Spotlight (2015)

Spotlight


Spotlight.
Año: 2015.
Título en idioma alternativo: En primera plana.
Director: Tom McCarthy. 
Género: Drama biográfico.
Elenco: Mark Ruffalo, Michael Keaton, Rachel McAdams, Liev Schreiber.
Compositor: Howard Shore.

El cine de Tom McCarthy, hasta hace poco, se centraba en el enfoque individual de los dramas comunes que se viven en nuestra sociedad. Ahí tenemos “The Station Agent” (2003), protagonizada por nuestro querido Tyrion Lannister (Peter Dinklage), un enano trabajador de una tienda de coleccionistas de trenes a escala que pierde su único empleo en un lugar que más que un puesto de trabajo, era una verdadera guarida. O el drama de la inmigración y la soledad en “The Visitor” (2007), junto con el abandono paterno y la rebeldía juvenil en “Win Win” (2011). En “Spotlight”, conocida también en nuestro país como “En Primera Plana”, McCarthy toma lo mejor de ello y lo perfecciona. El enfoque individual pasa a segundo plano, centrándonos ahora en un grupo de periodistas que buscan sacar a la luz una oscura verdad, pero manteniendo la afectación individual, en pequeñas pero excelentemente logradas escenas de la película, a través de las confesiones que logran de quienes buscan proteger.

Comenzando el nuevo milenio. El Globe es uno de los más populares diarios de Boston pero está sufriendo cambios estructurales como consecuencia de su venta a una cadena nacional. Con ello llega el nuevo editor Marty Baron (Liev Schreiber), a quien todos ven como enemigo por los eventuales y temidos reajustes de personal. Quizás los más temerosos son los miembros del equipo “Spotlight”, dedicado a realizar profundas investigaciones (y en consecuencia, con un bajísimo índice de publicaciones). La primera reunión tiene, en todo caso, un enfoque totalmente distinto. Baron los invita a investigar sobre una columna que narra un fenómeno al cual ningún medio de la ciudad ha dado cobertura, en especial por la composición cristiana de los habitantes de Boston: el abuso por parte de sacerdotes de menores de edad.

Liderados por Walter Robinson (Michael Keaton), el equipo Spotlight tendrá como eje demostrar que la Iglesia, representada por el Cardenal Law, tenía conocimiento de los hechos desde hace décadas, y con una total política de impunidad, había llegado a acuerdos económicos con las víctimas y trasladado a los sacerdotes a otra parroquia donde continuaron cometiendo sus crímenes. La Iglesia, entonces, era cómplice. Aquella institución fundamental en la vida de Boston se había convertido en una máquina de clandestinidad. Sacha Pfeiffer (Rachel McAdams) se especializará en recoger relatos de víctimas, Michael Rezendes (Mark Ruffalo) hará su trabajo buscando obtener los documentos que prueban el silencio del cardenal ante los tribunales, mientras que Ben Bradlee Jr. (Brian d’Arcy James) tendrá en sus manos demostrar el traslado de los sacerdotes bajo curioso criterios.

screen-shot-2015-07-29-at-11-53-16-amEl relato de “Spotlight” parece muy cercano. Lo que el Cardenal Law hizo con los acusados es lo mismo que se reprochó al Cardenal Errázuriz en nuestro país, tema que se abordó en “El Bosque de Karadima” de Matías Lira este año. La Iglesia no sólo supo, sino que también escondió. Y para hacerlo, montó un aparataje de total corrupción donde las víctimas obtuvieron poco, los victimarios salieron impunes, y abogados se hicieron rico. En el fondo, hablamos de una trama de corrupción total, donde constantemente nos iremos sorprendiendo del volumen general de casos y su prolongación en el tiempo (de investigar a 3 sacerdotes, rápidamente estarán en el ojo de la mira de Spotlight cerca de 70). Se extraña, en todo caso, el testimonio de alguno de los sacerdotes. Precisamente a diferencia de “El Bosque de Karadima”, donde el relato aborda siempre al victimario y no a la autoridad, en “Spotlight” el reproche es más constante a la cúpula de la Iglesia que a los ofensores.

En “Spotlight” es notable la dirección de McCarthy, quien mantiene, como señalábamos, el enfoque personal en una película donde tenemos muchos actores principales. Actores, todos los cuales, desempeñan grandes papeles. En especial Keaton, Ruffalo y McAdams. Esta última confirma su gran año con la segunda temporada de True Detective y su corto pero intenso papel en Southpaw. Los reproches que uno y otros personajes se realizan a sí mismos (unos por no investigar antes, otros por ser partícipes de la misma Iglesia que cuestionan, etc.), sólo son creíbles para el espectador por el nivel actoral de todos. Punto alto en esta materia. Y en ello también aporta la banda sonora de Howard Shore, quien abandonando sus grandes producciones como El Señor de los Anillos, ahora entrega un trabajo mucho más delicado y elegante.

Con 6 nominaciones a los Óscar, “Spotlight” puede ser silenciosamente la película del año. Gracias a Wikén por estrenarla con anterioridad a su estreno comercial en nuestras salas, donde probablemente (y por culpa de las productoras), pase desapercibida salvo que logre ganar alguna de las 4 estatuillas importantes. Una lástima pues creemos que con el tiempo, “Spotlight” se puede transformar en una especie de película clave en diversos géneros. Compite con lo mejor de los largometrajes de abuso sexual por parte de sacerdotes (por ejemplo, “The Doubt”) y con lo mejor del periodismo investigativo (se me viene a la mente “Zodiac”).

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s