Arrow S04E15: “Taken”

Vixen-600x367

En lo que ha sido una semana cargada de estrellas invitadas en el “Flarrowverse”, la serie que dio partida al universo compartido nos regaló en “Taken” uno de los mejores capítulos de su actual ciclo -y de todo el show-, el cual se vio elevado no sólo por esa particular habilidad que tiene “Arrow” para funcionar casi a la perfección cuando malabarea múltiples tramas, pero además por la visita de la semana, cortesía del debut live action de Vixen.

Para aquellos que se perdieron la primera aparición de Vixen (y si lo hicieron les recomendamos verla, o bien leer nuestra reseña a su primera temporada) o no están familiarizados con el personaje, “Arrow” realiza un buen trabajo en explicar la identidad del personaje y en qué consisten los poderes de Mari McCabe (Megalyn E.K., quien también prestó su voz para la serie animada), una estudiante de diseño de vestuario que gracias al poder del Totem Tantu y su conexión con la deidad africana Anansi, puede canalizar la fuerza vital y las habilidades de todos los animales existentes, poderes que usa para combatir el crimen como la heroína protectora de la ciudad de Detroit.

Es hasta dicha urbe que Oliver llegará en busca de ayuda para poder enfrentarse a Damien Darhk, luego de que éste, Malcolm Merlyn mediante, secuestrara a William, el hijo de Oliver, como parte de su venganza luego de perder el poder de la Liga de Asesinos, y también para entregarle al personaje de Neal McDonough una carta trampa con la cual sorprender a Oliver en la lucha por Star City.

arrow-taken-trailer-the-cw-mp4_20160218_070724-712

Como dijimos, éste fue un capítulo muy ajetreado, el cual trató múltiples tramas a lo largo de sus 42 minutos de duración (casi tantas como las que dejó plantadas el final del episodio y de las cuales no sabremos hasta un mes más por el hiato que se toma la serie).

En primer lugar está el ultimatum de Darhk luego de tener a William en su poder: Oliver debe retirarse de la carrera edilicia o de lo contrario su hijo sufrirá daño. El hecho mismo que el líder de H.I.V.E. realice la amenaza frente a Oliver y Felicity es todo un juego de poderes, por cuanto él cuenta con el conocimiento de que la existencia de William era un secreto. Por lo tanto, al revelarlo frente a Felicity, no hace más que generar aún más desconcierto y descontento en las filas del “Team Arrow”, más después de que el personaje de Emily Bett Rickards se entere de que habían otras personas que sabían de la existencia del niño: Thea, Barry y Merlyn.

La presencia de Samantha no hace mucho por arreglar las cosas en primera instancia, luego de que la madre de William se apersone en Star City tras recibir una sugerencia de Barry, por lo cual Oliver se ve forzado a revelarle que él es Green Arrow.

Aquí es donde se hace necesario hablar un poco sobre esta trama en particular, las reservas que teníamos antes de éste episodio y la gran manera en que la serie logró sacarla adelante. Esto importa porque, como dijimos muchas veces en reseñas anteriores, la trama de William fue una que la serie decidió recordar y traer a colación de forma bastante súbita, lo que acompañado de la poca familiaridad que teníamos con los personajes y el poco desarrollo de éstos en sí, no daba para emocionarse mucho, más considerando la cantidad de cosas que podían salir mal en la eventual resolución de la misma.

En este sentido, la presencia de Samantha termina ayudando no sólo por las complicaciones narrativas que enriquecen el episodio, pero además porque la serie se las ingenia para volverla una figura con la que uno puede empatizar -más luego de todo lo ocurrido-; además porque no bien el secuestro y demases es culpa -indirecta- de Oliver, Samantha también asume su responsabilidad en complicar las cosas mediante el secretismo, tanto el de ella, como el que le impone a Oliver como condición para ver a William, lo que obviamente afecta la relación con Felicity. Este último detalle es relevante porque pese a la habitual tendencia de Oliver por mantener secretos y que luego éstos le exploten en la cara, lo mantiene dentro del arco de redención de la temporada, por cuanto su decisión de acatar las condiciones de Samantha le fue impuesta y él, como héroe y como padre, es quien debe tomar las decisiones imposibles.

