen”, “Legends of Tomorrow” (y de cierta forma, “Constantine” y “Supergirl”) se deben en ese respecto a lo logrado por “Arrow”, tanto como Diggle, Felicity, Laurel o Thea se deben a la labor e inspiración de Oliver.

El cambio de tono funciona porque la serie se lo ganó y lo hizo funcionar bajo ese contexto y esas reglas; y por eso el inicio de este nuevo capítulo en la historia de la serie funcionó tan bien como lo hizo (y por qué hizo que la serie rompiera records de audiencia en su retorno).

arrow-green-damien

Desde la vida suburbana de Oliver y Felicity -donde la serie subvierte las expectativas, al revelar que era el personaje de Emily Bett Rickards la que se había aburrido de la tranquilidad de la vida civil-, el nuevo tono y los efectos del cambio de status quo del fin de temporada se hacen visibles. Oliver está en paz, y ya no es el hombre torturado por sus acciones y su pasado. En gran medida porque para ser “Green Arrow” ya no puede serlo, Felicity lo dejó bien en claro la temporada pasada al comunicarle que su misión no era la de triunfar para morir, sino que la de luchar para seguir viviendo y combatiendo (quizás por eso se explica el mismo hecho del aburrimiento suburbano de Felicity, y el por qué se mantuvo trabajando a escondidas con el resto del Team Arrow).

Mismo Team Arrow que no las ha tenido fácil los últimos meses, independiente del entusiasmo de Thea, la mejoría de Laurel o el liderazgo y nuevo traje de Digg (que se ve harto mejor en movimiento, pero sigue siendo raro, principalmente porque el casco no combina con su traje, que esencialmente es ropa normal). Tras el ataque de Ra’s al Ghul (y si se quiere agregar, los de Deathstroke y Merlyn), la ciudad es una sombra que ni siquiera el cambio de nombre o un nuevo tren con Central City puede mejorar. La gente se muda, los negocios no prosperan, el crimen está en alza y no existe un liderazgo fuerte (más considerando que 3 alcaldes y un candidato han muerto, lo que lleva que la ciudad sea manejada por un comité que integra, entre otros, el capitán Lance).

Lo anterior no es más que un caldo de cultivo ideal para que se nutra la nueva amenaza que llega a la ciudad -y que fuera promocionada extensamente la temporada anterior-. Nos referimos a Damien Darhk (Neal McDonough), líder de H.I.V.E., rival ancestral de Ra’s al Ghul, y en general un carismático sujeto. El hombre y su organización están empecinados en destruir la ciudad y su gente, porque creen que es el sentido natural de las cosas, y porque como en todo orden de cosas, esperan que de la muerte de Star City, renazca algo nuevo y mejor.

Los problemas que causa Darhk, y la imposibilidad de Laurel, Digg y Thea por detenerlo, es lo que termina precipitando el retorno de Oliver y Felicity, justo cuando el primero se aprestaba a pedirle matrimonio a la segunda, con soufflés y todo. De ahí en más, el capítulo trae a Oliver de vuelta, con todo lo que ello implica: no es sólo el genial traje nuevo (cortesía de Cisco, era que no), sino que además los conflictos sin resolver con Diggle, la tensa relación con Thea, la enemistad con Lance. Lo importante está más bien en la reacción de Oliver ante ello, de cierta forma más calmado y sabio que como habría reaccionado en años anteriores, demostrando la evolución que ha tenido, y lo que finalmente lo lleva a convertirse en Green Arrow.

arrow-green-trio

De ahí en más, el capítulo iría escalando tanto en perspectiva como en momentos épicos e importantes, los cuales no sólo lo harían destacar, pero además lanzarían tramas para el resto de la temporada. El duelo entre Oliver y Darhk en el tren, la escena de acción en el mismo, los poderes místicos de Darhk o la revelación de que el capitán Lance estaba trabajando en secreto con el villano, todos fueron momentos destacados durante la duración del episodio.

Pero quizás lo más importante -y la mayor sorpresa-, vino al final, cuando en un hecho inédito, la serie estrenó un flashforward (además del retorno de los flashbacks). En aquel salto temporal a 6 meses después, nos reencontramos con Oliver, quien es visitado por Barry al final del funeral de alguien cercano y que asumimos es un integrante principal de la trama. Ahora bien, obviamente lo que el show intenta hacer (más considerando la escena inmediatamente anterior) es hacernos creer que quien está en la tumba es Felicity, cosa que creemos altamente improbable, justamente por lo obvio de la yuxtaposición y la manipulación emocional.

De todas formas, y con independencia de quién sea el potencial muerto, lo cierto es que la intención y la finalidad de dicha escena no es sólo jugar con la audiencia o estrenar una nueva herramienta narrativa, sino que apunta más bien a mostrarnos la transformación de nuestro héroe. El Oliver de uno o dos años atrás ciertamente habría caído nuevamente en una espiral de culpa y remordimiento, alienando a todos sus cercanos; sin embargo, lo que se nos deja entrever es que este “nuevo” Oliver no caería en esos momentos, no sólo porque ya han ocurrido, sino porque ya asumió que las personas que lo han seguido y se han aliado con él lo hacen por voluntad propia, debido a lo que inspira en ellos. Nadie los obligó, y en el sacrificio -sea quien sea-, se presenta una prueba a la determinación de Oliver, y una motivación adicional para honrar sus memorias y seguir luchando, en lugar de echarse a morir.

