Deadpool (2016)

Deadpool

País: USA
Año: 2016
Género: Acción/Comedia/Superhéroes
Duración: 108 minutos


Elenco: Ryan Reynolds, Morena Baccarin, Ed Skrein, Stefan Kapicic,
Brianna Hildebrand, T.J. Miller, Gina Carano. 

Director: Tim Miller 
Guión: Rhett Reese, Paul Wernick
Música: Tom Holkenborg

En un año 2016 que cuenta con una nutrida agenda para las adaptaciones de comics -y que muchos hacen ver como un año bisagra para la consolidación del género-, recae en “Deadpool” la responsabilidad de dar el vamos a la seguidilla de filmes que colmarán nuestros cines. Y lo anterior no es un dato menor, considerando el complejo historial que la película protagonizada por Ryan Reynolds tuvo que enfrentar para poder salir a flote.

Y es que tras años en el “development hell” luego del fracaso crítico de “X-Men Origins: Wolverine” (y mientras menos se diga de esa versión de Wade Wilson, mejor), y con el miedo inherente que tienen los grandes estudios a lanzar películas con calificación para mayores de edad, lo cierto es que parecía que lo único que nos entregaría una película de Deadpool sería un milagro. El cual llegó el 2014 luego de la filtración del test footage con el cual Reynolds y cía estaban tratando de venderle a Fox la idea para una película. De ahí el resto es historia: los breves minutos de metraje se transformaron en sensación viral en internet y el estudio no se demoró mucho en anunciar la película para el 2016 y acelerar su producción para que todo estuviera listo en tan poco tiempo.

Tras todo lo anterior, queda entonces la interrogante más evidente en el aire ¿Qué tal es la película? Afortunadamente “Deadpool” es todo y más de lo que esperábamos. Se trata de un filme modesto en su escala, lo que le termina jugando a favor debido a lo íntimas que se sienten todas sus escenas; es también, obviamente, una cinta irreverente e hilarante, que entrega en iguales cuotas acción y humor, con la sucesión de carcajadas más rápidas y frecuentes que recordáramos en mucho tiempo; también es una película fiel al estilo del personaje en todas sus facetas: el humor, la acción violenta y gráfica al punto de lo absurdo, la pansexualidad, y el drama que permea a Wade Wilson. En definitiva, es una bocanada necesaria de aire fresco que trasciende un género, y que demuestra que las adaptaciones de comics tienen aún mucho camino por delante.

CVKQTAoUkAAGbhs

“Deadpool” es también una película con mucho corazón, lo que se demuestra tanto en la pasión de Ryan Reynolds y la producción del filme por poder sacar adelante este proyecto contra viento y marea; y tiene mucho corazón también porque es parte de la esencia del “Merc with a Mouth” y algo que trasciende las abundantes capas de humor para adultos y violencia cómicamente excesiva. Es un elemento capital del personaje, y uno que tuvo un tránsito casi perfecto de la viñeta a la pantalla, lo que no puede generar más que elogios para el filme.

En cuanto a la narrativa de la película, ésta se presenta de forma no lineal, contándonos una historia que si bien en su estructura no es innovadora per se (es una origin story al final del día), sí entretiene bastante por los personajes y situaciones que confluyen en ella.

Como mencionamos antes, el protagonista de nuestra película es Wade Wilson (Reynolds), un ex-soldado devenido en mercenario debido a su particular forma de ser, su sentido del humor, y debilidad hacia las causas nobles y proteger a los desvalidos. A Wade la vida parecía sonreírle luego de conocer al amor de su vida, Vanessa Carlysle (Morena Baccarin) una prostituta que resulta ser la mujer perfecta, ya que logra igualar el tipo de “locura” propio de nuestro héroe. Pero como siempre las cosas toman un giro siniestro cuando van de mejor manera, Wade debe enfrentarse con la dura realidad que significa el diagnóstico de un cáncer terminal que tiene comprometidos gran parte de los órganos de su cuerpo.

