Black Mass (2015)

 Black Mass

País: USA
Año: 2015
Director: Scott Cooper
Género: Drama, biopic, crimen
Duración: 122 minutos
Elenco: Johnny Depp, Joel Edgerton, 
Benedict Cumberbatch, Kevin Bacon, 
Jesse Plemons, Peter Sarsgaard, 
Rory Cochrane, Adam Scott, 
Dakota Johnson, Corey Stoll,
Juno Temple
Música: Junkie XL

La historia del gangster James “Whitey” Bulger es la que prometía traer de vuelta a Johnny Depp de la caricatura de sí mismo en la que se ha convertido los últimos años gracias a su gran amigo Tim Burton. Ahora, en un filme de crimen en Boston, un género en sí mismo a estas alturas, Depp entregará una de sus más interesantes interpretaciones a cargo del mafioso americo-irlandés, que mientras oficiaba de soplón para el FBI, utilizó dicha relación con la oficina gubernamental para controlar el bajo fondo de su ciudad.

Utilizando saltos temporales y testimonios de los cercanos a la historia de Bulger para contar el relato de la película, Black Mass es el viaje a la oscuridad de un criminal irredimible y miserable, cuya caída libre ocurre cuando la poca humanidad en su vida se esfuma, justo en el momento en que recibe la oferta de uno de sus amigos de juventud, el detective John Connolly (Joel Edgerton) para aportar a las investigaciones del FBI y acabar con la mafia italiana en el sur de Boston.

Si hay algo fundamental en todo filme de crimen en Boston, es la lealtad. Códigos respetados con sangre, donde morir “con la boca cerrada” es uno de los honores más grandes que se pueden ostentar. Como sabemos, Bulger no lo respetaría, con la sorpresa que eso provoca en todos sus cercanos cuando dicha colaboración con el FBI se conoce públicamente. La historia de la película pasa a ser la de “los buenos” trabajando con “un villano” para atrapar a “otros villanos”, transformándolo en una amenaza más grande que la original.

Lo interesante de la interpretación de Johnny Depp es precisamente el sutil cinismo que abraza Bulger durante la primera mitad de la película, quizás lo más interesante de su interpretación, cuando reniega de estar del lado de “los malos” siendo uno de ellos prácticamente desde la cuna. De ahí que tras la corrupción final del personaje, vemos la parte más visceral de su trabajo, donde sus diálogos y excesos sobresalen en escenas particularmente tensas y desagradables, y que seguramente serán fuertes argumentos en caso que decida participar de la temporada de premios. Al menos hay dos escenas que gritan Oscar-bait.

black-mass

Así mismo, el resto del elenco entrega buenas interpretaciones, particularmente un Joel Edgerton que ha brillado este año tanto con el inocente, cobarde, y negligente detective Connolly, como en su esfuerzo direccional The Gift, donde también recibió aclamación crítica por su trabajo actoral. Edgerton quizás es más sobresaliente que Depp en esta película, porque las líneas que cruza su interpretación son más tenues, y escapa de todos los clichés en los que pudo caer su personaje, dotándolo de toda la oscuridad de Bulger, pero en una arista deprimente y patética.

Donde la película se cae es en la dirección y el guión. Si bien la película nunca deja de ser interesante, nunca compromete al espectador. De algún modo peca por no tener antagonismo, quizás porque todos los personajes de una u otra manera son villanos. Su estructura casi documental tampoco ayuda a que el resto de los personajes desarrollen arcos propios, todos quedando en función del Bulger de Depp, y siendo todos prescindibles (varios de ellos casi pasando desapercibidos). Esa misma debilidad de los secundarios afecta la historia principal, porque los crímenes de algún modo no impactan tanto como deberían al faltar compromiso emocional con los personajes.

En una breve nota técnica, no quedé conforme con la fotografía de la película a cargo de Masanobu Takayanagi. Si bien el trabajo de recrear Boston entre 70’s y 80’s fue bueno, la película evidencia que fue filmada de forma digital, lo que daña la experiencia de ver una película de época, sobre todo de una tan rasposa como la que cuenta la historia y que siempre hemos asociado a la oscuridad.

1280x720-cyE

Así las cosas, Black Mass cumple, pero no sorprende. Es una interesante película, pero no compromete emocionalmente al descansar en su estructura procedimental y sus grandes actuaciones.A estas alturas es difícil sobresalir en un género tan explorado como este, por esto aún creemos que la mejor película de crimen en Boston sigue siendo Gone Baby Gone.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s