Arrow S04E07: “Brotherhood”

arrow-brotherhood-images

Si hacía falta un corolario que viniera a confirmar el retorno a la forma que “Arrow” ha experimentado durante su cuarta temporada, entonces éste es “Brotherhood”, un episodio que se encarga de gran forma tanto de los momentos grandilocuentes como de aquellos más íntimos y que marcan puntos importantes en el desarrollo de personajes. Si a eso le sumamos algunas de las mejores secuencias de acción que la serie ha visto y un desarrollo orgánico y racional en sus diversas tramas, estamos sin lugar a dudas frente a uno de los mejores capítulos que la serie nos ha entregado en sus 4 temporadas.

Lo anterior resulta más importante y digno de destacar cuando consideramos que el episodio fue dirigido por James Bamford, quien no sólo es el encargado de las coreografías y escenas de acción de la serie, sino que además realizó su debut como director con este brillante capítulo. Por lo mismo, nos entusiasma pensar en la idea del trabajo que Bamford pueda realizar a futuro, más si cuenta con guiones excelentes como el escrito por Speed Weed (best name ever) y Keto Shimizu.

Otro gran motivo por el cual éste episodio funciona tan bien como lo hace, es porque es un capítulo que le “saca el jugo” a todo el elenco de la serie, además de sentirse como el término -natural- de lo que podríamos decir fue el primer arco de la serie (con independencia de que aún nos quedan 2 capítulos antes del mid-season finale, incluyendo el crossover con “The Flash”). Considerando la forma en que la serie suele centrarse en uno o dos personajes por capítulo, el que decida enfocarse en todos a la vez y salir adelante de gran manera, particularmente respecto al entregarles una cantidad considerable de desarrollo para un sólo episodio, es un testamento a lo bueno que es éste capítulo.

arrow-s04e07-brotherhood-1080p-mkv_20151119_062438-222

Un punto que le juega a favor -y con creces- al episodio es que, dentro del foco que le entrega a todos los personajes, decide centrarse en Diggle (considerando que la historia principal gira alrededor del descubrimiento que su hermano Andy estaba vivo, y trabajaba para Darhk). Lo anterior importa no sólo por el tremendo talento de David Ramsey -muchas veces infravalorado debido a su rol de “soporte” en la serie-, sino además porque Diggle es un personaje que aporta una perspectiva y un punto de vista distinto a lo que estamos acostumbrados a ver usualmente en la serie.

Diggle es el personaje más maduro y de mayor experiencia en la serie, por lo que usualmente el tenerlo como “hermano mayor” del resto del grupo funciona debido a la forma en que David Ramsey potencia al resto del elenco, sea en las escenas de acción o actuando como la voz de la razón en las discusiones al interior del Team Arrow. Diggle es el personaje que aporta la cuota de responsabilidad y de escepticismo, lo que ha funcionado tanto como comic relief, como fuente inagotable de drama y tensión. Por lo mismo, pasar a explorar una trama centrada en él importa no solamente por un tema de darle mayor participación a un personaje al que se la debían con creces, sino además porque ver el viaje por el que debe pasar Digg para aceptar la situación en que se encuentra -y lidiar con ella- es algo “nuevo” para la serie, justamente debido a la personalidad y el status de Diggle al interior del “Team Arrow”.

No se trata tanto del tema del retorno de Andy (mal que mal, estamos en una serie donde la resurrección ya ni siquiera es tema, como el mismo Digg nos los recuerda), sino de ver a Diggle pasar por las diversas etapas para lograr entender y comprender la situación en que se encuentra, a saber, que su hermano no sólo está vivo, sino que nunca fue la persona idealizada que Diggle recordaba -y a la que se quería aferrar-.

Otra pieza importante en el puzzle que lleva al personaje de David Ramsey a llegar a esta conclusión es, era que no, Oliver. Pero no de la forma en que estábamos acostumbrados a ver, donde Ollie decidía unilateralmente qué era lo mejor para cada personaje (y solía terminar teniendo la razón). No, ahora Oliver necesita que Diggle tenga fe en la posibilidad de recuperar a su hermano porque necesita creer en la esperanza, en que sin importar que tan bajo uno caiga o que tanto se vuelva hacia la oscuridad, siempre está la posibilidad de volver. Ésto resuena no sólo con el dilema particular de Oliver esta semana (dejar o no que Damien Darhk colabore con su campaña, y aprovechar la instancia para destruirlo desde adentro), sino además con la temática general de la serie: Oliver, Thea, Laurel, Quentin, incluso Star City por extensión, todos han caído durante momentos de debilidad, y la mayoría de ellos ha sabido reponerse de gran forma. Oliver no sólo está buscando una respuesta al dilema de Diggle o al suyo, está buscando que reafirmen todo lo obrado hasta ahora, y necesita que Diggle, siendo tanto su “hermano” como el personaje más sabio y maduro, pueda creer también en eso.

