Gotham S02E08: “Rise of the Villains: Tonight’s the Night”

¡Al fin volvió Barbara! ¡También las narrativas más concisas! y no es coincidencia que la combinación de ambas resultara en una notoria alza de calidad respecto a capítulos recientes.

Algo que le venía costando a Gotham era ejecutar capítulos más redondos, concisos y fluidos, pero la presencia de Barbara, y su buena integración a la trama, permitió que el capítulo fuese mucho más enfocado a lo que venía mostrando la serie. En algo atípico a Gotham, que semana a semana lucha por evitar que sus capítulos se vuelvan muy difusos, en este episodio existió un claro enlace temático entre las tres principales historias; los conflictos internos de los personajes principales.

Jim Gordon resultó particularmente beneficiado de está introspección. Veníamos criticando la inhabilidad de la serie de convencernos de esta moralidad ambigua que nos querían pintar en Jim, ya que muchas veces Gotham intentaba decirnos en vez de mostrarnos estos conflictos, y acompañadas de cuestionables decisiones narrativas, terminábamos viendo un Jim que parecía más incompetente e irresponsable, que auto-destructivo y temerario, como queda en evidencia en este capítulo, era el objetivo. Gran responsabilidad en lograr hacer palpable este lado más oscuro de Jim fue la presencia de Barbara, ya que la enfermedad de Barbara viene relacionada a la de Jim, y como bien diría Lee, ambos potencian lo peor de cada uno. En cualquier otra semana, el hecho que Jim y Bullock decidieran seguir el juego a Barbara a pesar de las múltiples veces que les ha salido el tiro por la culata al hacer esto, se hubiera sentido más estúpido e irresponsable, que temerario y auto-destructivo, pero al pintarlo en la narrativa correcta y con la gran presencia que emana de Erin Richards cuando desata el lado más oscuro de Barbara, realmente logramos ver las acciones de Jim en otra luz; vimos a un hombre que como bien diría su propia ex novia, le gusta jugar con la oscuridad siempre y cuando nadie pueda ver las marcas de las agujas. Pero justamente ese es el problema, las acciones de Jim traen consecuencias, Barbara siendo el ejemplo número uno, y como veríamos al fin de este capítulo, Lee finalmente está llegando al límite de lo que pueda aguantar. En adición a este lado más oscuro de Gordon y las consecuencias en aquellos a su alrededor, cabe destacar que fue un buen toque el recordarnos el lado de Jim que se avergüenza y admite sus acciones más temerarias, cuando Barbara intenta destruir a Lee contándole del hombre que mato Gordon por el Pingüino, sólo para enterarse que ella ya sabía. Este pequeño, pero importante recordatorio, de que Jim no esconde tanto como cree Barbara, no solo muestra que Gordon está mucho más consciente de lo cuestionable de sus decisiones que Barbara, también hace que Jim se sienta un personaje más complejo, y ciertamente mucho más interesante, que el que veníamos viendo hace unas semanas.

Por otro lado, sinceramente espero esto no haya sido lo último que vimos de Barbara, si bien está viva, tiene múltiples fracturas, y ni hablar del pequeño detalle que probablemente estará bajo custodia. Ojalá no vuelva a desaparecer Barbara, porqué sin dudas es un personaje interesantísimo, algo que nunca pensé decir de ella la primera temporada. Al igual que Jim, este capítulo muestra de manera brillante aquella dualidad que existe en ella. Desde el extraño sueño de Barbara casándose con Jim, antes de vomitar un cuervo vivo (Ew), hasta la gran escena de ella en vestido de novia con una escopeta acortada, logramos ver las dos partes de Barbara, aquella irritante y melodrámatica mujer que sólo quería casarse con Jim, y su lado desatado y desquiciado dispuesta a arrancarle la cara a la novia de su ex-prometido. El hecho que la desestabilidad mental de Barbara sea muy cercanamente relacionada al desprecio y descuido de Jim hacía ella, se siente como un meta comentario al trato de la serie hacia el personaje, que resultó en este lado más oscuro, pero mucho más interesante. ¿Será a propósito? Con Gotham es díficil saber, pero sin duda que no es casualidad que la alza de calidad en la serie venga de mano de la reaparición del personaje de Erin Richards. También debemos alabar lo natural y real que se siente el personaje de Barbara, y se nota que Richards se está divirtiendo mostrándonos lo peor de Barbara, y ha logrado dar justo en ese tono de humor negro y seriedad evitando que el personaje se vuelva ridículo o excesivamente melodrámatico, como lo fue en la primera temporada.

