The Revenant (2015)

La película que más nominaciones y galardones se ha estado llevando esta temporada ya está disponible en la cartelera nacional y la comentamos en Revius.

revenant-leo

Es justo decir que The Revenant, (El Renacido, como llegó a las salas chilenas) es una de las películas más anticipadas de esta temporada. La nueva colaboración entre Alejandro González Iñárritu (dígalo completo, no con la G.) y Emmanuel Lubezki ya estaba dando que hablar, y si a la ecuación se le agrega la actuación de Leonardo DiCaprio, eterno contendor por las estatuillas, la ansiedad por verla sería obvia.

Basada en acontecimientos reales sucedidos durante la década de 1820, el capitán Andrew Henry (Gleeson) debe comandar el escape de sus hombres, un grupo de cazadores que se encuentran en el negocio de la venta de pieles de animal, quienes están siendo atacados por un grupo de nativos americanos, los indios Ree. Durante el brutal escape, sólo un cuarto de los hombres que formaban en grupo consigue llegar con vida a la embarcación que se adentra en las gélidas aguas del río. Entre los sobrevivientes destaca la figura de Hugh Glass (DiCaprio), un hombre de pasado incierto para el resto de la tripulación y que es acompañado permanente y fervientemente por Hawk, su hijo, quien es un adolescente que ha nacido con los rasgos nativos de su fallecida madre más que con lo caucásico de su padre; por otra parte está John Fitzgerald (Hardy), quien sólo vislumbra un solitario futuro con el dinero que pretende ganar en la empresa de las pieles. Sin embargo, tras el ataque de los Ree, las pieles deben ser dejadas en el camino, con la promesa de ser recuperadas, pues la prioridad es salir del territorio indio cuanto antes y es aquí en que Glass tiene suma importancia, pues es la suerte de guía que tiene este viaje y estos hombres.

rev

No obstante, en el camino de Glass se interpondrá el brutal ataque de un oso grizzly, que lo dejará en las puertas de la muerte. La nobleza de capitán Henry y sus ansías de hacer lo correcto por el hombre que los ha guiado en el camino, lo lleva a no darle la muerte inmediata a Glass, método que Fitzgerald proponía, sino que prefiere que el resto de hombres que le quedan lo lleven como una carga más, esperando su sobrevivencia en el camino hasta poder llegar al campamento y ser tratado adecuadamente.

Uno de los puntos de quiebre de la película es cuando deben dejar atrás a Glass, en su improvisada camilla y cubierto por las pieles del oso que lo atacó, junto a Bridger (Poulter), uno de los más jóvenes del grupo y que siente un especial apego hacia Glass, y Fitzgerald, quien ve una oportunidad por el pago extra que les darán por esta nueva misión. Pero la audiencia intuye que quedarse al lado de Glass no son las verdaderas intenciones de Fitzgerald y luego de su eventual abandono, en circunstancias que se convertirán en la principal motivación de Hugh Glass para sobrevivir.

The Revenant es una historia cruda, terrible muchas veces. Toma aspectos de una masculinidad bruta y sin matices, donde muchas veces estremece recordar que la película está basada en hechos reales y que alguna vez existió un Hugh Glass cuya travesía por el crudo invierno norteamericano casi dos siglos después sería una historia tan implecablemente llevada a cabo en la pantalla grande.

Si bien la dirección de González Iñárritu se destaca y se nota su mano, sobre todo en planos secuencia que ya tienen su sello personal, sin embargo, para los que están más familiarizados con el trabajo de la fotografía de Emmanuel Lubezki, The Revenant bien podría tener “dos manos”, pues muchas veces es la fotografía misma la que se apodera de la pantalla y comienza a contar una historia por si misma. Todos nuestros aplausos.

revenant-gallery-16-gallery-image

Las diferentes misiones y búsquedas de cada personaje serían nada sin el contexto que trabaja la película y del mensaje que pretende entregar, pues es la importancia de los pueblos nativos americanos la que se encuentra en juego durante muchas escenas, sobre todo en el conflicto familiar y las pérdidas que Hugh Glass arrastra durante toda la película, y que se dejan ver a través de sentidas y onírica visiones. Sin ir más lejos, el mismo DiCaprio lo recordó en su sentido discurso luego de ganar el Globo de Oro.

Y ya que en esa estamos, es hora de hablar de uno de los mayores atractivos de la película, esa hipótesis que gran parte del público tiene la necesidad de ir a comprobar al cine luego de saber las nominaciones a esa dorada estatuilla que es el Oscar: ¿qué tal es la actuación de Leonardo DiCaprio? El rubio protagonista nos comprueba que muchas palabras no se necesitan para sacar de él una gran actuación como la que vemos en The Revenant, además la tremenda capacidad del método para entrar en su personaje. Si bien tener un Oscar no te asegura que tu película o actuación sea buena y muchas veces termina siendo el resultado de una buena negociación (¿alguien se acuerda de Jean Dujardin y The Artist? ¿No? Ahí tienen un ejemplo), deseamos que el reconocimiento de la industria por fin llegue a las manos de Leonardo DiCaprio, un actor que pasó de ser el niño bonito de las películas al finalizar la década de los noventa, para ser hoy uno de los estandartes de la actuación de la generación que estamos viendo.

dom

Por otra parte, no podemos ser injustos y sólo alimentar el hype por DiCaprio, pues Tom Hardy desde su tribuna también sabe como robarse la atención de los espectadores, además del odio hacia su personaje. Nominado como Mejor Actor Secundario, hace años que Tom Hardy viene cimentando su camino como uno de los actores más confiables, sólidos y serios de esta generación, cuyo trabajo tiende a ser poco recordado (y valorado) por sobre los nombres de actores con mucha más popularidad en la industria. Gracias a The Revenant, Hardy bien podría consolidarse y ser reconocido por esta escurridiza industria que es Hollywood.

Mención honrosa a Domhall Gleeson, quien sin darnos cuenta se coló en dos éxitos de taquilla de la temporada y dándonos dos personajes tan distintos como el agua y el aceite: por un lado como el General Hux de Star Wars: The Force Awakens, por otro como el benevolente y correcto capitán Henry en The Revenant. El pelirrojo irlandés se las trae y no nos estamos dando cuenta.

Una historia visceral y visualmente atractiva, The Revenant es capaz de traspasar el gélido camino que Hugh Glass debe atravesar hacia nosotros, gracias a la perfecta combinación que González Iñárritu consiguió armar y entregarnos en sus créditos finales.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s