El otro gran plus en la forma de resolver la trama de William se relaciona con la manera en que la serie aterrizó la trama y le dio una aplicación práctica, lo que no sólo la saca del ámbito de la incertidumbre y las teorías que la habían anticipado, pero además porque trae de vuelta a Damien Darhk y la espectacular actuación y carisma de Neal McDonough quien no sólo continúa robándose todas las escenas, pero además moviendo la trama y forzando que Oliver y cía. confronten la dura realidad de los hechos frente a ellos, más luego de que, cual Darth Vader en Cloud City, Darhk opte por modificar unilateralmente el trato, forzando a Oliver no sólo a adelantar su renuncia, peor además a entregar su apoyo a su esposa, Ruvé Adams.

arrow-taken-trailer-the-cw-mp4_20160218_070737-564

En base a todo lo expuesto previamente, es que traer a Vixen resulta tan importante: no sólo porque Megalyn E.K. se apodera de su personaje tan bien como lo hacen Stephen Amell, Grant Gustin, Melissa Benoist o Matt Ryan (y el potencial para un nuevo spin-off o un lugar en “Legends of Tomorrow” está latente), sino además porque ayuda a poner en contexto a Damien Darhk en el gran esquema de las cosas en el universo, mediante la aparición de otro personaje mágico que se enfrente con él y que termine proporcionando las habilidades y el punto de vista que tanto le hacía falta al Team Arrow para propinarle su primer gran derrota a Darhk – y vaya qué derrota, considerando que Damien Darhk no sólo terminó encarcelado, pero con una aparente pérdida de su poderes, luego de que Vixen destrozara el ídolo que le otorgaba sus habiliades-.

Otro gran mérito del prisma externo que trae Vixen está en sus dinámicas con el Team Arrow. Y es que no sólo Mari encaja a la perfección con los demás personajes, pero aporta sus opiniones de forma correcta y válida, incluso cuando éstas son disonantes a las del resto. El contraste con Diggle en este sentido es de capital relevancia en lo que respecta a las perspectivas alrededor del rol de los padres, especialmente porque la versión de Mari es una que no es la que usualmente prima en el cine y tv. Y es que se trata de un punto de vista súper válido, especialmente viniendo de un personaje que vivió una infancia en un hogar adoptivo: algunos padres y las decisiones tomadas en sus vidas pueden resultar demasiado peligrosos para sus hijos, por lo cual el sacrificio (la decisión imposible) de alejarse para mantenerlo a salvo es, en ciertos casos, la única alternativa posible.

 Al final del día la presencia de Mari ayuda a Oliver a salvar el día una vez más, aun cuando los coletazos de las acciones e Darhk y sus consecuencias se seguirán sintiendo en los episodios restantes. William podrá estar a salvo e idolatrar a su salvador -Green Arrow-, pero deberá mudarse junto a su madre a un lugar para estar seguros de cualquier daño colateral producto de la línea de trabajo de su padre; Darhk está preso y aparentemente sin poderes, pero de todas formas se anotó una victoria con la renuncia de Oliver a la campaña; por su parte, éste último intentará continuar la senda de la redención, pero aparentemente lo hará sin Felicity por un tiempo, luego de que la blonda hacker decidiera poner término al compromiso y alejarse para tener un tiempo a solas luego de sentir el peso de otra mentira por parte de Ollie.

Nos volvemos a ver dentro de un mes, cuando todas estas respuestas -y muchas otras más- serán (esperamos) resueltas.

Notas al cierre:

  • El desarrollo de personaje de Felicity sigue siendo material estelar en la serie. No sólo por la trama principal de la semana, pero además recuperando aparentemente su habilidad para caminar luego de recibir el implente del chip desarrollado por Curtis.
  • El momento “OH YOU” del capítulo: Oliver diciendo que conoció a Vixen en una aventura “animada”.
  • Los poderes de Vixen resultaron muy bien desarrollados en la serie, especialmente el efecto de canalizar los variados animales para utilizar sus habilidades.
  • John Constantine está, literalmente, en el infierno. He ahí algo que nos gustaría ver (incidentalmente, en el actual comic del personaje -“Constantine: The Hellblazer”-, el bueno de John también está atrapado en el infierno).
  • La figura de Flash que William lleva consigo a todas partes es la figura oficial del personaje que es elaborada por DC Collectibles.
  • Hasta luego Alex, tu presencia en la serie nunca se sintió del todo justificada.
  • Las escenas entre Laurel y el detective Lance fueron por lejos unas de las mejores del episodio.
  • Cuesta creer que, a estas alturas de partido, Darhk todavía no logre unir los puntos y darse cuenta que Oliver es Green Arrow.
  • Con Darhk momentáneamente tras las rejas, está claro que se viene el momento para un nuevo arco de villanía protagonizado por Malcolm Merlyn.
  • El título del capítulo es una referencia más que obvia a la saga de películas del mismo nombre protagonizadas por Liam Neeson.
  • Gran parte de las interacciones entre Oliver y Felicity luego de que se supiera la existencia de William contenían casi las mismas líneas que las conversaciones que ya habían tenido, y que habían sido borradas de la línea de tiempo por Barry, en el crossover entre ambas series.

528876d14a4c4bd4cbbce4d7c713c62d

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s