Supergirl S01E08: “Hostile Takeover”

supergirl-hostile-takeover

Cuando ya vamos llegando a la mitad de la primera temporada de Supergirl, y resulta inevitable empezar a sacar ciertos balances, la serie nos regala en “Hostile Takeover” un mid-season finale extraño. Un capítulo irregular en el cual, no bien lo bueno se sobrepone con holgura a lo malo, se deja una ventana abierta para que hagan aparición de ciertos elementos que, a estas alturas, aún no han terminado de cuajar.

De esta forma, lo anterior no hace más que demostrar que, si bien la serie ya va encaminada y ha encontrado un suelo firme sobre el cual correr, todavía debe lidiar con distintas variables que le entregan aún mucho espacio para mejorar, más cuando se compara con series similares -y de mismo equipo de producción- como “Arrow” o “The Flash”.

Uno de estos elementos extraños es la forma en que la serie trata las prioridades de Kara en cuanto a las labores que debe cumplir semana a semana. Sí, sabemos que es necesario que el personaje de Melissa Benoist tenga drama en todos los flancos de su vida para entregarle más material al show, pero ciertamente llama la atención el hecho que la serie decida que la crisis del hackeo de Cat Grant tiene igual o mayor importancia que los delirios de grandeza de Astra y cía por intentar hacerse del control del planeta para “protegerlo” de una amenaza potencialmente destructiva (sin mencionar el hecho que la gente claramente estaría más preocupada por un ataque de villanos kriptonianos que por la filtración de correos electrónicos). Evidentemente esto no es culpa de Kara ni de su actriz, sino de la producción, quienes terminan complicando un poco el ángulo de Kara, involucrándola nuevamente en una macro trama de intentar tener y hacer todo a la vez, misma que ya habíamos visitado hace un par de capítulos atrás.

Ahora bien, con independencia de lo anterior, al menos la serie ha dedicado tanto tiempo y espacio a presentarnos la forma en que todo funciona en CatCo que, independiente de lo débil de la premisa, al menos las escenas respecto a la trama del hackeo resultan bien, pese a lo predecible de toda la trama. Lo anterior se debe tanto a las interacciones tipo “Scooby Gang” entre Kara, Winn, James y Lucy, como a la relación entre nuestra heroína con Cat Grant, quien cada vez se consolida más y más como personaje (y de alguna extraña forma, como el “corazón” de la serie).

 Éste último punto además resulta relevante, no sólo por el material comédico que surge de los diversos mails de Cat, pero además porque añade un nuevo elemento a la trama: la existencia de Adam Foster, quien es un hijo mayor del personaje de Calista Flockhart del cual nada sabíamos hasta ahora. Y como esa clase de revelaciones no ocurren porque sí, sabemos ya que dicho personaje se dará vueltas por National City más adelante en la temporada, encarnado por Blake Jenner, quien es el esposo en el mundo real de Melissa Benoist, por lo que no debería sorprender si el hijo de Cat termina siendo una nueva arista en la vida romántica de Kara.

La existencia de Adam también sirve para mostrarnos el lado más humano y sensible de su madre, quien está dispuesta incluso a tomar un lucrativo retiro anticipado de la compañía que ella misma fundara, con tal de evitarle mayores sufrimientos a su hijo en el caso de que dicha información se filtrara. Claro, afortunadamente para ella, al final del día Kara y cía descubren que quien había filtrado los mails era el gerente de la empresa, Dirk Armstrong (Peter Mackenzie), por lo cual logran la evidencia necesaria para salvar a Cat de más problemas.

Como dijimos, fue una trama bastante predecible y de cuestionable relevancia en el gran esquema de las cosas -si se le compara con la otra parte del capítulo-, pero su ejecución estuvo a la altura de las circunstancias, lo que ayudó no sólo a la introducción de nuevos elementos a la trama, pero además para proporcionarnos una nueva ventana a la psiquis de Cat Grant detrás de la muralla que presenta al mundo como mecanismo de defensa. Y eso es probablemente lo más importante que nos dejó el capítulo en general.

supergirl-hostile-takeover (2)

Y resulta lo más importante porque, en contraste con la segunda trama del episodio -que en el papel era la más relevante-, se notó demasiado el problema que tiene la serie en cuanto a cuál trama priorizar. Mal que mal, estamos hablando de un esperado nuevo duelo entre Kara y los ocupantes de Fort Rozz, entre los que se cuenta su tía Astra, y el esposo de ésta, Non (Chris Vance). Un duelo, además, donde el potencial destino de la Tierra está en el medio.

