The Big Short (2015)

THE BIG SHORT

País: USA
Año: 2015
Género: Biográfico/Comedia/Drama
Duración: 130 minutos

Elenco: Ryan Gosling, Christian Bale, Steve Carell, John Magaro, Finn Wittrock, Brad Pitt

Director: Adam McKay
Guión: Adam McKay, Charles Randolph
Música: Nicholas Britell
Dirección de fotografía: Barry Ackroyd

¿Qué fue realmente lo que causo la crisis sub-prime del 2008? ¿Fue consecuencia de los ciclos normales de la economía mundial o de los excesos de un sistema fraudulento? ¿Realmente fue una crisis imposible de predecir? Estas son algunas de las interrogante que responde The Big Short, La Gran Apue$ta,  a través de la historia de varios actores financieros que no sólo advirtieron el venidero colapso económico americano y mundial, si no que lo aprovecharon para ganar millones de millones de dolares.

“The Big Short” sigue la historia de tres grupos de personas que de alguna manera u otra lograron devisar la debacle económica del 2008 y sacaron provecho de la situación. Christian Bale se luce como el brillante pero inadaptado Dr. Michael Burry, el primero en predecir la venidera crisis al realmente investigar que había detrás de los bonos hipotecarios tan ampliamente comercializados por grandes entes financieros, y percatarse de que mediante la creación de un nuevo instrumento financiero y aprovechando la ignorancia de los bancos, podría sacar provecho a dicha crisis. Luego está Mark Baum (Steve Carell), el desconfiado y moralmente consciente gerente de un fondo de cobertura, que es alertado de la burbuja por Jared Vennett (Ryan Gosling), el corredor que le vende los swaps creados por Burry. La historia de él y sus socios representa la visión desde adentro de la crisis, la que nos muestra que más allá de la ignorancia del sector financiero, existía avaricia y un sentido de impunidad que resultaron en los excesos y fraudes que desestabilizaron los mercados. Finalmente, tenemos a Charlie Geller (John Magaro), Jamie Shipley (Finn Wittrock) y Ben Rickert (Brad Pitt), que muestran al mismo tiempo la visión más inocente y cínica, respectivamente, de la crisis. Los pequeños y brillantes emprendedores que por casualidad descubren el estudio de Vennett que los alerta de la crisis y sus oportunidades, que cegados por el prospecto de millones de dolares y sus sueños de grandeza, no logran ver lo que hay detrás de las consecuencias que tengan razón en su predicción de un desastre económico: gente esforzada perdiendo su trabajo, sus ahorros y sus viviendas.

La razón por la cual The Big Short triunfa tan rotundamente es porque logra combinar tres cautivantes historia, con una forma creativa de narrarlas y un excelente casting para crear una película que entretiene, enseña, crea consciencia y finalmente lo deja a uno con un profundo sentido de indignación. Combinando el formato largometraje con un estilo que se puede llamar pseudo-documental, The Big Short no sólo nos muestra tres historias distintas de la crisis del 2008, si no que al mismo tiempo nos las cuenta y explica mediante la narración de Ryan Gosling. De esta manera, si usted no sabía que fue la crisis sub-prime y como ocurrió, después de ver la película lo sabrá, porque el filme hace un excelente trabajo en desmenuzar hasta los conceptos más difíciles sin nunca sentirse como una clase o lectura, mediante la intervención de celebridades explicando dichos conceptos a través de creativas analogías.  Lo más valioso, es que el prevalente sarcasmo y cinismo en los aspectos “pseudo-documental” del filme, combinan de manera excelente con las tramas principales evitando  que los recursos utilizados se sientan fuera de lugar o inorgánicos, si no que  al contrario, sirven para alivianar la necesidad de exposición en las tramas principales haciendo que estas fluyan de manera más natural.

Lo que realmente impulsa a la película a ser más que un mero relato sarcástico de la mayor crisis económica del mundo moderno, es que detrás de su cinismo, humor y tensión, hay en cada historia un potente mensaje; distinto en cada caso, pero unánimes en la sensación que dejan: indignación.  En el caso de Burry indignación porque las limitaciones sociales de un hombre son suficientes para que su innegable lógica sea desechada frente a las instituciones. En el caso de Baum, indignación porque la ciega fe en dichas instituciones y sus éxitos previos les han investido de un sentido de impunidad que han abusado para explotar el mercado socavando la economía mundial sin consecuencias para ellos. En el caso de Shipley, Geller y Rickert: indignación porqué la cultura del éxito económico y empresarial nos ciega que detrás de los números hay personas; personas comunes y corrientes que sufren las consecuencias de los excesos e imprudencias de los grandes entes económicos. El mensaje en la narración final es más potente a pesar de lo directo que es: de indignación pura porqué a la luz de toda la evidencia de que hacían faltas profundas reformas, extensos juicios e investigaciones, se eligió la vía fácil; encarcelar a un par de chivos expiatorios, culpar a los más indefensos, y cometer los mismos errores con otros nombres.

Debido a esto, es muy probable que después de ver The Big Short usted salga con rabia, indignación y consternación. Al mismo  tiempo, gracias al creativo formato y lo cautivante de las historias que relata la película, es probable que también lo haga con nuevo conocimiento del derrumbe económico del 2008, e investido de renovado interés por entender más las situaciones que pueden afectar nuestra vida por más complejas que sean.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s