American Crime Story: “The People v. O.J. Simpson” E01: “From the Ashes of Tragedy”

Si vas a desarrollar una serie sobre crímenes norteamericanos, no hay una opción más segura para atraer a las audiencias que el caso más popular del siglo pasado: el juicio por doble homicidio calificado en contra de O.J. Simpson, una estrella nacional tanto deportiva (hall of famer en football americano) como mediática (fue comentarista deportivo, y actuó en varias películas, entre ellas “Naked Gun“).

Uno de los temas centrales del caso de Simpson, y de los que se valió la defensa del deportista para defenderlo, fue la coyuntura: casos de racismo extremo por parte de la policía en contra de afroamericanos, algo que lamentablemente no ha cambiado mucho desde los 90’s. La serie abre con las revueltas que provocó el caso de Rodney King, un taxista que fue abatido por la policía de Los Angeles tres años antes del asesinato de Nicole Brown Simpson y Ronald Goldman. El paralelo con Simpson es importante, ya que O.J. es amigo de los policías, y algunos compartieron con él en su casa en fiestas que organizaba para los policías.

La serie toma ese contexto para introducir a un personaje clave en el caso: Johnnie Cochran (Courtney B. Vance), abogado litigante que mira desde la tribuna de la imparcialidad los primeros movimientos de Simpson a la hora de conformar a su staff de juristas tras ser acusado por la fiscalía. Cochran es un hombre que ve al mundo en blanco y negro, y su relación con Christopher Darden (Sterling K. Brown), abogado negro de la fiscalía al que Cochran enfrenta en otro caso de racismo donde una mujer fue baleada por policías de Los Angeles, será relevante. Cochran tiene interés por el protagonismo de otro afroamericano en la escena jurídica de la ciudad cuando Darden confiesa estar pensando en salir a ejercer en el mundo privado. Para él, Darden debe elegir un bando, y no entre el sector público y privado, sino entre los negros y los blancos.

Captura de pantalla 2016-02-04 a las 2.29.21 a.m.

Pero volvamos a la estrella del show. O.J. es visto por primera vez en la serie cuando aborda la limusina frente a su casa tras demorarse unos minutos, apurado por alcanzar el vuelo a Chicago que lo llevaría lejos de la escena del crimen. Hay que despejar un poco de temores de inmediato: Cuba Gooding Jr logra crear un personaje complejo en O.J. Simpson, habitualmente cruzando la barrera de la confianza y de la ira. Su cara en sí misma es un misterio.

O.J. es el foco del episodio: es a quien vemos recibir la noticia de la muerte de su mujer, es el primer sospechoso, es reconocido por testigos, y en general se le ve tranquilo hasta que los medios, que también juegan un rol clave en el caso, cubren su arresto en el patio de su casa, lo que lo hace explotar por primera vez, para que en el momento de que se le notifica a su abogado Robert Shapiro que será detenido y procesado, el hombre pierda sus cabales e incluso se permita redactar testamento, carta a su madre, hijos, e incluso un comunicado a sus fans (!) para terminar con su vida con un arma de fuego. Acá son importantes tanto Shapiro, tras preguntarle en reiteradas oportunidades si él había matado a Nicole Brown Simpson, como Kardashian. Son el cara y sello del momento: mientras Shapiro busca obtener la mayor información posible para preparar su defensa, Kardashian no deja de ser su fan, más que su amigo. Es relevante, si bien no nos cae muy bien, destacar el rol de Ryan Murphy como director del episodio. Fue uno de los puntos altos a la hora de establecer interés en el resto de la temporada la forma en que plantó pequeños detalles que hablan de los personajes, pero no los exponen por completo de inmediato.
Captura de pantalla 2016-02-03 a las 7.16.57 p.m.La serie crea los antagonismos de entrada, y presenta a la Fiscal Marcia Clark (Sarah Paulson) como un paralelo absoluto de Simpson. Si O.J. está habitualmente rodeado de gente, la Fiscal Clark está generalmente sola. Y si O.J. vive en la opulencia, Clark todo lo contrario. La Fiscal atraviesa por su segundo divorcio, el que justamente tendrá que resolver en medio del caso más importante que podría llegar a su oficina, donde no sólo debe lidiar con un caso en que se acusa a una estrella nacional, sino que a una de las figuras más importantes de la comunidad afroamericana, en un caso en que todas las pistas acusan al hombre de haber acabado con la vida de su esposa y de un desconocido. Clark en ese sentido destaca de inmediato al traer a la mesa las múltiples denuncias de su esposa Nicole en contra de Simpson por maltrato físico. También vemos cómo el juego de influencias termina en que Clark deba compartir la acusación de Simpson, y los primeros errores de la fiscalía, como permitir que Simpson se entregara horas después de la detención programada por la policía, en semillas que serán desarrolladas en el resto de los episodios.

