Arrow S04E05: “Haunted”

arrow-constantine-haunted-600x400

Un crossover con una serie cancelada de un canal de la competencia con el que ni siquiera tienes una relación comercial. Puede parecer un poco raro, más poniéndolo en esos términos, pero lo que hizo Arrow esta semana trayendo de vuelta a las pantallas al John Constantine de Matt Ryan es un hito más en la larga lista de logros que el “Arrowverse” ha cosechado desde la primera temporada de la serie que actualmente comentamos.

Es sorprendente además porque, no bien Oliver nunca había hecho mención hasta ahora de John, lo cierto es que el célebre estafador y experto en las artes oscuras encaja a la perfección con el resto del elenco de la serie. Tan así que casi se siente como si siempre hubiera sido parte de este universo (y claro, ahora retroactivamente los 13 capítulos de “Constantine” son parte del universo compartido, lo que abre un mundo de posibilidades), lo que de nuevo, habla maravillas respecto al equipo de producción de la serie, particularmente al integrar toda la dimensión mágica y mística del universo DC.

También es relevante porque la presencia de Constantine en la serie es básicamente un -muy buen- plot device que permita explicar y “racionalizar” la resurrección de Sara, de cara a lo que será su participación como White Canary en “Legends of Tomorrow”. Si a lo anterior sumamos la forma en que la presencia de Matt Ryan elevó la calidad de los flashbacks a su mejor punto desde el conflicto con Slade Wilson en la segunda temporada, ciertamente es para sacar cuentas alegres desde todo punto de vista, como seguramente lo están haciendo ya en las oficinas de DC en Burbank.

arrow-s04e05-haunted-1080p-mkv_20151105_071116-989

Hablar de los flashbacks importa además porque introducir a Constantine en el pasado no sólo funciona para reforzar su conexión con Oliver, sino que además aliviana la carga del capítulo al traerlo de vuelta en el presente. Es una forma de familiarizar a la audiencia que no conocía al personaje o no vio su lamentablemente corta serie, y de hacerlo sentir como parte integral e importante del “Arrowverse”, dando espacio para racionalizar los acontecimientos de su propia serie en este universo.

Además, teniendo dos personalidades tan carismáticas y potentes como las de Stephen Amell y Matt Ryan, el reforzar los flashbacks y poner a Constantine en Lian Yu, es una forma interesante de hacerlos interactuar en diversas etapas de sus vidas.

Si lo anterior sumamos la elección perfecta que fue el casting de Ryan como John Constantine -y todo el gravitas que aporta cada vez que está en pantalla-, se confirma lo acertada que fue la decisión de la producción de traer de vuelta al personaje. Y no bien ignoramos qué deparará el futuro para el personaje -aunque no nos sorprendería que lo volviéramos a ver, tanto por el entusiasmo de la gente y la producción del “Arrowverse”, como por la manera en que el capítulo dejó la puerta abierta para su retorno-, al final del día fue un agrado haber vuelto a tener una breve dosis de John Constantine en nuestras vidas.

Y no bien lo anterior refuerza el gancho que significó para Arrow tener al mago de Liverpool en su show (lo que fue retribuido por un alza en el rating), lo cierto es que, como dijimos, Constantine era un medio para obtener un fin, cuál era, completar y racionalizar la trama de la resurrección de Sara, siendo así el drama en la familia Lance el elemento central de “Haunted”.

Este último punto importa porque, considerando que el foco del capítulo era Laurel, saca a relucir el historial que la serie ha tenido con el personaje. No ha de extrañar a nadie que los episodios centrados en el personaje de Katie Cassidy han sido muy “hit and miss”, en parte debido a que mucha gente aún no se puede sacudir la mala sensación que el personaje dejó en la primera temporada. Por lo mismo, ponerla en curso de colisión con el renovado Oliver de esta temporada respecto a todo lo que rodea la resurrección de Sara podría no parecer, en el papel, la mejor idea.

arrow-haunted-image-constantine

Y efectivamente, no bien la situación pudo ser “peor”, hay algo que no terminó de cuajar al poner el reflector sobre Laurel en este episodio.

No bien los puntos que hace ver Black Canary son fuertes y bastante evidentes (Oliver nunca la ha tratado como una “igual”, y nunca se ha preocupado tanto de la familia Lance como del resto), lo cierto es que la ejecución -que pudo ser peor- no fue la más adecuada.

Ahora bien, este problema no es necesariamente uno de Laurel en sí -ni de Katie Cassidy, que como casi todo el elenco, ha crecido mucho tanto en su personaje como en su capacidad actoral-, sino que deriva de circunstancias propias de la serie: Oliver es el protagonista, por lo que obviamente se justifica que el foco esté en el. Es un poco meta por parte de Black Canary sacar el tema a colación, pero lamentablemente no es más lo que se puede hacer al respecto, más cuando el rol de Laurel, no bien más relevante, ha limitado su interacción con Oliver más allá de la acción superheroica. Aun son amigos de toda la vida, pero ya no es el interés romántico (Felicity), ni los amigos más cercanos (Diggle y Barry); de hecho, Laurel tiene más en común con Thea últimamente, pese a que su desarrollo no ha sido tan bueno como el del personaje de Willa Holland.

Finalmente, el breve conflicto entre Oliver y Laurel sirve más que nada para demostrar cuanto ha crecido y cambiado Oliver -mediante su petición de disculpas-, así como para entroncar con la trama sobre la campaña política y el mal consejo por parte del consultor traído por Thea. Porque no podemos tener una carrera alcaldicia sin algún tipo de drama para condimentar.

