Monday Night Raw 11-18/01/16: “De Roman Reigns a Becky Lynch”

La semana pasada no comentamos Raw, porque al igual que a ustedes, semana a semana Raw más que entretenernos, nos cansa.  Ni el regreso de Brock Lesnar, ni mucho menos la estipulación de hacer la Batalla Real válida por el cinturón de WWE, pudo mantenernos interesados en el que a priori, y personalmente, es el evento favorito de los fans de la empresa de Vince McMahon. La sorpresa de ver a un nuevo retador al título en Wrestlemania este año se perderá, ya que quien gane el WWE World Heavyweight Championship será sin dudas el primer confirmado en la pelea titular en Dallas.

De ahí que tanto la semana pasada como en el Raw de anoche, la Autoridad encabezada por Vince ha hecho todo lo posible por hacer ver a Roman Reigns indefenso ante el magnate de 70 años. Tras hacerlo pelear contra todos los villanos la semana pasada, liderados por Kevin Owens, anoche Roman fue notificado de que será el primero en entrar a la batalla real. One versus all quería, one versus all tendrá.

Acá es interesante hacer un paralelo con Becky Lynch.

tumblr_static_tumblr_static_drm1so35gq8s4s8gw80w84s4g_640

Becky Lynch ha tenido residualmente un bookeo muy básico, pero interesante. Fue la única de las Four Horsewomen en no ser campeona de NXT. Es a la que le costó más cuajar su gimmick, de hecho antes de debutar en el main roster personalmente pensaba que era la menos indicada en hacerlo, por dicha razón: creo que ni siquiera ella sabía hacia donde apuntaba creativamente. Pero es una gran luchadora, entonces esas falencias se enmendaron con calidad en el ring, algo que les ha costado en el main roster a las 3 venidas de NXT en 2015.

De ahí que en ese anticlimático debut y el inicio de la peor revolución, Becky se perdió en el esquema del Team PCB, donde Paige tuvo un turn heel (poco exitoso), Charlotte fue la escogida para tomar la posta del cinturón de Nikki Bella, y Becky peleaba contra Sasha en los pre-show. Nula dignidad para uno de los mejores combates del 2015 en Takeover: Unstoppable.

Valiéndose de ser “la que tiene que probar algo” gracias a ese mal bookeo, Becky ahora no sólo se enfrenta a su mejor amiga en el papel, sino que a una villana Charlotte, que tiene en su esquina a uno de los sujetos más respetados de la historia de la lucha libre, el jugador más sucio de la industria Ric Flair, quien ve en Charlotte el mismo éxito que en él, y se ha encargado de hacer suyas las victorias de su hija y que hará todo para protegerla de las amenazas para culminar su primer reinado con el cinturón de la mariposa.

Volvamos a Roman. ¿Por qué la Autoridad odia a Roman?

¿Se acuerdan?

Según recuerdo, Triple H quería reclutar a Roman, pero vio que él era “demasiado bueno” para traicionar a sus hermanos de The Shield, a diferencia de Seth Rollins. Bueno, ha pasado un tiempo, Triple H está “lesionado”, y esta vez el antagonista es el jefe, y la amenaza que podría haber sido Vince McMahon para Stone Cold es mucho más grande que la de este Vince 20 años más viejo puede ser para Roman Reigns: Vince peleó en el ring con Austin. Vince ahora sólo puede hacer lo mismo que hacía el Gerente General Anónimo de WWE: programar peleas “imposibles” para que Roman las termine sorteando victorioso. Súmele a que el samoano de verdad no tiene un personaje en sí mismo, es sólo un cúmulo de lo mejor de The Shield, con la misma ropa y música, y el resultado es el campeón menos interesante en mucho tiempo. Sheamus fue horrible, lo saco de la ecuación por ser un campeón de transición.

Entonces comparemos. Becky tiene una misión: ser la campeona, sin ayuda, probando que merece estar a la par de Charlotte. Roman tiene que probar ser un campeón de verdad, porque… ¿porque quiere ser campeón? ¿Porque es el honor máximo en WWE? ¿Qué motiva a Roman a ser bueno, o no haber sucumbido ante las ofertas de la Autoridad?

Entra Brock Lesnar. Wrestlemania 32 será uno de los más accidentados de los últimos años, ya que varios de sus protagonistas se encuentran lesionados. El abanico de posibilidades no es muy amplio, por lo tanto no es difícil mirar a cuál será el evento principal, o al menos quienes deben estar, y aquí “La Bestia Encarnada” es un seguro protagonista: Lesnar llegará como campeón o retador al evento principal de WM, no quedan dudas.

¿Dónde queda Roman? Lo más nefasto sería lo obvio: Roman pierde el cinturón en el Royal Rumble, para tener “su gran momento” en Wrestlemania venciendo a la bestia y siendo 3 VECES CAMPEÓN. En menos de 3 años, Roman podría ser 3 veces más campeón que Ricky Steamboat, Roddy Piper y Dusty Rhodes.

Para finalizar esta sección, creo que debemos sacar de la ecuación a AJ Styles de cara al main event de Wrestlemania. Dudo que Vince le entregue su más preciado lugar a un recién llegado con pasado en TNA. CM Punk nunca fue “material” para eso en sus ojos, menos lo será el Fenomenal. Creo que el único factor que podría romper ese evento estelar de Wrestlemania es Triple H, y tampoco es una buena idea. WWE está pagando no construir otro gran heel cuando Seth estaba en la cima de la montaña. Quizás sea el momento de que WWE se la juegue de una vez por Bray Wyatt.

Vamos a los otros cinturones.

Otro de los buenos feudos es el de Kevin Owens y Dean Ambrose, que cuenta con todo el interés que no genera el cinturón máximo, porque hay dos luchadores legítimamente odiados y amados por el público, y una batalla de Último Hombre en Pie parece un gran escenario para finalizar su rivalidad, con Ambrose quizás yendo al camino de Chris Jericho de cara a Wrestlemania, y a Kevin Owens desocupado, quizás esperando el debut de Sami Zayn.

Por el lado de los campeonatos en pareja, The New Day está en una posición complicada: no tienen competencia absoluta, ya que su largo y aburrido feudo con esas vacunas contra el carismo que son los Usos está absolutamente finalizado, y tememos que este Royal Rumble sea el momento en que les entreguen los cinturones a los samoanos, por culpa de WWE de no mantener un rival interesante para Woods, Kofi y Big E. Al main roster le llora el debut de Enzo y Big Cass.

Finalmente en cuanto al cinturón de Estados Unidos, el último vestigio dorado de los patrulleros powerrangerísticos de WWE, The League of Nations, se encuentra en el cinturón de Alberto del Río tras recuperar la presea que perdió en el Raw pasado durante Smackdown 3 días después. Al menos esta rivalidad ofrece algo de sorpresa, y los mexicanos se complementan bastante bien en el ring, en el que ha sido sin duda el mejor rendimiento del Del Rio desde su regreso.

Veremos qué nos depara el Royal Rumble, el evento más entretenido de WWE, y que se ve a mal traer con el bajo nivel creativo de cara a Wrestlemania 32. Esperemos que algún debut rompa los esquemas que nos llevan cada vez más rápido a repetir el mismo evento del año pasado, pero esta vez Seth Rollins no podrá protegernos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s