Monday Night Raw 22/02/2016: “Here comes the Money”

Después del horroroso Fastlane del domingo pasado, despedazando nuestras ilusiones y las ganas de ver el “Wrestlemania mas grande la historia”, Raw comienza con una sorpresa de aquellas: el regreso a la compañía de Shane McMahon, el hijo pródigo de Vince (visiblemente emocionado) y el hombre llamado a seguir con la dinastía una vez que Vince, ojalá mas pronto que tarde, pase a mejor vida (sorry Steph). Justamente la dirección de la compañía es el plot que trae devuelta a Shane, enfrentando a su padre, era que no, y a su hermana por los bajos ratings del programa de los lunes. Así, el control de la empresa pasa a ser la disputa, el cual quedará sujeto bajo condición de que Shane logre vencer en Wrestlemania (!) al Undertaker (!!!) en un Hell in a Cell Match (!!!!!!!!!!!!!). Si, al mismísimo enterrador en la vitrina de los inmortales. Un paso adelante para dar tres hacia atrás. La vuelta de Shane, sin perjuicio de ser un secreto a voces desde finales del año pasado, fue una grata sorpresa dentro del show, pero quemar tanto a Shane y al Taker de esta forma no parece la mejor idea. Es cierto, no esta Cena, no está Sting…no hay rival para el Taker, y ante un eventual enfrentamiento con Strowman (?) esta alternativa parece mas atractiva en el papel (seguramente Shane caerá espectacularmente desde lo alto de la jaula) pero de todas formas este encuentro no está a la altura de lo que merece Mark Callaway ni tampoco uno de los platos fuertes de WM. En fin… veremos como se desarrolla el ángulo y que papel tendrá Shane a largo plazo en WWE, sobre todo tras las cámaras donde ciertamente urgen ideas nuevas.

En lo que importa del resto del show…

Se confirma el enfrentamiento entre Lesnar y Ambrose en un No Holds Barred Street Fight para WM, luego que la Bestia atacara salvajemente en backstage al medio lunático, dándose la lógica tras la construcción del feudo hacia Fastlane que tuvo al samoano durmiendo mientras estos dos hacían la pega. Sin duda alguna, Dean Ambrose se ganó con creces el espacio en lo alto de la cartelera de WM junto a Lesnar, y seguramente tendremos un encuentro lleno de brawl crudo y violento. La historia seguirá la lógica del feudo hacia Fastlane, con Lesnar siendo la bestia invencible, y Ambrose el lunático indestructible que irá una y otra vez en búsqueda de Lesnar, sin importar el resultado. Sin perjuicio de no obtener la victoria y el ticket para el estelar de WM, Ambrose este año dará que hablar ya que la compañía no puede hacer oídos sordos ante la popularidad del loquito (…¿o si?).

Chris Jericho y A Jota Estilos se repitieron el plato, esta vez como equipo para enfrentar a los #SocialNetwork y regalarles una nueva derrota, Aún no se vislumbra que sucederá con estos dos en WM, aunque lo lógico sería un nuevo encuentro con estipulación y con Jericho de heel. Mientras que el deseo de todos los fanáticos del buen wrestling es ver a AJ contra Kevin Owens, repitiendo un encuentro que tuvo varias versiones en la indie, y que se vería refrendado en el evento máximo de la lucha libre profesional, bajo las miradas del mundo sobre dos tremendos performers. Veremos que sucede.

Y en la división femenina tuvimos el placer de ver por última vez a Sasha Banks contra Naomi (ojalá para no ver por un buen tiempo a la samoana adoptada) para que luego Becky Lynch ingresara al ring y recibir el anuncio de la campeona Charlotte anunciando un combate para dirimir su rival en WM. Ciertamente la rivalidad Charlotte / Sasha Banks será tan grande como Trish Stratus / Lita, y WM XXXII puede ser el puntapie inicial de un clásico, pero la idea de una triple amenaza tampoco es mala considerando lo over que está Becky Lynch y el nuevo status (?) que las Divas tienen en la compañía. Se agradece, desde ya, que solo las que saben disputen el oro sacando a las apitutadas y a las modelos del camino.

Mientras en el relleno (calcado) de todas las semanas…

New Day dio cuenta de Neville y los Lucha Dragons; los Usucks vencen a los Ascension; Goldust y R-Truth siguen dando jugo; Bray Wyatt y su familia entrampado en esa bosta de rivalidad con Kane, Ryback (que parece hará de heel prontamente) y un vitoriado Big Show;  y Roman, oooooootra vez, enfrentando a Sheamus, con Triple H sacándose el traje para dejar al primo de la Roca bajo un charco de sangre y tratar de darle algo de hype al main event de WM. Del samoano nefasto ya hemos dicho demasiado, no gastaremos mas saliva en el futuro de la compañía, que de todas formas sufrirá una de la chifladeras mas grandes de la historia en el estadio de los Vaqueros de Dallas.

Ante este cocktail de bookeo nivel guión de porno, wrestling mediocre y repetitivo, la noticia de la inducción del recordado Godfather al Hall of Fame clase 2016, insigne de la Era Attitude y de las tardes de fin de semana en la Red, fue de lo mas destacado y sorpresivo del show.

40 días de tortura para Wrestlemania…al menos tendremos TakeOver.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s