Monday Night Raw 28/12/15: “Jailhouse Rock”

Triple-H-motorhead

Vince McMahon en control de detención (?), Kevin Owens intentando controlar su ira, el regreso de John Cena y la muerte de una leyenda del Rock en una nueva edición de Raw.

Es imposible no comenzar comentando la muerte de Lemmy Kilmister, el líder de Motorhead y una leyenda del rock. Para el mundo de WWE es particularmente triste su partida, ya que su amistad con Triple H nos entregó 3 grandiosas canciones: The Game, uno de los mejores temas de entrada en la historia del wrestling; King of Kings, música que mutó a La Autoridad; y Line in the sand, canción de entrada de Evolution. Incluso hace no mucho Lemmy autorizó el uso de Ace of Spades para NXT Takeover: London. Su lugar en el WWE Hall of Fame es seguro y más que merecido.

Quedará en la anécdota que tanto para Wrestlemania X-7 como para Wrestlemania XXI tuvo problemas (?) con la letra de la canción.

“We’re Motorhead, and we’re going to kick your ass”. RIP Lemmy!

Volviendo a lo que nos convoca (?), este Raw tuvo momentos brillantes que no pudieron ser considerados para nuestro artículo de lo peor del año en WWE (también hicimos uno con lo mejor, no somos tan amargos). Pudimos presenciar un eructo de Ryback, esa es como la síntesis de este Raw, algo que no se merecía el más que respetable público de Brooklyn.

Antes de hablar del main event, comentemos lo más consistente de la noche: Kevin Owens. El canadiense recibió una rápida derrota a manos de Neville, lo que desató la absoluta furia del otrora mejor amigo de Sami Zayn. Destruyendo a Neville a las afueras del ring, Dean Ambrose entraría a salvar al hombre que los creativos olvidaron, pero Owens no estaba para hacer pie al campeón Intercontinental, eso lo guardaría para después de la lucha que Ambrose y los Usos perderían con la Liga de Naciones, donde Owens destruyó a Ambrose. Gran segmento, aunque todo fue motivado por la derrota en los Slammy… ojalá no se estanque en el mid card camino a Wrestlemania.

The New Day fue, para variar, otro de los buenos segmentos de la noche. En la primera pelea de sus miembros, Kalisto venció a Kofi Kingston luego de que el tramposo de Sin Cara interfiriera en la interferencia de Big E y Xavier Woods. Luego, Xavier se enojaría lo suficiente para pactar la venganza: Sin Cara vs Big E, donde el musculoso floridano vencería al hombre que tiene el mejor especial de Botchamania de la historia.

En el resto de los combates, Sasha Banks venció a Becky Lynch en un más que correcto combate, y el Big Show apareció en un festival de jobbers para anunciar con agrado que será el NÚMERO 1 en el próximo Royal Rumble (porque tiene mucho sentido sentirse feliz tras esa noticia (?)). Vamos al main event.

La noche partiría con un lamentable y desastroso segmento en que Vince McMahon se enfrentaría a Roman Reigns, que sorpresivamente tuvo buena aceptación por el público de Brooklyn. Vince sacó en cara a Roman haberse hecho millonario gracias a sus familiares samonaos (porque obvio que fue por ellos, no por Hogan, Macho Man, Shawn Michaels, Bret Hart, etc). Eso descontroló a Reigns y empujó a Vince, quien sacó una carta del naipe de Eddie Guerrero y simuló una lesión de cuello, para llamar a las autoridades locales pidiendo el arresto de Reigns. STONE COLD ESTÁ OCURRIENDO DE NUEVO, AMIGOS. Cuento corto, todo terminaría con Vince siendo detenido, pasando todo Raw en la comisaría local (?), mientras Roman veía todo como el mejor espectador. Realmente pobre lo de Reigns en las promos.

Como diría un nefasto comentarista argentino, ¿Y EN QUÉ AFECTA ESTO A JOHN CENA?

El rapero volvía a Raw para enfrentar a Alberto Del Rio, con una gran promo pre-match, lo que hizo ver a Del Rio relevante después de muchísimo tiempo, claramente mucho más de todo lo que fue desde que regresó. El combate fue entretenido, y tras varios finales falsos e interferencias de la Liga de Naciones, finalmente estos interrumpirían el match para atacar a Cena, a lo que serían Los Usos (because why not) quienes salvarían al rapero, estos serían atacados por la Liga, y finalmente en un sorpresivo movimiento creativo de alta calidad, sería Roman Reigns quien salvara a sus primos y al American Roman Reigns. Finalmente el careo entre Sheamus y Reigns se coronaría con el regreso de Vince a Raw, quien pactaría para el primer Raw del 2016 la revancha entre el irlandés y el samoano por el cinturón de WWE, con el propio controlador de la empresa como el referí del match. O sea, Reigns vs Triple H se ve más que claro para el Royal Rumble.

Así pasó otro de los malos Raw del 2015, un año seguramente no recordado por sus buenos shows episódicos. Ni por sus PPV. ¿Por qué vemos WWE? Es momento de volver a ver Wrestling isn’t wrestling.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s