Teniendo en consideración lo anterior, el episodio saca todo el provecho de la gran relación y química entre Stephen Amell y David Ramsey. El título del capítulo no sólo hace eco a la relación entre los dos hermanos Diggle, sino que entre John y Oliver, especialmente considerando su reciente reconciliación. De cierta forma, y pese a que no se menciona explícitamente, se nos da a entender que gran parte de las heridas emocionales de John se relacionaban con la forma en que pelear con Oliver le significó perder, nuevamente, un hermano. No se trata de que Oliver haya reemplazado en sus afectos fraternales a Andy -el mismo Oliver se lo hace ver constantemente a Digg, cuando le insiste en que es su deber tratar de recuperar a su retornado hermano-, sino más bien que, como evolución de su amistad, Oliver no sólo quiere que ambos sean honestos entre sí, sino que respecto a quienes son. Por lo mismo, Diggle como figura de autoridad y “voz de la razón” necesita salvar a Andy, porque es justamente lo que uno esperaría que hiciera (lo que a la postre nos lleva de vuelta a la necesidad de Oliver de saber que existe la esperanza, justamente porque es lo que él espera que el resto pueda hacer con él, luego de haber caído constantemente hacia su lado oscuro).

arrow-brotherhood-ratings-160089

Como dijimos previamente, éste episodio aprovecha a la perfección a todos los personajes de la serie, y las fortalezas de todos ellos, lo que se ve particularmente reflejado en la situación de Laurel. Tras un par de episodios bajo el reflector producto de la resurrección de Sara, el personaje de Katie Cassidy ahora retorna al rol de soporte que suele ejercer de mejor forma -principalmente debido a las constricciones propias de la trama-. Si a esto sumamos el hecho que Laurel es la mayor experta en el acápite de “hermanos retornados de la muerte”, y tenemos elementos necesarios para que tanto ella como Digg se puedan complementar y reforzar, como ocurre en la escena del bar en la gala de la policía a la que acuden todos los integrantes del “Team Arrow”.

Situación similar a la de Laurel ocurre con Thea, quien tiene un par de interesantes desarrollos en este episodio, particularmente centrados en el tema de la “bloodlust”, así como en su pedregosa relación con su padre. Willa Holland ha crecido enormemente en el rol -y como actriz- a lo largo de la serie, y como nunca se nota en éste episodio, no sólo demostrando nuevamente que es un miembro importante del equipo, pero además sacando adelante tramas complejas de sobrellevar para otros actores o personajes. No se trata sólo de eso, sino que adicionalmente nos quedó claro que Speedy será instrumental en la eventual derrota de Damien Darhk, considerando la forma en que su “bloodlust” no sólo se calma en la cercanía del personaje de Neal McDonough, sino que además parece generar un efecto adverso en el líder de H.I.V.E. cuando éste entra en contacto con ella.

“Brotherhood” funciona tan bien como lo hace porque le da el espacio justo y necesario para tomar lo mejor de cada actuación, incluyendo a personajes tan “periféricos” como Ray Palmer.

Incluso Damien Darhk tiene tiempo para brillar -más de lo usual-, bien sea en su approach opulento y pasivo-agresivo al dirigirse a Oliver durante su acto de campaña, o bien dotado de misticismo al momento de realizar la inducción de nuevos reclutas a su organización. Neal McDonough sigue siendo un deleite en el show, y será interesante ver cómo reacciona de ahora en adelante, especialmente tras su derrota múltiple en este episodio: no sólo el “Team Arrow” atacó con fuerza su base, sino que Andrew Diggle fue capturado, y Oliver decidió desafiarlo abiertamente a la luz del día con su campaña política.

“Arrow” consolida su retorno triunfal con un episodio que no sólo marca un punto alto de la cuarta temporada, pero además de toda la serie, resumiendo en 42 minutos todas las fortalezas que la serie ha exhibido a lo largo de 4 temporadas.

Notas al cierre:

  • Como dijimos, la mano de James Bamford se notó en las excelentes escenas de acción de este episodio, y en ese punto, fueron dos las que destacaron por sobre las demás: la lucha de Green Arrow y Diggle contra los “fantasmas” de H.I.V.E., la cual contó con un maravilloso trabajo de cámara dinámica; y la lucha entre Thea y Andy, que incluyó combate en el pasillo de dos pisos de un edificio, incluyendo una lucha/viaje dentro de un ascensor.
  • La aparición salvadora de The Atom en el capítulo también fue un gran momento (de paso, dándole más cosas que hacer a Ray, además de quejarse por no saber qué hacer con su vida ahora).
  • La forma en que éste episodio aprovechó las fortalezas y disminuyó las debilidades de su elenco en los momentos y dosis adecuada, es una clase maestra en cuanto a la forma de estructurar un capítulo televisivo.
  • Considerando que gran parte de la serie tiene lugar en ambientes cerrados o nocturnos, el desafío de Oliver a Darhk en plena luz del día fue un gran detalle, tanto desde el punto de vista técnico como simbólico.
  • Recordatorio semanal sobre lo genial que es Neal McDonough en su interpretación de Damien Darhk.
  • Tangencialmente relacionado con lo anterior: más John Barrowman como Malcolm Merlyn/Ra’s al Ghul siempre es bueno.
  • Creo que no lo habíamos mencionado antes, pero el nombre del asesor de campaña de Oliver -y nuevo interés romántico de Thea- se llama Alex. Y sí, seguimos creyendo que terminará siendo doble agente o algo por el estilo (también creemos que no va a sobrevivir esta temporada).
  • La compañía que elaboraba el compuesto utilizado por H.I.V.E. para eliminar los marcadores genéticos, llevaba por nombre “Wolfman Biologics”, un homenaje de la producción a Marv Wolfman, insigne escritor de DC Comics, responsable de clásicos como “The New Teen Titans” o “Crisis on Infinite Earths”.
  • 52, el número mágico de DC, volvió a aparecer esta semana.
Arrow -- "Brotherhood" -- Image AR407B_275b.jpg -- Pictured (L-R): Stephen Amell as Oliver Queen and Neal McDonough as Damien Darhk -- Photo: Cate Cameron/The CW -- © 2015 The CW Network, LLC. All Rights Reserved.

Photo: Cate Cameron/The CW — © 2015 The CW Network, LLC. All Rights Reserved.

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s