The X-Files S10E04: “Home Again”

X Files Home Again B

Creaciones y creadores

Luego del delirante (y sorprendentemente emotivo) viaje a través de la esencia de lo que es The X-Files que fue “Mulder and Scully Meet the Were-Monster” (gracias por tanto, Darin Morgan), la serie vuelve a terrenos un tanto más conocidos en “Home Again”, una entrega más sombría, serena y tradicional, que vuelve a utilizar a la figura de William (el hijo de Mulder y Scully) como imagen/manifestación de la unión entre ambos agentes y de los sacrificios que han debido hacer en su constante lucha.

Cuando decimos que “Home Again” es más tradicional que su antecesor, no es necesariamente una crítica respecto a su calidad -que, para ser honestos, tampoco alcanza las alturas de “Were-Monster”- sino una descripción del tono que el capítulo toma, alternando entre la trama del “monstruo de la semana” (con elementos de terror y hasta gore) y una dedicada casi exclusivamente a Scully (casi elegíaca), tratando de unir ambas en un final que le otorgue sentido a todo lo anterior. La imagen misma del capítulo es un tanto más oscura que la de los anteriores – abundan las tomas nocturnas, o de espacios claustrofóbicos, con escenas a plena luz del día que se sienten pálidas y opacas; la dirección y edición ayudan, también, a darle ese toque de misterio. De todos los capítulos hasta ahora, “Home Again” es el que más “antiguo” se siente, como que hubiera sido uno de ésos de hace más de 10 años.
Lamentablemente, la ejecución no está a la altura de las ideas y el capítulo se siente más como uno de ésos de las temporadas tardías de la serie, en donde los elementos que deberían cuajar no terminan haciéndolo.

Por un lado, tenemos el elemento “monstruoso” del capítulo: la sangrienta muerte (vía descuartizamiento) de diversas personas relacionadas con un proyecto de remodelación y reurbanización de un sector poblado de vagabundos, y la consiguiente relocalización de dichos vagabundos en otro sector de la ciudad. La investigación de los sucesos corre particularmente por cuenta de Mulder, y si bien la resolución del caso resulta particularmente débil, no es menos cierto que posee momentos muy bien logrados – en especial, el montaje terrorífico en el que ocurre una de las muertes al ritmo de “Downtown” de Petula Clark, canción que ya había sido utilizada al inicio de la 3° temporada de LOST, en una memorable escena y que, dentro de los mismos X-Files, evoca la grotesca y memorable escena musicalizada por “Wonderful Wonderful” (de Johnny Mathis)  en “Home, uno de los clásicos de la serie.

Dicho sea de paso, el título mismo de este capítulo trae a la mente el ya mencionado “Home” – sin embargo, no hay ninguna relación evidente entre ambos, salvo quizás la existencia de grotescos asesinatos en ambos capítulos. En cierto sentido, se siente como una oportunidad perdida, ya que al momento de ser revelado el título del episodio durante la producción, muchos pensaron que se trataría de una secuela… algo que, para ser justos, más tiene que ver con las expectativas (irreales) de la fanaticada más que con el capítulo en sí.

X Files Home Again A

Por el otro lado, el desarrollo emocional del capítulo está dado por la historia de Scully y la mala noticia que recibe casi al inicio mismo de la investigación de los asesinatos: una llamada por parte de su hermano William que revela que su madre ha sufrido un infarto y está en Cuidados Intensivos. A medida que avanza el episodio Scully debe lidiar con la muy cercana posibilidad de la muerte de su madre, y el deseo de ésta de contactar una vez más a su hijo pródigo Charlie (quien apareció tan solo un par de veces anteriormente en la serie). Esta parte del capítulo descansa casi por completo sobre los hombros de Gillian Anderson y está de más decir que realiza un gran trabajo. Si bien Mulder no tiene tanta relevancia dentro del capítulo, sí hay momentos en los que Duchovny logra brillar y la química entre él y Anderson sale a flote – en particular, las escenas en las que Mulder comparte con Scully en el hospital demuestran el vínculo especial que une a ambos agentes, básicamente siendo uno el soporte del otro en los momentos más críticos de su existencia.