Si la serie logra continuar esta senda, y capitalizar todo lo prometido en el segundo aire que significa “Green Arrow”, entonces estamos ad-portas de ser testigos de una temporada que ya se delinea como un nuevo capítulo especial en la saga de Oliver y cía.

Notas al cierre:

  • Bienvenidos a una nueva temporada de Arrow, y a un nuevo ciclo de reseñas en nuestra página. Gracias por acompañarnos y como siempre, esperamos que compartan y comenten con nosotros.
  • Después de lo decepcionante que fueron los flashbacks la temporada pasada, cuesta un poco saber qué esperar en esta oportunidad. Al menos sabemos que, por ahora, todos los teasers respecto a Coast City fueron un gran trolleo, ya que no bien Oliver estuvo presente en la ciudad de Ferris Aircraft, un fugaz encuentro con Amanda Waller terminaría enviándolo a un lugar bastante familiar: Lian Yu, la isla en la cual llegó tras el accidente del “Queen’s Gambit”. Considerando que a la serie le quedan 2 años de flashbacks antes de alcanzar la primera temporada, suponemos que Oliver los pasará todos en dicha locación.
  • De todas maneras, la breve estadía en Coast City nos regaló un memorable -aunque breve- cameo, ya que en el bar donde se reunen Oliver y Waller, vemos claramente a un sujeto portando una chaqueta de aviador, con una etiqueta con el apellido “Jordan”, quien no es otro que Hal Jordan, mejor conocido como Green Lantern. No habrá sido todo lo que queríamos ver, pero de igual forma es un buen detalle para saber que en este mundo Hal no sólo existe, sino que probablemente también porta el anillo de poder, considerando no sólo la mención hecha en “The Flash” sobre el piloto desaparecido de Ferris Aircraft, sino porque en un afiche que se ve brevemente en la ciudad, se alcanza a leer: “In Brightest Day, In Blackest Night, come to Coast City, when money’s tight”. 
  • Hagan sus apuestas desde ya, ¿Quién está en la tumba? No lo tenemos claro, pero nos inclinamos por una de estas 4 opciones: Quentin Lance, Thea Queen, John Diggle o Jessica Danforth (personaje que debutará en el próximo capítulo).
  • Neal McDonough es un sujeto muy carismático, y se agradece el gravitas que le otorga a Damien Darhk. No bien Matt Nable hizo un buen trabajo como Ra’s al Ghul, particularmente al transmitir la seriedad y el tratar al personaje casi como una fuerza de la naturaleza, estaba un tanto al debe en cuanto al carisma, más si se le compara no sólo con John Barrowman, pero además con Manu Bennett. Se nota que McDonough guiará al personaje por la misma línea grandilocuente de estos dos últimos, algo que resulta más que necesario con figuras como lo son los supervillanos.
  • Por cierto, Darhk le dijo a Lance que estaba preparando todo para la llegada de sus “asociados”. Parece que el hombre no operará solo.
  • “Felicity Smoak, you have failed this omelette”, seriously?
  • Independiente de lo recurrente que es ver a personajes dedicarse de la nada a la cocina y ser buenos en eso (House tuvo un arco completo al respecto, por nombrar un ejemplo), en este caso tiene mucho sentido, considerando que en los comics Oliver Queen siempre se ha destacado por su talento culinario, especialmente al momento de preparar su famoso chili súper picante.
  • El libro de cocina que estaba leyendo Felicity llevaba por título “Cooking to Impress”, y su autora era Tara Butters. En la vida real, Butters es una de las showrunners de “Agent Carter”, además de estar casada con Marc Guggenheim (uno de los showrunners de Arrow).
  • Lyla ya perdonó a Oliver por lo ocurrido, e incluso lo justifica ante Diggle. Como bien le dice, por algo ella es mejor.
  • Volvieron los camiones de Kord Industries. No deja de ser curiosa la situación de la empresa propiedad de Ted Kord, aka, Blue Bettle, esto debido a su preponderancia en las primeras temporadas, lo que incluso llevó a la producción a planea introducir el personaje. Ahora bien, aquello no prosperó debido a otros planes, por lo que Kord fue reemplazado por Ray Palmer. Por lo mismo, llama la atención el retorno de las menciones su empresa, más teniendo en cuenta que recientemente Kord Industries salió mencionada en el marketing viral de “Batman v. Superman”, justo cuando abundan rumores sobre la inclusión tanto de Blue Beetle como de Booster Gold en el universo fílmico de DC.
  • En los comics, Damien Darhk utilizaba un ritual en base a sangre para ganar su inmortalidad (específicamente, la sangre de Adeline Kane Wilson, esposa de Deathstroke). No creemos que vayan a explorar una posible conexión con el personaje de Manu Bennett, pero fue un buen detalle que mantuvieran sus particulares rituales.
  • Oliver y Felicity vivían su vida suburbana en “Ivy Town”, que en los comics fue por mucho tiempo base de operaciones -y de la vida universitaria- de Ray Palmer.
  • Independiente de las reglas propias del “Arrowverse”, hay que estirar mucho la “suspension of disbelief” como para pensar que la gente de Starling City de verdad creyó que Roy Harper era “The Arrow” (o como para no darse cuenta que el hombre detrás de la identidad de “Green Arrow” que se dirigió a la ciudad no era otro que Oliver Queen.

Para el cierre, nos quedamos con el avance del próximo capítulo, “The Candidate”:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s