Habitualmente en las películas policiales, más aún en las series, el guión es clave para armar personajes complejos y seguir la línea investigativa de forma interesante, donde no todo sea “contado” sino “descubierto” por los personajes y el público. El trabajo de Scott Alexander y Larry Karaszewski acá es interesante en ambos frentes, porque si bien existen a priori personajes protagónicos, hay un abanico de otros tantos que son introducidos con fuerza de inmediato: Robert Shapiro (John Travolta, en una interpretación algo extraña), Robert Kardashian (David “Ross Kardashian” Schwimmer) y Johnnie Cochran dejan su huella en el episodio, y jugarán un rol clave en los siguientes episodios una vez que el juicio comience.

El trabajo de sets también es interesante: la escena del crimen quizás peca de ser muy by the book, pero los detalles en la casa de Simpson (particularmente esa estatua que de tanto en tanto es filmada cuando se habla de O.J.) contribuyen a crear la imagen del sujeto para quienes no lo conocen sino por el juicio objeto de la serie, como quizás sea el caso de la mayoría de los espectadores latinoamericanos.

Captura de pantalla 2016-02-03 a las 7.06.15 p.m.

Tras el colapso de Simpson, el episodio termina con el escape de O.J. en su Ford Bronco (vehículo clave en la investigación) junto a Al Cowlings (otro jugador de la NFL) y “I Shall Be Released” en voz de Nina Simone, cumpliendo con todo lo que debe ser el piloto de una serie: estableciendo interés por la historia, creando personajes interesantes (con un sólido reparto), algo habitualmente difícil de hacer con historias con final sabido. Otra señal de que “From the ashes of tragedy” hizo un muy buen trabajo.

Observaciones al cierre:

  • Bienvenidos a las reseñas de ACS: The People v. O.J. Simpson. Esperamos que nos acompañen en la revisión semanal de esta serie.
  • Que el apellido Kardashian aparezca en el que muchos consideran como el “primer reality show” de la historia no deja de ser simpático. Y deliberado.
  • Si bien el episodio intenta ser neutral a la hora de presentar las evidencias, en este episodio fueron muchas en contra de Simpson. Será difícil ver cómo juegan con la idea de la “duda razonable” en los episodios que vienen.
  • La cantidad de nostalgia noventera en este episodio fue altísima. Desde mencionar “I Love Trouble“, nombrar a Michael Jackson, hasta la decoración de la habitación de “Kim Kardashian”.
  • Sobre lo anterior, ¿serán necesarias tantas referencias a las niñas Kardashian? No sé si esté documentado, pero que O.J. durmiera justamente en la habitación de Kim Kardashian me pareció absolutamente gratuito.
  • No sé qué pensar de John Travolta hasta ahora, le daremos el beneficio de la duda.
  • “I like to win. This case is a loser”. Johnnie Cochran y por qué el momento en que traiga “la carta racial” al caso será sumamente relevante.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s