La trama secundaria de la noche fue la de Bruce y Galavan. Theo finalmente hace su movida por la empresa de Bruce, ofreciéndole más que sólo dinero: la oportunidad de limpiar su empresa, y claro, información del asesino de sus padres. Aquí fue la oportunidad de ver el conflicto en Bruce, y si bien David Mazouz puede ser inconsistente en su interpretación, al menos en este momento inicial brilla. Por un lado Galavan le ofrece terminar todo por él: puede tener la venganza que gusta y su empresa limpia sin tener que seguir sacrificando más, pero por otro lado, como nos muestra la conversación entre Bruce y Alfred, hay una parte del pequeño Wayne que se siente en conflicto con abandonar su responsabilidad, por más que en una emotiva escena, Bruce admite que a veces desearía simplemente terminar con todo. Finalmente, cuando Bruce se aprestaba a vender la compañía, se retracta justo antes que Jim y compañía arrestarán a Galavan por el secuestro del Alcalde James, sin antes que este destruyera la documentación del asesino de sus padres. Aquí Mazouz contrasta su buena actuación en escenas previas con un grito y reacción que se siente un tanto infantil, pero no detracta de la esencia del conflicto que ha existido en Bruce a largo del capítulo. Será particularmente interesante ver a Bruce enfrentado a la idea que estuvo a punto de cometer un gran error, y ver como este repercute en ese permanente conflicto entre el Bruce que quiere una vida normal, y aquel que siente una responsabilidad con el legado de sus padres, Wayne Enterprises, y eventualmente, Gotham.

Como he mencionado varias veces, no soy fanático del Nygma que nos han tratado de mostrar en Gotham. Por la mayor parte su arco se ha sentido poco original, blando y falto de fuerza, pero debo decir que hasta su trama mejoro mucho al ser la parte de un todo. No sólo porque en un capítulo donde nos mostraban personas en conflicto consigo mismo, fue un buen contraste ver a Nygma, quien al contrario, al fin ha logrado la conciliación interna, si no porqué además, ahora pasado ese conflicto un tanto forzado, se siente que empezamos a ver un Ed distinto y más interesante. Al principio la trama de Nygma de esta semana se sentía un poco vacía, destinada a sentirse como relleno sin sentido como ha sido la tónica de su presencia en Gotham, más allá del buen contraste que servía al tema principal de la semana, pero fue un sorprendente giro cuando Nygma se topara con el Pingüino, que abre un abanico de posibilidades narrativas con las que el show puede jugar. Finalmente se siente cerrado el arco de Nygma y Kringle y su transición hacía su lado oscuro, y esperemos que ahora con su encuentro con Oswald, Ed se vaya convirtiendo una parte más integrada de la serie.

Gotham_sc18_0612_hires1

Sin duda que Gotham sigue con muchos defectos y problemas que podemos seguir mencionando, pero esta semana los podemos pasar por alto, porqué la serie ha demostrado que cuando se lo propone, es capaz de lograr episodios redondos que no sólo tienen más profundidad emotiva y temática, pero que también logran ser entretenidos.

Notas al cierre:

  • Cuando Bruce le pregunta a Alfred cuanto demorará su entrenamiento, y este responde que mucho más que cinco años, no sólo es esto una referencia a varias historias de origen donde el camino de Bruce a Batman es extremadamente largo, si no también una respuesta a una preocupación que puede haber surgido con el inicio del entrenamiento de Bruce: no veremos a Batman en Gotham.
  • Otro que logra dar justo en el blanco de caracterización de su personaje es Donal Logue, que incluso cuando tiene pocos minutos, se las arregla para dejar su huella.
  • “I take you by night, by day take you back. Non suffer to have me, but do from my lack. What am I?” Para los que quedaron con la duda: dormir.
  • “For a seculded forrest this sure is a lot of foot traffic.”
  • A estas alturas hay que ser loco para unirse al Strikeforce; todos mueren.
  • Mencionar una vez más la extremadamente extraña secuencia de ensueño de la boda de Barbara y Jim. Fue una muestra que Gotham puede tomar riesgos que resultan en momentos entretenidos, graciosos, perturbantes y que además sirven para agregar capas a un personaje.

 

 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s