Decidido a no hacer pasar a Vanessa por el sufrimiento que el cáncer lleva aparejado, Wade la abandona y busca la ayuda de una organización secreta liderada por Francis Freeman, aka, Ajax (Ed Skrein), quien lo recluta bajo las falsas promesas de ayudarlo a curar su cáncer y convertirlo en un superhéroe. Y es que si bien el cáncer es curado -bajo cierto punto de vista-, Wade es sometido a intensas torturas que no sólo lo desfiguran y lo empujan un poco más hacia la locura, pero además despiertan en él genes mutantes ocultos que le otorgan un factor de recuperación acelerado que básicamente lo vuelve inmortal (y hace que Wolverine se vea como una alpargata a su lado). De esta forma, Captain Deadpool comenzará una cacería por dar con el paradero del hombre que arruinó su vida, a la vez que debe enfrentarse -con mucho humor- no sólo a sí mismo, pero además a los X-Men, representados en esta oportunidad por Colossus (voz de Stefan Kapicic) y su aprendiz Negasonic Teenage Warhead (Brianna Hildebrand), quienes intentan, con variados grados de éxito, que Wade abandone sus tendencias homicidas y vea la luz uniéndose al equipo liderado por el Profesor X.

Como bien nos dijera su protagonista en uno de sus tantos momentos rompiendo la “cuarta pared”, “Deadpool” es una película de amor, una de terror y un filme de superhéroes, todo combinado en un paquete que, en el papel, no tendría que funcionar tan bien como lo hace, pero que nos alegra inmensamente que lo haga, principalmente porque el tono frenético es un fiel reflejo de su protagonista y el hecho mismo de que es él quien nos está contando su propia historia, en un toque que resulta más que apropiado. Si a lo anterior sumamos la ya mencionada pasión que Ryan Reynolds y compañía tienen por el material de origen, el gran elenco, y la inagotable química que nuestro protagonista tiene tanto con Morena Baccarin, como con su amigo Weasel (un T.J. Miller que con todo lo cómico que puede ser, termina en el rol “serio” ante lo hilarante que resulta Reynolds como Deadpool); el resultado final es uno que encanta y sorprende.

deadpool1-gallery-image

En cuanto a los aspectos técnicos, la película se luce, lo que es digno de destacar considerando que estamos ante un filme de superhéroes con un presupuesto de poco más de 50 millones de dólares, lo que palidece si se compara con las cifras que gasta Marvel/Disney, DC/WB o el mismo estudio Fox con sus demás películas de los X-Men. Y lo cierto es que “Deadpool” hace gran uso del “modesto” dinero a su disposición, privilegiando la escala personal e íntima durante toda la película, incluidas las escenas de acción, en las cuales la coreografía y el humor destacan por sobre cualquier efecto especial (los que de todas formas están presentes en la dosis justa, principalmente en la apariencia de Colossus, los poderes de NTW o en el duelo final).

Respecto a la banda sonora compuesta por Tom Holkenborg, aka, Junkie XL, lo cierto es que ésta cumple con la función de acompañar a la película de forma adecuada, sin destacar demasiado, salvo en una que otra escena. Esto es así debido al espacio que el filme reserva a la música “envasada” en un rol similar, aunque no tan prominente, como el que ésta tiene en “Guardians of the Galaxy”. De esta forma, “Deadpool” se mueve entre el hip-hop de grupos como Salt-N-Peppa y las baladas románticas de los 80’s y 90’s, donde la legendaria “Careless Whisper” de Wham! tiene un rol protagónico.

“Deadpool” es una película que le debe tanto a las superproducciones de Fox y Marvel (y a cierto fracaso de DC), como a las adaptaciones de comics para mayores de edad como “Kick-Ass” y “Kingsman”, que de cierta forma le pavimentaron el camino, demostrando la viabilidad de presentar esta clase de proyectos para una audiencia específica, sin que éstas pierdan calidad ni deban modificarse para apelar a públicos masivos, a cambio de perder elementos fundamentales de la esencia de la historia que se cuenta. Y lo anterior importa no sólo por la pasión de sus realizadores o de los fans por el personaje en cuestión, sino además porque en un mercado que muchos quieren presentar como colapsado con estas adaptaciones, “Deadpool” viene a recordarnos la importancia de tomar riesgos, como la de entregar ideas refrescantes y que entretengan a sus audiencias. Y es que si éste filme sirve como indicador, seguiremos disfrutando de estas adaptaciones por un buen rato, más aun si entregan un producto final tan satisfactorio.

Anuncios

7 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s