Laurel se ha vuelto cada vez una pieza más importante en el engranaje que es el “Team Arrow”, y ha demostrado su valor innumerables veces. Por lo mismo, tratar de sacar un conflicto no hace más que apelar a las fortalezas de Stephen Amell y a la forma en que ha crecido Ollie este año, como lo atestigua la misma Laurel, además de Thea, durante este episodio.

Al final del día, el gran gancho de “Haunted” -y lo que lo eleva como episodio- es la presencia de Matt Ryan como John Constantine, trayendo de vuelta la ferocidad y cinismo, así como el encanto del maestro de las artes oscuras. Sara está de vuelta -y prontamente camino a “Legends of Tomorrow”- y eso era lo más importante de un episodio que no pudo balancear completamente el drama en algunas de sus tramas secundarias, “pifias” que fueron suplidas por la visita del mago de Liverpool.

Notas al cierre:

  • No recuerdo si la serie -o nosotros- lo mencionamos antes, pero el gran villano de los flashbacks es el Barón Reitner, mejor conocido en los comics como “Barón Blitzkrieg“. Vale la pena mencionar que hubo un cierto grado de controversia cuando se anunció su presencia en la serie -por ser un villano de origen nazi en los comics- y por el hecho que sería encarnado por el actor inglés de origen nigeriano Jimmy Akingbola. La producción de la serie fue pronta en reaccionar, comentando que se trataba de una reinterpretación del personaje, y que obviamente cualquier afiliación con los nazis no formaría parte de esta nueva versión.
  • En otro teaser de lo que será “Legends of Tomorrow”, Ray Palmer volvió, y no en forma de fichas. En el próximo capítulo veremos el retorno de The Atom, luego de que los personajes se enteraran de algo que nosotros ya sabíamos: que Palmer estaba con vida.
  • De alguna forma se siente razonable que Felicity no se enterara que Curtis Holt había sido medallista olímpico en Beijing.
  • Siguiendo con Holt: pasó casi desapercibido, pero esta semana se le vio utilizando la icónica chaqueta con el lema “FAIR PLAY” que es parte integral de su identidad heroica en los comics.
  • A propósito del spin-off, es necesario decir que -hasta ahora- “Arrow” ha hecho un mejor trabajo que “The Flash” estableciendo el set-up de la nueva serie.
  • En otras tramas esta semana, el team-up entre Diggle y el capitán Lance fue algo que no sabíamos cuanto necesitábamos hasta ahora. De paso, sacamos en limpio de su misión que el hermano de Dig no era el “santo” que nos habían hecho creer, razón que finalmente llevaría a que Darhk contratara a Deadshot para asesinarlo.
  • “Constantine” no era una serie perfecta, pero fue un show que iba constantemente al alza, y que al momento de su lamentable cancelación, ya había hallado el camino respecto a qué clase de serie quería ser. De verdad les recomendamos ver los 13 capítulos si tienen la oportunidad, no sólo por su calidad, sino además porque cobran renovado interés ahora que sabemos que son parte del “Arrowverse”. Y quién sabe, quizás en un futuro John no sea el único personaje que vuelva a aparecer (salivamos -literal y figurativamente- pensando en los retornos de Zed, Chas, Jim Corrigan, Papa Midnite y tantos más).
  • John tiene mucha razón: hay mucha gente bonita rodeando constantemente a Oliver.
  • Constantine se mostró temeroso de la mera presencia de Damien Darhk, lo que no sólo nos vende a nosotros como audiencia la idea de lo poderoso del personaje de Neal McDonough, sino que además nos hace anhelar un eventual enfrentamiento entre los dos (más Constantine siempre es bueno)
  • A propósito de McDonough, es hora del comentario obligatorio semanal comentando lo genial que ha sido como villano hasta ahora, con cada aparición siendo una mina de oro de carisma y one-liners.
  • Buen detalle en la música de esta semana el uso que Blake Neely hizo del tema principal de “Constantine” que compusiera Bear McCreary, especialmente la forma en que lo combinó con el tema de Oliver.
  • El capítulo de esta semana fue dirigido por John Badham, quien dirigiera “Danse Vaudou“, uno de los episodios de la primera temporada de “Constantine”.
  • Las tarjetas de presentación de John son las mismas que vimos en su propia serie, por si todavía quedaba alguien que dudara que ahora es parte completa del “Arrowverse”.
  • Siguiendo con Constantine, hizo mención en este episodio al hecho que, hace poco más de un año, había realizado ya una restitución de almas. Efectivamente lo hizo, a la hija de Chas, en el episodio titulado “Quid pro Quo”, donde John se enfrentó a Felix Faust.
  • En el piloto de Constantine, John utilizó el “Ojo de Horus” para realizar un hechizo de protección. Por lo mismo, tiene mucho sentido que ahora utilizara el “Orbe de Horus” para proteger a Oliver. SINERGÍA.
  • Un último detalle simpático sobre Constantine: entre los artefactos que le pidió a Felicity, se encontraba una pluma de pavo real, la cuál utilizó para rascarse la espalda. Considerando el hecho que el logo de NBC -canal que exhibió y canceló su serie- es un pavo real, creemos que el mensaje es más que claro.
  • No sabemos si fue a propósito o estamos leyendo de más, pero el hecho que el lema de campaña de Oliver sea “UNITED” puede ser una referencia a “Justice League United“, el equipo superheroico del cual Green Arrow formaba parte hasta hace poco en los comics, acompañado de Adam Strange, Alana Strange, Animal Man, Equinox, Martian Manhunter, Stargirl y Supergirl
  • “Seriously, any of you squabblers got a cigarette?”

Para terminar, un adelanto de “Lost Souls”, el sexto capítulo de la cuarta temporada:

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s