Supergirl S01E11: “Strange Visitor From Another Planet”

Captura de pantalla 2016-02-15 a las 2.26.57 a.m.

Supergirl se toma una pausa de los problemas que Max Lord quiere traer a National City, para centrarse en los fantasmas del pasado de sus amigos, y a estas alturas “mentores”: J’on J’onzz y Cat Grant.

Ya en su décimo primer episodio, y entrando a la segunda mitad de la temporada, Supergirl presenta un episodio extraño, porque si bien juega de gran forma con la idea de una Kara que ha encontrado su lugar dentro de sus esferas personales y “profesionales”, también hace que el capítulo tenga más tramas de las que sus 42 minutos pueden manejar sin sentirse sobrecargado.

“Strange Visitor From Another Planet” presenta el paralelo de los dos arcos principales, en que son amenazas “externas” las que vendrían a confrontar a los mentores de Kara. En el caso de J’onn, la aparición en National City de un “marciano blanco”, parte de los responsables que acabaron con la raza de J’onn (y de su familia, en un inesperado y crudo relato acompañado con imágenes del genocidio de los marcianos verdes, donde mujeres y niños terminaron en hornos, mientras los hombres fueron condenados a una vida de esclavitud). No tan oscura sería la amenaza para Cat, aunque sí fue un momento importante en que vemos avanzar la relación de la magnate de las comunicaciones con su asistente.

Captura de pantalla 2016-02-15 a las 2.27.26 a.m.

Kara termina de redactar una carta que Cat había intentado enviar en varias oportunidades a su hijo Adam Foster (Blake Jenner), pero que nunca había llegado a las manos del muchacho al que tuvo que abandonar a temprana edad. Los resentimientos por parte de Adam, y la culpa de Cat, hacen que dicho encuentro sólo pudiese ser salvado por la compasión que Kara transmite en ambos, para que él le ofrezca la oportunidad de empezar de nuevo, y para que ella reconozca que pudo haber recompuesto su relación antes, y que no sólo a ella le afectó estar sin su hijo, sino que fue una carencia para ambos. Este diálogo ofrece una nueva oportunidad para ver al personaje de Calista Flockhart sin las corazas que adornan a Cat Grant, y donde la importancia de Kara en su vida es cada vez más notoria.

La parte fuerte del episodio en todo caso tendría que ver con la visita de la Senadora Miranda Crane a National City, donde la D.E.O. salvaguardaría su vida luego de que la parlamentaria realizara comentarios xenófobos en torno a los alienígenas (principalmente Supergirl), proponiendo la construcción de un domo (!) que proteja la Tierra de amenazas extraterrestres, sacando su Donald Trump interno (y una referencia algo burda, hay que decirlo). El giro se daría cuando sepamos que el Marciano Blanco que aparece en la concentración de partidarios de la senadora utilizaría su apariencia para atacar la sede de la D.E.O. y encontrar al Marciano Verde que pudo percibir luego de que activara sus poderes en el capítulo pasado, luego de que Alex le pidiera a J’onn reiteradamente que lo hiciera.

Acá es donde J’onn expone su historia de origen, marcada por la tragedia y el miedo a enfrentar ser el último sobreviviente de su raza, sintiéndose responsable por el destino de su familia, y culpable por estar con vida. Reprimiendo su verdadero ser, por el miedo a ser encontrado por otros aliens, y por la importancia de su función dentro de la D.E.O. protegiendo a la Tierra en su posición de Director bajo la apariencia de Hank Henshaw. J’onn finalmente “se rinde” ante la amenaza del Marciano Blanco, y está dispuesto a entregar su vida para que la Tierra y la raza humana no sufra la extinción que sufrieron los marcianos verdes, algo que Kara no permitiría. Vaya episodio para David Harewood, MVP del capítulo.

Kara logra transmitir consuelo a J’onn en su calidad de huérfana alienígena, diciéndole que no hay vergüenza en sobrevivir, y sobre todo, que no está solo en esta guerra. Una guerra que también debe intentar evitar, porque si había algo más que culpa en el alma de J’onn, era deseo de vengar a su familia, lo que ambos logran contener al momento en que capturan al Marciano Blanco en vez de que J’onn termine asesinándolo. Así es como Kara y Alex juegan un papel clave en la sanación personal de J’onn, entregándole una segunda oportunidad para enfrentar su esencia en desmedro de su disfraz, y veremos si el miedo a usar sus poderes sigue siendo un tema en la temporada, o si la amenaza que hace Supergirl al Marciano Blanco luego de que avisara que su raza vendría a la Tierra a consumir sus recursos es suficiente para que el Martian Manhunter luche codo a codo con Supergirl cuando sea necesario. El abrazo entre las hermanas Danvers y J’onn pareciera cerrar con cualquier resquemor en la relación que tienen los tres.

Captura de pantalla 2016-02-15 a las 2.28.01 a.m.

Es un capítulo sobrecargado, pero es una excelente oportunidad para mostrar el registro de Melissa Benoist a cargo del personaje titular: puede ser una temible heroína, y una inocente (y muy mala mentirosa) asistente, pero en ambas interpretaciones aflora la esencia del mismo personaje. La compasión es la mejor arma que tiene para lidiar con sus problemas, ya sea frente a un ser de otro planeta, a su particular jefa, o el aparente triángulo amoroso que se formará desde el próximo episodio, en el que a la ecuación se sumará su propia Bizarro Supergirl. Porque Max Lord no puede dejarla descansar siquiera un capítulo.

Observaciones al cierre:

  • Como bien saben, Blake Jenner es el esposo de Melissa Benoist, y obviamente el show no perdería de usar esa química instantánea en presentar un interés romántico entre Kara y el hijo de Cat Grant.
  • Sobre lo mismo, la sana reacción de Winn y Kara luego de la confesión de amor que hiciera el primero ha sido muy positiva. “Time and space”, la mejor respuesta.
  • Cat Grant odia a los racistas, los hippies y los aliens. En ese orden.
  • Cat también tiene una interesante idea para sabotear a una xenófoba como Miranda Crane: darle tribuna. Porque eventualmente será ella misma la que se expondrá frente a la audiencia. Y porque clickbait.
  • Este capítulo tuvo buenas secuencias de acción, y otras muy malas. El escape del Marciano Blanco fue el punto alto del episodio en este apartado. Debe ser un parto manejar los recursos de efectos especiales para una serie como Supergirl.
  • En un intento por no sumar más tramas al episodio, la pequeña aparición de James tuvo que ver con su regreso al campo de la fotografía para cubrir la aparición de la Senadora, lo que terminó llevándolo a retratar al Marciano Blanco. El interés por la adrenalina de James quedó suficientemente claro, y quizás será algo a explorar en el futuro de la serie para sacar más a James de las oficinas de CatCorp.
  • Sobre James, bien ahí cambiando su alarma de pánico del reloj a Kara.
  • Como sabemos tras varios episodios en que Kara nos ha dejado en claro que su relación con Cat es importante porque es parte de lo poco de normalidad que le va quedando a su vida, de todas formas se siente algo desproporcionado que en medio de la crisis que supone la presencia del Marciano Blanco en la ciudad, le urge estar junto a Cat solucionando sus problemas familiares.
Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s