Como ya mencionamos, lamentablemente la ejecución no está a la altura: la resolución de la investigación del monstruo se siente un tanto acelerada, y la unión temática con la trama de Scully es forzada, como si se hubieran quedado cortos de tiempo sin encontrar una manera de enlazar ambos elementos hasta ese punto. A saber: el misterioso asesino resulta ser un “tulpa”, un ente creado solo por fuerza de voluntad/disciplina mental o espiritual – y en este caso, su creador resulta ser un graffitero particularmente preocupado por la dignidad de los individuos más desvalidos de nuestra sociedad, aquéllos que ven su dignidad atropellada diaria y constantemente, aquéllos que son invisibilizados por todos los demás y tratados como basura; por ende, el “hombre del parche en la nariz” no es sino la manifestación de esa rabia y el deseo de proteger a quienes no tienen protección. Lamentablemente para las víctimas (quienes, para ser honestos, no muestran muchas características positivas) es que dicho tulpa excede por mucho los deseos iniciales de su creador al adquirir existencia independiente, quien solo quería asustar -y no matar- a quienes se aprovecharan de los desposeídos. En ese sentido, la historia parece ser un caso de “ten cuidado con lo que deseas” con una notoria falta de resolución: el tulpa logra su cometido y asesina a los responsables pero no desaparece por completo luego de ello. La trama de Scully es “unida” a la del monstruo en el momento en el que Dana tiene su epifanía y se da cuenta que todos los creadores (ya sean artistas, padres, científicos, etc.) son responsables de sus creaciones, aún cuando se hayan aparentemente “desligado” de ellas para bien o para mal – ella pensando, claramente, en su propio hijo. De la misma manera, se da cuenta de la razón por la cual su madre clamó por Charlie en su lecho de muerte, y el significado de sus últimas palabras.

Más allá de lo forzado que nos pueda parecer dicha conclusión, no es menos cierto que la última escena es hermosa y efectiva: Scully, junto a las cenizas de su madre, discutiendo con Mulder tanto el sacrificio que hicieron por la seguridad de William y, al mismo tiempo, su responsabilidad como padres para con él. La línea que cierra el capítulo logra por unir ambos elementos del capítulo de una mejor y más elegante manera que los momentos anteriores, incluso con la aparición de la “frase cliché” de la serie: “I want to believe… I need to believe, that we didn’t treat him like trash.

Es una culpa con la que Scully deberá cargar el resto de su vida – y, como bien le dice a Mulder, es probable que ella no obtenga nunca las respuestas que ande buscando. Una búsqueda quijotesca que es probable que no tenga nunca el final que ella espera.

Observaciones varias:

  • Mulder y sus precisas observaciones sarcásticas durante el episodio le dan un toque de humor para evitar que el episodio se hunda en la melancolía (y/o el terror) insalvable. Entre ellas, el comentario de la escasa calidad de los Philadelphia 76ers (“we can eliminate any 76ers, ‘cause those guys can’t find the rim”) o la forma en cómo descubrió que ambas partes del conflicto de relocalización estaban actuando de forma egoísta (“I hear you speaking for them, but really you’re speaking for yourself. And I hear *you* speaking for them, but really speaking for yourself. What I don’t hear, is who speaks for them”)
  • Otra gran frase de Mulder: “Back in the day… Scully, ‘back in the day’ is now.”
  • Siguiendo con la gente de Battlestar Galactica, a Galen Tyrol (Aaron Douglas) en el capítulo 2 ahora se le suma Felix Gaeta (Alessandro Juliani) como la primera víctima del tulpa en el “cold-opening” del capítulo.
  • You’re a dark wizard, Mulder” – una frase que puede sonar ridícula, pero es un momento absolutamente dulce entre Dana y Fox que funciona por completo. Esa química entre ambos hace que todo sea mejor.
  • El momento en el que la luz de ambas linternas se entrecruza en la oscuridad… fanservice puro, pero funciona. Y nos gustó.

X Files Home Again C

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s