Lo anterior ocurre, en parte debido a los efectos especiales (que no estuvieron a la altura, más siendo un mid-season finale), y en parte por la poca familiaridad que hemos tenido en general con Astra y con el lado de Kara en la casa de El. Si la serie hubiera optado por habernos presentado de mejor forma esta narrativa que atravesaba la primera parte de la temporada, en vez de destinarla a sólo unos pocos capítulos, las apuestas emocionales que hubiera llevado consigo el duelo habrían sido mayores, y el interés de la audiencia lo habría retribuido.

De hecho, el capítulo parece alarmantemente consciente de lo anterior, ya que hace gala de todos los elementos que habían estado ausentes últimamente (el holograma de Alura, el entrenamiento con Alex, etc.), para tratar de aumentar, con variado grado de éxito, la importancia del duelo entre kriptonianos. La confrontación entre Kara y la versión holográfica de su madre, luego de enterarse de cómo ésta última la había utilizado en Kryptón para atrapar a su tía, es quizás la gran escena que logra generar interés, gracias a la desgarradora actuación de Melissa Benoist, más que al uso que se le da per se.

La relación entre Kara y Astra debería haber sido el punto fuerte del episodio (y la primera mitad de la temporada, por extensión, para llegar a éste climax emocional); en lugar de eso, es la relación con Cat la más importante, lo que es un deleite de ver, pero que está en su propio microclima, fuera -supuestamente- de la gran trama de la temporada, lo que no hace más que demostrar el problema con las prioridades que a veces tiene la serie.

Para terminar, nos movemos hacia el final del capítulo y sus 2 cliffhangers: por un lado, el descubrimiento hecho por Cat de que su asistente no era más que la superheroína residente de National City; por otra parte, está el gran combate entre las tropas de Fort Rozz comandadas por Non contra Maxwell Lord y su seguridad privada, y contra el D.E.O., todo en una escena de acción que ciertamente es una mejora al combate entre Kara y Astra.

A medida que nos aproximamos a tranco agigantado al punto medio de la serie, esperamos de ahora en adelante ver un poco más de definición y de mejora en esos puntos en que “Supergirl” aún está al debe, a la vez que esperamos que se refuercen aún más todos esos elementos que brillan con luz propia y que han mantenido a la serie hasta ahora.

Notas al cierre:

  • Uno de los tenientes de Astra lleva por nombre Gor, como en Fer-Gor, personaje de DC con un rol prominente en varias historias que han influido en la producción de “Supergirl”, como “World of New Krypton”.
  • Hace tiempo dijimos que el cuchillo de kriptonita iba a terminar teniendo un rol importante. Dicho y hecho.
  • Dirk Armstrong, el rival de Cat en la junta directiva de su empresa, fue parte importante del staff del Daily Planet durante los 90’s en los comics.
  • Non, el esposo de Astra, es uno de esos personajes célebres por haber sido creados para otro medio antes de dar el salto a los comics. Específicamente en las películas de Richard Donner, donde era uno de los aliados del General Zod, y fuera interpretado por el actor Jack O’Halloran. Non, junto a Ursa, darían posteriormente el salto a los comics de la mano del mismo Richard Donner, y del escritor Geoff Johns (quien a su vez, fue asistente de Donner).
  • Adam, el hijo de Cat, tiene su residencia en Opal City, una de las célebres ciudades ficticias del universo DC. Bien vale la pena mencionar que ésta ciudad ya ha sido mencionada previamente tanto en “Arrow” como en “The Flash”.
  • La escena donde Cat le revela a Kara la verdad a su hijo fue realmente notable, especialmente porque se siente como una gran culminación de lo que ha sido la narrativa y evolución del personaje de Calista Flockhart a lo largo de éstos primeros 8 capítulos.
  • Otro elemento que necesita algo de reformulación es el D.E.O. Además de la presencia de Alex y de Henshaw/J’onn J’onzz, y las escenas de exposición contra los villanos de cada capítulo, no ha sido – en general- mucho del aporte de la organización gubernamental secreta. Se necesita tanto una nueva razón de ser que vaya más allá de la relación de Kara con ciertos personajes, como una nueva misión o iniciativa que les permita ayudar a Supergirl más que entregar una constante sensación de que la están limitando.
  • A propósito de Henshaw, la mera noción de estar conscientes que en realidad es Martian Manhunter le entregó otra dimensión al personaje de la cual carecía completamente, a la vez que hace que de pronto cada interacción se vuelva un deleite, como la manera casual en que le revela a Alex sus poderes telepáticos.
  • Pese a los buenos momentos de CGI donde se emulaba un poco el combate entre Superman y Zod en “Man of Steel”, lo cierto es que la pelea entre Kara y Astra fue realmente decepcionante, especialmente desde el punto de vista visual.
  • “Superman doesn’t kill” – A propósito de “Man of Steel”: shots fired.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s