Marvel’s Agent Carter S02E05: “The Atomic Job”

No todo los capítulos siempre pueden ser cinco estrellas. Hay veces en que los guionistas están en un mal día, o simplemente las ideas no fluyen, y terminan recurriendo a clichés, caricaturas y situaciones un tanto trilladas. La gracia, es lograr poner un poco de “lo otro” cuando el lado creativo no anda, y “The Atomic Job” lo hace con entretenimiento puro, el humor típico de la serie y el carisma de su elenco, logrando hacer entretenido lo que pudo ser un episodio mediocre.

La primera parte del capítulo es mayormente set-up, siguiendo de donde quedamos en “Smoke and Mirrors”. John Wilkes descubre que al absorber una pequeña cantidad de Materia Cero, logra ser temporalmente tangible, y por alguna misteriosa razón, sabe donde está el cuerpo de Jane Scott. Al deducir que la cantidad de materia cero en el cuerpo de Jane le podría devolver su forma corpórea a Jason, Peggy y Jarvis van al lugar a robar el cuerpo, pero Whitney y Calvin les ganan la pulseada, con Frost absorbiendo toda la materia cero, y decidiendo que necesita un bomba atómica. En paralelo, Violet llega tarde a casa a descubrir a Sousa, quien le había preparado una cena, dormido, y luego de una breve conversación, le pide matrimonio y acepta.

Es el momento en que la bomba atómica entra en juego, que el capítulo comienza a abusar de los clichés y las caricaturas. Por un lado, Whitney debe convencer aun viejo amorío y jefe de mafia, Joseph Manfredi, de prestarles hombres para robar la bomba; por otro, Carter intenta robar a Hugh Jones, dueño de Roxxon la competencia de Stark Industries, la llave de acceso al lugar de almacenamiento de la bomba utilizando un dispositivo que borra la memoria de los últimos dos minutos de la mente del sujeto. Joseph resulta un personaje muy caricaturesco y estereoscopio, y su trama no parece aportar mucho; mientras similarmente, Peggy repetidamente borrando la memoria de Jones cuando este recuerda que la conoció resulta un momento slap-stick  un tanto fuera de lugar para la serie. Pero de alguna manera, ambos momentos logran aportar momentos destacables. En la trama de Manfredi, hay una muy bien lograda escena, donde este golpea brutalmente a uno de sus hombres quien miro de manera poco decorosa a Whitney. Gran trabajo de cinematografía en la escena, colocando a Manfredi encima de la camara, la víctima fuera de escena, y las contrastantes reacciones de la calmada Whitney y del apenado Calvin resultando en un excelente momento: acentúa la calma y liberación que siente Whitney desde que adquirió sus poderes, y las muecas y reticente mirada de Chadwick nos recuerda lo cobarde, y poco confrontacional que es. En la trama paralela, dos one-liners perfectamente ejecutados  por Hayley Atwell y Ray Wise salvan la situación bennyhillesca, condimentándola con el humor que tanto amamos de la serie.

Para intentar ejecutar el robo de la bomba, Sousa y Peggy deben armar un equipo con escasos recursos, al no saber en quien confiar debido a la extensa influencia del Concejo de Nueve. Esto resulta en que reclutan a dos improbables elecciones: Dr. Samberly y Rose. Nuevamente toda esta escena resulta en clichés y tramas carentes de originalidad: por un lado Rose es la secretaria de toda la vida que al tener su chance en campo resulta bastante competente (bastantes guiños a Spy),  y por otro, Dr. Samberly, como era de esperar, resulta bastante inútil, sin mencionar que su atracción a Rose es manejada de manera poco prolija. Al igual que en las secuencias anteriores, el equipo creativo y de dirección logra salvar escenas bastante carentes en espionaje y en dialogo con un poco de lo que hace Carter tan especial. La típica, y abusada toma, del equipo de Sousa, Peggy, Samberly, Rose y Jarvis en una linea horizontal hacía su destino es interrumpida de forma genial cuando Jarvis recuerda que estacionó el auto en la otra esquina. El predecible twist de que Rose es una agente de campo bastante proficiente, resulta entretenido por la marcada diferencia de su estilo de pelea comparado con el de Peggy. Aprovechando su cuerpo más grande, Lesley Boon tiene una forma de pelear mucho más brutal y visceral, que resulta en que Rose se vea genuinamente bad-ass sin sentirse forzado o falso. Lamentablemente, el resto de las escenas pálida un poco. La secuencia de Jarvis desarmando la bomba atómica carece de mayor dramatismo, y el dialogo entre Samberly y Sousa es poco original y aburrido.

Finalmente, Peggy se enfrenta a Whitney mientras intentan escapar con el uranio obtenido de la bomba atómica, lo que resulta en la agente favorita de todos gravemente herida al caer sobre un refuerzo de acero que le penetra el abdomen. Esto en cambio, resulta en Sousa llevándola a la casa de Violet, para que ella la cure y evitar los hospitales y la influencia del Concejo, pero esto resulta en Violent percatandose de los sentimientos de Daniel hacìa Peggy. Cuando finalmente esta descansando, Peggy conversa con Jason, acerca de como el momento en que Whitney la tocó y le traspaso la materia cero fue más doloroso que ser empalada por una barra de acero, cuando de repente, después de prender la radio, Dr. Wilkes nuevamente desaparece.

Un capítulo que flaquea en la faceta de espionaje, y que palidece un poco al abusar de clichés y caricaturas, pero que sale a flote gracias a la personalidad y estilo de la serie, el carisma de sus actores y su capacidad de siempre entretener.

Notas al cierre:

  • Fue agradable ver más tiempo en pantalla a Violet, quien es interpretada con mucho carisma por Sarah Bolger, y también a Rose, pero ¡¿Donde está Ana Jarvis?!
  • El quiebre al final entre Violet y Sousa se siente un tanto forzado, ya que este fue el primer capítulo en que realmente pudimos tener más contexto a su relación. Sigue siendo una trama débil el triangulo entre ellos y Peggy.
  • La serie nunca se queda atrás ni en vestuario ni en escenografía.
  • Wynn Everett continúa siendo un punto alto de la temporada, debido a lo bien que se ha establecido su personaje como antagonista, y la excelente ejecución en el desarrollo de su personaje.
  • De similar manera, el gran trabajo de Currie Graham como Calvin Chadwick, contrasta de forma muy precisa con su esposa, logrando crear un personaje cobarde y carente de agencia, resultando en que el momento en que llame al Concejo a espaldas de Whitney se sienta muy orgánico.
  • O Jarvis y Carter son extremadamente ligeros, o las normas constructivas de ductos de ventilación eran mucho más estrictas en los 40.
  • La van en que el equipo de Carter llega a robar la bomba tiene un anuncio de Civil War Antiques. What you did there, I see it.
  • “Isn’t that why you wore your recreational tie?”
  • “You arrogant plonker”
  • “For the record…that was nothing like making souffle”
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s